Cosmopolitan

Cosmopolitan

La marca de revista de mujeres jóvenes

Cosmopolitan (conocida como Cosmo) es la marca de medios de comunicación de mujeres jóvenes más grande del mundo.

El equipo editorial se esfuerza por preparar cada número con de actualidad, de interés, divertida y fundamental sobre lo que realmente les importa a los millennials, ya sea de cómo sobrevivir a una cita hasta cómo postularse para un cargo político.

Con el dedo en el pulso de la cultura actual, Cosmopolitan es la voz de la gente en la actualidad.

En cuanto a su liderazgo

Jessica Pels

Hay dos mujeres claves, la primera es Jessica Pels, la editora Jefa que supervisa todos los esfuerzos de Cosmo en las plataformas impresas, digitales, de video y emergentes; la segunda, Nancy Berger que es la vicepresidenta senior, directora de publicaciones y directora de ingresos del Grupo de Mujeres Jóvenes

Nancy Berger

 

La historia de la revista

Corría el año 1886 y Cosmopolitan fue lanzada por la editorial Schlicht & Field Company como una revista familiar de moda, decoración del hogar, cocina y otros intereses domésticos.

Cómo Cosmo cambió el mundo

La historia de este medio es fascinante, ya que las mujeres que cada mes están esperando que salga el nuevo número, están ansiosas por recibir consejos sobre todo, desde tener buen sexo hasta conseguir el trabajo de sus sueños.

Quién era Helen Gurley Brown

La historia de cómo una mujer de los sesenta llamada Helen Gurley Brown transformó una revista de interés general anticuada llamada Cosmopolitan en la lectura obligada para las chicas solteras jóvenes y sexys es bastante increíble, pero también lo es el efecto que su creación ha tenido en el mundo.

A lo largo de los años, Cosmo no solo se ha convertido en la revista mensual número uno en ventas en los quioscos, sino que también ha servido como agente de cambio social, alentando a las mujeres de todo el mundo a perseguir lo que quieren (ya sea en la sala de juntas o el dormitorio).

Nacimiento de la chica Cosmo

 

En los años 60, las mujeres jóvenes y solteras disfrutaban de un nuevo nivel de libertad.

Por primera vez, estaban comenzando a actuar en actividades dominadas por hombres y a explorar el sexo prematrimonial.

Pero el fenómeno aún era tan nuevo que nadie hablaba realmente de él, al menos no en público. Aunque estas mujeres progresistas definitivamente se estaban divirtiendo, había una pequeña parte de ellas que necesitaba saber que no estaban solas.

Llega Helen Gurley Brown

En 1962, la redactora publicitaria Helen Gurley Brown que estaba recién casada escribió “Sex and the Single Girl”, un libro ficticio sobre una soltera que estaba llevando este nuevo tipo de vida.

El libro no solo les decía a las mujeres que no necesitaban un hombre para ser felices, sino que también las animaba a disfrutar del sexo con quien les daba la gana, sin culpa.

Esos dos mensajes tocaron la fibra sensible: el libro de Helen fue un éxito de ventas instantáneo, y las chicas solteras de todo el mundo estaban tan emocionadas que alguien finalmente les había hablado, la inundaron con notas de agradecimiento y le rogaron un consejo personal.

Se dio cuenta que necesitaba una revista

La fiesta de celebración de los 25 años de Cosmopolitan España

 

Helen se dio cuenta de que si tuviera su propia revista, podría responder a todas estas mujeres a la vez, por lo que trazó una propuesta que exploraba los mensajes principales de su libro. “Sabía que las mujeres estaban teniendo sexo y lo amaban”

Helen quería que su revista fuera la mejor amiga de las mujeres. Una  plataforma desde la cual pudiera contarles lo que había aprendido y hablar de todas las cosas que no se habían discutido antes.

Quería decir la verdad: que el sexo es uno de las tres mejores cosas que existen, y ni siquiera sabía cuáles son las otras dos.

Tan pronto como terminó la maqueta, comenzó a presentarla a editoriales de Nueva York. El rechazo siguió al rechazo, hasta que Helen se reunió con gente del grupo Hearst.

En qué situación se encontraba Cosmopolitan

The Brandery Summer Edition 2010

Cosmopolitan, su antigua publicación de interés general para hombres y mujeres, estaba perdiendo dinero, y el grupo habían estado evaluando el cierre de la revista.

Pero la cuestión fue que decidieron apostar por ella y dejarle probar el que era ese nuevo formato que Helen tenía en la cabeza.

Abriendo nuevos caminos

El primer número que reflejó totalmente la visión de Helen fue septiembre de 1965, pero el número de julio del 65 fue el primero que editó. Tenía un artículo sobre la píldora, que todavía era nuevo y en realidad no se había escrito antes

La posición de Helen al respecto como mujer era muy clara: “Para mí, lo más importante era que si no te preocupaba quedar embarazada, podrías disfrutar más en la cama. Así que escribimos una portada en ese sentido”.

Cuando las mujeres vieron la publicación y leyeron “La nueva píldora que hace que las mujeres respondan mejor”, sabían exactamente de qué estaba hablando Cosmo y arrasaron los números de la revista en todos los quioscos.

Amplían la temática

Conversaciones por el día de la mujer con Cosmopolitan y Guerlain

 

A partir de entonces, la revista continuó ampliando los límites con artículos sobre temas provocativos (y a menudo tabú) como las vacaciones para conocer hombres y las aventuras extramatrimoniales. Pronto tuvo una audiencia enorme y ferozmente leal.

Laurie Ouellette, profesora asistente de estudios de medios en Queens College y autora de “Inventing the Cosmo Girl”, afirmaba que “Cosmo era tan popular que las bibliotecas no podían mantenerlo, las mujeres seguían robando los números”.

En un artículo de 1999 que parecía al impacto cultural de la revista en los años 60 y 70 describía sobre Cosmo que “Lo que la hizo tan deseable es que describió un sueño americano para las mujeres trabajadoras solteras. Les brindó una visión y consejos detallados sobre cómo vivir una vida mejor, en sus propios términos”.

La sexualidad de la mujer en primer plano

Cosmopolitan puso la sexualidad femenina en primera plana, donde todos podían verla y la gente ya no podía fingir que no existía.

Feminismo intrépido divertido

Mientras una revista Cosmo totalmente renovada se vendía cada vez más, el mensaje de empoderamiento que estaba dando a las mujeres a su vez estaba molestando a muchos hombres, e incluso a algunas mujeres, de manera incorrecta. Ya que hubo una audiencia femenina masiva que algunas personas encontraron amenazante.

Estas mujeres, para los sectores críticos, fueron liberadas sexualmente e independientes e infringieron territorios que antes estaban reservados para los hombres.

Muchos de los oponentes de Cosmo decían “¿Quiénes diablos se creen estas mujeres que son?”

Conservadoras y no conservadoras

 

Y no solo las conservadoras estaban en desacuerdo con la revista: varias feministas intransigentes también eran anti-Cosmo.

Sentían que el énfasis de la revista en la belleza y el agrado del hombre no concordaba con su propio mensaje de hermandad e independencia.

De lo que no parecían darse cuenta era de que la forma más suave de feminismo de Cosmo era más realista y aceptable.

Un feminismo aceptable

Cosmo era feminista en el sentido de que creía que las mujeres eran tan inteligentes y capaces como los hombres y que podían lograr todo lo que los hombres podían hacer.

Entonces, la diferencia que produce Cosmo en la sociedad, es que si bien el trabajo es importante (para las mujeres) los hombres también lo son. Porque la mujer a la que iba dirigida Cosmo amaba absolutamente a los hombres.

La posición sobre el sexo

A lo largo de los años, la revista siempre ha dado permiso a las mujeres para que dirijan su propia sexualidad.

Les dio poder al darles la confianza para tomar la iniciativa en las relaciones y en la cama.

 

De hecho, según un estudio realizado por Kim, las mujeres que leen Cosmo en busca de consejos sexuales son más propensas a creer que las mujeres deben hacerse cargo de su propio placer sexual; los lectores también son más propensos a creer que las mujeres deben ser fuertes, asertivas y decir lo que piensan.

 

Cuánto más a menudo una mujer lee a Cosmo, es menos probable que se censure a sí misma o actúe de manera que no concuerde con cómo se siente.

¿Quién podría desear un legado mejor que ese?

En Cosmo se extraña a la legendaria Helen Gurley Brown, pero saben que su impacto de empoderar a las mujeres en todo el mundo perdurará en los próximos años.

Su contenido a partir de 2011 incluye artículos sobre relaciones, sexo, salud, carreras, superación personal, celebridades, moda, horóscopos y belleza.

Publicado por Hearst Corporation, con sede en la ciudad de Nueva York, Cosmopolitan tiene 64 ediciones internacionales, incluidas Armenia, Australia, Croacia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, América Latina, Malasia, Oriente Medio, Países Bajos, Noruega, Portugal, Rumania, Rusia, Serbia, Singapur, Sudáfrica, España, Suecia y el Reino Unido y se imprime en 35 idiomas diferentes y se distribuye en más de 110 países.

Lo que Cosmo dijo a sus lectores en el primer número

Paul Schlicht dijo a sus lectores del primer número dentro de la portada que su publicación era una “revista familiar de primera clase”, y luego agregó: “Habrá un departamento dedicado exclusivamente a las preocupaciones de las mujeres, con artículos sobre modas, artículos domésticos decoración, cocina, cuidado y manejo de los niños, etc. También existía un departamento para los más pequeños de la familia”.

La circulación de Cosmopolitan alcanzó los 25.000 ese año, pero en noviembre de 1888, Schlicht & Field ya no estaba en el negocio.

 

John Brisben Walker adquirió la revista en 1889. Ese mismo año, envió a Elizabeth Bisland a una carrera alrededor del mundo contra Nellie Bly para llamar la atención sobre la revista, de alguna manera imitando la famosa obra de ficción de Julio Verne “La vuelta al mundo en 80 días”, ya que de forma se iba a hablar de Cosmopolitan ya que Nellie Bly lo haría por el periódico neoyorkino “The New York World”

 

Bajo la propiedad de John Brisben Walker, E. D. Walker, anteriormente en Harper’s Monthly, asumió el cargo de nuevo editor, presentando ilustraciones en color, publicaciones seriadas y reseñas de libros.

Se convirtió en un mercado líder para la ficción, con autores como Annie Besant, Ambrose Bierce, Willa Cather, Theodore Dreiser, Rudyard Kipling, Jack London, Edith Wharton y H.G. Wells. La tirada de la revista subió a 100.000 en 1892.

La adquiere William Randolph Hearst

Cosmopolitan Beauty Awards 2018

 

En 1905, William Randolph Hearst compró la revista por 400,000 dólares (equivalente a poco más de 11millones en 2019) y trajo al periodista Charles Edward Russell, quien contribuyó con una serie de artículos de investigación.

Otros colaboradores durante este período fueron O. Henry, A. J. Cronin, Alfred Henry Lewis, Bruno Lessing, Sinclair Lewis, O. O. McIntyre, David Graham Phillips, George Bernard Shaw, Upton Sinclair e Ida Tarbell.

La novela de Jack London, “The Red One”, se publicó en el número de octubre de 1918, dos años después de la muerte de London.

 

Hearst formó Cosmopolitan Productions (también conocida como Cosmopolitan Pictures), una compañía cinematográfica con sede en la ciudad de Nueva York de 1918 a 1923, luego en Hollywood hasta 1938. La visión de esta compañía cinematográfica era hacer películas a partir de historias publicadas en la revista.

 

Con una circulación de 1.700.000 ejemplares en la década de 1930, Cosmopolitan tuvo unos ingresos publicitarios de 5 millones de dólares.

Enfatizando la ficción en la década de 1940, se subtituló The Four-Book Magazine ya que la primera sección tenía una novela, seis u ocho cuentos, dos seriales, de seis a ocho artículos y ocho o nueve artículos especiales, mientras que las otras tres secciones presentaban dos novelas y un compendio de libros de no ficción actuales.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las ventas alcanzaron un máximo de 2.000.000 de ejemplares.

El impacto de la televisión

La revista comenzó a publicar menos ficción durante la década de 1950. La circulación se redujo a poco más de un millón en 1955, una época en la que las revistas se vieron eclipsadas durante el auge de los libros de bolsillo y la televisión.

La Edad de Oro de las revistas llegó a su fin cuando el mercado de masas, las publicaciones de interés general dieron paso a las revistas de interés especial dirigidas a un público especializado.

Y esto cambia cuando en 1965 llega Helen Gurley Brown

Como editora durante 32 años, Brown pasó este tiempo utilizando la revista como un medio para borrar el estigma en torno a las mujeres solteras, no solo que tienen sexo, sino que también lo disfrutan.

Conocida como una “feminista devota”, Brown fue atacada a menudo por críticos debido a sus puntos de vista progresistas sobre las mujeres y el sexo.

Ella creía que a las mujeres se les permitía disfrutar del sexo sin vergüenza en todos los casos. Murió en 2012 a la edad de 90 años.

Su visión aún permanece en las portadas de Cosmo

 

Su visión aún es evidente en el diseño actual de Cosmopolitan Magazine.

La revista finalmente adoptó un formato de portada que consistía en una modelo femenina generalmente joven (en los últimos años, una actriz, cantante u otra celebridad femenina prominente), generalmente con un vestido escotado, bikini o algún otro atuendo revelador.

La revista se distingue por discutir francamente la sexualidad desde el punto de vista de que las mujeres pueden y deben disfrutar del sexo sin culpa.

El correo de fans pidiendo el consejo de Brown sobre muchos temas relacionados con el comportamiento de las mujeres, los encuentros sexuales, la salud y la belleza la inundó después de la publicación del libro.

Brown envió el mensaje de que una mujer debe hacer que los hombres complementen su vida, no que se hagan cargo de ella. Disfrutar del sexo sin vergüenza fue también un mensaje que incorporó en ambas publicaciones.

 

En los primeros años de Brown como editor, la revista recibió fuertes críticas. En 1968, en la protesta feminista de Miss América, los manifestantes arrojaron simbólicamente varios productos femeninos a un “bote de basura Freedom”. Estos incluían copias de las revistas Cosmopolitan y Playboy.

 

Cosmopolitan también publicó una página central casi desnuda del actor Burt Reynolds en abril de 1972, lo que provocó una gran controversia y atrajo mucha atención. La edición latinoamericana de Cosmopolitan se lanzó en abril de 1973.

En abril de 1978, se publicó una única edición de Cosmopolitan Man a modo de ensayo, dirigida a atraer a los hombres. Su portada contó con Jack Nicholson y Aurore Clément.

Se publicó dos veces en 1989 como suplemento de Cosmopolitan.

Hearst abandonó este proyecto después de que la empresa compró Esquire.

La revista, y en particular sus historias de portada, se han vuelto cada vez más sexualmente explícitas en su tono, y las portadas tienen modelos con ropa reveladora.

Kroger, la segunda cadena de supermercados más grande de los Estados Unidos después de Walmart, solía encubrir a Cosmopolitan en las cajas debido a quejas sobre titulares sexualmente inapropiados.

La edición británica de Cosmopolitan, que comenzó en 1972, fue la primera revista de Cosmopolitan que se expandió a otro país.

Era bien conocido por su explícita sexualidad, con un lenguaje sexual fuerte, desnudez masculina y cobertura de temas como la violación.

En 1999, CosmoGIRL!, una revista derivada dirigida a una audiencia femenina adolescente, fue creada para lectores internacionales. Cerró en diciembre de 2008.

La revista actualmente incluye temas que incluyen sexo, relaciones, belleza, universidad, moda, política, películas, libros, música, dinero, carrera y astrología.

 

Hay 64 ediciones mundiales de Cosmopolitan, y la revista se publica en 35 idiomas, con distribución en más de 100 países, lo que convierte a Cosmopolitan en la revista para mujeres jóvenes de mayor venta en el mundo.

 

Algunas ediciones internacionales se publican en asociaciones, como licencias o empresas conjuntas, con editoriales establecidas en cada mercado local.

En octubre de 2018, Bauer Media Group anunció que después de 45 años, la publicación de la edición australiana de Cosmopolitan se detendría debido a que la viabilidad comercial de la revista ya no era sostenible.

Cosmopolitan ha sido desde la década de 1960 una revista para mujeres que trata temas como el sexo, la salud, el fitness y la moda.

La sección “pregúntale cualquier cosa”

Cosmopolitan Summit 2019

Cosmopolitan también tiene una sección llamada “Pregúntale cualquier cosa”, donde un escritor responde las preguntas de los lectores sobre los hombres y las citas. Existe un debate sobre si las respuestas en esta sección son representativas de la mayoría de los hombres o solo se basan en los puntos de vista del pequeño número de escritores masculinos.

Cosmopolitan ha ganado popularidad en su nuevo medio, la sección “descubrir” en Snapchat. El “descubrimiento” de Cosmopolitan tiene más de 3 millones de lectores al día.

Referencias

LAS REVISTAS DE MODA MÁS FAMOSAS DEL MUNDO

https://enriqueortegaburgos.com/las-revistas-de-moda-mas-famosas-del-mundo/

VOGUE EN EL SIGLO XXI

https://enriqueortegaburgos.com/vogue-en-el-siglo-xxi/

LA REVISTA ELLE

https://enriqueortegaburgos.com/la-revista-elle/

LAS PORTADAS MÁS POLÉMICAS DE VOGUE

https://enriqueortegaburgos.com/las-portadas-mas-polemicas-de-vogue/

LAS PORTADAS MÁS CÉLEBRES DE VOGUE

https://enriqueortegaburgos.com/las-portadas-mas-celebres-de-vogue/

EL INICIO DE VOGUE

https://enriqueortegaburgos.com/el-inicio-de-vogue/