Grupo Richemont: historia. Parte I

Grupo Richemont: historia. Parte I

Primero debemos conocer quién es el Grupo Richemont

Richemont es propietaria de varias de las empresas líderes en el mundo en el campo de los artículos de lujo, con fortalezas particulares en joyería, relojes e instrumentos de escritura.

 

Lo que el Grupo llama “Nuestras Maisons” abarcan varios de los nombres más prestigiosos de la industria del lujo, incluidos Cartier, Van Cleef & Arpels, IWC Schaffhausen, Jaeger-LeCoultre, Panerai, Piaget, Vacheron Constantin, Montblanc, Dunhill y Chloé.

Richemont también es propietario de los principales distribuidores en línea YOOX NET-A-PORTER GROUP y Watchfinder & Co.

 

El Grupo Richemont se reorganiza

Fue durante 2017 en que por circunstancias que analizaremos en este artículo, el grupo pasa a efectuar una fuerte reorganización.

Fue a finales de noviembre de ese año que se dieron a conocer importantes y esperados cambios en la cúpula directiva del grupo Richemont, y con ellos, y como consecuencia, se sabía perfectamente en el sector que vendrían otros cambios en las propias marcas.

Y esto es lo que ha ocurrido en la dirección general del Grupo, que da paso a una Junta Directiva a la que saltan Jérôme Lambert y Georges Kern, y en emblemáticas firmas como Montblanc, IWC, Piaget, Vacheron Constantin y Jaeger-LeCoultre que afrontan un periodo de cambios.

 

La crisis que azotaba al sector y que ha repercutido de manera importante en el Grupo Richemont, a pesar de los resultados al alza registrados en el último trimestre del año 2016 (+5% de facturación), ha sido el detonante de unos cambios “necesarios” en la cúpula del Grupo, en opinión de los accionistas.

Cambios que Johan Rupert, presidente de Richemont, anunciaba en esos días de noviembre para que entrasen en vigor a partir del 2 de abril de 2018 que es cuando comienza el año fiscal del grupo.

Cambios en la estructura organizativa

La salida de Richard Lepeu, como director general del Grupo, y de Gary Saage, director general de finanzas, ha acabado con la Dirección General y ha dado paso a una Junta Directiva. Una Junta a la que ascienden Jérôme Lambert y Georges Kern, hasta ahora máximos responsables de Montblanc e IWC, respectivamente.

Kern se encargaría de la dirección de relojería, marketing y área digital, mientras Lambert pasaba a ser el director de operaciones, responsable de los servicios centrales y regionales, además de las marcas que no son de joyería y relojería.

Tanto Lambert como Kern sonaban por entonces desde hacía bastante tiempo como candidatos a la dirección general del Grupo, por lo que sus nombramientos no parecieron sorprender a nadie, aunque sí quizá las tareas asignadas a cada uno de ellos.

 

Lo que sí sorprendió es la salomónica decisión de Rupert al dividir en dos áreas la dirección general y sus responsabilidades.

 

Reestructuración de abajo hacia arriba

Era evidente que como en todo gran grupo, una vez tomada la decisión de la reestructuración en la cúpula, le siguieran importantes cambios en las direcciones de varias marcas del Grupo y no sólo en las dos firmas de las que procedían los nuevos miembros del comité directivo.

 

Así, con fecha 1 de abril de 2018 se producía el nombramiento de la primera mujer al frente de una marca de Richemont. Chabi Nouri, hasta ahora directora de ventas y marketing de Piaget, pasaba a ser la nueva CEO de esta firma, en sustitución de Philippe-Leopold Metzger, que se jubilaba.

En lo que a Montblanc e IWC se refiere, Nicolas Baretzki, hombre de confianza de Jérôme, primero en Jaeger-LeCoultre y posteriormente en Montblanc, pasaba a ser el nuevo CEO de la marca alemana.

 

Por su parte, Christophe Grainger-Herr, director internacional de ventas de IWC, asumía la posición del nuevo CEO de la marca de Schaffhausen. Ambos puestos eran efectivos desde el 1 de abril.

También en Vacheron Constantin se hacía un cambio en la cúpula con el nombramiento de un nuevo CEO que recaía en la persona de Louis Ferla, hasta la fecha director de ventas y marketing de la casa ginebrina, relevando a Juan Carlos Torres,   que no se retiraba del todo y permanecería como presidente no ejecutivo de la marca.

 

Algunos cambios de mayor calado

En Jaeger-LeCoultre los cambios se producían con una mayor carga de profundidad. Porque sin esperar al 31 de marzo, Daniel Riedo, abandonaba definitivamente la marca y el grupo, como lo también lo hacía el hasta ahora director de comunicación y marketing, Laurent Vinay.

Georges Kern asumía, por el momento, el puesto de CEO interino, y Geoffroy Lefebvre, responsable de operaciones de Vacheron Constantin hasta ese momento, pasaba a ser el director general adjunto.

 

También Dunhill implementaba un cambio con el nuevo CEO que procedía de Burberry y que recaía en la persona de Andrew Maag, que pasaba a ser desde enero de este año, el máximo responsable de la marca británica.

Llegados a 2019 se siguen sucediendo los cambios

1º) Baume & Mercier nombra nuevo CEO

La maison designaba a David Chaumet como nuevo encargado de dirigir la firma hacia nuevos retos.

Chaumet cuenta con experiencia en el mundo de la alta relojería. A 11 años de su llegada a Grupo Richemont, se hizo cargo de la división de servicio al cliente en Roger Dubuis, para dar el salto a director de marca en Suiza y director regional en el oeste de Europa.

Antes de pasar a ala industria, Chaumet dio sus primeros pasos como directivo en Total, donde se desarrolló como gerente de marca. Posteriormente se unió al grupo TWC (The Watches Connection) donde fue director de operaciones antes de emprender el vuelo a Roger Dubuis.

David Chaumet

 

Estoy verdaderamente encantado de unirme a Baume & Mercier después de una increíble etapa en Roger Dubuis. Consolidaremos la estrategia basándonos en la calidad y combinándola con rendimiento, logros técnicos y un diseño refinado”. apuntaba David Chaumet en el momento de hacerse cargo de su responsabilidad.

Los destinos de la empresa con base en Ginebra, Suiza, eran dirigidos por Geoffroy Lefebvre desde junio de 2018. Pero a partir de 2019 Chaumet asumía la responsabilidad al mismo tiempo que la misión de llevar a buen puerto a la firma y poner en practica el lema de sus fundadores “acepte solo la perfección, solo fabricamos relojes de la más alta calidad”.

 

2º) Jérôme Lambert, nuevo CEO del Grupo Richemont

En un intento por otorgar mayor autonomía a los líderes de cada una de sus marcas, Grupo Richemont decidió eliminar el puesto de CEO y pasaba a otorgar la gestión del consorcio a un comité ejecutivo. Dos años después, el experimento daba un giro total, pues Jérôme Lambert era nombrado nuevo Director General de Richemont

Jérôme Lambert

 

Lambert había logrado renovar Montblanc, por eso la elección

En el momento del cambio se enfrentaba a su mayor reto en Richemont.

La decisión, aunque no del todo sorpresivam Georges Kern era otro de los hombres que se rumoraba regresaría al puesto en algún momento. Sin embargo, tras su decisión de irse a Breitling, el camino quedó libre para Lambert, lo cual nos permite observar la cantidad y profundidad de los cambios que en los últimos tres años ha vivido el mercado del lujo.

John Ruppert, que es el chariman del Grupo Richemont declaró oportunamente respecto a este nuevo nombramiento: el nuevo rol de Jérôme consistirá en tomar responsabilidad del crecimiento del grupo en un tiempo donde los hábitos de los consumidores están cambiando significativa y constantemente”.

Es que este coloso del lujo estaba buscando por entonces una nueva posición como marca frente a los retos del mercado. De ahí que, Lambert pasaba a tener responsabilidad directa en los planes estratégicos que reflejen los objetivos a largo plazo planteados por el Comité de Dirección.

Y es que lo que trascendió como algo no habitual era que Jérôme Lambert trabajaría en asociación con miembros de dicho Comité, como Cyrille Vigneron, director ejecutivo de CartierNicolas Bos, director ejecutivo de Van Cleef & Arpels; y Burkhart Grund, Director Financiero de la compañía, porque lo que se perseguía era garantizar una coherencia de enfoques y objetivos comunes, pero siempre respetando la independencia de cada marca.

Un mercado en cambio constante

El nuevo CEO se enfrentaba a dos frentes simultáneamente: la reestructuración que venía dándose en el Grupo, lo que exigía una serie de toma de decisiones en aras de adaptar y ajustar las acciones de cada una de las empresas del grupo; no menos importante, por supuesto, era la misión de crear estrategias para un mercado en cambio constante.

Lambert, de 49 años, había ocupado varios puestos a nivel ejecutivo en Richemont, incluidas las direcciones de Jaeger-LeCoultre y Montblanc, esta última con bastante éxito, pues creó colecciones y diseños aplaudidos por la crítica.  Y también se había desempeñado recientemente antes de la nueva responsabilidad de CEO, como jefe de la División de Relojeros especializados del Grupo Richemont.

3º) Movimiento a tres bandas en Richemont: Jeaeger-Lecoultre estrena CEO

Los cambios en Grupo Richemont no sólo continuaban, sino que tenían también una implicancia geográfica.

Catherine Alix-Renier

 

La reestructuración del gigante del lujo que arrancó en 2016, ha ido asumiendo nuevos y nuevas, protagonistas: cuando se anunciaba en el diario South China Morning Post que reportababa que Catherine Alix-Renier, quien dirigía las operaciones en la región Asia Pacífico de Van Cleef & Arpels, pasaba a convertirse en la CEO global de Jaeger-LeCoultre.

Pero cuando esa semana del anuncio de este fichaje trajo aparejado otros movimientos, como el de Geoffroy Lefebvre, nuevo CEO de Baume & Mercier

El puesto de CEO global de la casa pertenecía, de manera interina y temporal, a Geoffroy Lefebvre, quien sustituyera a Daniel Riedo, luego de que este decidiera marcharse a principios de 2018.

Geoffroy Lefebvre

 

Pero, ¿a dónde va Lefebvre? Pues justo después de ese movimiento se convirtió en el nuevo CEO global de Baume & Mercier, en sustitución de Alain Zimmermann que era nombrado Specialist Watchmakers E-distribution Strategic Project Director.

¿A qué se dedicará Zimmermann? En comentario para Hodinkee, la gente de Richemont indicó que Alain deberá asumir algunas de las responsabilidades que tenía Georges Kern antes de que se marchara a Breitling.

Una vez que Alain Zimmermann, fuera nombrado nuevo Specialist Watchmakers E-distribution Strategic Project Director, cerrando todo este juego de sillas y nombres, lo importante es resaltar la figura de Alix-Renier, pues es la segunda mujer en los últimos años que se convierte en líder global de una marca relojera perteneciente a Richemont (la otra es Chabi Nouri, CEO de Piaget).

Alain Zimmermann

 

Con experiencia en Cartier y Van Cleef & Arpels (sobre todo la última, donde trabajó cerca de 15 años), Catherine asumía el cargo de CEO en mayo de 2019.

El Grupo Richemont esperaba que su gestión colocara a Jaeger-LeCoultre en la punta del mercado asiático, además de traer ideas refrescantes a la manufactura.

Antes del Covid-19 los datos eran muy buenos

El Grupo Richemont informaba de un crecimiento del 12% en septiembre de 2017.

Y si esto es relevante para cualquier grupo empresarial, para uno de la dimensión de Richemont, que es el grupo con mayor número de firmas de relojería de prestigio en el mundo, entre las que cuenta con firmas de la fama y categoría de  Cartier, Montblanc, IWC o Jaeger-LeCoultre, por fin levantaba cabeza en sus datos económicos y en su previsiones de crecimiento.

Después de su annus horriblilis en 2016 cuando las ventas cayeron 4% y los beneficios del conglomerado cedieron hasta 46%, el nuevo informe hecho público en 2917 da señales evidentes de recuperación, con crecimiento de ventas del 12%.

Las buenas noticias vuelan y las del grupo de lujo suizo confirman que el crecimiento del conglomerado ha sido positivo en todo el mundo y en todas sus divisiones y firmas.

El balance esperanzador toma el pulso a los 5 meses previos al 31 de agosto de ese año.

Los malos ratos de Richemont habían comenzado hacía tres años. Las ventas y la rentabilidad global del grupo tocaron mínimos en 2016 con un descenso de ventas de 4%.

En especial, la división de relojería redujo ventas 11% y el beneficio operativo cayó 57%.

En términos de negocio, la situación era crítica y por eso el presidente de la junta directiva del consorcio, Johann Rupert se vio obligado a realizar una restructuración profunda para asegurar el futuro de la compañía.

El directivo mencionó en Bloomberg cuáles habían sido las razones de la caída en los resultados de ese año tan negativo, y entre ellas figuraba la compra del inventario sobrante en el mercado, la reducción de más de 300 puestos de trabajo y la disminución de las ventas a minoristas independientes (–14%) para potenciar el negocio de las boutiques y el comercio electrónico propios (4%).

Johann Rupert

 

En definitiva, “un ajuste de bases para situarnos a niveles sostenibles con la demanda”, aseguró.

Demasiados relojes de lujo en el mundo

Todavía “hay demasiados relojes de lujo en el mundo”, dijo el empresario sudafricano a la agencia de noticias estadounidense para justificar los resultados negativos de 2016 ante los accionistas.

Pero el informe confirmaba que el cambio generacional de la cúpula de Richemont, los nuevos CEOs, la compra de inventario y los despidos en algunas firmas finalmente habían redundado en beneficios.

El informe anual decía que para los cinco meses previos al 31 de agosto, el incremento de ventas es del 12%.

Lo más destacado es que ninguna región registra cifras negativas.

Incluso Europa, afectada por el descenso del consumo por los ataques terroristas, no había mermado ventas habiendo logrado un crecimiento de un 3%.

Richemont headquarters en Suiza

 

Pero lo que ha hecho que Richemont anote ventas de dos dígitos ha sido la zona de Asia-Pacífico, donde la mayoría de mercados, incluidos China y Hong Kong, registraban por esa época alzas importantes.

En esta región los incrementos ascendieron a un 23%.

También Japón se recuperaba, con 11% más ventas.

Estados Unidos, mercado clave para el grupo, también resurgía de la crisis.

En conjunto, el área de las Américas crecía con 9% más ventas.

Los mercados de Oriente Medio mostraron un crecimiento moderado, afectado por incertidumbres geopolíticas.

Aunque todas las divisiones y compañías demostraban síntomas de recuperación, era el segmento de joyería el responsable de los buenos resultados, con 17% más de ventas.

También las firmas relojeras han logrado reponerse, con 7% más de ventas.

Grupo Richemont sigue la estela de éxito de otros grupos de lujo y relojeros que hicieron público su informe en la misma fecha y referido al mismo período de tiempo.

Swatch Group anunció que creció 1.2% vaticinaba un segundo semestre con incrementos de hasta 9% en ventas.

Su margen operativo subió casi 25% y el ingreso neto 6.8%.

LVMH con firmas relojeras como Hublot, TAG Heuer, Bulgari y Zenith registró alza de 14% en la división de relojes.

Y el Grupo Kering anunció también que su segmento relojero, con casas como Ulysse Nardin, Girard-Perregaux y JeanRichard, respiraban gracias a un incremento en ventas del 5.9%.

 



error: Este contenido esta protegido !!