Grupo Richemont: historia. Parte III

Grupo Richemont: historia. Parte III

¿Qué marcas de relojes posee Grupo Richemont?

Compagnie Financière Richemont SA se dedica al diseño, fabricación y distribución de artículos de lujo.

La compañía opera su negocio a través de diferentes segmentos que se especializan en lujo: Alta Relojería especializada, textiles, joyería especializada y otros.

 

¿Qué marcas de relojes posee Richemont Group?

Cartier, Van Cleef & Arpels, Piaget, A. Lange & Söhne, Jaeger-LeCoultre, Vacheron Constantin, Officine Panerai, IWC Schaffhausen, Baume & Mercier, Roger Dubuis y Montblanc.

La empresa fue fundada por Johann P. Rupert en septiembre de 1988 y tiene su sede en Bellevue, Suiza.

Historia

Richemont fue creada en 1988 por la división de los activos internacionales propiedad de Rembrandt Group Limited de Sudáfrica (hoy conocida como Remgro Limited).

 

Establecido por el Dr. Anton Rupert en la década de 1940, Rembrandt Group poseía importantes participaciones en las industrias del tabaco, servicios financieros, vinos y licores, minería de oro y diamantes, así como inversiones en artículos de lujo que, junto con la inversión en Rothmans International, formarían Richemont.

Timeline, actividad de Richemont Group en los últimos años

– Es en 1988 cuando se crea Richemont, que adquiere participaciones minoritarias en Cartier Monde SA y Rothmans International, que también tiene inversiones en Cartier Monde, Alfred Dunhill y, a través de Alfred Dunhill, Montblanc y Chloé.

– Ya al año siguiente, Richemont adquiere la participación del 30% de Philip Morris en Rothmans International para recién en cuatro años más, o sea en 1993, el el grupo separa las operaciones de tabaco y artículos de lujo de Richemont en Rothmans International NV / PLC y Vendôme Luxury Group SA / PLC respectivamente.

– Ya en 1994 Richemont adquiere Purdey y en 1995 lleva a cabo la compra de accionistas minoritarios de Rothmans International.

Pero ahí no se queda la cosa, ya que cumple de cometido de crear un grupo de televisión de pago NetHold, en el que Richemont tiene una participación del 50 por ciento.

– Es en 1996 cuando la fusión de los intereses tabacaleros de Richemont con los de Sudáfrica en poder de Rembrant Group Limited, Richemont posee el 67% del grupo tabacalero ampliado. Pero además la adquisición de los relojeros Vacheron Constantin por Vendôme Luxury Group.

– Es en 1997 cuando se produce la fusión de NetHold con Canal + de Francia, y Richemont adquiere el 15% de Canal +. Pero además adquiere Officine Panerai y la marca de marroquinería Lancel por Vendôme Luxury Group.

– Es en 1998 que se hace realidad la compra de los accionistas minoritarios de Vendôme Luxury Group, entonces Richemont pasa a tener el control del 100 por ciento de las participaciones en artículos de lujo.

– La fusión de Rothmans International con British American Tobaacco se produce en 1999, por lo que Richemont tiene un interés efectivo del 23,3 por ciento en la ampliada British American Tobacco.

Baume & Mercier

 

Adquisición de una participación mayoritaria del 60% en Van Cleef & Arpels, una de las Maisons de joyería más reconocidas del mundo, además que Richemont dispone de su participación del 15% en Canal + a cambio de una participación del 2,9% en Vivendi.

– Entrado ya el cambio de milenio, en 2000, se hace la reducción de la participación efectiva del Grupo en British American Tobacco al 21 por ciento mediante la enajenación parcial de la tenencia de acciones preferentes.

Disposición de la participación de Vivendi, que representa la salida de Richemont de las inversiones en televisión de pago y medios electrónicos.

Adquisición de Jaeger-LeCoultre, IWC y A. Lange & Söhne a través de LMH.

– En 2001, Richemont adquiere una participación adicional del 20 por ciento en Van Cleef & Arpels.

En noviembre de 2001, las unidades de Richemont se dividieron en una proporción de 100 a 1.

– Llegados a 2003, es el año en que Richemont adquiere la participación restante del 20 por ciento en Van Cleef & Arpels que no poseía anteriormente, lo que convierte a esa empresa en propiedad total del Grupo.

 

Richemont adquiere el 10 por ciento final de A. Lange & Söhne que anteriormente estaba en manos de miembros de la familia Lange.

– Richemont anuncia en 2005 la venta de Hackett Limited y en 2005 adquiere la Fabrique D’Horlogerie Minerva SA.

Anuncia que ha firmado una asociación a largo plazo con Greubel Forsey (20 por ciento).

Richemont y Polo Ralph Lauren anuncian la formación de una empresa conjunta 50/50: Ralph Lauren Watch and Jewelry Company.

Richemont adquiere una participación en Azzedine Alaia, la casa de moda parisina.

Richemont adquiere las operaciones de fabricación de componentes de Manufacture Roger Dubuis SA.

Richemont y su dominio en el mercado del lujo

 

Esta entidad se denomina Manufacture Genevoise de Haute Horlogerie (MGHH).

Richemont adquiere el fabricante de cajas de relojes Donzé-Baume SA.

– Casi al final de la primera década del siglo XXI, en 2008, Richemont adquiere una participación del 60 por ciento en Manufacture Roger Dubuis SA además de anunciar su reestructuración planificada.

Esto implica la separación del negocio de artículos de lujo de Richemont de sus otros intereses.

– Ya en 2010, Richemont adquiere la mayoría de las acciones de NET-A-PORTER.COM, el principal minorista de moda de lujo en línea.

NET-A-PORTER opera como una entidad independiente junto con otros negocios de artículos de lujo de Richemont.

la variedad de marcas de lujo del Grupo Richemont

 

– En 2012 Richemont adquiere el 100 por ciento del capital de Varin-Etampage & Varinor SA (VVSA), fabricante de alta gama de componentes exteriores estampados para relojes, refinadora de oro y productora de productos semielaborados de metales preciosos destinados a la industria relojera y joyera.

Richemont adquiere Peter Millar LLC, una empresa internacional de ropa de lujo con sede en Estados Unidos.

– En 2015 Richemont fusiona The Net-A-Porter Group con YOOX Group en una transacción de participación total.

Las acciones de la entidad combinada, el Grupo YOOX Net-A-Porter, se negocian en la Borsa Italiana, la bolsa de valores italiana.

Tras la fusión, Richemont posee el 50% del capital social, mientras que sus derechos de voto están limitados al 25%.

– Llegados ya al último lustro de la segunda década del siglo XXI, Richemont marca tres importantes hitos:

  1. a) En 2017 vende Shanghai Tang, una subsidiaria de propiedad total y toma la decisión de adquirir Serapian.
  2. b) En 2018 Richemont vende Lancel y adquiere YOOX NET-A-PORTER GROUP S.p.A., un minorista de lujo en línea líder. Pero además adquiere Watchfinder & Co., un destacado especialista en relojes premium usados.
  3. c) En 2019 Richemont adquiere Buccellati, una reconocida Maisonde joyería italiana.

 

Buccellati comprado por el Grupo Richemont

La antigua casa de moda milanesa Buccellati fue vendida por los chinos del Grupo Gangtai al grupo Richemont.   ︎

Por tanto Buccellati pasaba a encontrar en el Grupo Richemont una nueva propiedad.

Buccellati

 

Richemont adquirió el 100% de las joyas italianas en una transacción privada con Gangtai Group, un conglomerado privado chino que hacía tres años había comprado la mayoría de la empresa de joyería del fondo de capital privado Clessidra.

Gangtai era el dueño de la marca de joyería italiana con una participación del 85% en la compañía adquirida en 2016, mientras que el 15% restante de la compañía todavía estaba en manos de los herederos, quienes finalmente parecen haber abandonado completamente la compañía, aunque Andrea Buccellati continuaría trabajando en la sociedad.

Brazalete de oro, diamantes, esmerraldas, rubíes y safiros

 

Buccellati tiene una larga historia detrás y en 2019 celebró su centenario ya que fue fundada en Milán en 1919 por Mario Buccellati, quien utilizó la típica técnica de orfebrería de Florencia, su ciudad natal.

Oro bordado, con filigrana y una artesanía fina que todavía se usa en los laboratorios de la Maison.

La prima boutique Buccellati vicino al Teatro alla Scala

Andrea Buccellati y su hija Lucrezia

 

Distinguido por su fuerte herencia, artesanía y espíritu familiar, Buccellati es una de las pocas Maisons en el dinámico mercado de joyería de marca que es complementario a las joyas Maisons existentes del Grupo Richemont

 

En términos de estilo, orígenes y artesanía, Buccellati satisface las necesidades de los clientes actuales que buscan joyas creativas, con un estilo muy distintivo.

Por eso desde la dirección de Richemont se daba la bienvenida a Andrea Buccellati, su familia y su equipo.

Lo expresaban así: “con ellos, compartimos una cultura de búsqueda constante de creatividad, innovación, calidad y excelencia. Esperamos asegurar el desarrollo a largo plazo de esta exclusiva joyería Maison” y la opinión la suscribía Johann Rupert, presidente de Richemont

Kristen Wiig con Buccellati pendientes Buccellati,  con diamantes de 14,70 quilates, de una colección de una familia aristocrática europea Buccellati, pendientes de oro y esmeraldas

 

Richemont escoge Barcelona para el desembarco europeo de su cadena multimarca

Corría marzo de 2019 cuando saltó la información de que El Corte Inglés de la avenida Diagonal había puesto en marcha el primer establecimiento del concepto de retail del grupo suizo de lujo, que hasta entonces sólo operaba en Asia.

Richemont traía por primera vez a Europa su concepto de retail.

Al abrir en Barcelona, el grupo suizo de relojería de lujo a su primera tienda en Europa de TimeVallée, en la que agrupa diferentes marcas de relojes propias y ajenas, daba un paso importantísimo en el mercado europeo.

Buccellati, pendientes de diamantes de 14,70 quilates de una colección de una familia aristocrática europea

 

El establecimiento se ubica en el centro de El Corte Inglés situado en la Avenida Diagonal. Hasta ahora, los únicos puntos de venta de TimeVallée se encontraban en Asia.

El establecimiento dispone de una superficie de 234 metros cuadrados y se encuentra en la planta baja del centro, compartiendo espacio con otras marcas de lujo, como Louis Vuitton, Prada, Marni, Gucci, Loewe o Stuart Weitzmann, entre otras.

Richemont Barcelona

 

TimeVallée incorpora a su vez microespacios para cada una de las ocho marcas que engloba.

De estas marcas, seis pertenecen a Richemont: Baume&Mercier, Cartier, IWC Jaeger-LeCoultre, Panerai y Piaget. Las otras dos, TagHeuer y Chopard, en cambio, son ajenas al grupo.

Richemont no descarta a expandir este concepto al resto de Europa

Por el momento, el grupo no descarta continuar la expansión del concepto de tienda en España y en Europa, aunque se esperará a consolidar el espacio de Barcelona para dar los siguientes pasos en el territorio.

Barcelona es una “buena puerta de entrada a Europa”, ha explicado la consejera delegada de TimeVallée, Thavy Nano.

Según Nano, la empresa optó por El Corte Inglés para aterrizar en Europa porque fue el grupo español de grandes almacenes quienes se interesó en primer lugar por su formato.

“Nos gustó la idea de colaborar con ellos porque son una institución en España, porque aquí todo el mundo les conoce, y pensamos que será una buena alianza”, afirmaba la directiva.

Primero fue en China

Richemont puso en marcha el primero de los establecimientos TimeVallée en 2015 en la localidad china de Nanjing y, desde entonces, ha focalizado su expansión en Asia.

En la actualidad, la cadena cuenta con siete establecimientos en el mercado chino, ubicados en Pekín, Chengdu, Nanjing, Shenyang, Hangzhou, Xuzhou y Lanzhou; uno en la capital de Japón, Tokio, y otro en la localidad coreana de Daegu.

La compañía puso en marcha esta cadena de establecimientos como “una manera innovadora de acercarse al consumidor en una tienda multimarca”, afirmaba Nano.

En este sentido, el espacio está equipado con pantallas interactivas en mostradores e incluso en columnas. “Utilizamos elementos digitales para que los clientes pueda comprar por ellos mismos, obtener información, descubrir y sorprenderse”, ha añadido.

Richemont tercer mayor grupo del mundo

Richemont es el tercer mayor grupo del mundo de lujo por cifra de negocio, superado sólo por LVMH y Kering.

El grupo suizo, que cerró 2018 con una cifra de negocio de 10.647 millones de euros, venía pisando el acelerador en los últimos meses en el ámbito digital, a raíz sobre todo de la opa sobre Yoox Net-a-Porter, el gigante del ecommerce que creó en 2015.

El Corte Inglés, por su parte, continúa así afianzando su oferta de lujo.

A finales de 2018, el grupo obtuvo también luz verde para construir un complejo especializado en este segmento de mercado en el Paseo de la Castellana de Madrid, en un suelo que compró a Adif por 136 millones de euros hace cuatro años.

 

Mercedes Canos, directora para Iberia de las firmas relojeras de Richemont: “Nos afecta la situación política”

La directora para Iberia de las firmas relojeras de Richemont, en las oficinas del grupo en Madrid.

Mercedes Canos

 

Sobre la mesa, modelo Rendez-Vous de Jaeger-LeCoultre, una de las enseñas del gigante suizo del lujo. Álvaro Felgueroso

El sudafricano Johann Rupert preside el segundo grupo mundial del lujo con unas ventas anuales de 10.979 millones de euros, sólo por detrás de LVMH. Mercedes Canos es su directora para Iberia.

Hace ya mucho tiempo que las firmas relojeras dejaron de ser pequeños negocios para ocupar un papel protagonista en el mundo del lujo.

Este salto no hubiera sido posible sin la aparición de los grandes grupos. Primero fue Swatch Group, el único de los grandes dedicado en exclusiva a la relojería, para incorporarse más tarde LVMH y Richemont.

Este último, creado y presidido por el sudafricano Johann Rupert aunque con sede en Ginebra, es en la actualidad el segundo grupo mundial del lujo con unas ventas anuales de 10.979 millones de euros (2017) solo por detrás del gigante francés dirigido por Bernard Arnault.

Su cartera de firmas es impresionante, con Cartier a la cabeza y nombres tan míticos como Van Cleef, Chloé, Montblanc y Dunhill. La parte puramente relojera incluye Jaeger-LeCoultre, Panerai, IWC, Vacheron Constantin, Piaget, Roger Dubuis, A. Lange & Söhne y Baume & Mercier.

Siempre se ha caracterizado por una política muy autónoma en la que cada filial reporta de manera directa a las respectivas sedes centrales. “Ha sido una buena estrategia porque ha permitido a cada marca desarrollar su propia personalidad”, comenta Mercedes Canos (Estrasburgo, 29 de marzo de 1970).

Ella lo sabe bien porque es la directora para España y Portugal de Jaeger-LeCoultre, cargo que ocupa desde 2012 tras un paso previo por firmas como Cartier y Lalique, con estancias en París, México y Londres.

Al igual que el resto del sector, Richemont entendió la crisis de 2008 como un serio aviso de que las vacas gordas no durarían siempre.

Las ventas se recuperaron, aunque el modelo de negocio cambió para siempre con la irrupción de las nuevas tecnologías y ha obligado a realizar un proceso de adaptación.

“Es lo único que puedes hacer cuando ves que el mundo está cambiando a una velocidad vertiginosa”.

Entre los cambios estratégicos realizados hay uno que le afecta de manera directa.

Aparte de seguir llevando Jaeger-LeCoultre, Mercedes Canos es desde hace unos meses la directora para Iberia del grupo de firmas exclusivamente relojeras de Richemont, un área denominada de manera interna como SWM (Specialist Watch Maisons).

“Mi trabajo consiste en optimizar el área de distribución.

Junto con los responsables de firmas, elaboramos la estrategia en cada ciudad para mejorar nuestro servicio al cliente, trabajar nuestra imagen y desarrollar un negocio global más cualitativo.

En definitiva, hacer valer la fuerza que implica pertenecer a un grupo como Richemont“.

Mercado maduro

Canos rompe con la imagen pesimista que caracteriza a la relojería en nuestro país.

“Nos valoramos muy poco. Cuando vine a España en 2012 me sorprendió al alto nivel que tenía la distribución. Me encontré con gente dinámica, con muchas ganas de hacer cosas e implicada en proyectos muy interesantes. Venía de Inglaterra y allí, exceptuando dos o tres establecimientos carismáticos, el nivel de la distribución estaba bastante más anticuado en comparación con España“.

Las cifras parecen contradecir esta visión positiva: según los datos de la Federación de la Industria Relojera Suiza, España descendió sus importaciones en un 11,4% en 2018.

“Nos afecta el clima de incertidumbre política que hay en todo el mundo, y no olvidemos que España es un país donde pesa mucho el consumo relojero proveniente del turismo extranjero”.

Pero Canos no abandona el optimismo. España es un mercado maduro, con un grupo de coleccionistas con conocimientos e inquietudes. Hay un montón de proyectos muy ilusionantes. Está el esfuerzo relojero de El Corte Inglés en sus tiendas de Barcelona, primero con Unión Suiza en Plaza Catalunya y el mes pasado con la apertura de Time Vallée en Avenida Diagonal. Es un concepto que se inició en Asia hace tres años y el primero que llega a Europa es en nuestro país”.

Madrid también se mueve:

“El proyecto Canalejas es muy interesante. Hay que valorar el esfuerzo por atraer a firmas compitiendo con otros destinos emergentes muy potentes para conseguir inversión”.

No es el único en estos momentos: ahí están la renovación de la boutique de Cartier, aún en proceso, y el reciente anuncio de la apertura para 2020 de la nueva de Rabat (Serrano, esquina Jorge Juan), que se convertirá en el buque insignia del grupo catalán, un espacio de 1.700 metros cuadrados. Planteado así, sí que hay razones para ser optimistas.

El factor digital

El futuro del lujo pasa por el comercio electrónico.

Así lo entiende Richemont, que ha comprado Yoox-Net-a-Porter, Mr. Porter y Watchfinder (dedicada a relojes de segunda mano). En esta dirección también se encuadra la nueva marca Baume, dirigida al público “millennial” y con un precio (1.000-1.500 euros) que coincide con el tope medio de los objetos de lujo vendidos online.

 



error: Este contenido esta protegido !!