El primer Fashion Month en la era del Covid-19

El primer Fashion Month en la era del Covid-19

Hoy me estreno hablando en este blog de uno de mis meses favoritos del año: septiembre, el mes de la moda, el mes de las colecciones que presentan las marcas para la temporada de Primavera/Verano. En este mes, en el cual se van sucediendo las semanas de la moda de Nueva York, Londres, Milán y París los diseñadores presentan sus colecciones ante los ojos de invitados seleccionados.

La llegada del Covid-19 ha supuesto un antes y un después en la forma en la que percibíamos el día a día. Ha venido para quedarse, y eso ha traído consigo un cambio en la mayoría de los aspectos de nuestra vida cotidiana y los desfiles del Fashion Month no se iban a quedar atrás. A continuación, analizaré el impacto que esta pandemia ha tenido en este mes de la moda que acabamos de dejar atrás.

Cabe mencionar que, aunque este es el primer Fashion Month que se vive tras el confinamiento de muchos países y lo que se conoce como “nueva normalidad”, la pandemia ya afectó tanto a los diferentes desfiles de febrero, en los que los diseñadores presentaron sus colecciones para la temporada de Otoño/Invierno, como a la semana de la Alta Costura de París (ejemplo de ello fue el desfile de Dior) y a las colecciones crucero.

 

 

El Primer Fashion Month

 

Oscar de la Renta, NYFW, otoño-invierno 2020. www.instyle.es

El mes de la moda dio comienzo en Nueva York donde se marcaron un poco las medidas a seguir por el resto de diseñadores. En esta ciudad, la semana de desfiles pasó de tener su duración habitual de siete u ocho días a tan solo tres. Todas las colecciones presentadas tuvieron que encajar en ese período. Aparte de eso las medidas y restricciones generales en todo el mundo: control de temperatura, mascarillas y un aforo reducido. De hecho, diseñadores como Marc Jacobs o Michael Kors optaron por no participar. Las tres semanas restantes han ido siguiendo el recorrido marcado por la de Nueva York: diseñadores que prefieren innovar y pasarse al formato digital, lista de invitados reducida y en su mayoría, del propio país.

Londres, a pesar de encontrarse en una situación sanitaria peor en esa fecha, incluyó más desfiles de moda presenciales que Nueva York. Sin embargo, marcas como por ejemplo Burberry, uno de los desfiles más esperados de la semana de Londres, eligió presentar su colección de manera virtual y sin asistentes.

A esas dos citas les siguieron Milán y París, que dentro del fashion month son las dos semanas más esperadas por los apasionados de la moda.

La semana italiana tuvo mucha repercusión por motivos diferentes: por un lado, la mayoría de los diseñadores que optaron por presentaciones más creativas y diferentes ocurrieron durante esta semana. Este es el caso de Valentino quien, debido a la pandemia, en este 2020 prefirió la pasarela de Milán abandonando excepcionalmente la semana de París, lo cual supuso una gran pérdida para esta pues, aún siendo italiano, siempre había presentado sus colecciones en la capital francesa. Por otro lado, la creatividad: en este sentido cabe destacar dos desfiles: Moschino, donde Jeremy Scott como director creativo, creó un desfile donde la ropa se exhibía en modelos que eran marionetas, creadas con la ayuda de “Henson’s Creature Shop”, empresa fundada por Jim Henson, creador de los Muppets. Otra marca que destacó bastante, por encima de muchas casas de lujo tradicionales, fue MSGM. Esta casa organizó un casting en la calle y captaron a doce chicas de diferentes entornos y les hicieron preguntas mientras ellas iban vestidas con la colección. La guinda de Milán la pusieron tres de los shows que fueron presenciales: Prada, en el que Miuccia Prada y Raf Simons presentaron su primera colección como codirectores creativos de la marca; Fendi, que supuso la última presentación a cargo de Silvia Venturini Fendi como única directora creativa antes de unirse profesionalmente a Kim Jones (diseñador masculino de Dior) y que, tanto para la ropa como para el decorado, se inspiró en los meses de confinamiento que pasó encerrada con su familia y por último, Versace, que presentó la colección en físico contando con sus empleados como público.

Es la semana de París la que pone el cierre a este mes tan bonito. La primera noticia mala llegó en el mes de abril cuando Saint Laurent, protagonista de uno de los desfiles más esperados, entre otros aspectos por su icónica localización frente a la Torre Eiffel, anunció que debido a la situación se retiraba de las pasarelas en 2020, como ya hizo Gucci en Italia.

Otras firmas como Céline o Dries Van Noten siguieron el camino de YSL, retirándose de las pasarelas este año.

Balmain optó por poner a un público virtual y estratégicamente colocó pantallas con grabaciones de algunos iconos de la moda como fueron Anna Wintour, Natalia Vodianova o Cindy Crawford. Marcas tan grandes como Dior, Hèrmes, Louis Vuitton, Kenzo, Isabel Marant, Chloé y Chanel han visto reducida su lista de invitados a más de la mitad. Por último, el desfile de Balenciaga que, personalmente, ha sido mi favorito, montó un desfile por las calles de París, evocando la situación de confinamiento, para lo cual las modelos paseaban por calles vacías y oscuras y enseñando París a todas aquellas personas que debido a la situación se han quedado sin viaje a la capital de la moda por excelencia.

Otra estrategia que las marcas han seguido de manera general ha sido enviar a las influecers los looks que hubieran llevado si hubiesen podido asistir al desfile, invitándolas a participar a distancia y sentirse parte del evento.

Cerrando el tema de los desfiles, Romina Introini, fotógrafa de street style de las semanas de la moda (@romilux en Instagram) ha estado presente en la de Londres y Milán, afirmaba que Londres resultó la convocatoria más aburrida ya que debido a los pocos shows en físico que había poca gente quiso viajar. En cuanto a Milán, en su opinión, apenas se notó la diferencia en lo referente al número de fotógrafos y al público asistente, exceptuando el uso de mascarillas y que la mayoría de invitados eran italianos.

De una forma u otra, se ha visto el impacto que ha tenido el Covid-19 en estas nuevas colecciones: ya sea con el nuevo formato en cuanto a los desfiles ya sea con colecciones inspiradas en esta pandemia, como se ha visto con la de Fendi. En esta nueva normalidad no todo iba a ser negativo: ha supuesto la ruptura con el modelo tradicional de desfiles con modelos caminando por una pasarela que veníamos conociendo hasta ahora (aunque muchos de ellos hayan sido con invitados) y ha servido para que muchos diseñadores se hayan puesto en la boca del público debido a sus ideas originales. Han hecho uso de la creatividad, tan demandada en estos tiempos, y que seguro darán que hablar durante mucho tiempo sentando un precedente que tanto actuales como futuros diseñadores se verán obligados a igualar o superar.

 

ENLACES EXTERNOS

https://www.youtube.com/watch?v=yxBFwqRbI8c&ab_channel=ChristianDior

 

 



error: Este contenido esta protegido !!