Grupo Richemont: historia. Parte IV

Grupo Richemont: historia. Parte IV

El por qué del éxito de su historia

La Compañía Financiera Richemont AG es sin duda una de las historias empresariales modernas de multinacionales de más éxito.

Perspectivas de la empresa

En el mundo del lujo, más que en cualquier otro lugar, la condición última para el éxito radica en la capacidad de una empresa para reinventarse y confiar a las nuevas generaciones su propia herencia.

El grupo Richemont entrando en el sector de la moda

 

Una marca de lujo es expresión de un estilo de vida, acorde con su época y anticipando tendencias.

Como un artista, una marca de lujo fuerte es un ser vivo, que debe crear e innovar para volverse eterno.

Hoy día, el estilo de vida de lujo se ha convertido en una parte integral de la sociedad moderna, transmitiendo un sentimiento de exclusividad.

En el sector de la alta relojería, joyería, accesorios y moda, Richemont se ha ganado el reconocimiento al apuntar a las marcas de su portfolio.

Ya sean vinculadas al privilegio y patrimonio o asociadas a la idea de elegancia y distinción, las marcas del Grupo Richemont se imponen como imprescindibles en su respectivo campo de especialización.

En el corazón mismo de la belleza de cada uno de los productos que ofrece, es evidente que existe detrás el respaldo de toda una gama de conocimientos, cada uno de los cuales es el resultado de sueños y creatividad.

A medida que la historia y las tradiciones nutren la identidad de todas las marcas del grupo, la fortaleza de la compañía es que no sólo están viviendo el momento. Se basan en sus éxitos del pasado y están manteniendo una muy buena visión del entrono presente y especialmente diseñando el futuro.

marcas, nuestra fortaleza es que no vivimos solo el momento.

 

Historia de la Compañía

Creada como una sociedad de cartera para los intereses internacionales de la familia Rupert, Compagnie Financière Richemont AG (Richemont) se ha convertido en una empresa mundial de artículos de lujo de fama mundial.

La empresa posee muchas de las marcas que hacen mucho para definir la palabra lujo: Cartier, Jaeger Le Coultre, Piaget, Baume & Mercier, Vacheron Constantin, A. Lange Sohne, Officine Panerai, Chloé y Lancel.

Richemont también posee el 80 por ciento del fabricante de joyas Van Cleef & Arpels.

Cuando Richemont fusionó Rothmans International, su unidad de tabaco, con British American Tobacco (BAT) en 1999, recibieron el 35 por ciento de propiedad de BAT.

El control de la familia Rupert

Richemont está controlado por la familia Rupert, con Johann Rupert dirigiendo los intereses de la familia.

 

Johann Rupert, uno de los auténticos magos del mercado del lujo

Participaciones en televisión francesa y estadounidense

La compañía también ha incursionado en negocios fuera del ámbito del lujo, incluidas participaciones en la compañía de televisión francesa Canal + y la compañía de catálogos estadounidense Hanover Direct, pero continúa centrando su atención en el mercado del lujo.

 

Una empresa familiar sudafricana

Richemont se creó en 1988 cuando la familia Rupert decidió escindir los activos internacionales de su empresa principal, Rembrandt Group Ltd.

El Grupo Rembrandt fue fundado por Anton Rupert para fabricar cigarrillos en Sudáfrica.

Después de la Segunda Guerra Mundial

Poco después de la Segunda Guerra Mundial, el Grupo Rembrandt comenzó a otorgar licencias de marcas de cigarrillos de los Rothman, el estanco inglés de larga data.

Durante la década de 1950, Rupert aprovechó su relación con Rothmans y comenzó a invertir en la empresa.

Con el tiempo, Rothmans ganó puntos de apoyo adicionales en el mercado de los cigarrillos al tomar participaciones en Dunhill y Cartier.

El hijo de Anton Rupert, Johann Rupert, tomó las riendas del recién formado Richemont después de haber adquirido experiencia profesional fuera del negocio familiar.

Después de la universidad, Johann Rupert trabajó en Nueva York en el Chase Manhattan Bank y Lazard Feres antes de regresar a Sudáfrica para administrar su propio banco comercial.

Un liderazgo de medio plazo

Johann Rupert dirigió Richemont con un estilo de no intervención.

Creía firmemente en permitir a sus marcas de lujo el dinero y el tiempo que necesitarían para desarrollarse y convertirse en creadores de dinero, en lugar de esperar que funcionen de inmediato.

 

Para apoyar el enfoque de Johann Rupert, era necesario que Richemont dispusiera de muy buena liquidez, lo que en su filosofía del momento llevó a decir a algún directivo que había que disponer de una gran cantidad de efectivo a mano.

En 1989, la compra de Richemont de la participación del 24 por ciento de Philip Morris Company en Rothmans, aseguró el control de Rothmans International para la familia Rupert.

En el momento de la inversión de Richemont en Rothmans, las reservas de efectivo de la empresa se cotizaban en 750 millones de dólares, con un flujo anual estimado en aproximadamente unos 500 millones al año.

Principios de la década de 1990

Un liderazgo tan agresivo le exigía saber organizarse bien y por supuesto una toma de decisiones rápida para enfrentar el cambio así como el mercado.

En la filosofía de Richemont esto se correspondía con saber dividir (concepto orgánico y funcional), saber fusionar (concepto estratégico) y especialmente saber adquirir otros grupos o empresas (por su totalidad o una participación significativa) lo que corresponde a (conceptos patrimoniales, económicos y financieros) pero con la visión puesta en la sostenibilidad del grupo y un saneamiento permanente.

En 1992, Richemont anunció pérdidas atribuidas a una variedad de fluctuaciones monetarias, incluida una disminución en los ingresos por intereses y la fluctuación de la libra.

A Johann Rupert no le preocupaban estas pérdidas de beneficios; en cambio, reiteró la importancia de la paciencia fiscal y afirmó que “la fortaleza de Richemont, sin embargo, radica en su capacidad para adoptar una visión a largo plazo, como lo demuestra su reciente inversión en nuevos negocios, a pesar de su efecto adverso sobre la rentabilidad a corto plazo”.

Johann Rupert centró su atención en su propia visión a corto plazo cuando, en 1993, anunció su intención de dividir los intereses de tabaco y artículos de lujo de Richemont en dos compañías separadas, fusionando Cartier y Dunhill Holdings PLC para crear un grupo de artículos de lujo llamado Vendome.

La compañía dijo en un comunicado: “La reorganización produciría dos grupos muy focalizados a objetivos concretos”.

Esto implicaba que las administraciones separadas podrían responder de manera más efectiva a los principales cambios que enfrentan las industrias de tabaco y artículos de lujo al concentrarse exclusivamente en su campo de experiencia comercial.

La compañía también dijo: “El nuevo grupo Vendome estará en una posición sólida para realizar la inversión adicional necesaria para maximizar el control de la marca y mejorar aún más la rentabilidad, desarrollar nuevos mercados y realizar adquisiciones a medida que la industria se racionaliza y consolida”.

Después de un corto período de tiempo, durante el cual hubo una pregunta sobre si los accionistas minoritarios de Dunhill bloquearían la fusión propuesta debido a la mayor valoración que la fusión colocó en Cartier sobre Dunhill, la fusión fue aprobada y la nueva entidad se denominó Vendome Luxury.

Pero además, como Grupo, tenía en su poder sumado a Cartier y Dunhill,  muchas de las marcas de lujo más conocidas del mundo: Chloé, Karl Lagerfeld, Piaget, Baume & Mercier y Mont Blanc.

Joseph Kanoi, que había sido director de Cartier, se convirtió en presidente y director ejecutivo de Vendome; mientras que Lord Charles Duoro, antiguo presidente de Dunhill se convirtió en vicepresidente.

Richemont esperaba que al fusionar estos dos grupos, la administración de Vendome pudiera reducir costes mediante el desarrollo de un sistema integrado de distribución y compra.

Se separa Vendome en dos grupos

Las operaciones de Vendome se organizaron en dos grupos gestionados de forma independiente, Vendome SA y Vendome PLC.

Sedes entre Paris y Londres

Vendome SA tenía su sede en París e incluía a Cartier, Chloé, Karl Lagerfeld, ropa de hombre Sulka, Mont Blanc, Baume & Mercier y Piaget.

Vendome PLC tenía su sede en Londres e incluía ropa masculina de Alfred Dunhill y Hackett.

Richemont surgió de la fusión como propietario del 70 por ciento de Vendome.

Los actuales accionistas públicos de Rothmans poseían el 18 por ciento de Vendome, mientras que los actuales accionistas de Dunhill poseían el 8 por ciento.

El resto de las acciones de Vendome estaba en manos de empresas asociadas con Luxco (la sociedad de cartera de Vendome).

En 1995, el deseo de Richemont de operar Vendome con control total se hizo realidad cuando Richemont compró la participación de los accionistas minoritarios de Rothmans International.

En 1996, los intereses de la empresa continuaron expandiéndose cuando la filial de televisión de Richemont, NetHold (que se formó el año anterior) se fusionó con la francesa Canal +.

Finales de la década de 1990: recompra de acciones y fusión de BAT

La teoría de Joahnn Rupert de que las marcas de lujo necesitan la libertad de operar en un cronograma a largo plazo fue el ímpetu detrás del plan de Richemont de recomprar el 30 por ciento de Vendome Luxury Group que aún no poseía.

“Cuando tuvimos el control familiar total de Cartier, pudimos brindar a la gerencia un horizonte de tiempo mucho más largo para el soporte de la marca”, dijo Johann Rupert.

Planes de medio plazo vs. ganancias a corto

“Al hacer que Vendome sea privada, significa que durante los próximos tres, cinco o 10 años será más fácil para la gerencia estar menos preocupada por las ganancias por acción a seis meses y más preocupada por los planes a tres o cinco años”.

Richemont ofreció comprar el 30 por ciento con una prima, pero advirtió que la empresa podría no seguir adelante con su oferta en caso de que se produjera un colapso adicional en los mercados mundiales, lo que probablemente tendría un impacto material adverso en el negocio de Vendome.

En 1997, la junta de Vendome aceptó la oferta de Richemont. Una vez completada la compra en 1998, Richmont siguió adelante con sus planes de privatizar Vendome. Vendome, valorada en 5.740 millones de dólares, se liberó de las presiones del mercado de valores.

En el mismo año, Vendome experimentó una caída del 8,5 por ciento en las ganancias.

La compañía atribuyó las bajas ventas de productos de lujo a la agitación económica de Asia.

Sin embargo, los intereses del tabaco de Richemont continuaron funcionando bien, ya que lograron evitar la mayor parte de los problemas legales que sufrieron las empresas tabacaleras en Estados Unidos durante este mismo período de tiempo.

Los intereses del tabaco de Richemont representaron el 75 por ciento de los 1.700 millones de dólares en ganancias fiscales de la compañía.

Rothmans International y British American Tobacco, la cuarta y segunda compañías de cigarrillos internacionales más grandes del mundo, anunciaron en 1999 que tenían la intención de unirse en una fusión de 21.000 millones de dólares.

Las dos compañías tenían un volumen de ventas combinado de 900 mil millones de cigarrillos en 1997.

El grupo fusionado resultó en que las dos compañías mantuvieran el nombre BAT, y Richemont y Rembrandt poseían una participación del 35 por ciento.

El presidente de BAT, Martin Broughton, dijo:

“Esta fusión representa un gran paso adelante en el logro de nuestra visión de convertirnos en la empresa tabacalera internacional líder en el mundo”.

Agregó que la fusión les permitiría [a BAT] “aprovechar nuestras comprobadas fortalezas para mantener una cartera de marcas, al tiempo que trasladan recursos al sector de marcas internacionales premium, que disfruta de márgenes más altos”.

El grupo fusionado poseía muchas marcas de cigarrillos populares, incluidas Lucky Strike, Peter Stuyvesant, Benson & Hedges, Dunhill y Rothmans.

Adquisición de Van Cleef y reorganización de la empresa

En 1999, además de fusionar Rothmans con BAT, Richemont adquirió una participación del 60 por ciento en Van Cleef & Arpels, la prestigiosa casa de joyería.

Los miembros de la familia Arpel se quedaron con el 20 por ciento de la participación restante, mientras que el 20 por ciento restante pertenecía a Fingen SpA, una sociedad de cartera propiedad de Marcello y Corrado Fratini.

El collar con cremallera es otra de las notables piezas de joyería transformable de Van Cleef & Arpel. Introducido en 1951,

Los Fratini habían anunciado su intención de comprar todo Van Cleef en 1998.

Cuando se les preguntó por qué eligieron contratar socios, Fabio Cavana, gerente general de Fingen, dijo:

“Fue una oportunidad de oro. Al principio, la adquisición iba bien pero entonces Richemont se acercó a nosotros con habilidades de gestión y dinero que no pudimos rechazar. No podríamos haber pedido mejores socios “.

Richemont mantuvo las operaciones de Van Cleef separadas de su Vendome Luxury Group, continuando con la práctica de la compañía de mantener sus muchas marcas separadas y distintas.

 

Una necesaria reorganización en el cambio de milenio

Una vez que la empresa completó su ronda de adquisiciones y fusiones, se hizo necesario, durante 1999 y 2000, que Richemont y Vendome se sometieran a una reorganización del personal para dar cuenta de nuevas responsabilidades.

Joseph Kanoi, quien pasó más de 25 años como presidente y director ejecutivo de Vendome Luxury Group, se retiró el 1 de enero de 2000 y fue reemplazado por Johann Rupert.

Alain Dominique Perrin fue nombrado director ejecutivo senior de Richemont, destituyéndolo de su puesto en Vendome, donde tenía responsabilidades similares a las que asumió en Vendome.

Perrin asumió la responsabilidad del desarrollo y la implementación de todas las operaciones estratégicas, de fabricación y de marketing de Richemont.

Junto con el traslado de Johann Rupert a las oficinas de Vendome en Ginebra, vinieron muchas de sus responsabilidades pasadas, incluida la responsabilidad de proporcionar y coordinar varias funciones centrales en todas las empresas de Richemont.

Callum Barton, quien había sido el director de Alfred Dunhill, fue trasladado de Londres a Ginebra para ser director de operaciones de Richemont.

El nuevo milenio: adquisiciones adicionales

Richemont continuó su práctica de adquirir marcas de lujo cuando la compañía unió fuerzas con Audemars Piguet en 2000 para comprar el tan solicitado Stern Group.

El Grupo Stern era el fabricante líder y suministraba esferas de reloj a muchas de las marcas de relojes de lujo del mundo.

Destacadas marcas de lujo The Swatch Group, LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton, Gucci Group y Waterford Wedgwood PLC habían competido con Richemont por la compra de Stern Group.

Otra adquisición importante de Richemont que se produjo en 2000 fue la compra de Les Manufactures Hologeres (LMH).

LMH era la división relojera de Mannesmann AG.

La compra de 1.570 millones de dólares incluyó el 60 por ciento de Jaeger LeCoultre, el 100 por ciento de IWC y el 90 por ciento de A. Lange Sohne.

La adquisición del 60 por ciento restante de Jaeger LeCoultre redondeó a Richemont hasta el 100 por ciento de propiedad de la empresa.

La adquisición de Stern Group y LMH reforzó las capacidades de fabricación de Richemont.

Richemont también adquirió Montegrappa de Italia, una marca de relojes de nicho, a principios de 2000.

Las marcas Richemont obtuvieron buenos resultados en 2000.

La compañía anunció un crecimiento del 69 por ciento en las ganancias después de impuestos y un aumento del 32,1 por ciento en las ventas en la primera mitad del año.

Grupo Richemont, precisión y artesanía

 

Ese mismo año, Richemont abandonó el mercado de la televisión de pago y los medios electrónicos con la venta de sus participaciones en Vivendi (que adquirieron en 1999 cuando canjearon su participación en Canal + por una participación del 2,9% en Vivendi), la empresa de televisión por satélite.

Los altibajos de 2001

Durante los primeros meses de 2001, Richemont estaba volando alto.

La compañía se sometió a otra reestructuración administrativa debido a la afluencia de nuevos administradores de sus adquisiciones recientes.

De acuerdo con el deseo de Richemont de mantener sus marcas separadas e independientes entre sí, la compañía emitió un comunicado afirmando:

“La estructura asegurará que las diversas ‘Maisons’ mantengan su autonomía vertical separada y produzcan integridad mientras obtienen los máximos beneficios sinérgicos de esta importante adquisición estratégica”.

La compañía también aumentó su participación en la propiedad de Van Cleef & Arpels cuando compró el 20 por ciento de participación de Fingen SpA.

Salto al mercado estadounidense

En junio de 2001, Richemont anunció otro gran salto en las ganancias y centró gran parte de su entusiasmo por el éxito del próximo año en el creciente mercado de artículos de lujo en los Estados Unidos.

Si bien Rupert hizo declaraciones esperanzadoras celebrando el salto en el mercado estadounidense, mantuvo su característica especulación sobre el futuro de la salud económica mundial.

“Dirigimos este grupo como si algo malo fuera a pasar”, dijo Rupert. “Si no lo hace, lo haremos muy, muy bien. Pero si lo hace, sobreviviremos”.

Impacto del 11 S

Rupert tuvo la sabiduría de haber mantenido una actitud escéptica sobre el futuro financiero del mundo, ya que el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos sacudió el mercado global y las ganancias de Richemont se desplomaron un 78 por ciento.

Inmediatamente después del 11 de septiembre, Richemont emitió una advertencia sobre sus ganancias operativas del primer semestre, afirmando que la tragedia en Nueva York podría exacerbar la caída de las ganancias de la compañía.

Jaeger LeCoultre

 

“Los trágicos sucesos de los últimos días han provocado una confusión en el mundo”, dijo Johann Rupert.

“Esto aumentará las incertidumbres que ya prevalecen en las economías de todo el mundo, de modo que el pronóstico a corto plazo se ha vuelto difícil”.

Richemont siguió su advertencia inicial de ganancias, con una declaración emitida a fines de octubre que decía:

“La tendencia de ventas positiva observada durante los primeros 10 días del mes se revirtió de tal manera que, en términos comparables, las ventas del mes de septiembre en su conjunto disminuyó en un 13 por ciento”.

Richemont no fue la única empresa de artículos de lujo que emitió declaraciones nefastas; LVMH y Gucci emitieron declaraciones similares.

A fines de 2001, Richemont publicó cifras que respaldaban la predicción de la compañía de que las ventas no serían tan gloriosas como lo habían sido antes del 11 de septiembre.

La compañía informó que sus ganancias netas se desplomaron un 78 por ciento.

Sin embargo, la participación de la compañía en BAT continuó haciendo su magia, manteniendo a la compañía inundada de fondos.

Johann Rupert señaló que la empresa tenía un “buen flujo de caja” de su participación en BAT y que en los primeros seis meses de 2001, esa inversión generó 200 millones de dólares en dividendos.

Importante liquidez

Este “buen flujo de caja” permitió a Johann Rupert continuar con su práctica de aliviar la presión de sus marcas de lujo para permitirles desarrollarse creativamente en su propio tiempo.

Subsidiarias principales:

Cartier SA (Francia); Chloé International SA (Francia); Lancel SA (Francia); Van Cleef & Arpels France SA (80%); Richemont Northern Europe GmbH (Alemania); Lange Uhren GmbH (Alemania; 90%); Richemont (Asia Pacífico) Limited (Hong Kong); Richemont Italia SpA (Italia); Alfred Dunhill Japan Limited; Mont Blanc Japan Limited; Richemont Japan Limited; Cartier Monde SA (Luxemburgo); Richemont Finance SA (Luxemburgo); Richemont Luxury Group SA (Luxemburgo); R&R Holdings SA (Luxemburgo; 66,7%); Cartier International BV (Países Bajos); Mont Blanc International BV (Países Bajos); Van Cleef & Arpels BV (Países Bajos); Baume & Mercier SA (Suiza); Cartier International SA (Suiza); Cartier SA (Suiza); CTL Horlogerie SA (Suiza); Interdica SA (Suiza); IWC International Watch Co. AG (Suiza); Fabricación Jaeger-LeCoultre SA (Suiza); Piaget (International) SA (Suiza); Richemont Securities AG (Suiza); Vacheron & Constantin SA (Suiza); Van Cleef & Arpels Logistic SA (Suiza; 80%); Alfred Dunhill Limited (Reino Unido); Cartier Limited (Reino Unido); Hackett Limited (Reino Unido); James Purdey & Sons Limited (Reino Unido); Richemont International Limited (Reino Unido); Cartier, Incorporated (Estados Unidos); Mont Blanc Inc. (Estados Unidos); Richemont North America Inc. (Estados Unidos); Van Cleef & Arpels Inc. (EE. UU.; 80%); British American Tobacco (21%).

Competidores principales:

Gucci Group NV; LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton SA; Tiffany y compañia.; Chanel SA.

 



error: Este contenido esta protegido !!