¿Qué es un diamante de sangre?.

¿Qué es un diamante de sangre?.


¿Qué es un diamante de sangre?.

 

 

En este artículo examinamos el comercio de los diamantes y qué es un diamante de sangre.

Si quieres saber más sobre las piedras preciosas: pincha aquí

Si quieres saber más sobre los diamantes: pincha aquí

Si quieres conocer el futuro de la industria del diamante pincha aquí

El comercio de diamantes mueve cientos de millones de euros cada año en todo el mundo y la mayoría de ellos provienen de países del tercer mundo donde los diamantes se extraen mediante un arduo trabajo.

 

Hasta el siglo XIX, la mayoría de los diamantes llegaban a Europa desde la India a través de los puertos de Brujas, Amberes y Ámsterdam. Los orígenes de los Países Bajos como centro de artesanía y comercio de diamantes se remontan al siglo XV y Amberes como la capital mundial de los diamantes ha sido fuente de ingresos económicos, de gran prestigio y motivo de mucha inversión extranjera.

El comercio de diamantes representa actualmente el 5% de las exportaciones de Bélgica a la UE y el 15% de sus exportaciones fuera de la UE, siendo la quinta industria más grande del país.

 

Durante la última década, varias otras ciudades fuera de Europa occidental han invertido en su industria de diamantes, como Tel Aviv, Tokio, Hong Kong, Chicago y varias ciudades de Sudáfrica.

 

LOS DIAMANTES DE SANGRE

 

Según la definición de las Naciones Unidas (ONU), se llama “Diamante de Sangre” (Blood diamond) cualquier diamante que se extrae en áreas controladas por fuerzas opuestas al gobierno legítimo e internacionalmente reconocido de un país y que se vende para financiar una acción militar contra ese gobierno.

 

Ésta definición se formuló durante la década de 1990, cuando grupos rebeldes con base en áreas ricas en diamantes de sus países, estaban librando brutales guerras civiles en partes de África central y occidental. Durante las décadas de 1980 y 1990, diamantes de sangre por valor de millones de dólares inundaron desde Angola y Sierra Leona hasta Amberes, algo que todavía sucede hoy.

 

Los diamantes en bruto extraídos en zonas controladas por los rebeldes se vendieron directamente a los comerciantes o se introdujeron de contrabando en los países vecinos, donde se fusionaron en existencias de diamantes extraídos legítimamente y luego se vendieron en el mercado abierto.

Una vez que un diamante en conflicto entraba en el proceso de procesamiento y se cortaba y pulía, era prácticamente idéntico a cualquier otro diamante.

 

Estas gemas proceden de países productores inmersos en conflictos bélicos, donde la extracción y comercialización de diamantes se realiza en flagrante violación de los derechos humanos más fundamentales, y con el propósito de financiar los costes de la guerra.

 

Incluso hoy en día, los diamantes procedentes de zonas de conflicto y utilizados para financiar conflictos y violencia son una parte importante del mercado. Una industria de $ 81,4 mil millones al año vincula las minas de África, hogar del 65% de los diamantes del mundo, con las salas de ventas brillantes de los minoristas de joyería de alta gama en todo el mundo.

 

 

En la última década, surgió una preocupación mundial por la entrada de estas piedras preciosas en los enormes mercados de consumo de Occidente, donde los compradores no podían distinguir los diamantes en conflicto de las gemas legítimas y donde no se podía verificar el origen de las piedras.

 

De hecho, en 2000, el Consejo de Seguridad de la ONU emitió un informe sobre la presencia de diamantes en conflicto en los mercados mundiales que implicaba específicamente a De Beers Consolidated Mines, Ltd., la empresa anglo-sudafricana que controlaba alrededor del 60 % del comercio mundial de diamantes en bruto. El informe también criticó al mercado de diamantes más grande del mundo, en Amberes, por no verificar el origen de los diamantes comercializados allí.

 

Han sido una amenaza muy común para la imagen de la industria del diamante y los comerciantes, por su parte, se preocuparon de que la creciente repulsión contra los diamantes de sangre pudiera llevar al boicot del sector.

 

Hoy en día hay un gran esfuerzo por parte de varias empresas de diamantes para rastrear el origen de las piedras, con el fin de evitar escándalos

 

 

 

EL PROCESO DE KIMBERLEY  

 

Los diamantes en conflicto bajo el Proceso de Kimberley se definen como piedras preciosas vendidas para financiar un movimiento rebelde que intenta derrocar al estado, y solo eso.

 

 

En 2003, la industria del diamante junto a las asociaciones comerciales, se unieron a los grupos de derechos humanos y a la ONU y establecieron el Proceso de Kimberey, un sistema de certificación internacional diseñado para asegurar a los consumidores que los diamantes de los países exportadores estaban “libres de conflictos”.

 

52 gobiernos, así como grupos de defensa internacionales, habían ratificado el proyecto, estableciendo un sistema de “pasaportes” de diamantes emitidos desde el país de origen que acompañaría a cada envío de diamantes en bruto en todo el mundo. Los países que no pudieran demostrar que sus diamantes estaban libres de conflictos podrían ser suspendidos del comercio internacional de diamantes.

 

El Proceso de Kimberley fue aclamado como un paso importante hacia el fin del conflicto impulsado por los diamantes, pero más de 10 años después, si bien el proceso redujo la cantidad de diamantes en conflicto en el mercado, sigue plagado de lagunas legales, incapaz de evitar que muchos diamantes extraídos en zonas de guerra o bajo otras circunstancias atroces se vendan en los mercados internacionales.

Los artículos de lujo como los diamantes están bajo presión para demostrar que pueden ser sostenibles, pero para su extracción requieren un trabajo brutal, realizado por mineros mal pagados, a veces en edad escolar. Los diamantes que provienen de Zimbabwe y Angola son particularmente problemáticos.

 

La dura verdad es que no hay forma de saber con certeza que se está comprando un diamante sin sangre.

Es una industria que se suponía que debía limpiarse, autoridades de los diamantes de conflicto, estiman que sólo del 5% al 10% de los diamantes del mundo se comercializan ilegalmente ahora, en comparación con el 25% antes de 2003.

 

The Enough Project, una organización dedicada a poner fin a la violencia basada en recursos en África, estimó en un informe que los grupos armados recaudan entre 3,87 millones y 5,8 millones de dólares al año a través de los impuestos y el comercio ilícito de diamantes.

 

Aunque el Proceso de Kimberley ha avanzado un poco, hay críticos que argumentan que el proceso no llega lo suficientemente lejos.

Reivindican que un sistema de comercio verdaderamente justo no solo prohibiría los diamantes extraídos en áreas de conflicto, sino que también permitiría a los consumidores conscientes comprar diamantes que podrían mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los mineros artesanales

 

El principal grupo comercial de la industria, han presionado para expandir la definición del Proceso de Kimberley de diamantes en conflicto para incluir cuestiones de impacto ambiental, abusos de los derechos humanos y prácticas laborales justas.

Las prácticas laborales injustas y los abusos de los derechos humanos no descalifican a los diamantes según el protocolo, mientras que la definición de conflicto es tan estrecha que excluye muchos casos de lo que los consumidores, utilizando el sentido común, considerarían un diamante de conflicto.

 

INTEGRIDAD DE LA CADENA DE SUMINISTRO DE DIAMANTES

 

 

En cambio, se están encargando de garantizar la integridad de la cadena de suministro de diamantes y calmar las dudas de los consumidores.

Los deseos de los compradores se basan en obtener una garantía de que el producto que compran es ético desde todos los puntos de vista.

 

Dada la casi imposibilidad de rastrear diamantes hasta su origen, donde predomina la minería artesanal, los joyeros que desean una cadena de suministro más transparente suelen comprar a empresas mineras como De Beers o Rio Tinto, que controlan todos los aspectos del proceso desde la exploración hasta la corte y venta.

Tiffany & Co., Signet y la marca Forevermark de De Beers han instituido políticas estrictas de abastecimiento para sus diamantes que abordan muchas de estas preocupaciones.

 

Otros comerciantes, se abastecen únicamente de países con buenos antecedentes en materia de derechos humanos. Brilliant Earth, por ejemplo, compra sus diamantes de Canadá.

 

Los joyeros responsables deben conocer cada paso en el camino desde su extracción hasta su venta al público. La certificación del Proceso de Kimberley por sí sola no es suficiente y por ahora, el sistema es demasiado limitado.

 

La ONU ha puesto un obstáculo en los diamantes de conflicto, al tiempo que proporciona personal de mantenimiento de la paz, ayuda económica y otras fuentes de asistencia.

Las empresas involucradas en el comercio de diamantes deben controlar sus cadenas de suministro para asegurarse de que no facilitan el comercio de diamantes relacionado con abusos de derechos humanos y otros daños y para asegurarse de que estos diamantes no ingresen a los mercados globales.

 

La única forma en que la sangre finalmente se eliminará de los diamantes en conflicto, es mediante un verdadero proceso de certificación de comercio justo que, permita a los consumidores conscientes comprar los diamantes con plena confianza y tranquilidad de que lo que adquieren, no simboliza el odio y la opresión.

 



error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas