Anna Wintour: El diablo se viste de Prada

Anna Wintour: El diablo se viste de Prada

Una gran película también en recaudación

Esta icónica película “The Devil Wears Prada” (El diablo se viste de Prada) de 2006, lleva la firma del productor y director estadounidense David Frankel (1959), que justamente debe su reconocimiento y fama por haberla dirigido.

Y el premio fue la taquilla que ascendió a escala mundial en 328 millones de dólares.

 

Miranda Priestley vs. Anna Wintour

Todos sabemos que Miranda Priestley está inspirada en Anna Wintour, entre las similitudes con su vestuario, la decoración de su oficina, los procesos dentro de la revista.

Hay una cosa que el ex editor André Leon Talley asegura que The Devils Wears Prada se equivocó y hasta exageró un poco.

En una reciente entrevista con el editor (quién trabajó 27 años con Anna) reveló que entre todo el ruido generado por esta película de si era real, si habría un gran clóset y el miedo que muchos sienten por la editora jefe, aseguró que había detalles que no eran verdad.

“Una cosa que la película se equivocó es que Anna nunca arrojaría su abrigo cuando llegara a la oficina; podría entregarlo gentilmente a un asistente para que lo guardara en un armario”.

 

También reveló que durante su tiempo en la revista, nunca vio a personas corriendo por los pasillos con sus zapatos de diseñador y lo expresaba así:

“Nunca he visto a un editor correr, correr hacia Anna en la oficina, aunque podrías caminar rápido, pero no correrías con tus tacones de aguja”.

Así que no todo lo que parece que Anna Wintour haría lo hizo Miranda Priestley y esta pequeña cosa cambia mucho la imagen que tenemos de ella, que si lo piensas así, sabemos que es tan exigente y cuidadosa de los detalles que seguramente no permitiría que se dañaran las cosas por aventarlas ni tendría una actitud así frente a sus asistentes.

¿Personalidad icónica lejos de la realidad?

Un mito más que acaba de ser desmentido sobre trabajar con la editora.

Durante mucho tiempo se rumoreaba que la editora de revista icónica e intimidante que interpreta Meryl Streep, Miranda Priestly, estaba basada en Anna Wintour, pero resulta que algunas de las peculiaridades icónicas del personaje en realidad estaban lejos de la realidad.

Meryl Streep y Anne Hathaway

 

Durante una entrevista reciente con Entertainment Tonight, el ex editor y autor de Vogue, Andre Leon Talley, reveló lo único que The Devil Wears Prada se equivocó sobre Anna Wintour. Y cambiará para siempre la forma en que ves los abrigos de Miranda.

Según los informes, la película de 2006, basada en la novela de 2003 del mismo nombre, se inspiró en las experiencias de Lauren Weisberger trabajando como asistente de Wintour, pero Talley explicó que algunas cosas fueron exageradas para la pantalla.

Lo que Anna nunca hubiera hecho

“Una cosa que se equivocó en la película es que Anna nunca habría tirado un bolso o un abrigo, o yo no lo he visto. No quería tirar el abrigo”.

En cambio, Talley explicó que la editora solía colgar su propio abrigo en silencio.

“Podría entregárselo con delicadeza a un asistente para que lo guarde en un armario, pero no se estaba cortando el abrigo como una orca bebé mala”.

Aún así, Talley confirmó que hay bastantes similitudes entre Miranda y Wintour, es decir, algunas de las tareas que le pediría a su asistente que completara.

Porque era cierto que en la vida real, Anna Wintour le pedía a los asistentes que fueran a buscar cosas, como el libro de Harry Potter para sus hijos, por lo que Talley recordaba que la situación era que había que asegurarse de conseguir ese libro para que ella lo tuviese para llevárselo el fin de semana. Pero esto estaba bien.

Meryl Streep, como la editora jefa Miranda Priestly

 

La película acierta sobre el lavado de la ropa

Más notablemente, The Devil Wears Prada clavó el hábito de Wintour de tener su ropa lavada a seco todos los días.

Talley aclara que cuando la película hace referencia a que la tintorería llegaba todas las mañanas, era cuando Andy solía dejar la tintorería de Miranda en su casa, detalle cierto del filme.

La película demuestra y se ha documentado, que todos los días pasaba por la tintorería porque la limpieza en seco “es primordial para su existencia, nada se ensucia”.

Aún así, independientemente de lo que la película hizo bien o mal sobre Wintour, Talley elogió a Streep por su actuación y señalando que muchas de las cosas que se dicen eran correctas.

Anna Wintour elogia la actuación de Meryl Streep

Meryl Streep en su despacho con Anne Hathaway

 

Talley decía que “Meryl Streep hizo un gran trabajo. Anna creo, incluso se divirtió y entretuvo con Meryl Streep”.

La propia Wintour confirmó que encontró entretenida la actuación de Streep como editora en jefe intensa durante una entrevista de 2006 con Barbara Walters.

 

 

 

“Cualquier cosa que haga que la moda sea entretenida, glamorosa e interesante es maravilloso para nuestra industria. Así que yo estaba 100 por ciento detrás de eso”, dijo Wintour durante el especial Most Fascinating People de la cadena ABC ese mismo año.

 

 

 

“Creo que en realidad es útil para las personas con las que está trabajando que pueda tomar decisiones“, afirmaba Wintour, por tanto, si Meryl Streep parecía algo fuerte, ella lo respetaba.

Independientemente de cuán precisa sea en realidad sobre lo que muestra el filme The Devil Wears Prada, al menos los fanáticos saben que la película tiene el sello de aprobación de Wintour y Talley.

La autora no escribió por venganza

Lauren Weisberger

 

“No quería vengarme”, afirmaba la autora de The Devil Wears Prada.

La autora estaba horrorizada por la reacción ante la interpretación que de Anna Wintour se hace en la película y no ha visto a la editora de Vogue desde entonces.

Lauren Weisberger (1977), o sea 43 años, es una escritora estadounidense principalmente reconocida por su novela El diablo viste de Prada, que posteriormente fue adaptada al cine y protagonizada por Meryl Streep y Anne Hathaway, que fue un gran éxito de taquilla.​

Nunca la hubiera escrito

Weisberger siempre sostuvo que no llegó a comprender la reacción de los defensores de Anna Wintour y que las críticas del equipo de Wintour la dejaron muy molesta y es posible que nunca la hubiera escrito si hubiera sabido que habría una reacción tan violenta

Cómo se origina el libro

La novela se basó en su pasantía en Vogue con la editora Anna Wintour.

Lauren Weisberger escribió uno de los libros más famosos sobre la industria de la moda utilizando su experiencia como joven pasante en la revista Vogue en Nueva York, que en definitiva fue su inspiración para la novela.

Por eso no sorprende que revelara que Anna Wintour, la editora de la revista desde hace mucho tiempo, fuera la musa de la mediática Miranda Priestly, para la escritora Weisberger.

Weisberger quedó baja de moral

En una entrevista con The Times, Weisberger, quien estaba en ese momento preparada para lanzar su última novela sobre el mundo de los tenistas profesionales, dijo al Times que se quedó baja de moral después de leer críticas de la prensa de moda sobre su primer libro.

Weisberger agregó que el equipo Wintour se equivocó al asumir que era un libro construido sobre la venganza.
Muchos de los que lo revisaron lo llamaron exactamente así, y el editor del New York Times describió el libro como “crueldad vampírica de segundo orden”.

Weisberger, quien tiene un nuevo libro sobre tenis, dice que ella “embelleció y exageró” su tiempo con Wintour para el libro.

Wintour agradecida a la película

Wintour fue como si fuera la dueña de la película y dijo que estaba agradecida de haber sido la inspiración para ella.

La autora con sede en Connecticut, que pasó a escribir una secuela menos exitosa, Revenge Wears Prada, dice que estaba mal preparada para la reacción violenta, pero admite que el libro se basó en gran medida en sus experiencias en Vogue.

Ella dice: “Fue una obra de ficción pero obviamente inspirada por Anna e inspirada por mi tiempo en Vogue, claramente. Pero seguro que lo embellecí”.

Los pasantes en las revistas de moda

Hablando sobre su tiempo como pasante, Weisberger dice que muchos estudiantes, recién salidos de la universidad, experimentan exactamente el mismo tipo de curva de aprendizaje, en la que están listos para enfrentarse al mundo y, en cambio, se encuentran con un jefe horrible haciendo odiar cosas como tomar café y hacer permanecer en la oficina hasta la medianoche.

 

Ella admite que está asombrada por la habilidad de Wintour como editora y que fue una oportunidad increíble trabajar en la revista y entrar en un mundo que habitualmente incluye a todo el mundo, desde celebridades hasta estrellas del deporte y presidentes

 

 

 

Wintour asistió al estreno de la película de 2006 en Nueva York y pareció abrazar el entusiasmo en torno a la película, diciendo que estaba agradecida por el cáustico relato de Weisberger sobre la vida en su imperio.

Con el nuevo libro de Weisberger, The Singles Game, todo sobre la vida de las estrellas del tenis, y Wintour teniendo una apreciación bien conocida por el juego, ¿podría esa incómoda conversación finalmente suceder cerca de los jardines sagrados del USA OPEN?

14 años después

Han pasado catorce años desde que vimos por primera vez a Meryl Streep transformarse en la jefa villana vestida de diseñador de nuestras pesadillas en The Devil Wears Prada.

Para muchas mujeres jóvenes, la película personifica uno de los aspectos más relacionados con el trabajo en la moda, los medios de comunicación o cualquier otra carrera exigente.

En palabras de Stanley Tucci, quien interpretó a Nigel, un editor de la pasarela ficticia, en la película afirmaba en el décimo aniversario del estreno del filme: “Todo el mundo ha tenido una experiencia como esta. Es una película jodidamente brillante”.

La propia Streep es responsable de algunas de las escenas más icónicas que no habrían hecho el corte sin ella.

La escena más icónica

¿Recuerdas esa escena en la que Andy Sachs (Anne Hathaway) aparece para trabajar con un rechoncho suéter azul y Miranda Priestly explica rápidamente cuánto la influyó la industria de la moda?

Eso fue todo Streep. La actriz tenía la intención de retratar el negocio de la industria de la moda en esta escena.

En cuanto a la voz de Miranda

Streep cambió la forma en que hablaba su personaje. La manera tranquila e intensa de hablar de Miranda se inspiró en hombres poderosos como Clint Eastwood y Mike Nichols.

Hathaway también afirmaba: “Creo que todos teníamos una idea de cómo sonaría Miranda. Era una voz estridente, mandona y ladradora. Entonces, cuando Meryl abrió la boca y básicamente susurró, todos en la habitación soltaron un grito ahogado colectivo. Fue tan inesperado y brillante”.

El lado vulnerable de Miranda

Anna Wintour y André Leon Talley

 

¿Y adivina quién también exigió que hubiera una escena en la que el público vea detrás del exterior helado de su personaje?

Streep dijo que “También quería una escena en la que ella (por Miranda) esté sin su armadura”.

“La escena en la habitación del hotel, solo para ver esa cara sin su esmalte protector, para vislumbrar a la mujer empresaria. Todos quieren ser nosotros”.

Un ajuste de una sola palabra de Streep también dio forma a todo el final de la película.

Cambió la última línea de Miranda, donde está sentada en un coche con Andy en París, de “Todos quieren ser yo” a “Todos quieren ser nosotros”.

Instantáneamente agregó una dinámica de superhéroe y camaradería a la infame cita.

Síntesis de algunos datos de interés sobre la película

Anna Wintour y David Beckhan

 

– Producida por los estudios 20th Century Fox fue nominada a Oscar 2007 a la mejor actriz en papel protagónico (leading role) y también nominada por Oscar al diseño de vestuario.

– En cuanto a los Golden Globes de 2007, ganó Meryl Streep como la mejor interpretación femenina.

– Meryl Streep dijo que estuvo a punto de dejar el papel de Miranda Priestly porque no sintió que su oferta salarial inicial fuera lo suficientemente alta. A pesar de leer el guión y sentir que la película iba a ser un gran éxito, Streep tenía reservas sobre aceptar el papel de Miranda Priestly.

Streep dijo que dudaba porque cuando le ofrecieron el papel, los productores redujeron su salario.

La actriz le dijo a Variety que cuando decidió dejar el papel, los productores duplicaron su oferta inicial.

Promoción de la película

 

– La asistente y sarcástica primera asistente de Miranda Priestly, Emily Charlton (interpretada por Emily Blunt), originalmente se suponía que era estadounidense, no británica.

Y, en 2008, la actriz británico-estadounidense le dijo al New York Times que se suponía que el personaje tenía acento estadounidense.

“Originalmente, se suponía que el personaje era estadounidense, pero sentí que debería ser británica”, dijo Blunt a la publicación.

“Los británicos en Estados Unidos siempre suenan tan desesperados y recortados. En el mundo de la moda, hubo una reacción un poco snob hacia mi personaje. Sentían que el cabello, el maquillaje y la ropa estaban mal”.

– Anne Hathaway no fue la favorita para el papel de Andy.

– En una entrevista de 2016 con Variety, Hathaway dijo que ella “no era la primera opción” para el papel de Andy Sachs, una recién graduada en periodismo que consiguió el codiciado puesto de asistente personal de la editora jefa en una importante revista.

– El director de cine David Frankel eligió entre unas 100 actrices, incluida Rachel McAdams, quien rechazó el papel varias veces. Finalmente eligió a Hathaway.

Vestuario de más de 1 millón de dólares

El vestuario de “El diablo viste de Prada” costó más de 1 millón de dólares y la película tardó alrededor de dos meses en filmarse.

Han pasado casi 15 años desde que “El diablo viste de Prada” llegó a la pantalla grande en 2006, y los fanáticos aún no se cansan de la película nominada al Oscar protagonizada por Anne Hathaway, Emily Blunt y Meryl Streep.

Aunque la novela no se basa completamente en la vida real, Weisberger ha dicho que su antiguo trabajo influyó en la forma en que escribió la historia.

 

 

“No fue una representación uno a uno de Wintour”, dijo Weisberger al Daily Mail en 2010. “Pero, por supuesto, mi tiempo en Vogue alimentó el libro, no se puede negar”.

 

 

 

El manuscrito de la película se compró antes de que el libro en el que se basa estuviera terminado.

La novela terminó convirtiéndose en un éxito de ventas. 20th Century Fox

“Lo compramos como un manuscrito parcial, 50 páginas con un esquema, mientras Lauren Weisberger estaba escribiendo el libro”, dijo a IndieWire la ex directora de Fox 2000, Elizabeth Gabler.

“La idea era tan fuerte, el concepto tan claro y tan atractivo, que pensamos que podríamos encontrar una película a partir de ella, sin importar cuál fuera el manuscrito final”, explicó.

Vestirte para impresionar

Emily Blunt es muy directa en cuanto a su descripción del mundo de la moda, cuando dice que: “en el feroz mundo de la moda de las revistas, tienes que vestirte para impresionar, pero eso puede tener un coste, incluso en la pantalla grande”.

El pelo blanco de Streep

Meryl Streep y Anne Hathaway

 

Meryl Streep se tiñó el pelo de blanco para el papel e influyó en el vestuario de su personaje.

El cabello blanco significaba que los atuendos de Miranda Priestly resaltarían aún más.

Patricia Field, la estilista de Sexo en Nueva York y de Miranda Priestly (Meryl Streep)

La diseñadora de vestuario de la película, le dijo a la revista Glamour que estaba muy emocionada cuando Streep decidió teñirse el cabello de blanco para el papel de Miranda Priestly.

 

 

“Estaba tan eufórica porque, para mí, el cabello blanco era algo que podía jugar con cualquier color. El blanco me dio un telón de fondo y una mayor libertad, me dio la oportunidad de ser más creativs, porque comenzó la paleta, pintando el retrato para mí”.

 

 

 

Hathway dijo que le dijeron que aumentara de peso para el papel y luego le dijeron que lo perdiera.

La actriz dijo que le tomó meses hacerlo.

“El director y los productores me pidieron que aumentara 5 kilos”, dijo Hathaway a la revista People en 2006.

 

Pero después de los arreglos de vestuario, Hathaway dijo que la diseñadora de vestuario de la película, Patricia Field, le dijo que perdiera 5 kilos para encajar en algunas de las piezas de alta costura.

 

 

“Fue una pesadilla. Me tomó alrededor de un mes ganarlo y dos meses perderlo”, dijo Hathaway a Glamour, y agregó que en algunos puntos de la película usó un relleno especial para que pareciera que no lo había hecho, perder peso.

Rodada entre Nueva York y Paris

La película tardó 57 días en rodarse y está ambientada en la ciudad de Nueva York y París.



error: Este contenido esta protegido !!