Wendy’s: su historia. Parte III

Wendy’s: su historia. Parte III

 Los primeros años de Dave

Dave nació en Atlantic City, Nueva Jersey el 2 de julio de 1932.

Rex y Auleva Thomas lo adoptaron cuando tenía seis semanas.

Dave Thomas

 

Cuando Dave tenía cinco años, Auleva murió y sus primeros años estuvieron marcados por muchos cambios de estado en estado, mientras su padre adoptivo buscaba trabajo.

Los mejores recuerdos de la infancia de Dave provienen de los veranos que pasó en Michigan con su abuela, Minnie Sinclair.

De todos los miembros de su familia adoptiva, Dave era el más cercano a su abuela y apreciaba el tiempo que pasaba con ella y las lecciones que ella le enseñó.

Ella le enseñó a hacer las cosas bien y a tratar a las personas con respeto, así como importantes lecciones de calidad y servicio, valores que luego utilizó en su vida profesional.

 

Minnie le enseñó a Dave que “el trabajo duro es bueno para el alma y evita que sientas lástima de ti mismo porque no tienes tiempo”.

El padre de Dave, Rex, no era un hombre de familia típico, pero a menudo comían en restaurantes, principalmente restaurantes locales que hacían excelentes hamburguesas.

Para Dave, salir a comer fue un evento especial porque fue la única vez que tuvo a su padre para él solo.

Y Dave disfrutó especialmente viendo a las familias sentarse juntas y compartir sus comidas.

La cena se convirtió en una pasión para Dave, y decidió que algún día sería dueño de un restaurante.

Moverse de ciudad en ciudad desarraigó a Dave.

Así que encontró refugio en el trabajo, esperando que un trabajo le diera el respeto y el dinero que necesitaba para vivir mejor.

 

Dave en el ejército, su vida familiar y su entrada en el negocio de restaurantes

Dave consiguió un trabajo en el restaurante Regas en Knoxville y trabajó muy duro.

Los dueños trataban a Dave como si fuera de la familia y su apoyo tuvo un efecto positivo y duradero en él.

Con ellos, Dave aprendió que podía ser lo que quisiera ser.

Después de otra mudanza, a sus 15 años, Dave encontró trabajo en el restaurante Hobby House en Fort Wayne, Indiana.

Comenzó como ayudante de camarero, y luego trabajó en la fuente y en la cocina delantera.

Estaba convencido de que si algún día iba a tener su propio restaurante, necesitaba saber cómo hacer cada trabajo.

El propietario, Phil Clauss, se convirtió en su mentor, quien lo motivó y le enseñó todo sobre el negocio.

Un campeón para los niños en hogares de acogida

 

A principios de la década de 1950, cuando tenía 18 años, Dave se unió al Ejército cuando empezó la Guerra de Corea.

Desde la escuela de cocina y panadería Cook and Baker’s School en Fort Benning, Georgia, hasta convertirse en uno de los soldados más jóvenes en administrar el Enlisted Men’s Club (Club de hombres alistados), el espíritu emprendedor y la iniciativa de Dave le resultaron muy útiles.

Dave prestó servicio en Alemania durante dos años y medio, y en 1953 regresó a su trabajo y su familia del restaurante Hobby House.

Allí se enamoró de una nueva camarera, Lorraine Buskirk, y no mucho tiempo después se casaron, en 1954.

Dave y su esposa Lorraine formaron una familia con cinco hijos: Pam, Ken, Lori, Molly y Melinda (Wendy).

Todo el tiempo, Dave trabajó para lograr el objetivo de ser dueño de su propio restaurante.

En 1962, Dave finalmente tuvo una oportunidad que no podía dejar pasar de largo: la posibilidad de dar un nuevo aire a cuatro restaurantes de Kentucky Fried Chicken (KFC) al borde de la quiebra en Columbus, Ohio.

Dave había conocido al coronel Sanders, el fundador de KFC, quien rápidamente se convirtió en uno de sus mentores más influyentes.

Cuando Phil Clauss compró una franquicia de KFC, le ofreció a Dave la oportunidad de supervisar la recuperación de sus cuatro restaurantes al borde de la quiebra en Columbus.

Incluso contra el consejo del mismo coronel, Dave aceptó el desafío y tuvo éxito.

Redujo el menú y usó estrategias creativas de promoción, como canjear comidas por tiempo de promoción en la radio e instalar un letrero luminoso que parecía un balde giratorio de pollo.

Más tarde, Clauss le vendió los restaurantes a Dave.

 

La fundación de Wendy’s

 

Obsesionado por su amor por las hamburguesas, Dave visitó todos los puestos de hamburguesas que pudo encontrar.

Cuando un amigo mencionó que era difícil conseguir un buen almuerzo en el centro de Columbus, Dave vio una oportunidad.

El 15 de noviembre de 1969, Dave Thomas abrió el primer restaurante Wendy’s Old-Fashioned Hamburgers en Columbus, Ohio. Su sueño de la infancia se estaba haciendo realidad.

Finalmente se decidió por el sobrenombre de su hija menor

Después de probar los cinco nombres de sus hijos para el restaurante, Dave se decidió por el sobrenombre de su hija Melinda: Wendy.

Este sobrenombre surgió del hecho de que sus hermanos no podían pronunciar su nombre, por lo que comenzaron a llamarla Wenda, que luego se convirtió en Wendy.

Sintió que el logotipo de una niña pequeña y sonriente con el nombre “Wendy’s Old-Fashioned Hamburgers” sería el lugar al que la gente iría para disfrutar de una hamburguesa tradicional, con carne fresca.

El primer menú incluía hamburguesas calientes y jugosas, chile exquisito y sustancioso, papas fritas, refrescos y un postre a base de lácteos Frosty.

Desde el principio, Dave quería que Wendy’s fuera un lugar donde se pudiera conseguir buena comida, recién hecha y servida por gente amable; un lugar que no hiciera recortes que comprometieran la calidad.

Wendy’s se hizo conocido por las hamburguesas cuadradas de carne molida que sobresalen del pan, hechas con los ingredientes elegidos por el cliente.

 

El concepto de ventanilla de retiro de Wendy’s surgió en 1970, en el primer restaurante independiente.

La ventanilla de retiro no era un concepto nuevo, pero nadie había logrado que funcionara con éxito.

Originalmente diseñada como una adición al edificio para generar unos dólares adicionales en ventas, resultó ser el catalizador que impulsó a Wendy’s de una cadena de cuatro tiendas en Columbus a un fenómeno de la industria de la restauración.

Wendy’s tuvo una increíble acogida y Dave abrió rápidamente más ubicaciones con la ayuda de personas que, como él, tenían pasión por la calidad.

En 1973, Dave comenzó a franquiciar el concepto de Wendy’s. Su idea de vender franquicias para ciudades y regiones enteras, en lugar de unidades individuales, fue una innovación de la industria y le permitió a Wendy’s abrir más de 1.000 restaurantes en los primeros 100 meses de la compañía.

Bajo la dirección de Dave, Wendy’s lideró la innovación de productos en este sector de la industria.

En 1979, la compañía fue la primera cadena nacional en introducir las barras de ensaladas, y en 1983 Wendy’s agregó las patatas horneadas al menú.

Siguieron otras innovaciones, y pronto la industria de los restaurantes y la comunidad empresarial aplaudieron la innovación y el éxito de Dave.

 

 

Un campeón para los niños en hogares de acogida

 

Dave siempre estuvo agradecido de haber tenido la oportunidad de recibir amor, apoyo y estabilidad de su familia adoptiva, por lo que durante gran parte de su vida viajó por Norteamérica para marcar la diferencia y brindar esperanza a miles de niños en hogares de acogida.

En 1990, Dave aceptó la invitación del presidente George Bush para ser el portavoz de la iniciativa de la Casa Blanca en torno a la adopción, Adoptions Works… for Everyone (La adopción funciona… para todos).

Con su experiencia como persona adoptada y su prestigio en la comunidad empresarial, Dave aceptó el desafío de crear conciencia sobre la causa.

También quería reducir la burocracia y los costes que desanimaban a muchas familias de la idea de adoptar.

Dave sabía que podía hacer más, así que en 1992 fundó la Dave Thomas Foundation for Adoption™ (DTFA), una organización pública sin fines de lucro que otorga subvenciones a las organizaciones de adopción nacionales y regionales para fomentar programas que creen conciencia y hagan que la adopción sea más fácil y más asequible.

A través de su programa insignia, Wendy’s Wonderful Kids, la Fundación otorga subsidios a las agencias de adopción para contratar reclutadores que utilicen un modelo de reclutamiento basado en la evidencia y enfocado en los niños para encontrar hogares amorosos y permanentes para los niños que esperan en los hogares de acogida.

 

Dave solía decir: “Si podemos lograr que un niño sea adoptado en una familia amorosa, todo nuestro trabajo valdrá la pena”.

En 1997, Dave testificó ante el Congreso sobre la necesidad de crear créditos fiscales de adopción para que la adopción fuera más asequible.

En 1996, el presidente Clinton firmó una ley de crédito fiscal que otorga a los padres adoptivos un crédito fiscal de 5.000 dólares al momento de adoptar.

El día en que se firmó la ley ante el público, el Presidente agradeció personalmente a Dave y reconoció la influencia que había tenido en la adopción en todo el país.

Tres años después, Dave y la DTFA se asociaron con el Servicio Postal de los EE. UU. para crear y promover un sello de adopción.

Fue presentado en octubre de 1999 en el Rockefeller Center de Nueva York y estuvo disponible en mayo de 2000.

El colorido sello de 33 centavos tiene cuatro temas: “Adoptar a un niño, Dar forma a una vida, Construir un hogar y Crear un mundo”.

Durante más de 25 años, la DTFA ha continuado sirviendo a los niños en hogares de acogida con la misión de aumentar considerablemente la cantidad de adopciones de niños que esperan en los sistemas de hogares de acogida de Norteamérica.

Gracias a los esfuerzos constantes de Dave y al apoyo de todos los que lo rodeaban, la Dave Thomas Foundation for Adoption ha encontrado familias permanentes para más de 9.000 niños en hogares de acogida.

 

La pasión de Dave por la educación y el tiempo en un primer plano

A medida que crecía el interés por Dave, a menudo se le pedía que hablara ante estudiantes, empresas o medios de comunicación sobre la libre empresa, el éxito y el servicio comunitario.

En 1996, el presidente Clinton firmó una ley de crédito fiscal que otorga a los padres adoptivos un crédito fiscal de $5,000 al momento de adoptar. El día en que se firmó la ley ante el público, el Presidente agradeció personalmente a Dave y reconoció la influencia que había tenido en la adopción en todo el país.

 

 

Cuando se le pedía a Dave que contara sobre sus logros a los estudiantes, él les aconsejaba a los niños que “Obtuvieran toda la educación que pudieran”.

Algunos estudiantes cuestionaban a Dave porque él había abandonado la escuela secundaria.

Entonces, 45 años después de dejar la escuela, Dave regresó y recibió su diploma de equivalencia de la secundaria Coconut Creek High School en Ft. Lauderdale, Florida.

En su autobiografía, Dave’s Way (A la manera de Dave), Dave compartió sus experiencias y conocimientos que lo llevaron a cumplir sus sueños.

Según afirmó: “También le cuento a la gente sobre mis errores y lo que deben evitar. Es importante aprender de los errores y espero que la gente pueda aprender de los míos”.

Dave también publicó un libro sobre el éxito llamado Well Done! (¡Bien hecho!) y un libro de negocios sobre franquicias Franchising for Dummies (Franquicias para dummies).

Las ganancias de todos los libros fueron destinadas a la Dave Thomas Foundation for Adoption.

Dave recibió numerosos premios y reconocimientos por su éxito comercial y su altruismo, pero fue su participación en los comerciales de televisión de Wendy’s lo que lo consolidó en la mente de los consumidores como un héroe popular estadounidense.

Durante 13 años, la actitud honesta y amable de Dave y su personalidad sensata se ganaron los corazones (y los estómagos) de los televidentes.

Después de protagonizar más de 800 comerciales, la larga campaña conocida como Dave Thomas Campaign lo convirtió en uno de los portavoces más reconocidos del país.

 

Dave Thomas y su pasión por los niños

 

Recordando a Dave

La pasión de Dave por triunfar, de la manera correcta, impulsó el crecimiento de Wendy’s.

Le complacía saber que su amor por las hamburguesas creaba empleos para otras personas y les daba la oportunidad de hacer realidad sus propios sueños.

Esa era la manera de Dave. No les pedía a otras personas más de lo que se exigía a sí mismo: lo mejor que pudieran dar.

“Las dos primeras letras de Wendy’s son WE (NOSOTROS)”, solía decir. Hoy, la manera de Dave es la manera de Wendy’s.

Dave fue muy importante para los miles de personas que lamentaron su fallecimiento en enero de 2002.

Personas que trabajaron con Dave en pos de causas benéficas, empleados de Wendy’s que perdieron al fundador de su compañía y clientes que solo vieron su rostro acogedor en sus televisores se quedaron con los maravillosos recuerdos de un hombre que fue amado por todos.

Estados Unidos rindió homenaje a Dave, no solo por ser fundador de Wendy’s, sino también por su rol humanitario.

Los miembros del Congreso mencionaron su influencia en la legislación sobre la adopción y los restauradores hablaron de su espíritu pionero.

Los clientes llamaron para decir que extrañarían la amable sonrisa de Dave.

Los padres y los niños beneficiados por la adopción escribieron para expresar su agradecimiento. “Realmente fue una gran persona”, comentaron.

Sin duda, Dave, el humilde gigante de la industria de los restaurantes, está ocupado en el gran restaurante del cielo enseñando a los ángeles cómo preparar las mejores hamburguesas.

 



error: Este contenido esta protegido !!