Anna Wintour: la editora de Vogue

Anna Wintour: la editora de Vogue

Considerada la mujer más influyente en el sector moda

Nacida en Londres en 1949, Anna Wintour ha llegado a convertirse, sin ningún tipo de exageración, en la mujer más poderosa e influyente de la industria de la moda en los últimos treinta años.

 

La actual directora de Vogue, se estrenó en el periodismo de moda a los 20 años, cuando fue contratada en Londres para Harper’s & Queen.

Ella tiene dos hermanos y una hermana. Tenía otro hermano que murió cuando era niño en un accidente automovilístico.

Wintour dijo que aprendió “buenos reportajes” de su hermano Patrick, el editor diplomático de The Guardian.

 

En “The September Issue”, un documental sobre la vida y la carrera de Wintour, dijo que crecer en Londres en la década de 1960 enmarcó su visión de la moda y la hizo enamorarse de ella a una edad temprana.

 

 

Cuando Anna tenía 15 años, su padre le consiguió un trabajo en la tienda de ropa de Londres Biba.

Luego se unió a un programa de capacitación en Harrod’s, adquirió algo de experiencia en revistas en Oz y luego consiguió un puesto de asistente editorial en Harper’s & Queen.

Se fue de Londres a Nueva York y consiguió un trabajo como editora de moda junior en Harper’s Bazaar.

Saltó de Bazaar a Viva en los años 70 y luego aterrizó en Savvy en 1980.

Anna Wintour y Andre Leon Tilley asisten al séptimo y sexto desfile de modas de 1996 en Nueva York

 

Responsable creativa en Vogue Nueva York

Tras encadenar estos diversos trabajos, en 1983 entró en la edición norteamericana de Vogue como responsable creativa.

Su buen hacer se vio recompensado con un puesto de directora de la edición británica que la devolvió, temporalmente, a la capital británica.

El regreso y la dirección

Anna Wintour asiste al desfile de Victoria Beckham durante la semana de la moda de Londres en septiembre de 2019 con Emmanuelle Alt, Edward Enninful, Romeo Beckham, Brooklyn Beckham, Cruz Beckham, Harper Beckham y David Beckham.

 

Volvería a Estados Unidos para ponerse al frente de la publicación House & Garden y, un año después, convertirse en directora de Vogue, un puesto que lleva ocupando desde hace casi tres décadas.

Cuando asumió el control de la revista de la franquicia en Nueva York, revivió lo que muchos vieron como una publicación estancada.

Arriesgada y controvertida, en su primera portada mezcló un suéter de pedrería de Lacroix con unos vaqueros de Guess.

Su primera portada para American Vogue hizo una gran declaración en la industria: la modelo israelí Michaela Bercu lució una chaqueta de Christian Lacroix de alta costura con jeans Guess lavados a la piedra, diseñados por Carlyne Cerf de Dudzeele.

 

La sorpresa que dio a la dirección

Con motivo de una portada dela supermodelo Naomi Campbell afirmaba en un relato es más que claro:

“En el primer número de septiembre que hice yo, cuando quiera que fuese eso, puse a Naomi Campbell en la portada. Recuerdo que en esa época teníamos que enseñar la revista a la dirección. Cuando se la mostré se hizo un silencio total, porque no podían creer que hubiese puesto a una modelo afroamericana en la portada del número de septiembre –el que más páginas y más anuncios tiene, la verdadera biblia del diseño de la temporada–. Entonces se consideró muy arriesgado”.

Personalidades muy destacadas en las portadas
Bajo su mandato han aparecido en las portadas de Vogue primeras damas Hillary Clinton y Michelle Obama, así como destacas figuras de Hollywood pasando por celebrities 2.0 como Kim Kardashian.

Equilibrio entre lo convencional y el impacto

Anna Wintour y la Reina Isabel iII en una presenación de moda

 

“Sabíamos que iba a impactar a todo el mundo”, afirma Anna, en referencia a esa portada rompedora con una modelo afroamericana.

Es que Anna sabía perfectamente que no se podía hacer algo así en todos los números.

Había que tener un equilibrio entre las portadas más tradicionales y algo que fuera muy sorprendente.

Esta profesional única tenía también muy claro el punto exacto que debía darle a cada número, porque para ella Vogue tenía que ser una autoridad, no podía ir demasiado por delante, ni tampoco demasiado por detrás. Había que saber exactamente cuándo traspasar los límites.

El filme “El diablo viste de Prada”

Izq Madonna y der la modelo israelí Michaela Bercu lució una chaqueta de alta costura Christian Lacroix con jeans Guess lavados a la piedra, diseñados por Carlyne Cerf de Dudzeele.

 

En 2003, Wintour pasaría a la historia después de que una de sus asistentes, Lauren Weisberger, publicara el libro El diablo viste de Prada, una novela cuyo personaje central se inspiraba en ella.

La adaptación cinematográfica protagonizada por Meryl Streep, fue un éxito. Poco después, el documental The September Issue vendría a confirmar, de su propia boca, la mano de hierro con la que Wintour operaba en la industria.

De ella se dice que tiene tanto poder que un solo gesto suyo puede encumbrar o hundir la carrera de un diseñador. Actualmente, mediante Vogue.com, lidera el cambio de paradigma de los medios de moda.

La tecnología y la moda

Anna Wintour junto a Lupita Nyong’o y Naomi Watts

 

Wintour tiene una posición clara respecto de la incidencia de la tecnología en la moda:

“El auge de la tecnología ha cambiado el trabajo de todos, no solo el de nuestro mundo. Evidentemente, para nosotros es fantástico, significa que podemos hablar con los lectores a través de medios muy distintos. Y también puedes hablarle a tu público. Son 24 horas al día y siete días a la semana, pero eso es en parte lo que lo hace tan interesante, y el principal cambio durante los últimos años es que antes se estaba muy alejado del lector”.
Exposición anual en el Museo Metropolitano de Nueva York
Comprometida con elevar la moda a la categoría de arte, organiza, junto al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, una exposición anual que se ha convertido en un verdadero acontecimiento mundial.

Ajena a las tendencias, se mantiene fiel a una estética marcada por cuatro elementos esenciales:

– un corte de pelo bob con flequillo.

– unas sempiternas gafas de sol negras de Chanel.

– unas sandalias de Manolo Blahnik

– unos abrigos, de corte similar, firmados por Oscar de la Renta, Chanel, Fendi, Givenchi o Prada.

Anna Wintour, en la gala de mayo de 2019 del Museo Metropolitano de Nueva York

 

Sus visitas a España

Ha visitado España en contadas ocasiones.

La última, para reunirse con los ocho ganadores de todas las ediciones de Who’s On Next y para participar en la conferencia Vogue Heritage and Future en la que habló con la directora de Vogue España, Eugenia de la Torriente, sobre el pasado, presente y futuro de la industria, sobre la icónica cabecera y compartió sus recuerdos e impresiones.

Anna con el collar “Riviere” de rubíes, amatistas, aguamarinas, zafiros, cuarzo, esmeraldas

 

Hitos de su historia profesional

2019

Los ocho ganadores de todas las ediciones de Who’s On Next se reunen en Madrid con Wintour en un evento organizado por Vogue España.

2017

Es nombrada Dama del Imperio británico por su contribución a la moda y el periodismo.

2013

Pasa a controlar en 2013 la dirección artística de todo Condé Nast.

Su ojo clínico con el que siempre se anticipa a los demás

Wintour se ha convertido en una figura importante en gran parte del mundo de la moda, ampliamente elogiada por su ojo para las tendencias de la moda y su apoyo a los diseñadores más jóvenes.

Su personalidad supuestamente distante y exigente le ha valido el apodo de “Nuclear Wintour”.

Su padre, Charles Wintour, editor del London Evening Standard (1959–1976), la consultó sobre cómo hacer que el periódico fuera relevante para la juventud de la época.

Ya podía verificarse no sólo su interés por la moda que se interesó desde adolescente, sino su buen hacer y visión.

Su uso de la revista para dar forma a la industria de la moda ha sido objeto de debate dentro de ella.

Los activistas por los derechos de los animales la han atacado por promover las pieles, mientras que otros críticos la han acusado de usar la revista para promover puntos de vista elitistas sobre la feminidad y la belleza.

Sus disculpas más públicas de su historia profesional

Anna Wintgour y la actriz Sarah Jessica Parker en la FNYFW (New York Fashion Week)

 

Sorprendía cuando recientemente Anna Wintour se disculpaba por no haber dado espacio a los negros en Vogue.

Además, sus disculpas abarcaban también lo que ella entendía que se habían producido publicaciones de historias e imágenes “hirientes e intolerantes”.

Pero es muy directa y sincera porque en un memorando asumía toda la responsabilidad por los “errores” cometidos durante su mandato de 32 años.

Dichas disculpas las hace extensivas a no haber hecho lo suficiente para promover al personal y diseñadores negros en la revista de moda.

Estas declaraciones las publicaba en 2020 en el momento clave de los  disturbios y protestas en todo Estados Unidos por el asesinato de George Floyd.

Su afirmación no deja lugar a dudas:

“Quiero decir claramente que sé que Vogue no ha encontrado suficientes formas de elevar y dar espacio a editores, escritores, fotógrafos, diseñadores y otros creadores negros. También hemos cometido errores al publicar imágenes o historias que han sido hirientes o intolerantes. Asumo toda la responsabilidad por esos errores “.

 

Toda esta declaración es también una lógica consecuencia al extenso ajuste de cuentas en los medios de comunicación cuando los manifestantes en Estados Unidos y en otros países, se unieron a las protestas mundiales provocadas por la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió en Minneapolis después de que un oficial de policía blanco lo esposara y lo inmovilizara en el suelo con la rodilla. durante casi nueve minutos.

La modelo Beverly Johnson se convirtió en la primera estrella de portada negra de la revista en 1974, pero no fue hasta 2018 que Tyler Mitchell se convirtió en el primer fotógrafo negro en fotografiar una portada de Vogue, Beyoncé, para la edición de septiembre, en sus 125 años de historia.

Un importante patrimonio personal

La editora en jefe de Vogue, Anna Wintour, tiene un patrimonio neto con un valor estimado de 35 millones de dólares.

 

Desde su primer trabajo en el comercio minorista hasta los asientos de primera fila en NYFW (New York Fashion Week), así ha sido su carrera y su vida. Wintour ha sido un elemento fijo en los desfiles de moda durante décadas.

 

 

Con un salario anual informado de 2 millones de dólares Wintour lleva el tipo de estilo de vida que los amantes de la moda envidian.

Recientemente, Wintour ha aparecido en las noticias debido a que Vogue y su empresa matriz, Condé Nast, enfrentan acusaciones de racismo, discriminación y clasismo por parte de ex empleados.

Wintour también fue noticia en mayo después de que su ex colega, André Leon Talley, la acusara de discriminación por edad y gordofobia.

Según lo declarado por Leon, Wintour dejó de contestar sus llamadas telefónicas y lo dejó como amigo porque era “demasiado mayor” y “demasiado gordo”. Leon es el ex editor general de American Vogue.

Él detalló su ahora tensa amistad con Wintour en sus últimas memorias, “The Chiffon Trenches”.

En un caso, Talley dijo que Wintour no le agradeció después de que escribió un brillante artículo de opinión en el Washington Post sobre la portada de Beyoncé en septiembre de 2018 en Vogue.

La portada es histórica porque es la primera portada de Vogue fotografiada por una persona negra.

“Ni un correo electrónico rápido de Anna Wintour”, escribió en su libro.

“Los editores con los que he trabajado durante décadas no entendieron la inmensa importancia de esta ocasión simplemente porque no son capaces de comprender. Ninguno de mis contemporáneos ha visto el mundo con ojos negros”.

Wintour vuelve a romper las reglas

Wintour volvió a romper las reglas con su portada de mayo de 1989 en la que aparecía Madonna.

Presentar a la entonces controvertida cantante no solo sorprendió a la gente, sino que ninguna celebridad había aparecido en la portada.

 

Esto cambió el enfoque de las modelos a las celebridades en el futuro. Y sin ninguna duda, bajo el reinado de Wintour, Vogue se restableció como la revista de moda estadounidense dominante.

 

 

La afamada editora en jefe se rodeó, y todavía lo hace, de personas que se han convertido en actores importantes en la industria de la moda.

Cuando aceptó el trabajo por primera vez en Vogue, trajo consigo a Grace Coddington, con quien había trabajado en British Vogue.

A lo largo de los años, su grupo editorial también ha visto a gente como André Leon Talley, Annie Leibovitz, Tonne Goodman y Phillip Picardi.

También ha compartido la primera fila de diferentes eventos mundiales de la moda, con innumerables celebridades, como Lupita Nyong’o y Naomi Watts.

El estilo de la mujer más poderosa del mundo de la moda

El meticuloso y glamoroso guardarropas de Anna Wintour está nutrido de indumentaria de autor y zapatos de diseño, pero también de clásicos, joyas de gran valor, bijouterie y una amplia colección de anteojos de sol, su accesorio predilecto para lucir en cada aparición pública para “ocultar sus sentimientos” y que sus expresiones faciales no la traicionen y revelen lo que realmente piensa sobre una colección.

Sin embargo, aunque ella sea la “emperatriz de la moda”, no sigue las tendencias que ella crea en las páginas de Vogue. Sigue su propio estilo.

El característico corte bob siempre impecable es su fetiche, y un peluquero lo mantiene impoluto con un “retoque” por semana en el flequillo.

Para mantener su cabellera blonda, recurre a su estilista de confianza en Londres, para seguir con el mismo color y la textura de hace años.

Sus collares nunca pasan desapercibidos. La mayoría son joyas de autor, de pedrería, gemas, cristales y brillantes y su favorito es una gargantilla, el modelo “Riviere”, compuesto por tres tiras de rubíes, amatistas, aguamarinas, zafiros, cuarzo y esmeraldas.

Desde 1995, el primer lunes de mayo, el Museo Metropolitano de Nueva York (MET) vive su mayor evento fashionista: la MET Gala.

Es la cita que atrae al universo de diseñadores, artistas e influencers, y nadie se quiere quedar afuera.

Las entradas son más que exclusivas, sólo se logra acceder a partir de la invitación de Wintour o pagando para ser parte del salón, un ticket de ingreso que cuesta alrededor de 30.000. dólares. El dinero es destinado al mantenimiento del museo.

Amistades y favoritismos

Muchos quieren tenerla como amiga, y no es de extrañar. Entre las celebridades que lograron entrar en la “mesa chica” de la editora de Vogue están la ex primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, el tenista Roger Federer y a también de Karl Lagerfeld, fallecido a principios de este año.

Michelle Obama junto a Anna Wintour, una de sus favoritas primeras damas de EEUU

 

“Creo que la Primera Dama fue realmente increíble. En cada decisión que tomó sobre la moda, apoyó a los jóvenes diseñadores estadounidenses y apoyó a los creadores de todo el mundo. Fue la mejor embajadora que este país podría tener de muchas maneras más allá de la moda“, afirmaba Anna Wintour sobre el estilo de Michelle Obama en una entrevista para The Economist.

Su amistad con Karl Lagerfeld

El fallecido diseñador alemán también fue uno de sus grandes amigos, a tal punto que el modisto construyó en su casa una pista de tenis para que Anna vaya a visitarlo, y ella lo contó como una anécdota graciosa al New York Post.

“Karl construyó una cancha de tenis en su casa de Biarritz (Francia) para animarme a que fuera a visitarlo. Esa fue la primera y seguramente también la última vez que alguien ha construido un espacio deportivo en mi honor, pero Karl estaba intentando darme un sitio en el que pudiera sentirme como en casa, donde pudiera ser yo misma”.

También, comparte una extraña pero amorosa amistad entre el tenista suizo y su esposa Mirka Vavrinek. “Decir que soy sólo una fan es subestimarme. Volé alrededor del mundo para verlo, sufrí cuando se fue para atrás en el ranking y me quedé estática cuando ganó. Hasta me he perdido algunos desfiles de moda, sólo para ver jugar a Roger”.

Así, se la vio sentada en el Royal Box de Wimbledon para disfrutar de los partidos.

Por su glamoroso, refinado y elegante estilo, Wintour es considerada una de las mujeres más influyentes del mundo de la moda a nivel mundial.

Y le gusta reconocer en qué se inspira, como dice que: “me gusta fijarme en el estilo que llevan las chicas de la calle porque son diferentes. Me inspiro en cualquier cosa que lleven”.

 

Referencias

LAS PORTADAS MÁS CÉLEBRES DE COSMOPOLITAN

https://enriqueortegaburgos.com/las-portadas-mas-celebres-de-cosmopolitan/

COSMOPOLITAN

https://enriqueortegaburgos.com/cosmopolitan/

LAS REVISTAS DE MODA MÁS FAMOSAS DEL MUNDO

https://enriqueortegaburgos.com/las-revistas-de-moda-mas-famosas-del-mundo/

VOGUE EN EL SIGLO XXI

https://enriqueortegaburgos.com/vogue-en-el-siglo-xxi/

LA REVISTA ELLE

https://enriqueortegaburgos.com/la-revista-elle/

LAS PORTADAS MÁS POLÉMICAS DE VOGUE

https://enriqueortegaburgos.com/las-portadas-mas-polemicas-de-vogue/

LAS PORTADAS MÁS CÉLEBRES DE VOGUE

https://enriqueortegaburgos.com/las-portadas-mas-celebres-de-vogue/

EL INICIO DE VOGUE

https://enriqueortegaburgos.com/el-inicio-de-vogue/

 

 

 

 

 



error: Este contenido esta protegido !!