LAS JOYAS DE LA FAMILIA REAL ESPAÑOLA.

LAS JOYAS DE LA FAMILIA REAL ESPAÑOLA.

¿Qué pasó con las joyas de la corona española?

Es complicado porque no hay una historia simple sobre las Joyas Reales españolas. Y la desinformación en línea abunda.

Se dice que algunas joyas fueron destruidas en un incendio. Se dice que otros fueron robados o desaparecidos durante la invasión de Napoleón. Los rumores indican que algunos otros permanecen ocultos en el Palacio Real de Madrid.

En primer lugar, hay que destacar que España no tiene una Corona Real, al menos no en el sentido físico. La corona es un símbolo heráldico.

 

En nuestra pirmera foto la Corona real española en el escudo de armas español.

Sin embargo, en los últimos siglos, la Familia Real ha exhibido una corona hecha durante la década de 1700 durante eventos extremadamente importantes, incluidos los funerales y las proclamas.

El rey Felipe lo mostró durante sus propias ceremonias de investidura en 2014 en el Congreso de los Diputados. No está destinado a ser usado.

 

El público solo pudo ver la corona en ocasiones extremadamente raras. Pero bajo el nuevo Rey, Patrimonio Nacional, que posee colecciones reales y administra palacios reales, lo ha exhibido.
Corona

 

 

En una caja de exhibición de vidrio al lado de la corona muy grande está el Royal Scepter. Ha existido desde al menos la década de 1700, pero se desconoce su procedencia exacta.

La reina Isabel usó muchas de sus joyas para impresionar a los embajadores extranjeros a finales de 1400. Ella también los usó para ayudar a financiar las guerras de la Reconquista.

La corona y el cetro de Isabella se exhiben cerca de su lugar de descanso en una iglesia en Granada, una ciudad preciada en su búsqueda para recuperar el control de la Península Ibérica de los gobernantes musulmanes.

 

Durante el siglo XIX, la reina Isabel II le dio su corona de topacio y diamantes a la Virgen de Atocha en Madrid. Ahora es parte de las Colecciones Reales.

 

En general, las joyas que los miembros de la familia real española usan hoy se consideran de propiedad privada. La reina Letizia y la reina Sofía sostienen varias tiaras.

Reina Sofía con diferentes tiaras.

 

Una de las tiaras pertenecía a la reina María Cristina de Austria. Otro fue un regalo del emperador alemán Guillermo II a la princesa Victoria Luisa de Prusia, la abuela de la reina Sofía.

Otro fue un regalo del generalísimo Francisco Franco a la reina Sofía con motivo de su matrimonio con el rey Juan Carlos.

 

La Reina Letizia estrenó una nueva tiara de la joyería española Ansorena hecha de diamantes y perlas, e incluye una Flor de lis, un símbolo de la Casa de Borbón. Se dice que es un regalo del rey

 

La historia de la perla peregrina es un ejemplo de la naturaleza complicada de las joyas reales españolas. Terminó en manos de Elizabeth Taylor.

“La Peregrina”, un collar de perlas, diamantes y rubíes de Cartier, propiedad de la actriz estadounidense Elizabeth Taylor, que fue exhibida durante una vista previa de The Collection of Elizabeth Taylor el 1 de diciembre de 2011 en Christie’s en Nueva York.

Las joyas de la colección de Taylor salían a la venta por 3 millones de dólares.

Pero se ha visto a la Reina Sofía con una perla grande similar, y algunos observadores reales dicen que el Peregrino permanece en manos de la familia.

Julio de 1808

En el mes de julio de 1808, el pánico reinó en Madrid. Un ejército francés de 100,000 hombres marchaba hacia la ciudad, decidido a prevalecer. Durante un año, los golpes de estado, las revueltas y la represión habían asolado la ciudad.

Napoleón, después de haber destronado a la dinastía borbónica, estaba decidido a poner a uno de sus hermanos en el trono de España, pero, más de una vez, el pueblo español se había levantado en una violencia que Goya iba a inmortalizar.

Napoleón decidió usar el gran poder a su disposición: un ejército que aplastaría todo a su paso. A medida que recogemos la historia, los franceses están a solo uno o dos días de marcha.

 

En el Palacio Real, nadie sabía qué hacer. El rey había sido secuestrado por los franceses que se movían con tanta velocidad que nadie en el palacio tuvo tiempo de llevarse nada ni de esconder nada.

 

Además, allí se encontraba una extraordinaria colección de relojes así como el fabuloso conjunto de joyas pertenecientes a la Corona española.

El gobernador del palacio decidió actuar por iniciativa propia y ocultar estos dos conjuntos de colecciones.

Ordenó que las cortinas de seda se separaran de dos habitaciones del palacio, y que se abrieran dos cavidades en las paredes en una de las cuales los relojes estaban ocultos y las joyas en la otra. Luego se reparó la cavidad con seda bordada. No quedaba nada más que hacer que esperar a que los eventos siguieran su curso.

Los franceses entraron en Madrid y Napoleón colocó a su hermano José en el trono de España, pero no fue para durar.

El rey francés se llevó las colecciones

Se extendió la revuelta apoyada por los ingleses. Pronto el rey José se vio obligado a abandonar Madrid, pero no lo hizo sin llevar consigo trescientos lienzos de las fabulosas colecciones de pinturas reales españolas.

Al no poder ponerse la corona en la cabeza, el rey José se la guardó en el bolsillo. Pero en cuanto a los relojes y las joyas que habían estado escondidos, los franceses nunca los encontraron ni los buscaron.

La legítima dinastía borbónica se levantó una vez más para reclamar el trono y ocupar el Palacio Real.

 

El rey Fernando VII pidió muestras de los tapices de las dos habitaciones donde se habían encerrado las preciosas colecciones para poder excavar en sus paredes.

 

Se trajeron dos muestras y comenzó la búsqueda de los tapices correspondientes en el Palacio, solo que el Rey José, en su corto reinado en ese palacio, había tenido tiempo de cambiar los tapices de todas las habitaciones del Palacio Real, por lo que era imposible para encontrar las habitaciones en las que se habían cerrado las joyas.

De los trabajadores que llevaron a cabo el trabajo y pudieron haber ayudado en la búsqueda, no se encontraron rastros.

Parecían presentarse dos soluciones: o el Palacio Real, las 600 habitaciones suntuosamente decoradas, deben ser puestas del derecho al revés para descubrir los tesoros perdidos o las colecciones iban a tener que permanecer para siempre sin ser encontradas.

Las colecciones no se encontraron

Finalmente, el destino dictó que el Palacio Real permanecería intacto.

A medida que pasó el tiempo y las generaciones se sucedieron, la historia de las dos colecciones pasó a ser legendaria.

Durante la dictadura de Franco

Esto iba a cambiar durante la dictadura de Franco. Un día, se hizo necesario realizar algunos trabajos de fontanería en el Palacio Real.

En una de las habitaciones donde se realizaba el trabajo, la pared se derrumbó y una lluvia de relojes cayó sobre el piso de madera estampada. Tenía que ser la preciosa colección del rey Carlos IV. Pero si los relojes existieron, entonces las joyas también deben haber existido.

Pero, ¿cómo y dónde se pueden encontrar? La historia volvía a enfrentarse al mismo dilema que enfrentaron sus antepasados ​​en el siglo XIX.

Desenterrar todo el Palacio Real o dejar que las joyas no aparezcan.

Ciertamente es un palacio lleno de secretos. En el Palacio Real se encuentran una serie de pasillos y escaleras secretas que conducen de un lugar a otro, lo que permite viajar de una habitación a otra sin ser visto.

En cuanto a las maravillosas e invaluables joyas de la corte española, permanecen encerradas en el mismo escondite que en 1808.

 

Las mejores joyas de España

Tiara de la Fleur-de-Lys de Asturias

 

Según los informes, la reina Letizia recibió esta tiara como regalo del quinto aniversario de su esposo, el rey Felipe, pero no la usó en público hasta 2015, cuando la eligió para las celebraciones del 75 aniversario de la reina Margarita II.

La pieza principal, una flor de lis de diamantes, es desmontable y se usó como broche en varias ocasiones, aunque Letizia nunca usó el elemento de tiara hasta su viaje a Dinamarca. No se ha visto en público desde entonces.

La tiara está compuesta de 450 diamantes y presenta 10 perlas grandes engastadas en oro blanco de 18 quilates.

 

 

La tiara fue adquirida por la reina María Cristina en 1886 del joyero Francisco Marzo.

La Reina Victoria Eugenia, conocida popularmente como la Reina Ena, más tarde fue dueña de la Diamante Tiara, que presentaba diamantes en una configuración de desplazamiento que resaltaba las perlas.

Se lo pasó a su nuera, la condesa de Barcelona, ​​la madre del rey Juan Carlos.

La tiara regresó a la línea principal española desde el año 2000. La Reina Sofía fue su portadora principal hasta hace poco, cuando la Reina Letizia también comenzó a usarla para ocasiones estatales.

Una de las tiaras más extravagantes de cualquier colección real, la Tiara Mellerio Shell fue hecha en 1867 para una boda real española y presenta perlas y diamantes en una base de diamante que se asemeja a conchas.

La tiara permaneció en la familia y finalmente terminó en la Reina Sofía en sus eventos previos a la boda en 1962 y se convirtió en una de las favoritas en los años venideros.

Tras su matrimonio en 1906, la reina Ena recibió esta tiara de su suegra, la reina María Cristina de España.

En su forma original y versátil encargada por Ansorena, esta tiara de diamantes presentaba una fila adicional de perlas en la parte superior que se podía cambiar por otras gemas.

La Reina Ena hizo que Cartier lo rehiciera en la década de 1920, quien lo cambió a una tiara de remolino de diamantes con ocho perlas grandes en el centro de cada remolino.

Luego, la familia real española se exilió en 1931, y la reina Ena terminó vendiendo algunas de las joyas intercambiadas con las perlas para recaudar fondos para la familia.

Después de su muerte, dejó la tiara a su hija, la infanta María Cristina, y dejó la rama real principal.

Cuando la infanta Maria Christina murió en 1996, el rey Juan Carlos volvió a tomar posesión de la tiara, aunque se desconoce si se hereda o se compra a la familia.

 

La Reina Sofía comenzó a usar la tiara, y en ocasiones se la prestó a Infanta Cristina, y la Reina Letizia la usó por primera vez durante la visita de estado portuguesa a España en 2018.