Roy Raymond, el fundador de Victoria’s Secrets

Roy Raymond, el fundador de Victoria’s Secrets

Jamás hubiera imaginado Raymond el valor que adquiría la empresa que había creado

El desfile de Victoria’s Secret cuesta más de 10 millones de dólares y es aclamado como uno de los desfiles de moda más importantes del mundo.

Lo que no se conoce tanto de la empresa es la trágica historia de su fundador, Roy Raymond.

Roy Raymond

Como muchas otras ideas que se convirtieron posteriormente en buenos negocios, hubo para Roy Raymond un momento en el que le surgió la chispa de inspiración que convirtió en un negocio multimillonario.

Y esto ocurrió como consecuencia de haber quedado muy impresionado cuando fue a hacer unas compras de ropa interior para su mujer que le cambiaron totalmente su vida. ¿A qué se debió este impacto?

Heidi Klum, el más famoso de los ángeles del show anual de Victorias’s Secret

 

A que se sintió muy incómodo en una lencería, aunque fuera el objetivo un regalo para su mujer. Claro, pero los hombres en general no se sentían cómodos en situaciones similares, por lo que ahí es dónde surge la inspiración:

“Nuestra idea original era tener una tienda donde los hombres se sintieran cómodos comprando lencería”. Y esto se debió a que Roy se sintió fuera de lugar en una tienda de lencería.

La parte más triste de la vida de Raymond es que se suicidó después de no poder participar plenamente del potencial de su empresa.

El auténtico cambio que significó Victoria’s Secret

 

Victoria’s Secret intentó cambiar ese sentimiento de incomodidad que tenían los hombres al entrar a una lencería para comprar ropa interior y medias de mujer.

A tal punto pudieron hacer este cambio cultural, que ya en 1982 él y su mujer contaban con cinco tiendas.

Pero el que fueran las cosas tan bien no era garantía suficiente para el futuro a medio y largo plazo.

Según relata su esposa Gaye, “mi esposo Roy había hablado con Les Wexner varias veces sobre trabajar juntos, pero finalmente Roy sintió que no podía compartir la toma de decisiones y estaba más feliz de salir por completo”.

Y esta salida pasaba por una venta en toda regla, por lo que terminó vendiéndosela a Leslie Wexner, el fundador y dueño de “The Limited” por 5 millones de dólares.

 

Si se tuviese que considerar el valor actual de la compañía, debe estimarse en una cifra no inferior a los 13.000 millones de dólares.

Roy pasó a probar otros proyectos, como una tienda llamada “El destino de mi hijo”, que vendía productos para niños.

La empresa quebró en 1986.

Él había invertido casi un millón de dólares de su propio dinero en el negocio y se hizo responsable personalmente de todas sus deudas después de que nunca logró que funcionara con un mínimo de rentabilidad.

 

Luego se separó de su esposa poco después de perderlo todo. Roy y Gaye se divorciaron en 1993 cuando Victoria’s Secret volaba alto como el minorista más grande de los Estados Unidos

.

 

Roy intentó otros proyectos, pero nunca pudo hacer nada. Pasó por un par de fracasos comerciales y sufrió depresión.

La creatividad de Roy

Roy era un joven creativo y le pidió prestado una importante cantidad de dinero a su madre. Estaba intentando iniciar otra empresa, pero las cosas no iban bien, toda una pena ya que era un brillante hombre de negocios, pero sufrió reveses y no parecía poder recuperarse de ellos. El destino le estaba poniendo delante sólo una salida, al menos la que el veía.

 

El nacimiento de una marca global

Su inspiración convirtió la idea original en una marca de las más reconocidas a escala global: Victoria’s Secret.

Tras su desastrosa visita a los grandes almacenes, Raymond tuvo una epifanía. Habló con otros amigos varones y se dio cuenta de que había una gran brecha en el mercado de la ropa interior femenina.

No había un solo lugar donde un hombre pudiera comprar lencería sin sentirse desviado.

Raymond quería cambiar eso

Su idea era abrir un lugar de lencería elegante donde los hombres se sintieran cómodos comprando. No podría haber llegado en un momento más perfecto.

En las décadas de 1950 y 1960, la ropa interior femenina no estaba diseñada para ser sexy. Se trataba de asequibilidad, practicidad y fiabilidad. La lencería sensual no era algo común.

En referencia a esta era, Carlyle Adler de Newsweek destacaba:

“La lencería de los grandes almacenes era descuidada, se la conocía como “prendas básicas”, y los artículos más elegantes se guardaban para ocasiones especiales, como la luna de miel”.

Los inconfundibles más modernos (tangas de encaje y sujetadores push-up acolchados) estaban disponibles junto con boas emplumadas y provocativos disfraces de piratas.

Victoria’s Secret cambió por completo el juego cuando Raymond lo fundó en 1977.

La principal aspiración de las modelos ha sido siempre formar parte de la Casa Victorias’s Secret

 

Como señala Naomi Barr para el Huffington Post: “Eligió el nombre ‘Victoria’ para evocar la propiedad y la respetabilidad asociadas con la era victoriana; los ‘secretos’ de Victoria, aparentemente refinados, estaban ocultos debajo”.

Por lo tanto, siempre tuvo la intención de ser una tienda de buen gusto donde la sexualidad no tenía por qué ser un secreto y la ropa interior podía ser divertida.

La idea de Raymond fue revolucionaria. En su primer año, Victoria’s Secret ganó 500,000 dólares.

El riesgo empresarial y el nicho de mercado

Las empresas son como imperios, cambias con los tiempos o te conviertes en polvo.

Porque para el éxito en los negocios se trata de encontrar un hueco en el mercado y atacarlo con vigor. Roy Raymond pudo fundar un pequeño imperio porque entendió esto.

Sin embargo, como ha demostrado la historia, incluso el imperio más poderoso cae si no es capaz de basarse en los éxitos pasados ​​y reconocer los cambios necesarios.

Para que una empresa tenga éxito en sus primeros años, debe establecerse un nicho para sí misma. Sin embargo, a largo plazo, ser demasiado especializado puede llevar al colapso. Lo último que quieres hacer es enjaularte.

Situación financiera difícil pero Raymond no encontraba el camino

En 1982, Victoria’s Secret ganaba más de 4 millones de dólares al año. Al mismo tiempo, estaba al borde de la bancarrota. Faltaba algo, pero Raymond no podía señalarlo.

Casi al mismo tiempo, un hombre llamado Leslie Wexner entró en Victoria’s Secret por primera vez. Wexner era un hombre de negocios, también en el comercio minorista, y rápidamente reconoció lo que estaba mal en el negocio de Raymond.

El negocio no atraía a las mujeres

En pocas palabras, vio que el negocio realmente solo estaba dirigido a hombres y no estaba logrando atraer un seguimiento significativo entre las mujeres debido a ello.

Tanto el catálogo como la tienda estaban dirigidos a clientes masculinos.

 

Es cierto que Victoria’s Secret se fundó inicialmente para hombres, pero Raymond carecía de la perspectiva para darse cuenta de cuánto esto limitaría su negocio a largo plazo.

 

Como dice Naomi Barr, “Wexner supuso que las mujeres se sentían tan incómodas en Victoria’s Secret como lo había estado Raymond en esa tienda departamental con luces fluorescentes”.

En otras palabras, Raymond tuvo una gran idea, pero no sabía cómo ampliarla. No pudo mirar más allá de los límites de sus propias perspectivas y ver lo que deseaba el consumidor.

En última instancia, Wexner vio el potencial de Victoria’s Secret y compró el negocio.Tomó la idea inicial de Raymond y construyó un vasto imperio, creando un negocio amado por hombres y mujeres por igual.

 

Renovó completamente el catálogo, contratando modelos hermosos y elegantes para adornar las páginas. Al mismo tiempo, Wexner hizo que las tiendas fueran más modernas, iluminadas y vibrantes.

 

 

En esencia, creó una situación en la que a los hombres les encantaba mirar el catálogo y a las mujeres les encantaba comprar en las tiendas.

Wexner logró que la lencería se generalizara.

Roy Raymond

 

En 1995, Victoria’s Secret tenía un valor de 1.900 millones de dólares y tenía 670 tiendas en Estados Unidos.

El genio de Roy Raymond fue reconocer la necesidad de eliminar la vergüenza del proceso de comprar cosas innombrables.

Pero su historia parece una advertencia sobre cómo se puede aprovechar una oportunidad brillante y, sin embargo, perderla.

En otras palabras, no renuncies a una buena idea cuando los tiempos se pongan difíciles, especialmente si ya has tenido éxito con ella. En la naturaleza y en los negocios, la adaptación es clave para la supervivencia.

Roy Raymond un MBA de Stanford

No es el primer caso de éxito empresarial en la historia de los últimos 50 años de Estados Unidos, en la que un universitario, y en el caso de Roy, un MBA de Stanford quiere hacer realidad un sueño a partir de una necesidad que ha detectado en el mercado, como el caso de la lencería que quería para su mujer.

Obtiene un préstamo bancario de  40.000 dólares, pide prestados otros 40.000 a sus suegros, y abre la primera de las tiendas de Victoria’s Secret. ¡Y sorpresa! Gana 500.000 dólares en su primer año.

Inicia un catálogo, abre tres tiendas más y, después de cinco años, vende la empresa.

Cómo el cine refleja las iniciativas de los grandes emprendedores</

Sean Parker (Justin Timberlake) y Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) en The Social Network (2010) comparten una escena en la que Zuckerberg (el gran magnate y propietario de Facebook) acaba de preguntarle a Parker por qué su novia le resulta tan familiar; resulta que la mujer del brazo de Parker es una modelo de Victoria’s Secret.

Parker, fundador de Napster (y el primer presidente de Facebook), está convenciendo al joven Zuckerberg de que el verdadero genio detrás de lo que él llama una “idea única en una generación” no es necesariamente la idea en sí, sino la perspicacia, el impulso y la perseverancia para ver hasta dónde puede llegar la idea.

No hay mejor ejemplo para demostrar su punto de vista que la historia de Raymond y Victoria’s Secret.

La incomodidad de la ropa interior femenina de los años 50 y 60

En los años 50 y 60, la ropa interior tenía que ver con la practicidad y la durabilidad. Para la mayoría de las mujeres estadounidenses, la lencería sensual estaba reservada para el ajuar de luna de miel o la noche de aniversario; Frederick’s of Hollywood era el abuelo de los minoristas de lencería especializados.

Cuando el movimiento de mujeres de finales de los sesenta y setenta pidió que las mujeres se liberaran de la esclavitud de los sujetadores, la industria de la ropa íntima respondió con nuevos diseños que, según afirmaban, darían a las mujeres el aspecto natural que deseaban sin la vergüenza de un busto caído.

Pero en su mayor parte, la ropa interior siguió siendo funcional, no divertida

 

Fue Wexner, el hombre que marcó el comienzo del boom de la ropa deportiva en el mercado masivo con una tienda que llamó “The Limited”.

Cuando todavía tenía 20 años, Wexner había reconocido que las mujeres renunciaban a los vestidos por prendas separadas y ropa casual. Así que en 1963 abrió una tienda “limitada” solo a ropa deportiva.

La previsión de Wexner dio sus frutos. The Limited creció a 11 tiendas en 1970 y 188 en 1977, según un perfil de Forbes publicado ese año. Wexner, por ese entonces de 40 años, había logrado crear un valor de empresa de 50 millones de dólares.

A principios de la década de 1980, Wexner estaba buscando diversificarse en nuevas marcas. Mientras visitaba uno de sus puestos avanzados de Limited en San Francisco, se topó con Victoria’s Secret. Y esto es lo que provocó el cambio definitivo de reconvertir la idea original de Raymond en la empresa potente y marca número 1º que es hoy.

Wexner vio rápidamente lo que estaba mal con el modelo de negocio de Victoria’s Secret: al centrarse en una tienda y un catálogo que atraían a los hombres, Raymond no había logrado atraer un gran número de seguidores entre las mujeres.

Según Trading Up, Wexner supuso que las mujeres se sentían tan incómodas en Victoria’s Secret como lo había estado Raymond en esa tienda departamental con luces fluorescentes.

Lamentablemente, a medida que crecía el éxito de Wexner y Victoria’s Secret, Roy Raymond, a pesar de sus agudos instintos, vio su vida desmoronarse.

Después de venderle la empresa a Wexner, Raymond permaneció como presidente de Victoria’s Secret durante aproximadamente un año más antes de dejar la compañía para abrir “My Child’s Destiny”, una empresa de catálogos y minoristas de alta gama para niños con sede en San Francisco.

 

Pero una mala estrategia de marketing (centrada demasiado en atraer solo a padres adinerados) y una ubicación aún más pobre (poco tráfico) los obligó a presentar una petición de quiebra según el “capítulo 11 de la Ley norteamericana” en 1986 para terminar también con su matrimonio divorciándose y en 1993 se suicidó saltando desde el puente Golden Gate de San Francisco, dejando atrás a dos hijos adolescentes.

El genio de Roy Raymond

El genio de Roy Raymond fue reconocer la necesidad de eliminar la vergüenza del proceso de comprar cosas innombrables. Pero al igual que el fracaso de Friendster y el antiguo MySpace cuando Facebook comenzó a reinar, su historia se lee como una advertencia sobre cómo se puede aprovechar una oportunidad brillante y, sin embargo, perderla.

Referencias

VICTORIAS SECRET DEMANDA ARRENDAMIENTO NUEVA YORK

https://enriqueortegaburgos.com/victoria-secret-demanda-arrendamiento-nueva-york/

VICTORIA´S SECRET: CONCURSO DE ACREEDORES DE SU FILIAL EN UK.

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-filial-britanica-concurso-de-acreedores/

MÁS POLÉMICAS ALREDEDOR DE VICTORIA´S SECRET, VARIAS MODELOS DENUNCIAN ACOSO SEXUAL DE LOS JEFES DE LA COMPAÑÍA

https://enriqueortegaburgos.com/polemicas-alrededor-de-victorias-secret/

1997 VICTORIA’S SECRET FASHION SHOW EN NEW YORK CITY

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-fashion-show-de-1997-a-1995/

VICTORIA´S SECRET FASHION SHOW DE 2000 A 1998

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-fashion-show-de-2000-a-1998/

VICTORIA´S SECRET FASHION SHOW DE 2003 A 2001

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-fashion-show-de-2003-a-2001/

VICTORIA´S SECRET FASHION SHOW DE 2006 A 2003

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-fashion-show-de-2006-a-2004/

VICTORIA´S SECRET FASHION SHOW DE 2006 A 2003

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-fashion-show-de-2009-a-2007/

VICTORIA´S SECRET FASHION SHOW DE 2012 A 2010

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-fashion-show-de-2012-a-2010/

VICTORIA´S SECRET FASHION SHOW DE 2015 A 2013

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-fashion-show-de-2015-a-2013/

VICTORIA´S SECRET FASHION SHOW DE 2018 A 2016

https://enriqueortegaburgos.com/victorias-secret-fashion-show-de-2018-a-2016/LAS MODELOS ESPAÑOLAS DE VICTORIA´S SECRET

https://enriqueortegaburgos.com/las-modelos-espanolas-de-victorias-secret/

 

 

 

 



error: Este contenido esta protegido !!