IKEA: alimentación. Parte III

IKEA: alimentación. Parte III


IKEA abre las tiendas de alimentación en 14 de sus centros en España

¿Echabas de menos las albóndigas de IKEA? Pues las personas que sí las echaban en falta, desde el pasado 12 de mayo podían volver a comprarlas y comerlas en casa.

 

El paso a la nueva normalidad

La multinacional sueca ha decidido dar un primer paso hacia la “nueva normalidad” con la apertura de sus puntos de venta de alimentación que tanto han contribuido a popularizar la gastronomía del país nórdico por estos lares.

La experiencia no será completa porque las tiendas en sí permanecen cerradas: así que nada de ir a por una estantería nueva y volver con dos paquetes de velas y algún capricho foodie.

La opción de compra en este caso se limitaba al surtido de 250 productos disponibles en la Tienda Sueca de alimentación y en 14 centros de la Península que funcionan desde el martes 12 de mayo: Coruña, Asturias, Barakaldo, Jerez, Valladolid, Zaragoza, las tres tiendas de Cataluña, las cuatro situadas en Madrid (incluida Goya) y Málaga (a partir del miércoles 13). El servicio será de lunes a viernes de 12.00 a 19.00 h. aunque puede variar en algunas de las tiendas, avisa la compañía.

 

Según Carlos Cocheteux, responsable del área de Food en España, esta apertura de puertas viene a contentar al público más fiel a la filosofía Ikea: “Sabemos que nuestra tienda de alimentación sueca es uno de los grandes atractivos para las personas que venían a visitarnos y, ahora que nuestras tiendas se mantienen temporalmente cerradas, queremos ofrecerles la posibilidad de seguir disfrutando de la gastronomía sueca en sus hogares”.

Esta decisión se suma al acuerdo de colaboración firmado en Madrid con Just Eat.

Disponible únicamente para el centro ubicado en la calle Goya de la capital, los usuarios pueden recibir en su domicilio más de 80 productos a través de esta plataforma de comida a domicilio.

Albóndigas y algo más

De esta manera se puede disfrutar de algunos de sus hitsdesde el salmón ahumado al codillo, y por supuesto, sus albóndigas, de carne o vegetarianas, que puedes adquirir congeladas junto al puré de patata y la mermelada de arándanos para recrear en casa este plato sueco.

Tan famoso como para haber dado lugar a una pizza sueca de albóndigas.

 

Albóndigas de carne congeladas (también las hay vegetarianas), 1 kg, 6,50 euros; mermelada de arándanos rojos, 400 g, 3,50 euros.

“Nuestro objetivo es proveer a los hogares de alimentos saludables, sostenibles y a precios asequibles respetando en todo momento las medidas de prevención e higiene que garantizan la salud y seguridad, más en este momento excepcional que vivimos”, asegura el responsable de alimentación de Ikea en España.

Para hacerlo incluso más sencillo, han previsto que se puedan realizar encargos por teléfono y luego pasar a recoger en la tienda (de hecho en Sevilla, Valencia y Murcia sólo se podrá comprar bajo esta fórmula).

Se pueden hacer pedidos por teléfono y recoger en tienda.

Vamos a Ikea a por comida y estos son nuestros productos favoritos

Los 10 más vendidos

Salmón ahumado con certificado ASC (200 g o 500 g).

Albóndigas tradicionales, que suelen venderse junto con la salsa de nata, la mermelada de arándanos y el puré de patata.

Salsa de mostaza y eneldo. Recomendada para acompañar el salmón ahumado.

Filetes de salmón congelados al natural, con certificación ASC.

5 Mermelada ecológica de arándanos rojos Sylt Lingon, acompañamiento de las albóndigas suecas.

Medallones de verdura congelados Grönsakskaka.

Salchichas congeladas Korv y panecillos para hot dog.

Rollitos de canela Gliffar en formato bolsa.

Galletas Kafferep de chocolate y de avena.

10 Patatas fritas de cebolla y nata agria o las de sal Festlight.

 

Un nuevo modelo de negocio

Cuando en 2017 algún que otro crítico se hacía eco de la futura jugada de IKEA que se planteaba abrir una línea de restaurantes independientes del negocio de los muebles, se decía que en sí misma la idea no era para nada desacertada.

Ya contaban por entonces de una zona de restauración que atraía a muchos y con una tienda de comida por la que otros tantos no concebían dejar de pasar antes de dejar la tienda.

Es más, hay mucha gente que en más de  una ocasión ha ido a IKEA única y exclusivamente a por comida y ya, de paso, he entrado en la tienda de muebles.

Justo al contrario que el resto de los humanos, vamos. Pero no crean que es algo infrecuente, más bien todo lo contrario.

 

Van a IKEA a por comida y saben que van a encontrar sus productos favoritos para llenar la despensa, la nevera o el congelador.

¡Ah! ¿pero en Ikea se puede comprar comida?

Pues si.

En IKEA se puede comprar comida.

Esto que vaya por delante por si hay algún despistado en la sala o sencillamente porque no todos tendréis IKEA a la vuelta de la esquina ni habréis pisado una de sus tiendas jamás.

Además de los restaurantes propios donde se puede desayunar, comer y más, la cadena sueca cuenta con mostradores de comida rápida estratégicamente ubicados junto a la salida.

 

Sin embargo a ninguno de ellos nos referimos ni acudimos cuando decimos que vamos a IKEA a por comida.

Para una gran mayoría de público los productos favoritos no son las albóndigas del restaurante ni los perritos calientes del mostrador.

A este tipo de consumidores les gustan los productos que se venden en la tienda de alimentación sueca. Bueno, algunos de ellos, porque seguramente no habrán tenido ocasión de probarlos todos.

La gama de productos de alimentación que vende IKEA en su tienda es limitada, no es comparable a un supermercado, pero algunos de ellos son verdaderos hit de la cesta de la compra y lo llevan siendo años.

Quizás el producto más icónico sean las albóndigas que, aunque se encuentra en la lista de productos favoritos, no ha sido el más popular entre los consumidores habituales de los productos IKEA.

 

Nuestros productos favoritos de alimentación de Ikea

 

Por goleada ganan las galletas de avena.

Finas, crujientes y con la cantidad justa de chocolate, son pura lujuria.

Así las han descrito muchos, los mismos que confiesan que son capaces de zamparse la caja entera de una sentada.

Nivel de adicción máximo, pero bien merecedoras de acabar en nuestras casas.

Muchos adeptos tiene también la cebolla frita.

Empaquetada en grandes bolsas de 500 gramos, la tienda de alimentación de IKEA fue el primer sitio donde poder encontrar este producto hace ya muchos años.

Ahora la podemos encontrar en la mayoría de supermercados, pero en pequeños envases y de incomparable sabor y textura.

 

El salmón es otro de los productos favoritos, ya sea ahumado o fresco

Este segundo se vende en lomos limpios, sin piel ni espinas, envasados individualmente al vacío y congelados.

Son todo comodidad. Quienes cocinan para pocos o para sí mismos descongelan la cantidad justa y punto.

 

En la sección de refrigerados hay un montón de salsas, entre ellas la de limón y eneldo y la de tomate y hierbas que son perfectas para acompañar los lomos de salmón o las albóndigas que ya hemos mencionado y de las que hay dos tipos, de pollo y de mezcla de cerdo y ternera, en la sección de congelados.

Ya que estamos con salado, el codillo de jamón asado en su propio jugo parece ser otro caballo ganador.

Los clientes que lo incluyen en esta lista de preferencias de los productos IKEA hablan maravillas de él y defienden que viene de perlas tenerlo a mano para cuando vamos con prisas. Son cinco minutos y listo.

 

En la sección dulce de congelados hay tartas para todos los gustos pero una de las favoritas es la tarta de manzana y pera, con su crumble por la superficie.

La comes recién horneada y puedes levitar. Igual que con los rollos de canela y la tarta de ruibarbo.

Encontrar ruibarbo en nuestro país es complicado y caro, así que esta última es genial para quitarse la espinita cuando apetece este dulce.

Entre los productos dulces también han salido a relucir el chocolate negro, las galletas de jengibre, las galletas rellenas de chocolate y las mermeladas.

Estas últimas son las favoritas de miles de consumidores, especialmente las de naranja y flor de saúco y la de mora boreal.

Dos rarezas maravillosas con las que puedes untar tus tostadas del desayuno como si no hubiera un mañana.

 

En cuanto al pan polar, es un gran favorito. Un pan fino muy maleable que uso para hacer rollitos de pollo y salsa de anchoas.

 

 



error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas