Las Joyas de la Familia Real Británica

joyas familia real británica corona

Las Joyas de la Familia Real Británica


CONOCE LAS JOYAS DE LA FAMILIA REAL BRITÁNICA.

 

En esta entrada analizaremos las joyas de la familia Real Británica, sabremos cuánto vale realmente la colección y algunas de ellas de manera individual, la corona de San Eduardo, la Espada Enjoyada de la Ofrenda, la coronade Estado de María Módena, el Diamante Cullinan I, la esfera hueca El orbe del soberano, cómo la reina Isabel, Kate Middleton y más miembros de la realeza han usado las joyas reliquia de la familia, la Tiara de nudo de amante de la reina María, la gargantilla con barra de diamantes de Queen Mary (La Reina María), la gargantilla de perlas de cuatro hileras, el broche del Príncipe Alberto, el anillo de compromiso de la princesa Diana, The Lotus Flower Tiara (La Tiara de Flor de Loto), el collar de bodas de la reina Alexandra, la tiara Halo de Cartier, el Broche de Hoja de Arce, el Bandeau de diamantes de la reina María, la Tiara de Delhi Durbar y la Tiara de Nido de Abeja de Boucheron

 

La Corona del Estado Imperial.

La Corona del Estado Imperial es la corona que usa el monarca cuando sale de la Abadía de Westminster después de la coronación.

También se utiliza en ocasiones formales, sobre todo en la apertura estatal del parlamento. La Corona del Estado Imperial contiene 2868 diamantes, 17 zafiros, 11 esmeraldas, 269 perlas y 4 rubíes ¿Cuánto valen realmente las joyas de la corona británica?

La reina Isabel II, como jefa del estado y soberana británica, también actúa como la cabeza del monarca, o la corona. La Corona posee una gran cantidad de propiedades, incluidas Las Joyas de la Corona, una colección de coronas, anillos, cetros, vestimentas y más, que a menudo atraen la mayor atención. En realidad, más allá de las valoraciones que se han a lo largo de la historia, realmente las joyas de la Corona Británica no tienen valor, en el sentido de que pueden alcanzar cifras inimaginables.

 

Las joyas más representativas de la Corona Británica.

Corona de San Eduardo.

joyas familia real británica

 

Sirvió para conmemorar el 60º Aniversario de la Coronación de la Reina Isabel II, en la Abadía de Westminster, Londres, Gran Bretaña, el 4 junio de 2013 y es una de las piezas más vistas de las Joyas de la Corona. Esta joya está conformada por 444 piedras, tanto preciosas como semipreciosas.

 

Las casi cinco libras de oro utilizadas para construir la corona valen hoy más de 100,000 dólares, mientras que la colección de piedras en el metal precioso probablemente haga que el valor de esta corona está valorizada alrededor de 39 millones de dólares.

 

Su Majestad solo usó la Corona de San Eduardo por unos momentos. Con cinco libras, la corona es bastante pesada y engorrosa. “No puedes mirar hacia abajo para leer el discurso, tienes que levantar el discurso”, dijo la reina Isabel al Smithsonian Channel. “Porque si lo hicieras, tu cuello se rompería y la corona se caería”, dice ella.

 

La Espada Enjoyada de la Ofrenda

 

Creada en 1820, la espada enjoyada de la ofrenda no es tan antigua como algunas piezas de las joyas de la corona. El rey Jorge IV ayudó a diseñar la espada y pagó por ella a un coste de casi £ 6,000 o alrededor de 660 millones de dólares en dinero de hoy.

En el día de la coronación de Isabel II, el 2 de junio de 1953, tan pronto como terminó la procesión, la multitud comenzó a inundar el centro comercial hacia el palacio. Las voces que decían “queremos ver a la Reina” y a las 17.30 h. la reina recién coronada subió al balcón del Palacio de Buckingham para ser aclamada oficialmente.

 

Las joyas de la Corona no tienen precio. Tampoco están aseguradas, lo que significa que probablemente nunca hayan sido tasados. Sin embargo, las estimaciones sitúan la colección completa en 4 mil millones de dólares.

 

En su coronación el 2 de junio de 1953, la reina Isabel lució tanto la corona de San Eduardo como la corona del estado imperial. Llevaba el Cetro del Soberano con la Cruz y el Orbe del Soberano. Su padre, el rey Jorge VI, también usó la corona del estado imperial en su coronación en 1937. Fue la última vez que se vieron y usaron tantas joyas de la corona al mismo tiempo.

joyas familia real británica 2

Corona de Estado de María Módena.

 

Encargada originalmente como corona para María de Módena, consorte del rey Jaime II, para su coronación en 1685, esta corona de estado se hizo con una serie de diamantes grandes. En el momento en que se hizo la corona, el valor de los diamantes se estimó en £ 100,650, o alrededor de 21 millones de dólares en la actualidad. Sin embargo, dado que la corona fue utilizada por última vez por la reina Carolina en 1727, los diamantes fueron reemplazados por cristales de roca.

 

Diamante Cullinan I

 

El gobierno de Transvaal en Sudáfrica obsequió un espectacular diamante africano de más de 3000 quilates al rey Eduardo VII como regalo de cumpleaños en 1905. Jewelry Asscher and Co. en Amsterdam cortó el magnífico diamante en nueve piedras grandes y casi cien brillantes más pequeños.

Hoy en día, los nueve diamantes más grandes, conocidos colectivamente como diamantes Cullinan, se utilizan en una variedad de piezas en las joyas de la corona. Dos piedras forman parte de las Joyas de la Corona; los siete restantes son parte de la colección personal de la Reina. Cullinan I, que tiene 530,2 quilates y sigue siendo el diamante de talla blanca de máxima calidad más grande del mundo, se colocó en el Cetro con cruz del soberano en 1910 para Jorge V.

El cetro se había utilizado en todas las coronaciones desde la de Carlos II en 1661.

 

El Cullinan I solo se estima que tiene un valor de 525 millones de dólares. El cetro probablemente valdría muchos millones más.

 

Carlos I tuvo que reemplazar muchas joyas de la corona después de que Oliver Cromwell las destruyera a mediados del siglo XVII. Después de regresar al poder, el rey Carlos pagó a un platero 1.122 libras esterlinas para hacer una réplica de un plato de altar que había estado en las Joyas de la Corona originales. En la moneda actual, el rey habría pagado casi 275.000 dólares.

 

El orbe del soberano.

 

 

El Orbe del Soberano, que data de 1661, es una esfera de oro hueca con una banda de esmeraldas, rubíes y zafiros. Durante la coronación, el soberano sostiene en su mano derecha el orbe, símbolo del mundo cristiano y del poder del soberano. Cuando Carlos I hizo fabricar el orbe en 1661, gastó 1.150 libras esterlinas. En dinero de hoy, eso es cerca de 200,000 dólares. Sin embargo, el orbe en sí sería mucho más valorado debido a su significado, historia y piedras.

 

Cómo la reina Isabel, Kate Middleton y más miembros de la realeza han usado las joyas reliquia de la familia

Cuando se trata de joyería real, todo se queda en la familia. Durante siglos, la realeza británica ha pasado joyas de valor incalculable de una generación a la siguiente, aunque no siempre sobreviven intactas.

 

“Las piezas a menudo se modifican para adaptarse mejor a los gustos actuales o para que sean más fáciles de usar para una mujer individual”, señala Ella Kay, la experta detrás de The Court Jeweller.

 

A medida que cambia la moda, los miembros de la realeza suelen reciclar las piedras preciosas, «simplemente para que puedan usarse y no solo acumular polvo». Ya sea que eso signifique acortar los collares, como lo ha hecho la reina Isabel II para garantizar un mejor ajuste, o disimular por completo los chalecos, un accesorio que a menudo no se puede usar con la ropa moderna, la mayoría de las joyas reales han pasado por una especie de viaje.

 

Tiara de nudo de amante de la reina María.

 

La reina María hizo fabricar la tiara en 1913 y la modeló a partir de una versión anterior de la misma su abuela, la princesa Augusta de Hesse, el Lover’s Knot Tiara. Cuando la reina María murió en 1953, el tocado pasó a manos de su nieta, la reina Isabel II, quien se lo prestó a la princesa Diana por un tiempo. Después de la muerte de Diana, no se vio públicamente hasta que la duquesa Kate la usó en el Palacio de Buckingham en 2015. Desde entonces, se ha convertido en una de las tiaras favoritas de Kate.

 

La Reina “no regala las joyas, siguen siendo parte de su colección personal de joyas, pero permite que los miembros de la familia las usen a largo plazo”, explica Kay.

 

La impresionante tiara del nudo del amante que a veces usa Kate Middleton, tiene una historia real fascinante, ya que cuando la reina María encargó el nudo de los enamorados a la Casa Garrard, proporcionó material reciclado: uno de sus adornos existentes, la tiara de las Damas de Inglaterra. The Lover’s Knot originalmente tenía 19 perlas verticales colocadas en la parte superior, pero finalmente se quitaron, dejando solo las perlas suspendidas en su lugar.

 

 

Gargantilla con barra de diamantes de Queen Mary (La Reina María).

 

 

Queen Mary fue la primera en poseer esta pieza de diamantes, una de las muchas gargantillas de diamantes de su colección. Después de la muerte de Mary, la impresionante gargantilla no se volvió a ver hasta 1975, cuando la Reina Madre la usó en el retrato de su 75 cumpleaños.

Hoy, Kate Middleton parece tenerlo prestado por la Reina, ya que se la ha visto usándolo varias veces en los últimos años. La pieza se diseñó originalmente como una gargantilla, pero después de la reina María, las generaciones reales posteriores la usaron como pulsera. Presenta un patrón distintivo de eslabones de cadena, que a veces se describe como un diseño influenciado por el Art Deco.

 

La gargantilla de perlas de cuatro hileras.

 

El collar de perlas de cuatro hilos se hizo para la reina Isabel. Desde entonces, se lo prestó a la princesa Diana y Kate Middleton. Según The Court Jeweller, se cree que el gobierno japonés le regaló a la reina Isabel las perlas para el collar. Posteriormente, Garrard hizo el collar, y posiblemente lo diseñó para contener una quinta cadena de perlas, en caso de que la Reina quisiera agregarlo más tarde.

 

El broche del Príncipe Alberto

 

La reina Victoria recibió este broche de zafiros y diamantes de manos de su futuro esposo, el príncipe Alberto, el día antes de su boda. Inmediatamente se quedó prendada de él, tanto que lo usó prendido a su vestido de novia al día siguiente.

 

En su testamento, Victoria designó la pieza como «una reliquia de la corona», lo que significa que la pieza debe ser usada por futuras reinas.

 

Las cuatro reinas y reinas consortes desde entonces, la reina Alexandria, la reina María, la reina Isabel y la reina Isabel II, lo han usado. También se sabe que la hija del monarca británico reinante, la princesa Ana, luce una copia del broche.

 

Vale la pena explorar las diversas formas en que se transmiten estas piezas. Como regla general, las joyas reales se clasifican en una de tres categorías.

Primero, la colección real incluye algunas joyas, pero en su mayoría está dedicada al arte y objetos de arte.

La segunda categoría de gemas son las joyas de la corona, que son «insignias utilizadas en ceremonias de estado, como coronaciones», según Kay. Y la última categoría es la colección personal de la Reina.

Los dos primeros son propiedad del soberano en un fideicomiso y pasan directamente de monarca a monarca, mientras que el último es propiedad personal de la Reina. “Yo diría que la mayoría de sus joyas son parte de su colección personal”, explica Kay. “Eso incluye todo, desde los aretes de perlas que usa a diario hasta su colección de broches y sus tiaras, así como las joyas que heredó de la Reina María y la Reina Madre”.

Existe cierto misterio en torno a la procedencia de la copia del broche de la princesa Ana. Como afirma la editora de Vogue Suzy Menkes en su libro The Royal Jewels, “La Princesa Real lleva una de las copias del broche de la Reina Victoria que el Príncipe Alberto había hecho para sus hijas mayores. Cuando salió uno al mercado, la reina lo volvió a comprar para su propia hija”. Pero, como señala The Court Jeweler, las fuentes oficiales nunca han comentado sobre la historia de la pieza, y la afirmación de Menkes sigue sin verificarse.

 

Anillo de compromiso de la princesa Diana.

 

El príncipe Carlos le propuso matrimonio a su primera esposa, la princesa Diana, con este impresionante anillo. Incluso después de su divorcio, Diana siguió usando la pieza y, en 2010, el Príncipe William se la dio como anillo de compromiso a su ahora esposa, Kate Middleton.

A pesar de la grandeza del anillo, en realidad causó un poco de escándalo por ser una pieza lista para usar. Charles lo encargó del catálogo de Garrard y, aunque el precio de 60.000 dólares aseguró que no se volvería demasiado popular, los miembros de la familia real estaban molestos porque no estaba hecho a medida. La princesa Diana, sin embargo, no estuvo entre los críticos: ella misma eligió el anillo.

 

The Lotus Flower Tiara (La Tiara de Flor de Loto).

 

Este tocado se creó por primera vez para la reina Isabel, la futura reina madre, quien lo usó en una serie de imágenes utilizadas para publicitar la coronación del rey Jorge VI en 1937. Esos miembros posteriores de la familia usaron este tocado que incluyeron a la princesa Margaret.

Cuando el hijo de Margaret estaba listo para casarse, ella le prestó la tiara a su prometida Serena Stanhope para la boda. Antes de morir, parece que Margaret le devolvió la pieza a la familia real, ya que se ha visto a Kate Middleton usándola en los últimos años. Jorge VI le regaló a su esposa un collar de diamantes y perlas para celebrar su boda. Parece que no era de su agrado, ya que rápidamente rehizo sus componentes en la Tiara de Flor de Loto.

Collar de bodas de la reina Alexandra.

 

El príncipe Alberto (el futuro rey Eduardo VII) le dio a su novia, la princesa Alexandra de Dinamarca, una joya como regalo de bodas. Entre el conjunto estaba lo que se conoció como el collar de bodas de la reina Alexandra. La impresionante pieza pasó a la Reina Madre, quien la usó con frecuencia hasta su muerte en 2002, después de lo cual pasó a la Reina Isabel.

El collar se mantuvo oculto durante varios años, hasta que la duquesa Kate lo usó en el banquete estatal holandés en 2018. El aderezo originalmente incluía una tiara a juego, conocida como Rundell Tiara, que lamentablemente ya no existe. Según Order of Splendour, el historiador Hugh Roberts reveló en su libro de 2012, The Queen’s Diamonds, que la reina Alexandra le dejó la tiara a su hija, la princesa Victoria.

 

La tiara Halo de Cartier.

 

La pieza es mejor conocida en estos días como la tiara de la boda de Kate Middleton, pero, por supuesto, hay más en la historia de la reliquia. La tiara Cartier Halo fue comprada originalmente por el rey Jorge VI para su esposa, la reina Isabel.

Posteriormente, le dio la pieza a su hija, la entonces princesa Isabel, como regalo de cumpleaños número 18. Fue la Reina actual quien le prestó la tiara a Kate para su boda con el Príncipe William. El tocado está hecho de platino, 739 diamantes talla brillante y 149 diamantes bastón. Su nombre proviene de su forma (un halo) y su fabricante. Se decía que Jorge VI era un gran admirador del trabajo de Cartier.

 

Broche de hoja de arce

El rey Jorge VI le dio a su esposa, la reina Isabel, este broche para marcar su visita de estado a Canadá en 1939.

A la entonces princesa Isabel se le prestó la pieza para su viaje de 1951 a Canadá, pero permaneció en posesión de la Reina Madre hasta su muerte, y continuó usándola, incluso a los 100 años. Posteriormente, la reina Isabel II heredó la pieza y la ha prestado a Camilla Parker-Bowles y Kate Middleton por sus respectivos viajes a Canadá. La pieza fue realizada por el joyero Asprey, según The Court Jeweller. Está hecho de diamantes engastados en platino y su diseño distintivo de inspiración canadiense rinde homenaje al país de la Commonwealth.

 

Bandeau de diamantes de la reina María

 

Como sugiere su nombre, la reina María fue la primera en poseer esta pieza después de su creación en 1932. Después de la muerte de María, la tiara pasó a manos de la reina Isabel II.

 

Famoso, el monarca británico le prestó el Diamond Bandeau a Meghan Markle para la boda de ella y el Príncipe Harry.

 

“Tuve mucha suerte de poder elegir esta hermosa tiara bandeau de estilo Art Deco”, reveló Markle en una audioguía para una exposición en el Castillo de Windsor. Continuó revelando que seleccionar la tiara de su boda fue “un día increíblemente surrealista, como pueden imaginar”.

La joya central de la tiara era originalmente un broche que la reina María recibió como regalo de bodas en 1893. Cuarenta años después, el tocado se diseñó específicamente para presentar el impresionante broche. El Diamond Bandeau consta de una banda flexible de 11 secciones, que contiene pavé y diamantes brillantes.

 

La tiara de Delhi Durbar.

 

Esta pieza exagerada tiene una historia difícil en su pasado, ya que sus raíces se encuentran en la era colonial británica. La tiara se hizo para el Durbar de Delhi de 1911, una celebración que marcó la coronación del rey Jorge V y la reina María y el emperador y la emperatriz de la India. Más tarde, Mary se lo prestó a la Reina Madre, su nuera, que lo conservó hasta su muerte en 2002. Unos años más tarde, la Delhi Durbar hizo olas como la primera tiara que Camilla, duquesa de Cornualles, usaría en un evento real.

La tiara Delhi Durbar se hizo con los componentes de la tiara Boucheron Loop, otro de los tocados de Queen Mary. Originalmente estaba rematado con esmeraldas en forma de perla, pero Mary las quitó y las colocó en la Tiara de Vladimir. Mary también usó ocasionalmente los diamantes Cullinan II y IV, algunas piedras realmente enormes, sobre el Delhi Durbar. Cuando lo usaron las generaciones posteriores, no se agregaron joyas adicionales.

 

La tiara de nido de abeja de Boucheron.

 

La Reina Madre recibió como legado la colección de joyas de la Honorable Sra. Greville, amiga de la familia real, en 1942, y la Boucheron Tiara vino con ella. La tiara se convirtió en una de las favoritas de la Reina Madre, quien la usaría en la celebración de su cumpleaños número 100. Desde entonces, la reina Isabel II heredó la pieza y se la prestó a Camilla, duquesa de Cornualles.

La pieza de diamantes calados se ordenó a Boucheron en 1921. Según Geoffrey C. Munn’s Tiaras: A History of Splendor, las piedras de una tiara más antigua se reciclaron en el nuevo tocado. En 1953, la Reina Madre aumentó su altura con diamantes de talla brillante adicionales y un diamante de talla marquesa, joyas que de Beers le regaló a Eduardo VII.

 

 

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE PIEDRAS PRECIOSAS TE RECOMENDAMOS LAS SIGUIENTES ENTRADAS

PIEDRAS PRECIOSAS: RUBÍ.

PIEDRAS PRECIOSAS: ESMERALDA.

PIEDRAS PRECIOSAS: ZAFIRO.

PIEDRAS SEMIPRECIOSAS PARTE 2.

 PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR ROJO

 PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR VERDE

 PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR AZUL.

PIEDRAS PRECIOSAS DE COLOR AMARILLO. PARTE 1.

LAS PIEDRAS PRECIOSAS.

 

 

TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES LIBROS SOBRE DIAMANTES Y PIEDRAS PRECIOSAS QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON.

PIEDRAS PRECIOSAS (TECNOLOGÍA-GEMOLOGÍA Y JOYERÍA)
GUÍA PARA COMPRAR Y VENDER PIEDRAS PRECIOSAS (GUIAS DEL NATURALISTA-ROCAS-MINERALES-PIEDRAS PRECIOSAS)
Joyería sostenible
Joyas Y Gemas (GEMOLOGÍA Y JOYERÍA)
Guía de las piedras precioasa y ornamentales. 14a edición
La biblia de los cristales: Guía definitiva de los cristales - Características de más de 200 cristales (Biblias)
PIEDRAS PRECIOSAS (TECNOLOGÍA-GEMOLOGÍA Y JOYERÍA)
GUÍA PARA COMPRAR Y VENDER PIEDRAS PRECIOSAS (GUIAS DEL NATURALISTA-ROCAS-MINERALES-PIEDRAS PRECIOSAS)
Joyería sostenible
Joyas Y Gemas (GEMOLOGÍA Y JOYERÍA)
Guía de las piedras precioasa y ornamentales. 14a edición
La biblia de los cristales: Guía definitiva de los cristales - Características de más de 200 cristales (Biblias)
98,80 EUR
32,96 EUR
25,65 EUR
40,66 EUR
35,34 EUR
16,10 EUR
PIEDRAS PRECIOSAS (TECNOLOGÍA-GEMOLOGÍA Y JOYERÍA)
PIEDRAS PRECIOSAS (TECNOLOGÍA-GEMOLOGÍA Y JOYERÍA)
98,80 EUR
GUÍA PARA COMPRAR Y VENDER PIEDRAS PRECIOSAS (GUIAS DEL NATURALISTA-ROCAS-MINERALES-PIEDRAS PRECIOSAS)
GUÍA PARA COMPRAR Y VENDER PIEDRAS PRECIOSAS (GUIAS DEL NATURALISTA-ROCAS-MINERALES-PIEDRAS PRECIOSAS)
32,96 EUR
Joyería sostenible
Joyería sostenible
25,65 EUR
Joyas Y Gemas (GEMOLOGÍA Y JOYERÍA)
Joyas Y Gemas (GEMOLOGÍA Y JOYERÍA)
40,66 EUR
Guía de las piedras precioasa y ornamentales. 14a edición
Guía de las piedras precioasa y ornamentales. 14a edición
35,34 EUR
La biblia de los cristales: Guía definitiva de los cristales - Características de más de 200 cristales (Biblias)
La biblia de los cristales: Guía definitiva de los cristales - Características de más de 200 cristales (Biblias)
16,10 EUR

 

Tags:


error: Este contenido esta protegido !!