EL CORONEL SANDERS. SU BIOGRAFÍA PARTE 2

EL CORONEL SANDERS. SU BIOGRAFÍA PARTE 2


En esta entrada analizaremos la biografía del coronel Sanders después de KFC, que sin duda ha seguido pesando su fuerte personalidad en el desarrollo y creación de uno de los principales imperios de las cadenas de comida rápida a escala mundial.

El coronel Sanders un pionero de las franquicias

Cuando se busca sobre la vida del Coronel Sanders, las biografías más reconocidas, como por ejemplo la Enciclopedia Británica, lo describen de la siguiente forma:

 

Harland Sanders, de nombre Coronel Sanders, (nacido el 9 de septiembre de 1890, cerca de Henryville, Indiana, EE. UU., Fallecido el 16 de diciembre de 1980 en Shelbyville, Kentucky), ejecutivo de negocios estadounidense, un elegante caballero sureño de estilo propio cuyo cabello blanco, perilla blanca, los trajes blancos cruzados y las corbatas negras se convirtieron en una marca registrada en países de todo el mundo para Kentucky Fried Chicken.

Es que el coronel Sanders en sus 90 años de vida desarrolló muchísimas actividades, porque desde muy joven se vio obligado a trabajar, pero lo que más sorprende de este gran emprendedor y visionario empresarial norteamericano, es que habiendo cumplido ya los 60 años creara la cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken.

Sus puntos fuertes

El orgullo por su producto, los altos estándares y el brillante marketing lo ayudan a establecerse como un innovador en la industria de la comida rápida.

Para 1960, Sanders tenía 400 franquiciados y su imagen se estaba utilizando para vender pollo en todo el país.

Para 1963, ganaba 300.000 dólares al año en ganancias, antes de impuestos.

En 1996, la cantidad de franquicias había aumentado a más de 5.000 localizaciones en Estados Unidos y a 4.500 en el extranjero.

 

El celo por su receta original

Sanders guardó cuidadosamente su receta secreta de hierbas y especias, contratando a dos proveedores diferentes para mezclar lotes, que luego combinaría él mismo y enviaría por correo a los franquiciados.

 

Sanders era un perfeccionista

A menudo irrumpía en la cocina de un restaurante para regañar a un empleado por no cocinar su salsa correctamente.

Sanders luego le mostraría cómo cocinarlo bien.

“Lo que recuerdo del Coronel es que era muy exigente en hacer las cosas bien“, dijo Jackie Trujillo, presidente de Harman Management.

“Solía ​​visitarnos a menudo”, dijo.

“El servicio, la calidad y la limpieza eran lo primero. Nunca se retractó de eso”.

 

Compañía vendida a inversores

En 1964, Sanders se vendió a un grupo de inversores, incluidos John Y. Brown, Jr. y Jack Massey, por 2 millones de dólares.

Le preocupaba vender el negocio porque temía que los nuevos propietarios no mantuvieran un producto de alta calidad.

Amigos y familiares finalmente persuadieron al hombre de 74 años de que se separara de su empresa.

 

El 6 de enero de 1964, cerró el trato

Además de los $ 2 millones, recibió un salario de por vida de $ 40,000 al año (luego aumentado a $ 75,000).

Sanders se desempeñó como portavoz de la compañía, haciendo apariciones personales y comerciales de televisión.

 

Mantuvo sus derechos canadienses en la empresa y estableció una fundación en Canadá, entregando sus ganancias a organizaciones benéficas, como iglesias, hospitales, los Boy Scouts y el Ejército de Salvación.

También adoptó a 78 huérfanos extranjeros.

Kentucky Fried Chicken salió a bolsa en 1969 y fue adquirida por Heublein Inc. dos años después.

 

Sanders demandó a la empresa compradora

En 1974, Sanders demandó a la empresa porque no le gustaban los cambios que habían hecho al producto.

La demanda se resolvió extrajudicialmente por más de un millón de dólares.

Pero la vida continuaba para Sanders y para la compañía que había creado, y entonces se produce un nuevo cambio de manos.

R.J. Reynolds Industries adquirió Kentucky Fried Chicken en 1982, y tampoco ahí acabó la cosa, por cuatro años más tarde, en 1985 es el grupo PepsiCo que la adquiere por 840 millones de dólares.

En 1952, a la edad de 62 años, cuando la mayoría de la gente busca reducir la velocidad y retirarse, Harland David Sanders comenzó Kentucky Fried Chicken.

Somos afortunados de que el coronel Harland Sanders no creyera en el dicho de que “el futuro pertenece a los jóvenes”, o probablemente nunca hubiéramos probado el pollo frito “para chuparse los dedos” que tantos disfrutan hoy.

KFC es posiblemente una de las marcas más reconocidas a nivel mundial, y el coronel Sanders es uno de los pioneros de las franquicias modernas.

 

Comienza la franquicia de Kentucky Fried Chicken

Como suele decirse, los hechos no fueron casuales, sino más bien causales, porque se produce una situación inesperada que Sanders no podía haber previsto.

Esto tienen que ver con la gestión que estaba haciendo del motel que había comprado en Asheville, Carolina del Norte, durante los años 40.

Lo venía operando con éxito, y contaba con un restaurante adjunto de 140 sillas.

Pero, durante la Segunda Guerra Mundial con el racionamiento de gasolina, el motel y el restaurante empezaron a fallar.

Fue en ese restaurante donde perfeccionó su receta secreta y la construcción de su freidora a presión.

Sanders Court & Café era popular entre los viajeros que se dirigían a Florida a través de la ciudad de Corbin, Kentucky, pero cuando se construyó la Interestatal 75 en la década de 1950, sin pasar por la ciudad, Sanders se vio obligado a retirarse y vender el restaurante.

 

Del cheque de la seguridad social a la carrera por las franquicias

En 1952, viviendo de su cheque de beneficios del Seguro Social de 105 dólares al mes, el coronel Sanders se embarcó en su última carrera.

Sanders comenzó a viajar por todo el país, cocinando en el camino, decidido a franquiciar su pollo frito.

Muchos de los propietarios de restaurantes que conoció se rieron de su vestido característico de camisa blanca almidonada, corbata negra y chaqueta y pantalones blancos.

Hay una foto maravillosa del coronel y Dave Thomas, ambos con el atuendo característico del coronel.

 

Éxito en Do Drop Inn

Pete Harman era amigo de Sanders y operaba uno de los restaurantes más grandes de Salt Lake City.

Persuadir a Harman para que comenzara a vender su receta de pollo en su restaurante “Do Drop Inn” fue un éxito, aumentando las ventas en un 75%.

Fue Don Anderson, un pintor contratado por Harman, a quien se le ocurrió el nombre de “Kentucky Fried Chicken” y fue Harman quien creó el balde original que todavía existe hoy.

Pronto, varios propietarios de restaurantes más firmaron acuerdos de franquicia con Sanders por la tarifa de franquicia principesca de cuatro centavos por pollo.

Fue durante este período inicial de la franquicia que el coronel conoció a Dave Thomas.

Dave en ese momento trabajaba como cocinero para los operadores de la familia Clauss de los restaurantes Hobby House.

Fue Dave quien desarrolló el clásico cubo de pollo a rayas rojas y blancas que se convirtió en el letrero clásico afuera de cada restaurante de Kentucky Fried Chicken.

 

 

Thomas también simplificó el método de entrega de alimentos al cliente mediante la creación de la línea “serpiente”, que todavía se usa en la actualidad en muchos restaurantes.

En contra del consejo del Coronel, Dave se hizo cargo de ocho restaurantes en quiebra y tuvo tanto éxito en cambiarlos que pudo venderlos y comenzar su propia cadena de restaurantes de hamburguesas, que lleva el nombre de su hija Melinda Lou “Wendy” Thomas.

Aclamación internacional

Para 1964, había más de 600 ubicaciones franquiciadas de Kentucky Fried Chicken en Estados Unidos, Canadá, México, Inglaterra y Jamaica.

A la edad de 73 años, Harland vendió la mayor parte del Kentucky Fried Chicken a John Y. Brown y Jack Massey por dos millones de dólares.

Conservó las ubicaciones en Canadá para él y excluyó a Inglaterra, Florida, Utah y Montana, porque ya se vendieron a otros.

Sanders continuó visitando las ubicaciones de Kentucky Fried Chicken y, como embajador de su marca, filmó muchos comerciales de televisión e hizo apariciones personales.

Lo compra el grupo Heublein Inc.

Heublein Inc., en ese momento productor y distribuidor de alcohol, compró la empresa en 1971 y, tras su adquisición, el coronel Sanders comenzó a criticar los productos de la empresa en términos coloridos.

Llamó a la salsa “maldita basura” o “pasta de papel tapiz a la que se le ha agregado lodo” y describió a los ejecutivos de Heublein como “un montón de borrachos”.

El peso de popularidad que tenía su receta del pollo y aunque todavía era su embajador de la marca, él y su esposa Claudia abrieron el restaurante “The Colonel’s Lady’s Dinner House” en Shelbyville, Kentucky, en 1968.

Heublein trató de evitar que la pareja abriera el restaurante y, al resolver la disputa, Sanders recibió $ 1 millón a cambio por su promesa de dejar de criticar la comida de Kentucky Fried Chicken.

A Sanders se le permitió abrir su restaurante, rebautizado como “Claudia Sanders Dinner House”.

Este restaurante fue el único restaurante de pollo frito que no era de Kentucky que sirvió una versión real de la receta original de Sander.

El restaurante se vendió en la década de 1970.

 

 

El coronel Harland Sanders murió en Louisville, Kentucky, en 1980 y su esposa Claudia murió en 1997.

Kentucky Fried Chicken sigue siendo una marca de franquicia muy conocida, que actualmente ocupa el puesto 41 en la lista “Franchise 500” de Entrepreneur y con 4.074 ubicaciones en todo el mundo a partir de 2018.

 

El coronel supuestamente maldijo a un equipo de béisbol japonés

Cuenta la leyenda que Sanders maldijo a los Hanshin Tigers después de que los alegres fanáticos del equipo de béisbol celebraran un campeonato de 1985 arrojando su estatua, tomada de un restaurante local de Kentucky Fried Chicken, a un río de Osaka.

La posterior sequía del campeonato del equipo se atribuyó a la “Maldición del Coronel”, pero incluso la recuperación en 2009 de la estatua del fondo fangoso del río aún no ha dado como resultado otro título para el equipo.

 

La vida en la carretera del Coronel Sandeers

 

Después del cierre de su restaurante, el coronel Sanders, ahora dedicado a su cocina, intentó una nueva táctica comercial.

Viajó por los Estados Unidos, visitó posibles restaurantes franquiciados y les ofreció su receta de pollo a cambio de 4 centavos por cada pollo vendido (luego lo elevó a un centavo).

El primer franquiciado de Sanders fue Pete Harman, un amigo de Salt Lake City, que había visto un auge en las ventas desde que comenzó a servir pollo elaborado con el método y la receta de Sanders.

 

No habría sido una vida fácil. Sanders deambulaba por el país, siempre en busca de restaurantes adecuados.

Si encontraba uno, entraba y trataba de convencer al dueño de que le dejara cocinar pollo para los empleados del restaurante.

Si lo aprobaban, sugeriría cocinar para los clientes del restaurante durante unos días.

El público entonces, teóricamente, disfrutaría tanto de esta nueva receta que el restaurante entraría en negociaciones para comenzar la franquicia de Sanders.

Era una forma lenta, costosa y humillante de buscar socios comerciales y, mientras tanto, Sanders (y a veces su esposa) vivía fuera de su automóvil y comía a pedido de sus amigos siempre que podía.

Pero funcionó: en 1964, había franquiciado más de 600 puntos de venta y construido una empresa por valor de millones de dólares.

No había aún ningún KFC sino restaurantes que vendían su receta de pollo

Aunque, en ese momento, en realidad no había ninguna ubicación de Kentucky Fried Chicken, solo restaurantes que vendían su pollo.

El coronel Sanders es probablemente el ícono más reconocible en la historia de la comida rápida.

Su rostro, que ahora es sinónimo de pollo frito en Estados Unidos y el mundo en general, ha sido parte de la marca KFC desde que KFC existió, y es difícil imaginar la compañía sin su preciada mascota.

Aunque su rostro está prácticamente en todas partes, la mayoría de la gente no sabe demasiado sobre el hombre.

Muchas historias que son mito o fantasía

Mucho de lo que puede haber escuchado, que intentó suicidarse después de una serie de fracasos comerciales, que una vez intentó secuestrar a su propia hija, que finalmente se retiró como un multimillonario, es poco más que un mito, perpetuado en Internet con el propósito de inspirando a emprendedores de LinkedIn y aburridos Baby Boomers en Facebook.

Sin embargo, la historia genuina es infinitamente más interesante, más satisfactoria y más absolutamente trágica.

Olvídese de la ficción: esta es la historia de la vida real del coronel Harland Sanders.

 

 

Su vida nunca fue fácil, incluso después de crear KFC

El coronel Sanders no tuvo un muy buen comienzo ni tampoco las cosas se le pusieron demasiado fáciles después de la creación de KFC.

Según John Ed Pearce, uno de los biógrafos del coronel, Sanders estuvo afligido por la depresión durante un período durante su vida adulta.

Es evidente que también le habían afectado los problemas en el primer matrimonio, aunque finalmente se casó con una mujer llamada Claudia Leddington, con quien permanecería hasta su muerte en 1980.

Cuando contaba ya con 74 años era propietario y dirigía una compañía que era muy próspera, que contaba con 17 empleados, una oficina, espacio y un margen de beneficio nada despreciable.

Naturalmente, atrajo a los depredadores.

John Y. Brown, Jr., era un abogado de Kentucky de 29 años que, con su mecenas millonario Jack Massey, se propuso convencer a Sanders de que vendiera su empresa.

El coronel, al principio, rechazó firmemente su oferta.

Brown y Massey pasaron semanas intentando persuadir a Sanders para que cambiara de opinión.

Le dijeron que debía retirarse y disfrutar de la vida, que si moría antes de vender su propiedad sería devastada por los impuestos.

Juraron nunca alterar su receta e insistieron en el más alto grado de control de calidad para la franquicia.

Sanders, que creía que KFC era su propio hijo, se mostró indeciso.

Él, Brown y Massey recorrieron el país, consultando a familiares y socios comerciales.

En 1964, cedió a su oferta de 2 millones de dólares.

Sanders recibiría un pago inicial de $ 50,000 en la venta, los activos de la compañía en Canadá y un salario de por vida de $ 40,000 por año.

Sin embargo, para conseguirlo todo, había sacrificado lo más importante de su vida, y no hay indicios de que alguna vez fuera realmente feliz con el trato.

El coronel Sanders peleó con la empresa después de la venta.

Sin embargo, el papel del coronel Sanders en la empresa en constante crecimiento no había terminado.

Brown creía que el rostro de Sanders era el mayor activo de KFC e instigó una seria campaña publicitaria para aumentar su presencia en todo el país.

 

Su imagen pública continuó representando la empresa hasta su muerte

Apareció en televisión, realizó entrevistas de prensa y visitó restaurantes individuales como portavoz de la empresa.

En 1971, Brown vendió la empresa a Heublein Inc., y el coronel Sanders se sintió descontento con la dirección que estaba tomando KFC: la empresa trasladó su sede a Tennessee, empezó a cobrar una tarifa de franquicia por sus puntos de venta y se llevó un porcentaje de las ventas en lugar del de Sanders, habiéndose convertido en un porcentaje que lo representaba una moneda de 5 céntimos por pollo.

Finalmente, Sanders decidió abrir un nuevo restaurante al que llamó Casa de Cena del Coronel Sanders. KFC postuló que poseían los derechos sobre su nombre y amenazó con emprender acciones legales.

Cambió el nombre de su restaurante a Colonel’s Lady’s Dinner House, pero KFC insistió en que eran dueños de los derechos de la palabra “coronel”.

Luego, Sanders decidió demandar a la empresa que inició, por 122 millones de dólares.

KFC respondió demandándolo por infracción de marca registrada.

Se establecieron en 1975 y los términos no se han revelado.

Volvió a meterse en problemas con la empresa en 1978, cuando concedió una entrevista al periódico en la que se quejaba de que la salsa ahora sabía a “pasta de papel tapiz” y la nueva receta de pollo era horrible.

La franquicia donde dio la entrevista intentó demandarlo por difamación, pero como se refería a toda la empresa y no solo a un lugar, el juez lo desestimó.

Los últimos años del coronel Sanders

A pesar de su problemática relación con KFC, el coronel Sanders continuó trabajando para la empresa por el resto de su vida.

Según su nieto Trigg Adams, “para él, la vida era trabajo”. Sanders nunca había conocido una vida antes del trabajo, había estado en la zona del carbón, por así decirlo, durante casi 80 años, y estaba claro que tampoco aceptaría una vida después.

Continuó recorriendo el país en nombre de KFC y, durante las últimas dos décadas de su vida, nunca se lo vio en público vistiendo nada más que su icónico traje blanco.

En sus últimos años, también encontró la religión, apareciendo ocasionalmente en programas de televisión cristianos evangélicos, y donó gran parte de su riqueza a organizaciones benéficas, como el Ejército de Salvación.

 

Si quieres leer más sobre KFC en nuestro portal puedes entrar en estos enlaces

KFC: SU HISTORIA PARTE 1.

KFC: SU HISTORIA PARTE 2. 

KFC:SU HISTORIA PARTE 3.

POPEYES VS KFC: COMPARATIVA DE NEGOCIOS.

YUM BRANDS: LA PROPIETARIA DE KFC.

 

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]



0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas