KFC: su historia. Parte III

KFC: su historia. Parte III


Trajo bebés al mundo

El coronel dio a luz bebés y ejerció la abogacía antes de triunfar en la comida rápida.

Sanders tenía un currículum extremadamente variado antes de tener éxito en el negocio del pollo frito a los 60 años.

Campaña de publicidad en la televisión australiana

 

De joven, trabajó duro como peón de campo y conductor de tranvía antes de trabajar para compañías ferroviarias en todo el sur.

Aspirando a ser el próximo Clarence Darrow, Sanders estudió derecho por correspondencia y ejerció en tribunales de justicia de paz en Arkansas hasta que una pelea en la corte con un cliente descarriló su carrera legal.

Operaba un barco de vapor que cruzaba el río Ohio entre Kentucky e Indiana, y vendía seguros de vida y neumáticos para automóviles.

Durante su tiempo en Corbin, Sanders incluso dio a luz bebés. “No había nadie más para hacerlo”, relata Sanders en su autobiografía.

“Los maridos no podían pagar un médico cuando sus mujeres estaban embarazadas”.

Utah el primer estado franquiciado

Su primera franquicia de Kentucky Fried Chicken fue en Utah.

El pollo frito del coronel se convirtió por primera vez en un éxito de comida rápida en un lugar poco probable: Salt Lake City, Utah.

Campañas publicitarias en grupos de comunicación independientes

 

Fue allí en 1952 que Pete Harman, un amigo de Sanders que dirigía uno de los restaurantes más grandes de la ciudad, se convirtió en el primer franquiciado del coronel.

Según Ozersky, el restaurante Harman fue pionero en el famoso contenedor de cubo y utilizó el apodo de “Kentucky Fried Chicken”.

Lo que la mayoría de la gente asocia con la comida rápida en todo el mundo hoy en día parecía una especialidad regional en un menú en la década de 1950 en Utah.

Sanders tenía 65 años y dependía de un cheque del Seguro Social de 105 dólares al mes cuando incorporó Kentucky Fried Chicken y comenzó a conducir su Ford 1946 por todo el país y contrató nuevas franquicias.

Las demandas y las guerras con la competencia

Después de vender la empresa, el coronel demandó a Kentucky Fried Chicken por 122 millones de dólares.

Sanders vendió Kentucky Fried Chicken en 1964, y después de que el conglomerado de alimentos Heublein comprara la compañía en 1971, el coronel cascarrabias comenzó a ridiculizar la salsa de la cadena como “basura” y a sus propietarios como “un montón de perros de la bebida”.

Campaña televisiva en Oriente

 

Aunque seguía siendo la cara pública de la empresa, a Sanders le disgustaba tanto la comida de Kentucky Fried Chicken que desarrolló planes para franquiciar el restaurante

“The Colonel’s Lady’s Dinner House”, que abrió con su esposa en Shelbyville, Kentucky, en 1968, como competidor.

Cuando Heublein amenazó con bloquear el plan, Sanders demandó por 122 millones de dólares.

Las dos partes llegaron a un acuerdo fuera de los tribunales, y Sanders recibió 1 millón de dólares y la oportunidad de dar una lección de cocina a los ejecutivos de Heublein a cambio de su promesa de dejar de criticar la comida de Kentucky Fried Chicken.

Se permitió que la “Casa de Cena Claudia Sanders”, renombrada, permaneciera abierta y todavía está en funcionamiento.

Famoso por lo subido de tono de sus palabras

Sanders maldijo como un marinero. El coronel puede haber parecido el epítome de un caballero sureño, pero su lenguaje era notoriamente salado, particularmente cuando no estaba satisfecho con la calidad de la comida que servían los franquiciados. “El Coronel es famoso entre la gente de KFC por la fuerza y ​​variedad de sus palabrotas”, informó un perfil de un neoyorquino de 1970. “Solía ​​maldecir lo más lindo que jamás hayas escuchado”, admitió Sanders.

“Hice mis malas palabras ante las mujeres o ante cualquier otra persona, pero de alguna manera nadie se ofendió”.

Campañas de promoción en Estados Unidos

 

Su maldición a un equipo japonés

El coronel supuestamente maldijo a un equipo de béisbol japonés. Cuenta la leyenda que Sanders maldijo a los Hanshin Tigers después de que los alegres fanáticos del equipo de béisbol celebraran un campeonato de 1985 arrojando su estatua, tomada de un restaurante local de Kentucky Fried Chicken, a un río de Osaka.

La posterior sequía del campeonato del equipo se atribuyó a la “Maldición del Coronel”, pero incluso la recuperación en 2009 de la estatua del fondo fangoso del río aún no ha dado como resultado otro título para el equipo.

Una campaña de publicidad y “Saturday Night Live”

El fundador de KFC, el coronel Sanders, no logró su notable ascenso al éxito hasta los 60 años y siempre fue motivo de reconocimiento en cuanto a su personalidad de cumplir con aquello del “sueño americano”.

La campaña publicitaria de AP PhotoKFC está protagonizada por el coronel Sanders, interpretado por el ex alumno de “Saturday Night Live”, Darrell Hammond, pero el ícono de la comida rápida era una persona real que siguió un camino poco probable para crear una empresa internacional multimillonaria.

El verdadero coronel Sanders fue un emprendedor que no se convirtió en chef profesional hasta los 40, no franquició Kentucky Fried Chicken hasta los 62 y no se convirtió en un ícono hasta después de vender su empresa a los 75.

Según un perfil del neoyorquino de 1970 de William Whitworth, así como biografías de Bio y la Universidad de Houston, aquí están los aspectos más destacados del notable ascenso al éxito del coronel.

Sanders pronto se dio cuenta de que prefería trabajar todo el día que ir a la escuela, por lo que abandonó los estudios en séptimo grado.

Además de una temporada en Cuba con el Ejército, Sanders pasó la primera mitad de su vida trabajando en una serie de trabajos ocasionales,

Cambiar el surtidor de gasolina por la cocina

Adquirió una estación de servicio en Corbin, Kentucky, en 1930 y comenzó a servir platos típicos sureños a los viajeros.

La ubicación se hizo conocida por su comida, y Sanders finalmente se deshizo de la bomba de gasolina de la estación de servicio y convirtió la ubicación en un restaurante en toda regla.

 

Su gran avance llegó en 1939 cuando descubrió que freír su pollo y su firma “11 hierbas y especias” en un nuevo dispositivo, una olla a presión (diferente de las que se usan hoy), dio como resultado la consistencia ideal que había estado buscando.

El restaurante de Sanders gozó de gran popularidad durante la década siguiente, y en 1950 el gobernador de Kentucky lo nombró coronel, el título de honor más alto que puede otorgar el estado.

Sanders comenzó a vestirse para el papel, adoptando el traje blanco y la corbata de coronel de Kentucky que lo convertiría en un ícono de la cultura pop.

En 1952 vendía su plato de pollo a cambio de una regalía

En 1952, hizo un trato con su amigo restaurador, Pete Harman, para vender su plato de pollo como “Kentucky Fried Chicken” a cambio de una regalía de 4 centavos por cada pieza vendida.

Después de que se convirtió en un artículo de mayor venta, Sanders hizo el mismo trato con varios otros restaurantes locales.

La evolución urbanística le arruinó el negocio pero impulsó la franquicia

Las cosas iban muy bien, pero cuando una nueva interestatal pasó por alto el restaurante de Sanders, significó la perdición. Vendió la ubicación con pérdidas en 1956, dejando su cheque mensual del Seguro Social de 105 dólares como su único ingreso.

Sanders decidió entonces que no se conformaría con una jubilación tranquila.

Un letrero de KFC y Sanders Cafe en el sitio del restaurante Sanders ‘Corbin, Kentucky, donde desarrolló su característico pollo frito.

Flickr / Brent Moore

Desde que cerró su restaurante, el coronel decidió dedicarse de lleno al proyecto paralelo de franquicia que había iniciado cuatro años antes.

Salió a la carretera con su esposa, el auto lleno de un par de ollas a presión, harina y mezclas de especias.

Entraba en un restaurante, se ofrecía a cocinar su pollo y luego hacía un trato si al propietario le gustaba lo que probaban.

En los 60 le llovían las solicitudes de franquicias

Para 1963, Sanders estaba atendiendo solicitudes de franquicia sin tener que hacer el trabajo preliminar y tenía más de 600 restaurantes en Estados Unidos y Canadá.

En estos dos países se vendía sin problemas el Kentucky Fried Chicken.

Y entonces fue en octubre de ese mismo año, que John Y. Brown, Jr., “un joven abogado agresivo”, como dice el New Yorker, se acercó a él y un capitalista de riesgo llamado Jack C. Massey que quería comprar los derechos de franquicia.

Después de agotarse dos años seguidos, los 11 leños de fuego de hierbas y especias de KFC están de regreso exclusivamente en tiendas seleccionadas de Walmart y en Walmart.com.

 

Sanders se mostró inicialmente reacio, pero después de semanas de persuasión, acordó vender sus derechos por 2 millones de dólares  en enero de 1965, y el trato se concretó en marzo.

Una operación de compra que mantenía intacta la receta del pollo

Según el contrato, la empresa Kentucky Fried Chicken establecería sus propios restaurantes en todo el mundo y no comprometería la receta del pollo.

Sanders iba a tener un salario de por vida de 40,000 dólares que años más tarde pasaría a 75.000, además de contar con un asiento en la junta, propiedad mayoritaria de las franquicias canadienses de KFC y se desempeñaría como embajador de la marca de la compañía.

Sanders no estaba feliz de dejar ir a su bebé, pero a los 75 años, decidió que sería mejor que su empresa siguiera creciendo más allá de su capacidad.

El perfil del neoyorquino señaló que algunos de sus amigos creían que Sanders se había quedado corto en el trato, pero también muestra que Sanders rechazó acciones de la empresa y no negoció un precio más alto.

Parece que la búsqueda de Sanders nunca fue realmente para hacerse rico, sino más bien para hacerse famoso por su comida.

Reconocía más el talento que el dinero

Es por eso que constantemente se quejaba y juraba sobre la salsa más rentable pero de menor calidad que la empresa KFC comenzó a producir.

“Si usted fuera un franquiciado que produjera una salsa perfecta pero que ganara muy poco dinero para la empresa y yo fuera un franquiciado que ganara mucho dinero para la empresa pero sirviera una salsa que era simplemente excelente, el coronel pensaría que usted es genial y yo soy un “un vago”, dijo un ejecutivo de KFC al New Yorker.

“Con el Coronel, no es el dinero lo que cuenta, es el talento artístico”.

Su vida pública en televisión

Sanders pasó los últimos años de su vida dando entrevistas en programas de entrevistas y apareciendo en comerciales.

La Universidad de Houston, que honra a Sanders en su Salón de la Fama de la Industria Hotelera, dice que hasta su muerte en 1980, el Coronel viajó 500.000 kilómetros cada año visitando ubicaciones de KFC y promocionando la marca en los medios.

Brown, que vendió su participación en KFC en 1971 por 284 millones de dólares, se convirtió en gobernador de Kentucky en 1979.

Cuando Sanders murió al año siguiente, Brown dijo que Sanders era “una verdadera leyenda” y “el espíritu del sueño americano”, el New York Times informó.

Es posible que Sanders no haya tenido la motivación para volverse tan rico como podría haber sido, pero ahora es conocido en 115 países por su receta favorita de pollo frito, que es más de lo que podría haber esperado cuando salió a la carretera a los 65 años con un coche lleno de utensilios de cocina.

KFC retira su eslogan por ser inapropiado en tiempos de Covid-19

KFC retirar su famoso eslogan “para chparse los dedos” como consecuencia del COVID -19

 

El eslogan “está para chuparse los dedos” será retirado temporalmente, por lo menos hasta que no sea inapropiado su uso.

La cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken (KFC) tiene más de 60 años con el mismo eslogan, pero con la situación actual en el mundo consideró que lo mejor era cambiarlo, al considerar que va en contra de las medidas de sanidad promovidas para evitar el contagio.

“Nos encontramos en una situación única, con un eslogan icónico que no encaja en el entorno actual”, comentó Catherine Tan-Gillespie, directora de Marketing de KFC, a través de un comunicado.

El eslogan “It’s Finger Lickin’ Good” (Está para chuparse los dedos) será retirado temporalmente, por lo menos hasta que no sea inapropiado su uso en tiendas y mensajes publicitarios.

“Creo que todos podemos estar de acuerdo, este año ha sido como ningún otro y, ahora mismo, nuestro lema no se siente del todo correcto. Por esa razón, estaremos presionando la pausa para usarlo en nuestra publicidad, por un tiempo”, apuntó la compañía.

El eslogan, según opiniones, incita a ir en contra de las normas de sanidad que se tienen en este momento a nivel mundial para disminuir la cifra de contagios de coronavirus.

Hasta el momento, la marca no ha hecho oficial una nueva campaña

 

 

 

 



error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas