El fundador de IKEA. Parte II

El fundador de IKEA. Parte II

Buen ojo para una oportunidad

Ingvar, bueno con los números y aprendiendo rápido, se dio cuenta de que podría vender más cosas.

Los agricultores que no tenían derechos de pesca necesitaban pescado.

Ingvar Kamprad recibiendo una distinción en los años 90

 

Las tarjetas de Navidad, las revistas y las semillas de jardín también eran imprescindibles.

Para llegar a la mayor cantidad de clientes posible, condujo la bicicleta de su madre a las granjas hasta que ganó lo suficiente para comprar su propia bicicleta.

Cuando la pesca con caña no produjo grandes capturas, Ingvar convenció a su padre de que comprara redes para obtener un mayor rendimiento.

Vendió el pescado que pescó, compartió las ganancias con su padre y puso sus ganancias de pesca en una caja de puros.

Descubrió cómo ayudar a sus clientes mediante la creación de precios bajos y al mismo tiempo obtener ganancias para su familia.

En cuanto a los fósforos, descubrió cómo ayudar a sus clientes creando precios bajos sin dejar de generar ganancias para su familia.

Ingvar Kamprad

 

Reclutó a su tía en Estocolmo para que comprara cajas de cartón grandes y menos caras y se las enviara.

Luego Ingvar dividió los fósforos en paquetes más pequeños y los volvió a vender.

A pesar del menor coste, esta actividad no fue un gran negocio. Así que dejó de venderlos después de un par de años y siguió el consejo de guardar su pequeña ganancia para invertir más tarde.

A los 14, se mudó para asistir a un internado cercano. Siempre emprendedor, mantuvo un stock de bolígrafos, relojes, carteras y cinturones debajo de su cama. (¡Sus compañeros de clase los necesitaban!).

Demasiado joven para establecer la empresa que quería, su padre dio su consentimiento legal y pagó la matrícula como regalo de graduación en 1943.

Entonces, el nombre IKEA nació con las iniciales de Ingvar Kamprad más Elmtaryd, la granja familiar, y Agunnaryd, la parroquia de la granja en Småland. Pero el fundador de IKEA, de 17 años, todavía no vendía muebles.

 

Un experimento que mejoró vidas

Ingvar continuó su negocio y sus estudios en la universidad. Su futuro tomó forma cuando se dio cuenta de que el éxito dependía de la distribución más simple y rentable de la fábrica al cliente.

Para IKEA entonces, esto significaba importación directa y pedido por correo, principalmente de relojes y bolígrafos.

 

Pero los bolígrafos tenían problemas, por lo que Ingvar vio que tampoco tenían futuro. Al igual que el dinero que había ahorrado, ahorró aún más para invertir en otras cosas.

Y es ahí entonces donde aparecen en su mente los muebles, que ya no serían otra cosa más, sino aquella que se convertiría en la razón de ser de toda su actividad empresarial futura.

El gobierno sueco de la posguerra había construido muchas viviendas y ofreció préstamos para muebles. Además, Småland tenía muchas pequeñas fábricas de muebles.

Cuando los muebles se estrenaron en el folleto de 1948, Ingvar escribió que IKEA ofrecería más si los clientes mostraban un “interés razonable”.

Y finalmente lo hicieron.

En el siguiente folleto, el empresario describió su enfoque con el titular “a la gente del campo”.

El fundador de IKEA refinó esto en la visión de la empresa “para crear una mejor vida cotidiana para muchas personas”.

Los famosos paquetes planos de IKEA montándolos unas clientes en su coche en los años 50

 

¿Quiénes son estas muchas personas? Son cualquiera, como Ingvar y otros Smålandianos prácticos y frugales, que valoran los productos con precios bajos y alta calidad, cosas hechas por un ser inteligentes con los recursos y nunca tolerar el desperdicio.

Así fue como Ingvar Kamprad, el chico inteligente y de corazón rebelde, se inició en los negocios. Con raíces humildes, productos útiles (¡y asequibles!), pero fundamentalmente el deseo de ayudar a su familia, eventualmente cambiaría millones de vidas en todo el mundo con muebles para el hogar.

Carta del fundador de IKEA

“Ingvar Kamprad, el fundador de IKEA, falleció el 27 de enero de 2018. Muchos de nuestros valores (dice la empresa en su Web) se originaron y crecieron a través de él, pero su fallecimiento no significará que se diluyan”.

Y agrega la compañía que: “nuestra  misión seguirá siendo la de crear una mejor vida cotidiana para la mayor cantidad de personas posible. Especialmente para aquellos en mayor desventaja”.

“Queremos mejorar la situación de los niños, los jóvenes y las mujeres en todo el mundo”.

Dice Ingvar Kamprad en su carta

“Nuestro objetivo con la Fundación IKEA es mantener lo que siempre nos hemos esforzado por hacer como empresa: crear una mejor vida cotidiana para la mayor cantidad de personas posible.

Cuando decidí crear la Fundación IKEA en 1982, lo hice porque quería asegurarme de que IKEA continuaría como una empresa independiente, incluso cuando ya no estaría allí para dirigir la empresa. También quería asegurarme de que parte de nuestras ganancias se utilizara para ayudar a las personas más desfavorecidas a tener una vida mejor.

Las familias que viven en la pobreza obviamente tienen mayores necesidades que las personas más ricas. Pero todos compartimos las mismas necesidades básicas: tener un hogar, buena salud, un ingreso regular, que nuestros hijos estén seguros, que tengan una buena educación y éxito en la vida.

Es por eso que en la Fundación IKEA hemos decidido destinar nuestros fondos a la satisfacción de estas necesidades básicas, con el objetivo de mejorar la situación de niños, jóvenes y mujeres en todo el mundo. Para que puedan crear un futuro mejor para ellos y sus familias.

Marcamos la diferencia al enfocarnos en estos elementos esenciales para las familias en aquellas partes del mundo donde la necesidad es mayor.

Y, lo más importante, nos enfocamos en ayudar a las personas a crecer, para que ellas mismas puedan mejorar su vida diaria. Convertir el ciclo de la pobreza en un ciclo de prosperidad”.

Ingvar Kamprad

El fundador de IKEA

 

La verdad sobre el fundador de IKEA

No hay nada como una historia de pobreza a riqueza para inspirar incluso a las almas más hastiadas, y una de esas historias es la del fundador de IKEA, Ingvar Kamprad.

El hombre que convirtió los muebles planos de diseño escandinavo en un fenómeno global era un alma emprendedora.

The Guardian dice que sus habilidades comerciales comenzaron a mostrarse cuando tenía 5 años y a los 10 estaba en su bicicleta vendiendo adornos navideños, peces y lápices.

Kamprad publicó el primer catálogo de viviendas de Ikea y comenzó a diseñar muebles en 1951.

 

IKEA nació cuando Kamprad tenía solo 17 años y ya en 1947, vendía muebles hechos a mano por fabricantes locales en Smaland, y en 1951, Kamprad había ganado su primer millón.

El fundador de Ikea ha tenido su parte de controversia y Kamprad no era ajeno a la controversia, y se dice que su frase favorita era: “Sólo los que están dormidos no se equivocan”.

Un competidor muy duro

Era conocido por socavar a sus rivales, tanto que los productores y minoristas cuando boicotearon la empresa y se le prohibió participar en ferias de muebles, en vez de darse por vencido y acobardarse por la reacción de su competencia, tomó una decisión trascendental en la historia de IKEA: llevar la producción a Polonia, donde los costes eran más bajos.

Entre otras cosas que le ocurrieron y que demostró su temple, la empresa fue acusada de plagio.

Y en 1994, los medios le pidieron que aclarara su pasado nazi. Si bien Kamprad afirmó que no recordaba haber sido un miembro pagado del partido nazi, era innegable que tenía vínculos estrechos con el líder fascista de Suecia, Per Engdahl, durante muchos años.

 

Pero también demostró valor reconociendo su error, porque Kamprad era un astuto hombre de negocios, y muy particularmente un líder empresarial efectivo que sabía que debía aceptar las críticas cuando se equivocaba. Creía en la honestidad de las personas, por eso no ocultó sus errores del pasado.

Dejó Suecia y se trasladó a Dinamarca en 1973 para evitar pagar impuestos; cuatro años después de eso, estaba viviendo en Suiza.

Sus prácticas incluso iniciaron una investigación oficial de la UE.

Filmación de uno de los primeros anuncios de televisión de Ikea, alrededor de principios de la década de 1960

 

El fundador de IKEA vivió una vida modesta

Si el Índice de multimillonarios de Bloomberg enumera su nombre debido a su fortuna de 58.700 millones de dólares, imaginamos que podría ser el tipo de persona que vive la buena vida, con apariciones regulares en revistas de sociedad para demostrarlo.

Pero Ingvar Kamprad era un hombre modesto. Antes de su muerte en 2018, Kamprad era conocido por conducir su Volvo 1993 (cuando no iba en bicicleta, una pasión de toda la vida), así como por comprar en mercados de pulgas.

Además de compartir con sus empleados el tiempo con gusto y placer, a quienes llamaba sus “compañeros de trabajo”, era una persona que se distinguía por no hacer ostentación de riqueza, que incluso le llevaba a comprar en el supermercado el alcohol más barato para reabastecer el minibar de su habitación en los hoteles que se hospedaba, que también eran de bajo coste. Eludía, mejor dicho, escapaba del lujo.

Un conocido que había visitado la casa de Kamprad en Suiza le dijo a The Guardian: “Era tan modesto que nunca adivinarías su riqueza. Toda la familia, simplemente no está interesada. No hay autos ni relojes lujosos. Sólo la pasión. Y sí, era una persona amigable”.

 



error: Este contenido esta protegido !!