¿De quién son los derechos de autor de tus tatuajes? Que el tatuaje esté en tu bíceps no significa que sea tuyo

¿De quién son los derechos de autor de tus tatuajes? Que el tatuaje esté en tu bíceps no significa que sea tuyo

 Legislación sobre los Derechos de Autor de los Tatuajes en EEUU

 

Cuando te haces un tatuaje, probablemente presumas que es tuyo. Después de todo, el diseño está grabado en tu piel y tú has pagado al artista por ello. Sin embargo, la realidad es que la propiedad del tatuaje es bastante confusa, no importa cuán personal sea la modificación que suponga para tu cuerpo.

En Estados Unidos, La Ley de Derechos de Autor del tatuaje entró en la conciencia popular en 2016 gracias a un litigio contra los creadores de NBA 2K, de la compañía Take Two Interactive Software. NAB 2k es una colección de videojuegos de baloncesto, en los que aparecen las imágenes digitales de los jugadores más famosos y populares de la NBA, entre ellos LeBron James. El videojuego incluye en la caracterización del jugador los tatuajes que tiene en el cuerpo.

LeBron James

 

En la demanda se alega que Take Two Interactive Software está infringiendo el trabajo protegido por derechos de autor de los artistas del tatuaje. Sin embargo, cabe plantearse una serie de cuestiones al respecto, pues al fin y al cabo, el juego representa a James tal como es en la vida real, tatuajes incluidos. Las preguntas en juego son: ¿En qué momento el artista de un tatuaje renuncia al derecho sobre su diseño? ¿Si una persona con tatuajes visibles protagoniza una película o programa de televisión y gana dinero con el proyecto, ¿debería pagar derechos de autor al artista? ¿O bien un tatuaje forma parte de la identidad de alguien y es inseparable de su persona una vez que forma parte de su piel?

Avatar de James LeBron con los tatuajes tapados para NBA 2K

 

Take Two Interactive pretende que se desestime el caso argumentando que, durante la mayor parte del juego, apenas se ven los tatuajes, y que es una parte tan pequeña del juego que se llama de minimis según la ley.  El segundo argumento, y el más interesante, es que es de uso justo.

 

Según la legislación estadounidense ¿Se puede proteger un tatuaje por derechos de autor?

Cuando un artista hace y vende una pintura, eso le da a la persona que lo compra el derecho al arte en sí, pero generalmente no le da el derecho de comercializarlo.

Para que una obra quede limitada por derechos de autor, la obra del autor original debe estar en un medio de expresión fijo.  No hay duda de que un lienzo o una fotografía son medios fijos, pero cabe aquí plantearse si el cuerpo humano puede considerarse un medio fijo o no. Los tribunales parecen haber llegado a la conclusión de que sí., por lo tanto, los tatuajes están sujetos a protección de derechos de autor. Y dado que la persona que crea el tatuaje y lo pone en el cuerpo de alguien es generalmente el artista del tatuaje, ese artista, por defecto, posee los derechos de autor.

 

Hacer un tatuaje lleva implícita una licencia sobre el tatuaje muy amplia e incluye que la persona que lleva el tatuaje tiene derecho a aparecer en público o en televisión mostrando su cuerpo a su antojo.  El problema surge cuando el uso del tatuaje va separado del cuerpo.

 

Un buen ejemplo es el caso Whitmill contra Warner Brothers. El caso está relacionado con la segunda parte de la película “Resacón en las Vegas” (“The Hangover Part II”), donde el personaje de Ed Helms se despierta con el tatuaje que el famoso boxeador Mike Tyson lleva en su cara,  grabado en su propia cara. En esta situación, no era Mike Tyson quien aparecía en la película; lo que aparecía era su tatuaje, completamente separado de la piel de Mike Tyson.

 

El creador del tatuaje de Mike Tyson demandó a Warner Brothers y, de hecho, intentó obtener una orden judicial preliminar para evitar que la película se distribuyese. El caso se resolvió por un acuerdo extrajudicial, pues Warner Brothers vió supuso que el artista del tatuaje tenía muchas posibilidades de ganar el litigio por infracción de derechos de autor.

Otro caso fue el de Roger Ladouceur, artista de tatuajes, que se encontró el diseño de un tatuaje de Frankenstein que había tatuado a un cliente en el brazo, utilizado como logotipo de una cadena de restaurantes. La foto del brazo de la persona tatuada había sido publicada en internet y la cadena estaba utilizando el diseño como logotipo para promocionar el restaurante.

Tatuaje original y vaso de promoción de la cadena de restaurantes Do´s

 

¿Las personas con tatuajes tienen algo que decir?

Hubo un caso presentado contra Nike, la agencia de publicidad de la firma y el jugador de baloncesto Rasheed Wallace, por el artista creador del tatuaje que Wallace luce sobre su brazo, que está relacionado con un anuncio publicitario de Nike. En él aparece el jugador de baloncesto mostrando su brazo sin su tatuaje; en una voz en off Wallace describe el tatuaje, y mientras habla, el tatuaje se va dibujando en su piel.

Se demandó, además de a la agencia publicitaria de Nike por hacer el anuncio, a Wallace por autorizar indebidamente a Nike, alegando que el jugador no tenía la autoridad para aprobar el uso del tatuaje con fines comerciales y que por tanto, era responsable de manera secundaria de infringir los derechos de autor.

 

Este caso se resolvió a favor del artista del tatuaje, por lo que se entiende que poco tienen que decir los que llevan el tatuaje en su cuerpo sobre la autoría del mismo.

 

No obstante, los personajes públicos podrían evitar este tipo de situaciones a través de un contrato con el creador del tatuaje, en la que el artista firme una liberación de los derechos de propiedad intelectual. De hecho, tras haberse producido una demanda de este tipo, la Asociación de Jugadores de la NFL presentó un comunicado recomendando sus jugadores, que cuando se hagan un tatuaje obtengan la liberación de los derechos de autor del tatuaje y hoy en día es lo que hacen los famosos: liberar sus tatuajes de derechos de autor.

 

Entonces, ¿Cuáles son los requisitos para que los tatuajes estén protegidos por derechos de autor en EEUU?

A excepción de los tatuajes tribales, que están protegidos como propiedad cultural indígena, los derechos de propiedad intelectual del tatuaje como obra de arte pertenecerán al artista que lo creó, suponiendo que cumpla con los requisitos de derechos de autor.

Para ello, los tatuajes deben ser originales y de carácter permanente.

Cualquier tatuador que se quiera construir una reputación, debería proteger su nombre comercial o el nombre de su estudio como marca registrada. El registro de su nombre personal como marca registrada es de particular importancia, ya que la reputación de los estudios de tatuajes tiende a residir en el nombre del tatuador, no en el nombre de la empresa o el estudio.  Por ejemplo, el reconocido tatuador Louis Molloy, que es el creador del tatuaje ‘Guardian Angel’ que David Beckham lleva en la espalda, tiene su nombre ‘Lou Molloy’ registrado como marca en diversos países.

David Beckham