El Protocolo Familiar – Parte III

El Protocolo Familiar – Parte III

Contenido del protocolo familiar

Si nos remitimos a la práctica, podemos asegurar que no existen familias con empresas idénticas, es decir, cada familia con su empresa se encuentra en una situación totalmente singular con respecto a otras, por ello se dice, como hemos expuesto en anteriores posts, que el protocolo “es un traje hecho a medida” para cada familiar empresaria y su empresa.

Con esta necesidad de adaptar el protocolo a cada familia y con el fin de hacer un modelo ideal para la misma, entendemos la dificultad de que exista una sola estructura, tipo o modelo de protocolo familiar. Pues, al contrario, la estructura y el contenido esencial de cada protocolo, puede cambiar y ser significativamente distinta según las necesidades que planteen la familia empresaria y su sociedad. Aun así, podemos hacer referencia una serie de contenido que suele o debe estar siempre presente en todos los protocolos, aunque los mismos se desarrollen de manera distinta en cada ocasión.

Procedemos a exponer el contenido general, que no debe faltar en ningún protocolo, ello sin ánimo exhaustivo esto es debido a que en el siguiente post trataremos las cláusulas más relevantes del protocolo de manera detallada, aportando además un “modelo general” posible de protocolo.

  • En primer lugar, será importante que exista una declaración de principios, con la relación de firmantes y sus datos personales. Esta introducción acogerá la cultura empresarial y familiar que deberá guiar todas las actuaciones de la familia en la empresa, a nivel presente y futuro.
  • Existirá una reseña de la familia, haciendo referencia a los miembros, las ramas familiares, las generaciones sucesoras, etcétera.
  • Constará de un preámbulo, en el cual se expondrán los motivos por los que se va a abordar el protocolo, también puede incluir la historia de la empresa, sus tradiciones y los objetivos que la misma tiene, tanto a corto como a largo plazo. Esta es la parte que encabeza el protocolo y, aun sin contenido jurídico, ostenta cierta relevancia por exponer el punto de partida de la empresa y su visión futura, esto nos ayudará a definir las normas y reglas que debe contener el articulado.
  • Posteriormente aparecerán las definiciones de los términos esenciales contenidos en dicho protocolo, con el fin de evitar conflictos respecto a la interpretación de los mismos.
  • Se deberá delimitar el ámbito subjetivo y objetivo del protocolo.
  • Se expondrá la estructura accionarial y empresarial en el momento de la firma del protocolo.
  • Posteriormente, pasaremos al grueso del protocolo, es decir, al contenido que conforma el cuerpo. Aquí aparecerán las normas de actuación de la empresa familiar, fijándose la regulación de los siguientes aspectos: los órganos de gobierno necesarios, la gestión de la compañía, el trabajo de los familiares en la empresa, la formación, la remuneración, la entrada y salida de familiares en la empresa familiar, la propiedad y transmisión de acciones o participaciones, la política de dividendos, la política testamentaria, la conducta social y empresarial que se debe llevar a cabo, las capitulaciones matrimoniales, etcétera.
  • Finalmente se incluirán cláusulas que sean relevantes en cada ocasión, con la finalidad de evitar conflictos futuros en dicha familia y su empresa. Por ejemplo, algunas pueden ser: cláusula de orden, cláusula de cierre, cláusula de derecho de adquisición preferente, cláusula relativa al sindicato de voto o de bloqueo, etcétera.

Este último aspecto de cláusulas relevantes en el protocolo familiar, lo expondremos con más detalle en el siguiente Post: El protocolo familiar Parte IV, junto a un modelo de protocolo familiar disponible para su descarga.