CHANEL: EL 2.55. Parte I

CHANEL: EL 2.55. Parte I

Los más famosos bolsos Chanel de todos los tiempos

Pocas casas de diseño han acumulado un archivo de bolsos tan famoso como el de Chanel.

Coco Chanel a la izquierda

 

Desde las creaciones que marcaron la era del fundador hasta las últimas novedades de Karl Lagerfeld, la lista de bolsos icónicos de Chanel es notablemente extensa.

Vogue nos presenta una muestra de totes, clutches y bandoleras de Chanel más famosos en la historia de los bolsos

Chanel 2.55

Cuando Gabrielle Chanel creó el 2.55 en febrero de 1955, (de ahí el nombre) se produjo un escándalo.

Fue el primer bolso para mujeres que venía con una correa para el hombro, un detalle que ofrecía libertad.

Se consideraba rebelde, incluso grosero, pero las mujeres estaban cautivadas por la practicidad que ofrecía.

Coco Chanel

 

A la propia Chanel le encantó la forma en que podía deslizar ambas manos en los bolsillos de su abrigo, haciendo una pose libre y decidida.

Cuando en el mes de febrero de 1955 Gabrielle Chanel creó este bolso no sólo icónico, sino podríamos decir mítico, fue probablemente uno de sus diseños e ideas creativas más rompedoras. Obviamente febrero es el mes dos del calendario y 55 por el año.

Parecía demasiado simplista poner por nombre este denominación, pero lo cierto es que ha sido tremendamente efectiva a lo largo de los años. Y desde ya, que ha sido no sólo un objeto de deseo, sino una inversión en toda regla.

La diseñadora lo creó para liberar a las mujeres de la esclavitud de los bolsos de mano inspirándose en las bolsas que llevaban los soldados.

Como todo en ella fue rompedor, era la primera vez que una mujer llevaba un bolso con asa larga para dejar libres sus manos que para ese momento en que lo crea podría haber sido considerado “toda una locura”.

Es que a ella le gustaba llevar las manos en los bolsillos, así que ideó un bolso que le permitiera ser libre de movimientos.

La evolución al mismo tiempo que la permanencia de lo clásico

 

Dicen que la cremallera interior la creó para poder llevar secretos escondidos, como cartas de amantes.

El 2.55 fue una revelación e instantáneamente se convirtió en un ícono de la casa

Como el primer bolso creado pensando en las necesidades diarias de las mujeres, el 2.55 estaba repleto de detalles prácticos.

La correa de cadena estaba inspirada en las pequeñas cadenas que Chanel usaría para ponderar los dobladillos de las chaquetas de su traje que se podía doblar y colgar de un hombro, mientras que el bolsillo con cremallera oculto era ideal para guardar secretamente cartas de amor como la diseñadora, en medio de una aventura romántica, supuestamente lo hizo.

El bolsillo trasero estaba destinado al dinero en efectivo, y el compartimento central tenía la forma perfecta para un lápiz labial.

El 2.55 también marcó la introducción de las dos firmas duraderas de Chanel.

El profundo tono burdeos del interior se inspiró en el uniforme infantil del diseñador en el orfanato de la abadía de Aubazine, y el acolchado con costuras de diamantes fue tomado de las chaquetas que usaban los hombres en las carreras.

 

Es una pequeña cajita de piel acolchada de 20 centímetros de largo. Por dentro está forrado de una piel color borgoña (el color del uniforme que llevaba Coco en el orfanato) y tiene tres prácticos bolsillos de fuelle, dos más anchos en los extremos y uno más pequeño en el centro para guardar la barra de labios.

La doble solapa de cierre tiene un bolsillo camuflado bautizado con el ilustrativo nombre de ‘secreto’ y la cadena de metal y piel se desliza sobre dos ojales dorados para graduar su medida.

Cada detalle, cada pieza tiene una razón de ser, como todas las creaciones de Coco Chanel.

Para darle aún más personalidad a la pieza –“deben tener percha”, exigía ella–, se estampa la icónica ‘doble C’ en el interior, como si de un escudo se tratara, y se incorpora en el cierre a modo de broche dorado de oro fino.

Cada temporada, el 2.55 se reinventa con nuevos materiales, tejidos, colores y tamaños.

El que fuera director creativo de la firma, Karl Lagerfeld, incluso lo metamorfosea en mochila, riñonera o neceser, demostrando así la versatilidad de uno de los diseños más prácticos y bellos de la historia de la moda.

El cierre del actual 2.55 incorpora ahora una ‘doble C’ chapada en oro de tres micras, y su piel acolchada adquiere a veces formas distintas a la tradicional cuadrícula.

Un pequeño pueblo a las afueras de París concentra toda la producción mundial de esta emblemática pieza, que atesora 18 horas de trabajo y entre 6 y 15 personas involucradas en su proceso de creación, que consta de más de 180 etapas, todas indispensables y completamente artesanales.

La evolución del 2,55 al Chanel Clásico

También conocido como el 11.12, el remix de Karl Lagerfeld de 1980 del 2.55 original se mantuvo fiel al diseño original al tiempo que agrega un toque de la decadencia característica de la época.

Un puñado de diferencias distinguen a estos dos bolsos.

la libertad que siempre ha dado Coco Chanel a la mujer con su icónico bolso 2.55

 

En el Classic, la correa de cadena está entrelazada con cuero negro, y el cierre giratorio original “Mademoiselle” ha sido reemplazado por un candado CC reconocible al instante, una tarjeta de visita que encapsula la decadencia de la logomanía de la época.

 

Otros bolsos clásicos a partir del 2,55 como el Chanel Grand

El Grand Shopping Tote (o GST para abreviar) es uno de los estilos más espaciosos y codiciados en la historia de los bolsos Chanel.

Descatalogado en 2015 para la decepción de muchos amantes de Chanel, ahora es uno de los estilos más demandados en el mercado secundario, así que si ves uno en una tienda vintage, no dudes en hacerlo tuyo.

 

Chanel Gabrielle como homenaje

El homenaje de Karl Lagerfeld a la propia Mademoiselle, la Gabrielle se convirtió instantáneamente en un clásico de Chanel cuando se lanzó durante el desfile de prêt-à-porter SS17.

La forma distintiva se inspiró en la silueta estructurada de un estuche binocular.

El cuerpo de cuero flexible de la Gabrielle permite una holgura satisfactoria cuando se balancea desde un brazo, sin embargo, la base rígida y moldeada asegura que sea fácil ubicar sus pertenencias más pequeñas en la base de la bolsa.

Cabe destacar que el tote Gabrielle fue el primer bolso de Chanel en posicionarse como un estilo unisex, con Pharrell Williams protagonizando la campaña.

Su silueta práctica y sus herrajes robustos y antiguos (la correa larga permite un transporte sumamente versátil) abrió la casa a un público más joven.

 

Frasco de perfume Chanel

Bajo la dirección creativa de Karl Lagerfeld, cada pasarela de Chanel siempre terminó convirtiéndose en un  tesoro de piezas imprescindibles para el coleccionista.

Pero pocos han dominado la demanda vertiginosa del clutch de cristal y plexiglás de 2013.

Siguiendo el modelo del inimitable frasco No5, este bolso novedoso es quizás el tema de conversación definitivo de Chanel.

 

Cartón de leche Chanel

Un movimiento impregnado de ironía, uno de los espectáculos de pasarela más fantásticos de Lagerfeld se desarrolló de hecho en los pasillos mundanos de un supermercado.

El centro comercial Chanel de AW14 fue un festín de creaciones irónicas, incluida la codiciada bolsa de cartón de leche, construida en suave cuero plateado y tachonada de perlas.

El 2,55 siempre presente, caso del Aro gigante de Chanel

La icónica silueta 2.55 ha aparecido en infinitas formas a lo largo de los años, y la versión de 2013 es una de las más memorables.

La solapa de la firma, ubicada dentro de un hula hoop de gran tamaño, fue una vista deslumbrante en la pista SS13.

La silueta encapsulaba la moda sobre la función hasta un grado casi cómico, pero la demanda no se vio obstaculizada: mientras que el gigantesco original nunca entró en producción, una versión más pequeña lo hizo (y se agotó rápidamente).

 

Bolsos de moda no es antagónico con inversión

Del 2.55 al Boy, toda la historia de los 5 bolsos más míticos de Chanel que se han convertido en objetos de deseo con unos secretos que quizá desconocías, terminan siendo siempre una buena inversión a largo plazo y más si es uno como el clásico 2.55 de Chanel.

 

 

Compras que harías una vez en la vida

Seguro que una amplia mayoría de mujeres durante este confinamiento han estado pensando en qué cosas sería un auténtico placer adquirir una vez que salgamos de esta crisis del coronavirus que todo lo ha cambiado.

Entre todas esas compras posibles, seguro que incluirás esas compras que harás una vez en la vida y probablemente entre esas prendas y accesorios haya una marca: Chanel.

Ese objeto de deseo que nació de la mente de Gabrielle en muchos casos o partió del lápiz de Karl Lagerfeld, y aunque todas somos fans de las bailarinas bicolor, probablemente entre tus ‘must’ esté uno de los bolsos de la maison francesa.

Símbolo de estilo

Para todas llevar en el hombro uno de estos bolsos es un símbolo, de moda, de feminidad y, sobre todo, de estilo.

Y aunque imaginamos que tienes claro lo que quieres, te vamos a hablar de los cinco modelos más emblemáticos de la firma, porque puede que hagamos nacer en ti la duda clásica de ¿realmente el que quiero es el 2.55? 

Sabemos que puede sonar frívolo en estas circunstancias, se acercan momentos económicos complicados, pero también debemos recordar que soñar es gratis.

La realeza luce elegante con Chanel

De Kate Middleton a Meghan Markle, la realeza luce elegante con Chanel.

Todas nuestras damas reales favoritas prefieren la ropa de diseñador de lujo, desde las preciadas piezas de Alexander McQueen de la duquesa de Cambridge hasta la historia de amor de la duquesa de Sussex con Givenchy, pero no hay nada más elegante que un toque elegante de Chanel, ¿verdad?

 

Ya sea la duquesa de Cornualles con sus zapatos de tacón monocromáticos clásicos o el amor de la moderna Lady Amelia Windsor por la casa de moda, la inclinación real por esas icónicas C entrelazadas se extiende por generaciones.

De manera memorable, Karl Lagerfeld esbozó una vez una ilustración de la Reina vistiendo Chanel de la cabeza a los dos pies en 2012, mostrándolos en vivo durante la cobertura francesa del jubileo de la monarca.

La duquesa de cambridge

Cuando Kate salió para un compromiso público en octubre de 2019, usó el bolso burdeos que es de la colección Otoño-Invierno 2016/2017 de Chanel.

En ese momento se vendía al por menor por alrededor de £ 3,762, pero lamentablemente ya no está disponible. No es la primera vez que lleva su preciado bolso Chanel.

Durante una visita relámpago a París en 2017, la duquesa Kate hizo un guiño a su ciudad anfitriona vistiéndose completamente con Chanel.

Se complementó con zapatos color burdeos y su bolso favorito de la diseñadora, que ha usado en varias ocasiones.

La duquesa de cambridge y sus bolsos de Chanel

 

Princesa beatriz

La princesa Beatriz llevó un bolso clásico de Chanel a Ascot en 2013, combinándolo con su clásico abrigo a rayas y su llamativo sombrero.

Princesa de Tailandia Sirivannavari Nariratana vistiendo Chanel

Este miembro de la realeza ama a Chanel, era amiga cercana de Karl Lagerfeld y aún continúa mostrando su apoyo a la marca asistiendo a los desfiles de la semana de la moda.

Pauline Ducruet vistiendo Chanel

Pauline Ducruet, la hija de la princesa Estefanía de Mónaco, tiene una verdadera predilección por Chanel y nunca dejaremos de desmayarnos por este broche que lució en su mono. Hermoso.

La duquesa de cornwall

A la duquesa de Cornualles le gustan mucho sus preciosos zapatos de tacón Chanel, ¡y no podemos culparla! Se cree que los tesoros de Chanel de Camilla también tienen un valor sentimental para ella, ya que las C entrelazadas también podrían representar los nombres de ella y su esposo.

Meghan Markle, duquesa de sussex

Se sabe que la duquesa de Sussex posee un bolso vagabundo negro ‘Gabrielle’ de Chanel, que fue fotografiada llevando en 2017 al llegar a Austin, Texas.

Lo diseñó a su manera clásica fuera de servicio, con jeans ajustados, una camisa holgada y sandalias.