Más polémicas alrededor de Victoria´s Secret, varias modelos denuncian acoso sexual de los jefes de la compañía

Más polémicas alrededor de Victoria´s Secret, varias modelos denuncian acoso sexual de los jefes de la compañía

Informe del New York Times

El periódico New York Times ha realizado un extenso informe sobre las conductas inapropiadas, normalizadas dentro de Victoria´s Secret, contando con los testimonios de modelos y trabajadores de la compañía.

 

 

Ed Razek y Leslie Wexner en el punto de mira. Tras la dimisión del veterano Ed Razek, director comercial de Victoria´s Secret desde hacía más de treinta años, -anunciada mediante un comunicado de Les Wexner, presidente de L Brands, la firma madre de Victoria´s Secret- , surgen de nuevo las polémicas alrededor de los empresarios.

La dimisión coincidió con varios medios poniendo sobre la mesa los estrechos vínculos que unían a Wexner con el multimillonario Jeffrey Epstein, que apareció muerto en la celda que ocupaba en una prisión de Nueva York acusado de dirigir una red de tráfico sexual de menores. El propio Razek aparece en la agenda de Epstein. En ocasiones se ha mencionado que Epstein ofrecía la posibilidad de trabajar como modelo en Victoria´s Secret a cambio de participar en su organización criminal. En el plano financiero y de acuerdo con una investigación documental de Bloomberg News, Epstein aparece como fideicomisario en varios fondos y fundaciones propiedad de Wexner. Este negó conocer los sucios negocios de Epstein una vez éste fue arrestado y acusado de tráfico de menores.

Una cultura de acoso sexual

Ahora son las propias modelos y los más de 30 ejecutivos, empleados y contratistas, que han sido entrevistados en un artículo de investigación publicado en el New York Times, los que han denunciado una cultura de acoso sexual en la compañía.

 

A Leslie Wexner se le acusa de conocer de los comportamientos fuera de lugar de su compañero, permitiendo que este continuase con conductas inapropiadas a pesar de la multitud de quejas presentadas en recursos humanos contra él.

Los testimonios de las maniquís desvelan que el exejecutivo Ed Razek tuvo conductas poco apropiadas, desde la exigencia de que le besaran o se desnudasen ante él, hasta tocar la entrepierna de una modelo estando preparada para salir a desfilar. Pero no queda ahí la cosa, algunas de las mujeres que se quejaron enfrentaron represalias. Andi Muise, dijo que Victoria’s Secret había dejado de contratarla para el Fashion Show después de rechazar al Sr. Razek, quien intentó intimar con la modelo en un coche cuando ella tenía 19 años. Ahí acabo su carrera como ángel.

 

Casey Crowe Taylor, ex empleada de relaciones públicas de la marca, confesó al New York Times: “lo que fue más alarmante para mí, como alguien que siempre fue criada como una mujer independiente, fue lo arraigado que estaba este comportamiento. Este abuso se aceptó como algo normal. Fue casi como un lavado de cerebro. Y cualquiera que intentara hacer algo al respecto no fue ignorado. Fue castigado”.

 

Modelos que acudieron a los castings con la ilusión de convertirse en ángeles revelan que en vez de una audición, parecía un llamado a la prostitución. Trabajadoras de la compañía, que no se dedicaban al modelaje, presentaron quejas de acoso sexual en recurso humanos contra Ed Razek.

 

En 2018, cuando preparaban a la supermodelo Bella Hadid para el show, el señor Razek, mirando sentado desde un sofá, le dijo, “olvídate de las bragas” y a continuación añadió, me pregunto si dejarían que se retransmitiese en televisión que Hadid desfilara en la pasarela con sus “perfectos pechos descubiertos”.

Son muchos los testimonios que coinciden en acusar a la compañía de permitir el acoso sexual, no obstante, el señor Razek dijo que “las acusaciones del informe del New York Times son categóricamente falsas, mal interpretadas y sacadas de contexto.” Añadió que se sentía orgulloso de haber trabajado con innumerables modelos de talla mundial y el respeto mutuo que se tienen. Declinó hacer comentarios sobre una lista detallada de acusaciones.