LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

LOS DIAMANTES SON PARA SIEMPRE

Joyas para el recuerdo

¿Quién hubiera pensado que algunas joyas permanecerían en nuestros recuerdos para siempre?  Ya sabemos que los diamantes son para siempre, pero ¿cuáles?  ¿Por qué algunos llaman la atención mientras que otros pasan desapercibidos?

“Diamonds are a girl’s best friend” cantaba Marilyn Monroe, y desde entonces nadie duda que los diamantes son los mejores amigos de las mujeres y que nunca pasarán de moda. Las celebridades y otras figuras importantes son en parte, responsables de eso.

Hollywood lleva décadas explotando la belleza de estas piedras preciosas, multiplicando el brillo, la luminosidad y el misterio de lo que inicialmente era una piedra opaca.

 

Prueba de ello es la majestuosa actuación de Holly Golightly (Audrey Hepburn) como protagonista de la escena más espectacular captada en la pelicula “Breakfast at Tiffany`s” (Desayuno con diamantes, 1961) frente al escaparate de Tiffany & Co. en su tienda insignia en la Quinta Avenida de Nueva York y de paso, una de las mejores campañas de marketing jamás orquestada. Hepburn lucía el diamante Tiffany, el diamante más preciado de la marca, enganchado al collar Ribbon Rosette de Jean Schlumberger, que nunca ha sido vendido y a día de hoy sigue brillando en el escaparate de Nueva York.

Lady Gaga ha tenido el privilegio en de usar esta piedra preciosa exquisita  en la gala de los Oscars de 2019, con un collar impresionante con más de 100 quilates de diamantes blancos.

Pero empecemos por el principio.

¿Qué es el diamante?

La palabra diamante proviene del griego antiguo αδάμας (adámas), que significa invencible o inalterable y gracias a sus características físicas y ópticas, es uno de los minerales más preciados del mundo y que habla por si solo. El diamante tiene la más alta dureza y conductividad térmica de todos los materiales conocidos por el ser humano y sólo puede ser rayado por otro diamante. Es por ello, por lo que en la industria de las gemas se usa como herramienta de corte y pulido.

 

Gracias al desarrollo de la economía mundial, a las campañas publicitarias exitosas e innovadoras, la popularidad de los diamantes se ha incrementado exponencialmente y con ello también la demanda de estas piedras preciosas.

 

Aunque su uso se remonta a la antigüedad, hoy en día las gemas son usadas para adornos, como complemento perfecto para las celebraciones más especiales. Ya sea para exhibirlo como símbolo de lujo o para guardarlo a buen recaudo, un diamante posee algunas peculiaridades que lo convierten en uno de los elementos más codiciados del mundo.

¿Qué tipos de diamantes existen?

No todos los diamantes son iguales.

Los gemólogos al evaluar la composición anatómica de un diamante, en función de sus propiedades físicas y químicas, pueden determinar su crecimiento y sobre todo si es real, sintético, o tratado. No obstante, cuando una persona piense en las propiedades del diamante, es más probable que consideren las 4 C’s (corte, claridad, color y quilates).

 

A los ojos del consumidor, suele haber 4 tipos de diamantes:

 

Diamantes naturales incoloros regulares, básicamente lo que todos imaginamos cuando pensamos en diamantes.

Diamantes tratados, extraídos como diamantes normales y naturales pero posteriormente son manipulados artificialmente con el fin de obtener un diamante de mejor aspecto.

Diamantes artificiales o manufacturados en laboratorios, volviéndose con el avance de la tecnología más y más baratos y al alcance de una amplia gama de compradores.

Diamantes de colores naturales de fantasía, son los diamantes más raros y los más apreciados. Su demanda se ha incrementado gracias a su promoción por famosos en la alfombra roja y como anillos de compromiso.  El diamante negro es el más espectacular y más conocido (y menos hallado gracias a su rareza).

El peso en quilates no es un factor que denote la calidad del diamante, no obstante, el tamaño es el factor más visible que determina el valor de todos los tipos de diamantes. Los diamantes más vendidos en el mercado suelen pesar menos de 1 quilate, siendo 1 quilate igual a 200 miligramos.

Diamantes y colores

 

 

El diamante ideal es completamente incoloro y es el tipo de diamante más caro y el preferido para las ocasiones más especiales y significantes de la vida.

El diamante puro, debería transmitir la luz visible y aparecer como un cristal transparente e incoloro.

Aunque la mayoría de los diamantes parecen incoloros, en realidad tienen  pequeñas cantidades de impurezas y defectos que inducen colores en la red cristalina de la gema. La impureza más común es el nitrógeno y suele ocasionar una coloración amarilla ligera, pero también hay otras que tiñen de azul (boro), marrón (defectos cristalinos) así como otros colores deslumbrantes del arco iris (verde, rosa, violeta, rojo, etc.)

El Instituto Gemológico de América (GIA), la autoridad en certificación de diamantes, califica el color alfabéticamente de D (totalmente incoloro) a Z (muy teñido).

Como curiosidad, mencionar que el diamante negro más conocido por su color y alto valor es el “Diamante de Orlov Negro”.  El Diamante Wittelsbach, de 35,56 quilates del que se cree que perteneció a los Reyes de España, alcanzó en una subasta ( Christie´s) la suma de 24 millones de dólares.

 

Los diamantes no se comercializan como una mercancía

 

 

A nivel global, hay un mercado bien consolidado para la reventa de diamantes de corte en brillante y diamantes pulidos y se calcula que la industria de la joyería y relojería extrae al año alrededor de 130 millones de quilates de diamantes en bruto en un negocio que factura más de 258.000 millones de euros.

El comercio de diamantes reúne a cientos de miles de personas de todo el mundo y contrario a la creencia popular, los diamantes gema no son comercializados como una mercancía.

 

Desde mineros individuales que cortan rocas en busca de la gema escurridiza, a las corporaciones que los emplean, a los comerciantes que agregan los diamantes, los clasifican y los envían a comerciantes y joyeros que los convierten en artificios clásicos de belleza antes de llegar a su final  destino a las personas que los compran

.

Según declaración de uno de los mayores productores de diamantes del mundo , Alrosa PSJC, unos 21 millones de quilates de producción a nivel mundial de diamantes, están programados para salir al mercado en 2023, siendo el deficit entre la demanda y la oferta anual dentro 11 millones y 35 millones de quilates para dicho año.  ( El País, 2019)

Los cinco principales países productores por volumen de producción son Rusia, Botswana, la República Democrática del Congo (RDC), Australia y Canadá.  Rusia posee lo que se cree que son los recursos de diamantes más grandes y ricos del mundo, siendo el mayor productor y exportador mundial de diamantes en bruto por volumen.

¿Qué compañías controlan el comercio mundial de diamantes?

La producción y distribución de diamantes está consolidada en las manos de unos pocos jugadores clave, y concentrados en centros de intercambio de diamantes tradicionales.

Amberes es la “capital mundial del diamante”, de facto y es dónde se manejas el 80% de los diamantes brutos, 50% de los diamantes cortados y más del 50% de los diamantes industriales.

Y he mencionado la palabra de facto, porque es en Nueva York junto con otros estados de Estado Unidos, donde aproximadamente el 80% de los diamantes del mundo, son vendidos, incluyendo ventas en subastas.

Más o menos el 49% de los diamantes provienen de África central y del sur, aunque se han descubierto fuentes significativas del mineral en Canadá, India, Rusia, Brasil y Australia.

DE BEERS

Este es el gigante, el estándar contra el cual se miden todos los demás fabricantes de diamantes que cuenta con una antigüedad de más de un siglo, fundado por Cecil Rhodes. Controla una proporción significativa del comercio mundial de diamantes y sus subsidiarias poseen minas y canales de distribución que producen aproximadamente el 40% de la producción mundial anual de gemas.  Tiene su centro en Johannesburgo, Sudáfrica  dedicado principalmente a la explotación, talla y el comercio de diamantes y en Londres, Inglaterra. Recientemente ha comenzado a vender directamente al público a través de una Joint- Venture con LVMH.

 

En 1947 ha creado el eslogan del siglo, “DIAMONDS ARE FOREVER” ¨(los diamantes son para siempre) en la compañía publicitaría más exitosa y más innovadora de la historia del sector, en la que celebridades y figuras de la realeza, promocionaban el diamante en sí en vez de la marca.

ALROSA

Si De Beers es el nombre familiar cuando se trata de empresas de diamantes, ALROSA es su contraparte rusa, teniendo todas sus minas en Rusia. La mayoría de sus operaciones mineras tienen lugar en las estepas heladas de Siberia. La mayor parte de su éxito en convertirse en una de compañías de diamantes más grande del mundo proviene del descubrimiento de una sola mina en Rusia, a la que ALROSA reclama la propiedad total.

DIAMANTES RIO TINTO

La tercera posición le corresponde a Diamantes Rio-Tinto, que se diferencia al resto de compañías por su calidad de minería al mercado, esto significa que el proceso entero lo realiza y supervisa la misma empresa, pudiendo pasar un diamante del suelo a vitrina de una joyería.

La compañía opera en cinco continentes, siendo la más famosa  Argyle, una mina sita en el oeste Australia, famosa por ser el principal productor de diamantes rosados (el 90%).  Pues bien, está previsto que Argyle se cierre a finales de 2020 tras agotarse sus suministros viables según una declaración de Arnaud Soirat, director de cobre y diamantes del grupo Rio Tinto.

(El País, 2019)

 DEBSWANA DIAMOND COMPANY, LTD.

Una de las pocas compañías con sede ubicada fuera del mundo occidental, en Botswana, opera cuatro minas en el país.  Estas minas son las minas Orapa, Letlhakane, Jwaneng y Damtshaa. A diferencia de otras compañías mineras, que con frecuencia son objeto de llamadas de activistas de derechos humanos preocupados por los “diamantes de sangre”, – entre ellas De Beers- esta compañía ha demostrado ser una potencia en el crecimiento de la economía de Botswania.  Bitswana fue una de las naciones más pobres del mundo, hoy, aunque está lejos de ser la más rica, tiene una de las economías de más rápido crecimiento del mundo.  Debswana es una parte importante de ese crecimiento.

DOMINION DIAMOND CORPORATION

Forma parte del ranking top de las corporaciones que más impacto tienen en el comercio de diamantes. Con sede en Toronto, Canadá, posee la mina de diamantes Diavik, en Lac de Gras y aunque posee los derechos y la propiedad de toda la mina, otra de esta lista, el Grupo Rio Tinto, ayuda a  Dominion a operar esa mina.

Entre las  10 grandes compañías, ya sean fabricantes o comerciantes que posen minas y laboratorios en varias partes del mundo y con producciones de las más altas del planea, destacan también las siguientes: Diamantes Rockwell, Anglo American Plc, Gema Diamantes, Petra Diamonds y Lucara.

Respecto a las empresas minoristas minoristas más grandes de propiedad privada, Blue Nile y James Allen encabezan el ranking.

Blue Nile, fundada en 1999, ha transformado la industria del diamante online siendo la empresa de comercio electrónico más grande del mundo y galardonada en 2016 con el Premio Bizrate Circle of Excellent.

              James Allen es la segunda compañía minorista de diamantes minorista más grande del mundo y destaca por su tecnología punta que ofrece a sus clientes una experiencia de sala de exposición virtual para cada diamante.  La compañía se vendió por $ 328 millones de dólares a Signet en 2017.

Según un informe reciente de Human Rights Watch, que analiza las prácticas de adquisición de oro y diamantes por parte de 13 de las principales marcas del sector, Tiffany and Co. lidera el ranking con una calificación «sólida».

Abajo de la cadena de suministros, se encuentra la  Federación mundial de bolsas de diamantes (WFDB) que actúa como un medio para el intercambio global de diamantes. Actualmente hay 26 bolsas registradas a nivel mundial comerciando tanto diamantes brutos como pulidos e incluye grandes mayoristas e incluso minoristas que pueden comprar cantidades pequeñas de diamantes que posteriormente son preparadas para su venta al consumidor final.

Otra actividad que promueve el WFDB es el International Diamond Council (IDC) para supervisar la graduación de los diamantes y cada dos años,  y junto a International Diamond Manufacturers Association, desde el año 2000, el World Diamond Congress para evitar el tráfico de diamantes usados para subvencionar guerras y actos inhumanos.

¿Cuál es el diamante más grande del mundo?

 

 

EL CULLINAN, es el diamante en bruto más grande de la historia y uno de los más hermosos hallado del que se ha tenido conocimiento. Extraído de una mina que Sir Thomas Cullinan poseía en Sudáfrica, el pantera rosa del mundo real o el Cullinan, pesaba en bruto 3.016 quilates (621 gramos) y gracias a su incalculable valor, más tarde fue tallado en gemas de más de mil quilates.

El diamante pulido más grande de la piedra, Cullinan I, o la Gran Estrella de África, un diamante en forma de pera de quinientos treinta quilates, ahora reside en el cetro de la reina Isabel II.  Cullinan II, un diamante en forma de cojín de trescientos diecisiete quilates, adorna el frente de su Corona del Estado Imperial.

El segundo diamante más grande del mundo, “SEWELO” ha sido descubierto en la mina Karowe (propiedad de Lucara Diamond Corp) en Botswana, en abril de 2019. En julio ha sido catalogado y despúes se le ha pedido el rastro.

 

 

Ahora aparece como propiedad de un nuevo comprador – y no es el nombre que esperas-.  No es  propiedad de Beers Group, el creador más grande de diamantes el mercado  a nivel mundial y propietario del diamante Milennium Star, un diamante que sin cortar tenía 770 quilates; tampoco de Jeff Bezos, uno de los hombres mas ricos del mundo, y tampoco ha sido adquirido por La Corona Británica para ser incorporado a nuevas tiaras.

Es Luis Vuitton, el brand de lujo conocido por sus bolsos con logotipo  y que lleva presente en Place Vêndome- el corazón de la alta joyería de lujo- menos de una década.

Sí, has leído bien. Louis Vuitton lo ha adquirido por un precio que no ha sido desvelado al público pero que podemos suponer que es monumental.

Michael Burke, director ejecutivo de LVMH ha declarado para The New York Times que:

Nadie esperaba que hiciéramos tanto hincapié en la alta joyería. Creo que animará un poco las cosas. Despierta la industria.”

(New York Times, 2020)

La verdad que a estas alturas, sorprende a los compradores pero no a los expertos en alta joyería, tras conocerse que en Noviembre de 2019, el grupo de LVMH ha adquirido Tiffany & Co. por 14.700 millones de euros, consolidando así su liderazgo a nivel mundial en joyería por delante de Cartier. LVMH también posee la marca italiana de joyería Bulgari y los relojeros TAG Hebe y Hublot.

El curador de piedras y gemas del Instituto Smithsonian, considera que: “No compras una pierda como esa salvo que tengas un plan sobre que vas a hacer con ella y la fe de que contiene suficiente material brillante para cortarlo y obtener beneficios.”

(New York Times, 2020)

Cualquiera sea su preferencia personal cuando se trata de diamantes, los diamantes  están aquí para quedarse.

Diamonds are forever cantaba Shirley Bassey en 1971 en la banda sonora, escrita por John Barry, de la película de James Bond Diamantes para la eternidad, y no se ha equivocado.

Y para citar a Marijan Dundee en su libro titulado “Diamantes”, los diamantes son las piedras preciosas más apreciadas y valoradas.  A lo largo de la historia han sido admirados por la realeza y usados ​​como un símbolo de fuerza, coraje e invencibilidad.  A través de los siglos, el diamante adquirió un estatus único como el mejor regalo de amor, en el mito y la realidad.  Es la sustancia más dura conocida, pero tiene la composición química más simple, que consiste en carbono cristalizado, el elemento químico que es fundamental para toda la vida.



error: Este contenido esta protegido !!