LA RECETA SECRETA DE KFC

RECETA SECRETA KFC

LA RECETA SECRETA DE KFC


CONOCE LA RECETA SECRETA DE KFC, SU HISTORIA Y SUS ANÉDOTAS.

 

¿Cuántas veces te has preguntado qué hace especial a eso que tanto te gusta? Ya sea tu comida favorita, un perfume o una serie, se trata una combinación maestra de elementos que dan como resultado algo único.

Esto es justo lo que ocurre con el pollo de KFC, cuya receta se mantiene en secreto. Acompáñanos en esta entrada para descubrir más sobre la Receta Secreta de KFC y su protección.

 

EL ORIGEN DE LA RECETA SECRETA.

 

Para entender mejor cómo se ha ido forjando la leyenda del pollo de KFC, tenemos que mirar hacia la infancia de Harland Sanders.

Nacido en el seno de una familia muy humilde, tuvo que hacerse cargo de sus hermanos desde muy pequeño. Esto le llevó a aprender a cocinar con tan sólo cinco años.

Fotografías de la infancia de Harland Sanders. Fuente: https://global.kfc.com/our-heritage/

 

En 1929, y tras una gran variedad de trabajos, abrió una estación de servicio en Kentucky. Los clientes solían preguntarle dónde podían comer algo por los alrededores, así que se le ocurrió la idea de abrir una pequeña zona de restaurante junto a la gasolinera.

¿Adivinas cuál era su plato estrella? Efectivamente, el pollo frito que él mismo cocinaba. Su popularidad aumentó tanto que el Gobernador de Kentucky nombró a Sanders Coronel honorario, por su contribución a la gastronomía de la zona.

 

¿QUÉ HACE ESPECIAL AL POLLO DE KFC?

 

Durante esos años, fue perfeccionando su receta. Hay dos aspectos esenciales que hacen del pollo de KFC algo único. Hablamos de los ingredientes usados, por supuesto y, también, del método de preparación.

El Coronel Sanders se dio cuenta de que, por muy sabroso que fuera su pollo, la gente esperaba un servicio rápido, algo que no podía ofrecer usando una clásica sartén. Por eso, comenzó a utilizar una freidora industrial de alta presión que, además, ayudaba a obtener ese resultado extra crispy.

En cuanto a los ingredientes, fue probando distintas ideas hasta que, en 1940, llegó a la que se conoce como Receta Secreta de KFC. Una combinación de 11 hierbas y especias que hacen su pollo “finger lickin’ good”.

 

 

En los años 50, cuando se comenzaron a abrir las franquicias de KFC, y para evitar revelar los ingredientes, el sazonador se enviaba a los franquiciados ya mezclado.

Para realizar sus demostraciones itinerantes, Sanders siempre llevaba la receta en su cabeza y, en su coche, la mezcla ya hecha. Sin embargo, en un momento dado, vio necesario escribirla en un papel que fue entregado a Shirley Topmiller, su secretaría, para hacer una única copia.

Hasta hoy, esta receta sólo es conocida por dos empleados de la compañía, cuyos nombres se mantienen en el anonimato para evitar problemas.

Se trata, entonces, de una receta secreta. ¿O quizás no tanto?

 

UN ACTIVO CLAVE EN LAS EMPRESAS DE ALIMENTACIÓN (LA RECETA SECRETA).

 

Seguramente, al pensar en el secretismo en torno al pollo de KFC, se te vengan a la cabeza casos similares en empresas de alimentación, como el de la receta secreta de Coca-Cola, por ejemplo.

Como decíamos al principio, lo que hace especial a una creación es la combinación de factores que hay detrás y que la convierte en algo clave para la empresa.

¿Por qué es clave? Pues porque diferencia a su creador, lo hace único y le proporciona un beneficio por su manera única y secreta de hacer las cosas.

Sin embargo, el problema siempre es el mismo: mantener lo que se conoce como secreto empresarial (que abarcaría tanto los secretos industriales, como los de carácter comercial).

 

 

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad

Cuando una empresa aplica sus secretos industriales y/o comerciales en su actividad, debe tener en cuenta que, en el proceso productivo, intervienen diferentes actores.

Proveedores, franquiciados, empleados… e incluso, los competidores, tienen contacto con el producto y, en el fondo, son potenciales conocedores del secreto.

Por esta razón, el Coronel Sanders distribuía a sus franquiciados la mezcla ya hecha; por eso se compran las especias a proveedores distintos; y, por eso, casi nadie en KFC conoce la Receta Secreta.

Pero, al final, el peligro siempre está ahí, pues todo el mundo quiere saber qué hace especial a eso que tanto gusta.

Y, desgraciadamente, no es infrecuente que dichos secretos se acaben revelando. Pasa en todos los sectores y la alimentación no iba a ser una excepción.

Bien es cierto que, a veces, es la propia empresa, no se sabe muy bien por qué, la que revela su manera de hacer las cosas.

Esto fue lo que sucedió en 2012, cuando McDonald’s subió a YouTube un video en el que explicaba, paso a paso, cómo hacer la salsa de su Big Mac.

Lo mismo hizo Ikea cuando, durante el confinamiento, decidió publicar en Twitter, en detalle, cómo se hacen sus famosas albóndigas.

Instrucciones para cocinar las albóndigas de IKEA. Fuente: Twitter oficial Ikea UK.

Pero, en otras ocasiones, son terceros quienes revelan el know-how. Esto le ha sucedido a KFC y no sólo una vez.

 

PAREJA REVELA LA RECETA SECRETA DE KFC. 

 

En 2001, Tommy y Cherry Settle, afirmaron haber encontrado una nota manuscrita en la que se detallaba la combinación de 11 hierbas y especias de KFC.

Pero, ¿por qué darle credibilidad a este hallazgo? Este matrimonio compró la casa en la que vivía el Coronel Sanders, quien se la vendió personalmente en los 70. En su sótano, encontraron, dentro de una caja, una agenda presuntamente escrita por Sanders, en la que, supuestamente, figuraban las medidas específicas.

Tras ponerse en contacto con KFC para confirmar su hallazgo, fueron inmediatamente demandados por el equipo legal de la compañía.

Una vez el diario estuvo en dependencias judiciales, la compañía lo examinó y determinó que no se trataba de la receta secreta, pues faltaban ingredientes, cinco, para ser exactos. Tras estas comprobaciones, retiraron la demanda.

      El Coronel Sanders cocinando. Fuente: https://www.kfc.es/nosotros/nuestra-historia

Desde la compañía se dijo, además, que el diario databa de 1964, mientras que la receta fue perfeccionada por Sanders en 1939-1940.

Sin embargo, como hemos dicho antes, aunque la receta siempre había estado en la cabeza del Coronel, se hizo, al menos, una copia, que se sabe que está protegida en la sede central de KFC.

Pero, si hay una, quién sabe si podría haber más.

 

LA VENGANZA DEL TRABAJADOR DE KFC.

 

Después del episodio de los Settles, los intentos por revelar uno de los secretos industriales mejor guardados del sector de la comida rápida no han parado.

Hace algunos años, un individuo llamado Calvin King publicó en Facebook que había sido despedido de KFC. A renglón seguido, detallaba los ingredientes que, se supone, conforman la receta secreta.

No hay información oficial al respecto de este incidente, salvo un tweet de KFC UK & Ireland, lo cual podría indicar que no tuvo gran repercusión, al contrario de lo que sí ocurrió con el caso de los Settles.

 

Fuente: https://twitter.com/kfc_uki/status/647355977927421952

 

Con la captura de la publicación de Calvin King que circula por internet, no se puede confirmar o desmentir que esta persona fuera trabajador de la compañía.

Aunque lo fuera, hemos visto que muy poca gente dentro de la compañía conoce la receta. Quien la conozca, tendría sentido que fuera algún empleado con cierto nivel de responsabilidad en la empresa y, si alguien con estas características hubiera revelado esa información, el revuelo habría sido, seguramente, mayor.

Por último, en esa publicación sólo se citan diez ingredientes. Así lo pusieron de manifiesto muchos usuarios. Si Calvin hubiera querido/sabido, podría haber añadido la información que faltaba, cosa que no sucedió.

 

UNA REVELACIÓN ACCIDENTAL.

 

En 2016, el Chicago Tribune, entrevistó a Joe Ledington, sobrino de la que fue la segunda esposa del Coronel Sanders: Claudia Price (1902-1996).

Durante la entrevista, Ledington repasó junto al entrevistador un álbum de fotos familiares de los Sanders. Entre sus páginas, se encontraba una copia del testamento de Claudia, que contenía una receta manuscrita titulada “11 spices mix” (mezcla de 11 especias).

Tras ser preguntado por esto, Ledington respondió: “esa es la receta de 11 hierbas y especias que se suponía que era tan secreta”.

 

                             Joe Ledington y el papel encontrado con las 11 hierbas y especias.

 

Posteriormente, Ledington se mostró reacio a compartirla con el periodista. Afirmó que no estaba escrita por su tío, que no sabía quién lo había escrito, pero que era la mezcla usada porque, de pequeño, trabajó para Sanders haciendo la mezcla que luego enviaban a los locales.

Se hicieron varias pruebas para determinar si era la receta secreta. Tras algunos intentos, llegaron a un resultado muy cercano, pero no igual.

Sin embargo, al añadir Glutamato Monosódico para potenciar el sabor, obtuvieron algo que era prácticamente imposible de distinguir de lo vendido por KFC.

Tras esto, algunas fuentes de KFC han indicado que se trata de otro intento fallido, pues esta tampoco es la receta secreta. En este caso, no hay constancia de ninguna demanda interpuesta.

 

ALGUNOS APUNTES SOBRE LA PROTECCIÓN LEGAL DE LAS RECETAS

 

Seguramente, ya serás consciente de la importancia que tienen las recetas para según qué negocios, como KFC.

Ahora bien, puede que te preguntes ¿se pueden proteger legalmente? De ser posible, ¿cómo se hace?

Veamos la aplicación de las diversas figuras de Propiedad Industrial e Intelectual al caso de las recetas:

 

 

LA PROTECCIÓN DE LA RECETA SECRETA DE KFC.  

 

Sin embargo, hay otra figura, que es la más usada para proteger las recetas culinarias.

Hablamos del secreto empresarial. Los requisitos para su protección son similares en todo el mundo. En EE.UU., la Uniform Trade Secrets Act, de 1970, los define como:

  • Cualquier información, fórmula, patrón, compilación, programa, recurso, método, técnica o proceso (es decir, ampara tanto secretos de carácter industrial o de fabricación, como información más comercial o de ventas)
  • Del que se obtiene un valor económico dado su carácter secreto.
  • Y que es objeto de esfuerzos razonables para mantener dicho carácter secreto.

La protección se extenderá durante todo el tiempo que esa información permanezca secreta.

En EE.UU., las vías de protección de este tipo de información son civiles (bajo la Defend Trade Secrets Act of 2016) o penales (de acuerdo con la Economic Espionage Act of 1996).

 

En este caso, vemos que la Receta Secreta de KFC, reúne los requisitos para ser protegida bajo esta figura:

  • Es una fórmula
  • De la que se deriva un beneficio económico, pues es el medio para conseguir ese sabor tan característico que nadie más puede ofrecer y por el que la gente acude a KFC.
  • Y es objeto de esfuerzos para ser mantenida en secreto.

 

    • Está escondida en una cámara acorazada en la sede de KFC.
    • Se envía la mezcla ya hecha a los franquiciados.
    • Hay dos empresas proveedoras distintas para las 11 hierbas y especias.
    • Sólo la conocen dos empleados en toda la compañía, cuyos nombres se mantienen en el anonimato.
    • Se atacan legalmente los intentos de revelarla.

Y tú, ¿has probado los productos de KFC? ¿Crees que de verdad se ha revelado la Receta Secreta o aún no se ha dado con la combinación exacta?

 

 

SI QUIERES CONOCER MÁS SOBRE KFC (KENTUCKY FRIED CHIKEN) TE RECOMENDAMOS 

LOS MAYORES FRACASOS DE KFC 

LAS 10 MARCAS MÁS FAMOSAS DE KFC

KFC: SU HISTORIA PARA 1. 

KFC: SU HISTORIA PARTE 2.

KFC: SU HISTORIA PARTE 3

POPEYES VS KFC: COMPARATIVA DE NEGOCIOS.

YUM BRANDS: LA PROPIETARIA DE KFC. 

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]



0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas