Las empresas cosméticas españolas Parte II

Las empresas cosméticas españolas Parte II

Quién controla el negocio ‘beauty’

En España, aunque ha aumentado en los últimos años, el consumo de maquillaje no alcanza los niveles del mundo anglosajón

La cosmética y la perfumería constituyen un sector dominado por grandes grupos empresariales.

 

El líder indiscutible es L’Oréal.

El consumo de productos ‘beauty’ se incrementó en España se incrementó en 2017 un 3,25% y alcanzó los 6.660 millones de euros.

Si usted decide que es hora de cuidarse un poco y hacer acopio de cremas, champús y máscara de pestañas, tiene a su disposición más de 250.000 referencias entre perfumes, cosméticos, productos de higiene corporal, para el cuidado de la piel y para el cabello, según Stanpa, Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética.

En España, con datos de esta misma organización, se dedican a este sector más de 400 empresas, 84% de las cuales son pymes.

A priori, podría parecer que es una actividad muy atomizada, pero no es verdad.

El líder absoluto, dentro y fuera de España, es el grupo L’Oréal que, además, distribuye a través de todos los canales.

La multinacional francesa, presente en 140 países, está detrás de una treintena de marcas como Lancôme, Giorgio Armani, Biotherm, Vichy, Garnier, Maybelline, Kérastase, The Body Shop.

El portal Modaes.es, en su informe El Mapa de la Moda 2017, reparte el pastel del negocio de la cosmética en un top ten liderado por L’Oréal, con una facturación de 25.837 millones de euros.

Le siguen el americano Estée Lauder, con algo más de 10.000 millones de euros; Shiseido (casi 6.900 millones), muy potente en los mercados japonés y chino y con fragancias como Dolce&Gabbana y Hermès; el alemán Beiersdorf (6.752), con su estandarte Nivea; la coreana Amorepacific (5.284), Avon (5.100), Louis Vuitton Moët Hennessy (4.953), líder en perfumes de lujo como Dior, Givenchy y Loewe; LG (4.808), también coreana; el estadounidense Coty (3.879), que adquirió recientemente la división de belleza de Procter &Gamble; y la brasileña Natura Cosméticos (2.136).

La cosmética española se caracteriza por ser una industria responsable y protectora del medio ambiente

 

Puig, el ‘gigante’ español

Fuera de esta lista, aunque por poco, está el grupo español más poderoso del sector, Puig, con una facturación en 2016 de 1.790 millones.

La empresa catalana, que aspiraba a superar los 2.000 en 2020, cuenta con las fragancias de muchos diseñadores de moda, como la del francés Jean Paul Gaultier, antes de Shiseido.

 

Los siempre presentes productos del Grupo Puig

 

Este mercado es muy duro para las marcas pequeñas, que acaban siendo adquiridas por los grandes grupos.

Es un sector muy dominado por los líderes.

Las razones son, sobre todo, la necesidad de grandes inversiones en márketing y publicidad, y que hay que tener influencia en la distribución para tener espacio en los lineales de las tiendas.

Las perfumerías pequeñas, condenadas

La pequeña perfumería de barrio está condenada a muerte, aunque quizá en provincias tenga algún espacio.

La distribución en este sector ha cambiado radicalmente en los últimos años, ya que España era un mercado de cadenas locales, pero llegaron las internacionales y hubo toda una revolución.

Fueron comprando las empresas pequeñas, con muy buenas ofertas, porque necesitaban puntos de venta para sus productos.

En el sector de la cosmética y la perfumería es vital la distinción entre los distintos canales de distribución.

Según Stanpa, los consumidores adquirieron el 47% de los productos a través del canal de mass market o gran consumo (supermercados), donde se pueden encontrar marcas como Nivea, Garnier y Max Factor; el 22% a través de Farmacia, más enfocado a los tratamientos con marcas como Vichy; y el 21% se adquirió en establecimientos selectivos, es decir, tiendas donde hay ya un acuerdo establecido con las marcas (Dior, Shiseido, etc) y cuyo posicionamiento en calidad y precio es superior.

El 47% de los productos se adquieren a través del canal de gran consumo

Esto corresponde a supermercados, donde se pueden encontrar marcas como Nivea, Garnier y Max Factor

La venta directa, la estética profesional y la peluquería, aún minoritarios en España, acaparan el 10% restante.

El canal de venta directa a través de Internet es uno de los que más desarrollo tiene, si bien es complicado que alguien compre online por primera vez una crema o un perfume, cuando ya lo han probado, buscan en la Red. Tiene un potencial muy fuerte de crecimiento.

El consumo de productos beauty durante 2016 creció un 3,25%, alcanzando los 6.660 millones de euros.

La perfumería de alta gama aumentó por encima de la media (5%), mientras que en el polo opuesto, y debido al auge de las barbas, se encuentran los productos para el afeitado, con un descenso del 2,5%.

El año pasado fue el segundo de crecimiento, lo que es un claro síntoma de recuperación de la crisis después de importantes caídas sufridas desde 2008.

Para sortearla mejor, los grandes grupos han optado por la diversificación a través de lanzamientos de productos y adquisiciones y ventas de marcas: “En épocas malas, el selectivo baja y el mass market sube, igual que lo hacen las marcas blancas.

Actualmente, las de fabricante vuelven a mejorar.

En la misma línea está la diversificación de marcas según público objetivo, como es el caso del grupo Unilever, con enseñas como Dove y los desodorantes Axe, ambos con una filosofía y concepto de la belleza dispares.

Movimientos empresariales ambiciosos

El sector de la cosmética sufre cambios permanentes, con más o menos calado.

Uno de los movimientos empresariales más notables es la reciente compra por parte de la alemana Douglas de la cadena Bodybell, que a su vez adquirió hace una década las tiendas Juteco.

En clave nacional, aunque el citado grupo Puig sea el único representante español en la primera división mundial, también hay posicionamientos novedosos.

Exagerando un poco, podríamos decir que la cadena Druni, de Levante, está expandiéndose como lo hizo Mercadona en su momento y en su sector.

Está desarrollando marcas suyas a precios muy competitivos y tienen perfumerías enormes.

Además, hay que tener en cuenta determinadas áreas turísticas, por ejemplo, nada de lo que sucede en Canarias, es comparable a otros lugares de España.

El negocio de la perfumería está dominado por cadenas locales, regentadas sobre todo por empresarios de origen indio.

Es un segmento fortísimo en ventas, con locales espectaculares.

En una compra, un turista extranjero puede gastar 1.000 o 2.000 euros.

144 euros al año

La media de consumo de cada español puede oscilar en unos 150 euros año en productos de cosmética y perfumería.

Es destacable el aumento del consumo de productos masculinos y sobre todo de maquillaje, aunque aún estamos lejos de países como Reino Unido y EEUU, donde las ventas de make up son muy potentes.

La cultura y el clima están detrás de estas diferencias. También el hecho de que, en países como Japón para las marcas vender perfumes tiene más dificultades, porque su uso se vincula a las prostitutas. Ellas eran las únicas que los utilizaban en la antigüedad».

 

6 marcas de cosmética made in Spain que debes conocer

 

Te damos una clase rápida con las mejores marcas de cosmética made in Spain del mercado y te descubrimos sus best sellers.

 

La cosmética made in Spain es una de las mejores en la actualidad. Somos un gran exportador a otros países y nuestras firmas son conocidas por todo el mundo.

Puede que a veces peques al elegir una marca extranjera antes que una patriota, por desconocimiento o por toda la inversión publicitaria que tienen las marcas forasteras.

Pero eso no significa que las casas más prestigiosas de cosmética made in Spain se queden atrás.

Ni mucho menos, pues se hacen con los puestos más altos de los top ventas.

  1. Natura Bissé</

    >

 

Cuatro décadas después de lo que comenzó siendo una pequeña empresa familiar, y que solo ofrecía cinco tipos de cremas, se ha convertido en una firma global y de alta gama.

Perteneciente a la familia Fisas, de origen catalán, Natura Bissé cuenta en la actualidad con filiales por todo el mundo, Estados Unidos, Inglaterra, México y está presente en los mercados de más de 35 países.

Además está presente en las mejores cadenas de spas hoteleros como Four Season, Ritz o Mandarin.

Sus laboratorios y departamentos continúan en Barcelona, tierra que vio nacer la marca y que siempre ha estado a la cabeza de la innovación en belleza.

Uno de sus best sellers es la “Diamond cream” (240€) crema hidratante para el rostro.

  1. Archangela

 

Archangela es la marca española de cosmética orgánica por excelencia. Sus productos se basan en la utilización de materias primas de gran calidad y eficacia extraídas de semillas, frutas, flores, algas y rocas.

Una especie de cóctel molotov de la naturaleza para dar a la piel un aspecto despierto y saludable.

María José Martínez Caballero creadora de esta marca, doctora y experta en medicina tradicional y homeopatía, comenzó haciendo mezclas que probaba en sus pacientes.

La línea de productos no es muy extensa debido al trabajo y dedicación que necesitan, y al cuidado a la hora de seleccionar bien los ingredientes para fabricar cualquier serúm o crema que los hace únicos.

Es una línea unisex, indicada para todo tipo de pieles, que tiene como objetivo ser antiedad, antioxidante, hidratante, nutritivo y protector. Una línea médica que tiene pocos (pero estratégicos) puntos de venta y que vale la pena rastrear. Te recomendamos el aceite de belleza de la reina (86€) que ayuda a regenerar la piel.

  1. Germaine de Capuccini

 

Esta marca es obra de Carmen Vidal, una esteticista que hace más de 40 años quiso ofrecer los mejores productos de estética profesional, basados en la innovación.

Germaine de Capuccini siempre ha estado enfocada a los salones de belleza más profesionales, pero actualmente cuenta con miles de puntos de venta en la mitad del mundo.

Es decir cosmética completamente profesional al alcance de cualquiera. Uno de sus best sellers es la crema para corregir líneas de expresión(45€). Te conquistará, palabra de Vanidad.

  1. Freshly Cosmetics

 

Esta firma tiene una filosofía estupenda un plan détox que no le irá nada mal a tu piel.

Son productos hechos a base de ingredientes naturales, que estimula, revitaliza y purifica la piel y el cabello.

Se trata de una cosmética 100% libre de tóxicos y, al mismo tiempo, estimular los procesos naturales, que la piel dispone para purificar el cuerpo.

Es cosmética natural, vegana, détox y sostenible.

Un punto a favor es que no testan en animales y no contienen ni parabenos ni siliconas que derivan del petróleo.

La política de esta casa catalana es lo más natural para nuestra piel, una de las mejores marcas en cuanto a conocimiento sostenible y cruelty free, además de tener unos precios muy razonables ¿qué más se puede pedir? Nuestra elección es este exfoliante corporal revitalizante con aroma a frambuesa(18€) y que deja tu piel suave como la seda.

  1. Nuggela y Sulé

 

Lo más innovador, y probablemente por lo que más conozcas y destaque esta marca, es por la utilización de cebolla en sus productos.

Esta hortaliza tiene cantidad de propiedades para el cabello, sobre todo en cuanto a crecimiento y brillo se refiere.

Nuggela y Sulé basa sus productos en ella, pero tranquila, sin su terrible olor.

Su champú ha sido finalista en los premios de cosmética y farmacia 2015 por su gran eficacia.

Es una empresa dedicada al cuidado de la piel y el cabello, y que destaca en el mundo de la cosmética natural por la recuperación de remedios tradicionales que más éxito han tenido a lo largo de la historia para la elaboración de productos de alta calidad y eficacia.

Si quieres hacerte con algún producto de la marca, sin duda alguna ese tiene que ser el champú de cebolla (17€) para regular la grasa, dar brillo y conseguir más volumen.

  1. Handmade Beauty

 

La idea de esta marca surgió a principios del 2012, ante de la falta de oferta de cosmética orgánica y ecológica en España, cuenta su creadora Diana Burillo en la página de la firma.

Se considera como la cosmética más ecológica, con productos orgánicos basados en plantas, no testados en animales y veganos.

Su catálogo es extenso e incluye esmaltes de uñas “5 free”, bálsamos multiusos, aceites esenciales.

Esta marca de cosmética made in Spain está comenzando a extender su mercado de maquillaje orgánico por otros países como Reino Unido o Italia.

Si algo te recomendamos es que pruebes sus lacas de uñas veganas

 



error: Este contenido esta protegido !!