LA PROPIEDAD INTELECTUAL DE LOS TATUAJES. PARTE 2.

tatuajes propiedad intelectual

LA PROPIEDAD INTELECTUAL DE LOS TATUAJES. PARTE 2.


LA PROPIEDAD INTELECTUAL DE LOS TATUAJES. PARTE 2.

 

Los creadores de los tatuajes que luce LeBron James en su cuerpo demandan a los productores de los videojuegos NBA-2K por representar al avatar del jugador luciendo los tatuajes del mismo

 

¿Los tatuajes pertenecen a la persona que los lleva, o es el autor del tatuaje el que puede restringir su representación o beneficiarse por derechos de autor?

 

En esto se basa la demanda presentada por Solid Oak Sketches contra Take-Two Interactive Software y otros dos productores de los videojuegos NBA 2K. El motivo de la disputa es cómo se han representado en el videojuego las figuras de jugadores de la NBA como LeBron James, Eric Bledsoe y Kenyon Martin, en las cuales se incluyen sus tatuajes.

Solid Oak Sketches buscaba defender los derechos de autor de los diseños que habían realizado los artistas empleados en su empresa.

LeBron James cuestionó la demanda a través de una declaración de apoyo a los acusados. En esa carta, James declaró que sus tatuajes son parte de su «persona e identidad» y que cualquier reproducción de su imagen sin los tatuajes no es realmente una representación de él.

2K Games y Take-Two Interactive Software deseaban hacer un videojuego realista que representara la NBA y a sus jugadores con el mayor detalle posible.

Cierto es que los tatuajes del jugador son parte de su personalidad y son extensiones tanto de su autoexpresión como de su identidad. Pero el demandante defiende al presentar la querella ante los tribunales, que los tatuajes presentados en NBA 2K podrían estar sujetos a la protección de la ley de derechos de autor.

La empresa demandante intentó llegar a un acuerdo de licencia de uso de los tatuajes en el videojuego. Sin embargo, no se llegó acuerdo, por lo que se dio inicio a una batalla legal.

Datos del Caso

  • Tribunal Tribunal Distrito Sur de Nueva York
  • Caso 16-CV-00724
  • Fecha de la demanda 2 de febrero de 2016
  • Naturaleza Copyright
  • Juez Laura Taylor Swain derivado a Stewart D. Aaron
  • Demandante Solid Oak Sketches LLC
  • Demandada 2K Games, Inc. y Take-Two Interactive Software, Inc

 

¿Quién es Solid Oak Sketches?.

Solid Oak Sketches es una sociedad de responsabilidad limitada que se dedica al mundo de los tatuajes. Tiene contratados a los mejores creadores, a los que muchos famosos les confían su piel.

Algunos de sus artistas son los diseñadores de los tatuajes objeto de la demanda. Cabe destacar, que dos de los diseñadores de la empresa demandante, Solid Oak Sketches, no quisieron involucrarse en la acción legal contra los productores de NBA 2K.

 

Conozcamos a 2K Games, Inc. y Take-Two Interactive Software, Inc.

 

2K Games es una empresa distribuidora de videojuegos con sede en Novato (California), filial de Take-Two Interactive.

La empresa se fundó en enero de 2005 después de que Take-Two adquiriera Visual Concepts y su filial Kush Games de Sega por 24 millones de dólares. El nombre 2K Games viene de la serie de videojuegos de deportes desarrollados por Visual Concepts,

Take-Two Interactive es un importante desarrollador, editor y comercializador mundial de entretenimiento interactivo. Es dueño de las empresas 2K Games y de Rockstar Games, a través de las cuales desarrolla y publica productos. El juego de la NBA se lanzó en el segundo trimestre de 2015. En el año en el que se interpuso la demanda, los ingresos de TAKE-TWO aumentaron a $364.9 millones, un aumento del 169 por ciento respecto al mismo trimestre del año anterior.

LeBron James

LeBron Raymone James o “King James” es un jugador de baloncesto estadounidense, nacido en Akron, Ohio el 30 de diciembre de 1984. Actualmente juega con el equipo de la NBA Los Angeles Lakers. Aunque su posición oficial es la de alero, a veces juega de base y de ala-pívot.

LeBron James

Sus 2,03 metros de altura le ayudar a ser considerado como uno de los mejores jugadores de baloncesto del mundo y de la historia.

Sus logros incluyen tres campeonatos de la NBA, cuatro premios al jugador más valioso de la NBA, tres premios MVP de las finales de la NBA y dos medallas de oro olímpicas.

Comenzó su carrera en la NBA con los Clevelands donde estuvo desde 2003 hasta 2008 y desde 2014 hasta 2018. Entre las dos etapas jugó para los Miami Hits. En el año 2018 se incorporó a la plantilla de los Lakers.

Posición de Solid Oak Sketches.

El 2 de febrero de 2016, Solid Oak Sketches presentó una demanda contra los creadores de la serie de videojuegos NBA 2K.

Solid Oak Sketches alegaba en su demanda ser el licenciatario exclusivo de los derechos de autor en cinco tatuajes creados por Tommy Ray Cornett, Shawn Rome y Justin Wright, grabados en los cuerpos de tres jugadores de la NBA: Eric Bledsoe, LeBron James y Kenyon Martin.

Avatar Eric Bledsoe

Solid Oak alega que los tatuajes en cuestión están registrados en la Oficina de Derechos de Autor de EE. UU. y que han sido reproducidos y exhibidos en los avatares de dichos jugadores, que aparecen en los citados videojuegos NBA 2K, sin autorización.

En este sentido, la demanda alega que los demandados han infringido los derechos de autor sobre los tatuajes.

La empresa de tatuajes defiende que no era necesario incluir sus diseños para la creación de los avatares, en respuesta 2K Games y Take-Two Interactive Software alegaban que era necesario hacer un videojuego realista que representara la NBA con el mayor detalle posible.

Posición de 2K Games, Inc. y Take-Two Interactive Software, Inc.

 

Los demandados 2K Games, Inc. y Take-Two Interactive Software, Inc. trataron de desestimar la demanda por infracción de derechos de autor que Solid Oak presentó, bajo las doctrinas de uso mínimo y uso justo. El 8 El 30 de marzo de 2018, el tribunal negó la moción de los acusados.

En su moción de juicio declaratorio, los acusados ​​se centraron en que las representaciones de los tatuajes en NBA 2K no son suficientemente relevantes (de minimis), como para exigir protección de derechos de autor para el artista del tatuaje.

 

                        Avatar de James LeBron con los tatuajes tapados para NBA 2K

 

La parte demandada defiende, que ya sea que los tatuajes se destaquen o no en el juego NBA 2K, su uso es de minimis e incidental a las representaciones generales de los atletas. Los compradores no adquieren el juego por los tatuajes que aparezcan en él, sino para jugar con los mejores atletas de la Asociación Nacional de Baloncesto, quienes suelen tener tatuajes.

Se argumenta que, si los tribunales premiaran reclamaciones como las de este caso, el coste de producción de los videojuegos deportivos y otros productos que utilizan imágenes de atletas aumentaría notablemente.

La parte demandada entiende que el valor comercial de cada atleta se ha generado a través de su propio trabajo. Los productores de NBA 2K tenían la autorización de las estrellas de baloncesto para usar sus imágenes en el juego, y esos derechos deberían extenderse para incluir todas sus características (tatuajes incluidos).

Según la doctrina del uso justo de la ley de derechos de autor estadounidense, una de las principales consideraciones es si el nuevo uso que se le da al tatuaje es transformador. Take Two argumenta que cuando un jugador de baloncesto como LeBron se hace un tatuaje su  el objetivo puede considerarse como una especie de autoexpresión. Con el videojuego, por otro lado, el propósito de recrear el tatuaje en el juego es representar cómo se ve LeBron James en la vida real. Take Two argumenta  por tanto, que esto es un uso transformador y justo.

Actuación Judicial.

 

El Tribunal del distrito sur de Nueva York puso fin al procedimiento el 20 de abril de 2020 fallando a favor de los productores de videojuegos 2K desestimando totalmente la demanda de Solid Oak por infracción de los derechos de autor, y determinando que el uso por parte de NBA 2K de los tatuajes de los jugadores de la NBA era un uso de minimis y uso justo, y que Take-Two tenía licencia sobre los tatuajes.

*CONSULTA AQUÍ EL FALLO DEL PROCEDIMIENTO.

El diseñador del tatuaje de la cara de Mike Tyson contra Warner Bross por la segunda parte de ‘Resacón en Las Vegas’

 

PROTECCIÓN JURÍDICA TATUAJES

El diseñador del tatuaje de Mike Tyson intenta paralizar en los tribunales el estreno de la segunda parte de ‘Resacón en Las Vegas’ por usar su creación en el rostro de uno de los protagonistas

 

¿Los tatuajes pertenecen a la persona que los lleva, o es el autor del tatuaje el que puede restringir su representación y beneficiarse por derechos de autor?

 

Una vez más los tribunales son requeridos con el fin de arrojar luz sobre el uso de los derechos de copia o de propiedad intelectual y de determinar en la práctica cuales son los límites que fijan lo que se considera como un objeto creativo (una creación artística), es decir sobre la materialización de una obra intelectual, gráfica en este caso pero que se integra en la identidad de una persona. Esta vez para lo que sí han servido es como lugar de encuentro entre las partes para enfrentar sus posiciones y para facilitar una solución negociada al conflicto entre ellas.

En el año 2003 el creador Victor S. Whitmill realizó un tatuaje sobre la parte izquierda del rostro del ex-campeón mundial de los pesos pesados Mike Tyson, diseño inspirado en las tradiciones tribales maoríes pero protegido bajo un acuerdo de propiedad con el propio boxeador. Años después, en 2009 éste participó, en lo que se conoce como cameo, en la exitosa película ‘Resacón en las Vegas (The Hangover)’.

Para el rodaje de una segunda parte uno de los papeles principales, desempeñado por el actor Ed Helms, aparecía con un tatuaje  con el mismo diseño y colocación en un claro guiño al impacto icónico que tenía el original sobre el rostro del boxeador en la primera. Dado que la productora de la película, el gigante Warner Bros, ni siquiera había contactado con él para negociar el uso de este diseño, el artista Victor S. Whitmill presentó una querella en los tribunales pidiendo compensaciones económicas y llegando a solicitar, como medida cautelar, la suspensión del estreno y distribución del film.

   

Datos del Caso

  • Tribunal Juzgado del Distrito Este de Missouri. Oficina de Sant Louis.
  • Caso Civil Action No. 4:11-cv-752
  • Fecha de la demanda 28 de abril de 2011
  • Naturaleza Copyright
  • Jueza Catherine D. Perry
  • Demandante Victor Whitmill
  • Representación de la demanda Pete Salsich III del despacho The BrickHouse Law Group Professional Corporation
  • Demandada Warner Bros. Entertainment Inc.
  • Representación de la demandada Mark Sableman of Thompson Coburn LLP (Sant Louis, Missouri)

 

¿Quien es S. Victor Whitmill?

 

Victor S. Whitmill es un artista gráfico californiano, actualmente propietario de una galería de arte en Las Cruces, Nuevo Mexico, donde expone sus obras. En su trayectoria ha ido evolucionando hacia una pintura surrealista que intenta representar un mundo mágico de forma realista. Aunque su principal material es la pintura al óleo ha usado otros materiales y técnicas como la aerografía, la talla en madera, el tatuaje y en su etapa más reciente la pintura digital. Fue su trabajo en el campo del tatuaje el que le ha llevado a las páginas de periódicos y revistas. Como autor y propietario del diseño del tatuaje que luce el boxeador Mike Tyson rodeando su ojo izquierdo, ha reclamado sus derechos de propiedad intelectual frente al uso que se hace de un diseño prácticamente idéntico en la película producida por Warner Bros  ‘Resacón: Ahora en Tailandia (The Hangover Part II)’

 

Algo de historia sobre Warner Bros. Entertainment Inc.

 

Warner Bros. Entertainment Inc. es una compañía estadounidense filial del gigante de los medios Warnermedia propiedad, a su vez, de AT&T, y que tiene su sede en Burbank (California, EEUU). Posee a su vez un conjunto de empresas para cubrir los distintos campos de actividad, desde videojuegos a estudios cinematográficos. El nombre de la empresa proviene de los cuatro hermanos que fundaron la compañía en 1923. De la larga trayectoria y de la contribución de la firma a la cinematografía dan fe hechos como ser los pioneros del cine sonoro al estrenar en 1927 ‘El cantor de jazz’ o haber recaudado con sus películas más de 5.000 millones de dólares en 2013.

 

Posición de S. Victor Whitmill.

 

Según consta en la demanda, en 2003 Victor Whitmill diseñó y aplicó un tatuaje sobre la parte superior izquierda del rostro del boxeador Michael Gerard ‘Mike’ Tyson y entre ambos acordaron que todos los derechos, incluidos los de copia del diseño, serían propiedad de la empresa del artista, Paradox-Studio of Dermagraphics. En su demanda Whitmill aporta toda la documentación con las correspondientes imágenes que determinan el objeto de los derechos, así como el certificado del registro legal que efectuó.

En base a que Whitmill había tenido noticias de que Warner se disponía a estrenar una segunda película secuela titulada ‘Resacón 2: Ahora en Tailandia (The hangover Part II’ en la que el personaje Stu Price, interpretado por el actor Ed Helms, lucía una reproducción exacta del tatuaje original. Además, como el tatuaje jugaba un papel relevante en la trama de la película, aparecía en el material promocional y en el ‘merchandising’.

El señor Whitmill manifestaba en su denuncia que nunca recibió petición alguna para permitir o consentir el uso del tatuaje original en la pelícual y que, por tanto, Warner Bros había vulnerado los derechos a los que le amparaba su certificado de derechos de copia. Por ello llegó a pedir que se suspendiera la distribución y estreno de la película y una serie de compensaciones económicas por daños.

Posición de Warner Bros. Entertainment Inc.

 

El representante de WB orientó en primer lugar sus alegaciones sobre la demanda a impedir la suspensión judicial cautelar del estreno de la película. Su argumento principal se basó en el gran daño que suponía no solo para la compañía sino también para multitud de terceros parar el estreno planificado en más de tres mil cines de los Estados Unidos a pocos días vista. A ello añadió que el demandante no demostró tener garantías suficientes de ganar el proceso. En cuanto a los hechos recogidos en la demanda, WB adujo que tenía un contrato con el boxeador para la primera película en que no existía ninguna reserva por su parte en cuanto al uso de su imagen; términos que se repitieron en el nuevo contrato para la secuela. Por otra parte, alegó que el certificado de derechos en el que se basaba la demanda no debería ser aplicado pues entonces habilitaría al demandante a controlar las apariciones de M. Tyson en películas, televisión, internet e incluso a actuar en contra de una potencial voluntad de cambiar o borrar el tatuaje, lo cual incurriría incluso en inconstitucionalidad.

 

Actuación Judicial

 

La jueza Catherine Perry denegó la petición de suspensión cautelar del estreno, aunque reconoció parcialmente la posición del demandante. Aunque Tyson tenía un acuerdo con Whitmill que le permitía hacer apariciones artísticas públicas luciendo el tatuaje como parte propia de su imagen, no tenía derecho a ceder el uso del diseño a Warner Bros. La jueza basó su decisión en varios puntos. Por un lado, reconocía que Whitmill tenía sus derechos sobre el uso del tatuaje y que estos habían sido violados con daños para el autor y que el argumento de WB de que los tatuajes no están protegidos por derechos de autor no tenía base. También apoyaba la pretensión del demandante pues consideró que el tatuaje aparecía en la película en su formato original no de forma paródica y que la productora había usado el tatuaje de forma sustancial durante la campaña publicitaria de lanzamiento de la película. No obstante, sopesó en favor de WB la valoración del daño económico que supondría para WB y para terceros, incluyendo el propio público, la suspensión del estreno. Esta decisión parece completamente acertada pues evita pérdidas millonarias, pero mantiene las expectativas del demandante de recibir indemnización justa por los daños sufridos.

Con posterioridad demandante y demandado alcanzaron un acuerdo compensatorio que satisfacía a ambas partes pero del que no se han difundido los detalles.

 

*Acceda a la demanda aquí (anexo 3)

 

 

El fotógrafo Jeffrey Sedlink contra la tatuadora Kat Von D. en materia de Propiedad Intelectual de los tatuajes.

PROTECCIÓN JURÍDICA TATUAJES 2

Una vez más se cuestiona la propiedad intelectual de los tatuajes, tras las demandas a Warner Bross (LINK CASO WARNER) y al videojuego de 2K (LINK CASO LEBRON), el fotógrafo Jeffrey Sedlink se enfrenta ahora a Kat Von D., una famosa tatuadora de México en un Tribuanl estadounidense. ¿A quién pertenecen los derechos de propiedad intelectual de los tatuajes?

El motivo de la disputa viene de un tatuaje de una foto de Miles Davis, un compositor de jazz estadounidense, que Jeffrey Sedlik tomó en el año 1989.

En marzo de 2017 Kat Von D, trabajando para su compañía High Voltage Tattoo y KVD, Inc. reprodujo de manera ilegal, según la demanda, el icónico retrato tatuándoselo a una persona en el brazo y posteriormente publicándolo en su Instagram, donde tiene miles de seguidores, en numerosas ocasiones, incluyendo el proceso completo.

Imagen de la demanda sacada del Instagram de Kat Von D. (@thekatvond)

El demandante, Jeffrey Sedlik, trató de llegar a una resolución amistosa del conlficto con Kat Von D, de artista a artista, de presentar la demanda. Sin embargo la tatuadora no rechazó el acercamiento del fotógrafo no estando de acuerdo con sus argumentos.

 

Datos del caso

  • Tribunal Juzgado del Distrito Central de California
  • Caso Civil Action No. 2:21-cv-01102
  • Fecha de la demanda 7 de febrero de 2021
  • Naturaleza Copyright
  • Juez Dale S. Fischer
  • Demandante Jeffrey B. Sedlik
  • Demandada Katherine Von Drachenberg, Kat Von D, Inc. y High Voltage Tatoo, Inc.

 

¿Quién es Jeffrey B. Sedlik?.

 

PROTECCIÓN PROPIEDAD INTELECTUAL TATUAJES

Jeffrey B. Sedlik es un fotógrafo, director, consultor y director general de la Coalición PLUS – Artes visuales sin ánimo de lucro,  establecido en Altadena (California). Es famoso por sus fotografías del mundo del jazz.

Ha recibido en diez ocasiones el Premio a la Excelencia de las Artes de la Comunicación y muchos otros premios, como el Clio, One Show, Art Directors Club, Photo Design, PDN/Nikon, Creativity Award, IPC Industry Leadership Award, entre otros.

El trabajo de Sedlik se ha publicado en Studio Photography & Design, In Focus, Photo District News, Rangefinder y otras.. Su repertorio de bellas artes incluye exposiciones colectivas e individuales en Los Ángeles, San Francisco, Monterey, San Luis y Nueva York.

Además, el demandante es profesor y miembro de la facultad del Art Center College of Design desde hace mucho tiempo, e imparte cursos sobre temas técnicos, creativos y empresariales.

Sedlik también imparte talleres y seminarios sobre creatividad, derechos de autor y licencias para grupos de artistas y ferias comerciales por todo Estados Unidos, como PhotoPLUS Expo y otras.

Ha sido consultado por la Oficina de Derechos de Autor de los Estados Unidos y ha testificado ante el Congreso de los Estados Unidos en relación con la política y la legislación sobre derechos de autor. También ofrece servicios de consultoría y peritaje en asuntos relacionados con derechos de autor, derechos de publicidad, el derecho a la intimidad, la fotografía y otras artes visuales.

 

Katherine Von Drachenberg.

 

PROTECCIÓN PROPIEDAD INTELECTUAL TATUAJES

 

La demandada es una famosa tatuadora, que también ejerce de modelo. Es empresaria y ha aparecido en muchos reality shows en Estados Unidos. Donde más visibilidad recibió fue en el show de televisión TLC LA Ink , que se estrenó el 7 de agosto de 2007 y se emitió durante cuatro temporadas. También fue ex directora de Kat Von D Beauty (rebautizada como KVD Vegan Beauty).

Kat Von D es muy activa en redes sociales, con más de 7,4 millones de seguidores en Instagram (@thekatvond), más de 12 millones de seguidores en Facebook (@katvond) y más de 1,8 millones de seguidores en Twitter.

Las dos empresas demandadas junto a la tatuadora como persona física (Kat Von D, Inc. y High Voltage Tatoo, Inc.) son propiedad de la misma.

 ACCEDE A LOS DOCUMENTOS DEL CASO AQUÍ.

 

La demanda.

 

En la demanda, el fotógrafo argumenta que propietario único y exclusivo de los derechos de autor de su fotografía denominada “Iconic Miles Davis Portrait” objeto de la demanda. Como se comentaba, la fotografía se tomó en 1989 y se publicó por primera vez en la portada de la revista JAZZIZ.

En varias ocasiones, Sedlik ha vendido la licencia para autorizar la reproducción, distribución y exhibición de la imagen con fines comerciales y no comerciales.

La titularidad de Sedlik sobre los derechos de autor del retrato de Miles Davis fue registrada por el mismo en la Oficina de Derechos de Autor de los Estados Unidos,  número de registro VA645-610 del 6 de julio de 1994.

El fotógrafo reivindica que Kat Von D no solicitó, y menos recibió, licencia ni autorización  para reproducir, mostrar, distribuir o hacer trabajos derivados de la fotografía. Tampoco obtuvieron autorización el resto de demandados.

En virtud de la demanda, la tatuadora estaría infringiendo el artículo 501 y siguientes del código 17 de Estados Unidos sobre infracción del copyright, y los derechos de autor del “Iconic Miles Davis Portrait” mediante la creación de obras derivadas del mismo y su publicación al público, reproduciéndolo y exhibiéndolo online a sus miles de followers.

La demanda alega que los actos de infracción de los derechos de autor del demandante  se han llevado a cabo de forma voluntaria, intencionada y maliciosa. En este sentido, se solicita que se someta a los demandados a responsabilidad por daños y perjuicios en virtud del artículo 504(c)(2) de la Ley de Derechos de Autor por un importe de hasta 150.000 dólares americanos.

Según el fotógrafo, la fotografía fue fruto de un duro trabajo de varias jornadas para conseguir la luz, el efecto y la expresión que quería conseguir, no siendo casualidad el resultado de la imagen, sino un duro trabajo de fondo y de creatividad.

 

El fair use como concepto en Estados Unidos.

 

El fair use o uso legítimo, es una doctrina aceptada en EEUU que permite que se use, de manera limitada, los objetos sujetos a derechos de autor sin necesidad del obtener previamente la autorización del titular de dichos derechos. Esta doctrina tiene como objetivo equilibrar los intereses de los titulares, con los intereses públicos, siendo una limitación a los derechos de autor.

Esta doctrina es utilizada frecuentemente en los litigios sobre derechos de autor por la parte demandada como argumento de defensa, pues sirve de herramienta para aportar proporcionalidad y examinar el uso (supuestamente infractor) que se ha hecho de la obra midiendo el impacto. La doctrina de fair use se lleva usando mucho tiempo como forma de evitar que la ley de derechos de autor se aplique con demasiada rigidez.

En el año 1976, con la Ley de Derechos de Autor (17 USC) esta doctrina fue consagrada en el artículo 107:

“Sin perjuicio de las disposiciones de las secciones 17 USC  § 106 y 17 USC  § 106A , el uso justo de una obra protegida por derechos de autor, incluido el uso por reproducción en copias o registros telefónicos o por cualquier otro medio especificado en esa sección, con fines tales como críticas, comentarios, la publicación de noticias, la enseñanza (incluidas varias copias para uso en el aula), las becas o la investigación no constituyen una infracción de los derechos de autor. Para determinar si el uso que se hace de una obra en un caso particular es un uso legítimo, los factores que se considerarán incluirán:

 

  • el propósito y el carácter del uso, incluso si dicho uso es de naturaleza comercial o tiene fines educativos sin fines de lucro;
  • la naturaleza del trabajo protegido por derechos de autor;
  • la cantidad y la sustancialidad de la parte utilizada en relación con la obra protegida por derechos de autor en su conjunto; y
  • el efecto del uso sobre el mercado potencial o el valor de la obra protegida por derechos de autor.

El hecho de que una obra sea inédita no impedirá en sí mismo un hallazgo de uso legítimo si dicho hallazgo se realiza teniendo en cuenta todos los factores anteriores.”

 

Protección Intelectual de las imágenes en España.

 

En España, las fotografías están protegidas en la Ley de Propiedad Intelectual de 12 de abril de 1996 en cuanto bien inmaterial, siendo una fotografía objeto de derechos exclusivos, sujetos a ciertas limitaciones. La Ley distingue, según su grado de originalidad, entre dos tipos de fotografías que somete a un régimen jurídico distinto. Como dice el profesor de Derecho Civil de la Universidad Carlos III de Madrid, Fernando Bondía Román:

“La fotografía, cuando tiene originalidad, es decir, cuando es creativa o reviste carácter artístico, constituye una creación intelectual que es objeto de protección por el derecho de autor. Sin embargo, la fotografía que no reúne las anteriores cualidades, a la que el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual de 12 de abril de 1996 (LPI) denomina «mera fotografía» (uno de los objetos, entre otros, de los llamados doctrinalmente «derechos afines» y legalmente «otros derechos de propiedad intelectual»), es también susceptible de protección, aunque no tan amplia, duradera y completa como la que ofrece el derecho de autor. Una y otra se encuentran protegidas en la LPI y los derechos que recaen sobre ambas son derechos de exclusiva o monopolio, derechos de propiedad intelectual.”

 

 

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE FASHION LAW O DERECHO DE LA MODA?. TE RECOMENDAMOS:

LOS CASOS MÁS RELEVANTES DE FASHION LAW EN 2020

¿QUÉ ES EL FASHION LAW O DERECHO DE LA MODA?

FASHION LAW EN URUGUAY.

FASHION LAW EN CHILE

FASHION LAW O DERCHO DE LA MODA.

LOS MEJORES LIBROS SOBRE FASHION LAW

SALIDAS PROFESIONALES PARA EL ABOGADO: FASHION LAW

 

TE RECOMENDAMOS LAS SIGUIENTES PUBLICACIONES SOBRE FASHION LAW O DERECHO DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL/INTELECTUAL QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON.

 

Fashion Law (Derecho de la moda): 963 (Gran Tratado)
Tratado De Derecho De La Moda (Fashion Law): Volumen 1: Propiedad Industrial e Intelectual, Contratación mercantil, Derechos de las nuevas tecnologías, penal y aduanas: 1351 (Gran Tratado)
European Fashion Law: A Practical Guide from Start-up to Global Success (Elgar Practical Guides)
Fashion Law: A Guide for Designers, Fashion Executives, and Attorneys
Fashion Law: Direito da Moda (Monografía)
Derecho de la moda en Iberoamérica (Fashion Law) (Gran Tratado nº 1302)
Fashion Law (Derecho de la moda): 963 (Gran Tratado)
Tratado De Derecho De La Moda (Fashion Law): Volumen 1: Propiedad Industrial e Intelectual, Contratación mercantil, Derechos de las nuevas tecnologías, penal y aduanas: 1351 (Gran Tratado)
European Fashion Law: A Practical Guide from Start-up to Global Success (Elgar Practical Guides)
Fashion Law: A Guide for Designers, Fashion Executives, and Attorneys
Fashion Law: Direito da Moda (Monografía)
Derecho de la moda en Iberoamérica (Fashion Law) (Gran Tratado nº 1302)
-
-
58,00 EUR
72,34 EUR
86,36 EUR
105,26 EUR
157,34 EUR
123,49 EUR
Fashion Law (Derecho de la moda): 963 (Gran Tratado)
Fashion Law (Derecho de la moda): 963 (Gran Tratado)
58,00 EUR
Tratado De Derecho De La Moda (Fashion Law): Volumen 1: Propiedad Industrial e Intelectual, Contratación mercantil, Derechos de las nuevas tecnologías, penal y aduanas: 1351 (Gran Tratado)
Tratado De Derecho De La Moda (Fashion Law): Volumen 1: Propiedad Industrial e Intelectual, Contratación mercantil, Derechos de las nuevas tecnologías, penal y aduanas: 1351 (Gran Tratado)
72,34 EUR
European Fashion Law: A Practical Guide from Start-up to Global Success (Elgar Practical Guides)
European Fashion Law: A Practical Guide from Start-up to Global Success (Elgar Practical Guides)
-
86,36 EUR
Fashion Law: A Guide for Designers, Fashion Executives, and Attorneys
Fashion Law: A Guide for Designers, Fashion Executives, and Attorneys
105,26 EUR
Fashion Law: Direito da Moda (Monografía)
Fashion Law: Direito da Moda (Monografía)
157,34 EUR
Derecho de la moda en Iberoamérica (Fashion Law) (Gran Tratado nº 1302)
Derecho de la moda en Iberoamérica (Fashion Law) (Gran Tratado nº 1302)
-
123,49 EUR

 



error: Este contenido esta protegido !!