¿Qué significado tiene la Alta Costura en Francia?

¿Qué significado tiene la Alta Costura en Francia?

La Federation de la Haute Couture et de la Mode ofrece una definición exhaustiva del concepto de Alta Costura y la establece como una exclusividad francesa, localizada en la cuna de la moda, París; donde durante su semana de la moda, la capital se convierte en uno de los centros financieros más importantes a nivel internacional.

Esta Federación afirma que, tras una decisión adoptada el 23 de enero de 1945, la designación “Alta Costura” se convirtió en una denominación legalmente registrada. Esta protección legal es ejercida por la Cámara de Comercio y de la Industria de París (Chambre de commerce et d’industrie de Paris). Desde 1975 la mencionada Chambre Syndicale trabaja dentro de la Federación Francesa de la Alta Costura y de la Moda (Fédération de la Haute Couture et de la Mode). Solo aquellas casas y compañías que sean aprobadas por la comisión dirigida por la Chambre Syndicale de la Couture y mantenidas por el Ministerio de Industria pueden ser elegidas para ser representadas y protegidas legalmente por la Federación.

La Federación Francesa de la Alta Costura y de la Moda, apoya a las marcas que fomentan el desarrollo internacional. Su objetivo es promover la cultura de la moda francesa, donde se combina la Alta Costura tradicional con los avances contemporáneos de la moda prêt-á-porter. Esta Federación está formada por unos cien miembros y comprende tres Cámara Sindicales o Chambres Syndicales, estas son: Alta Costura, Moda de Mujer y Moda de Hombre. El objetivo de esta asociaión es formalizar, a un nivel exclusivo, el trabajo artesanal realizado en los talleres de las Casas de Costura seleccionadas como laboratorios de creatividad y técnica que aseguran la máxima excelencia en París.

Las competencias que debe cubrir una casa de modas para poder ser considerada como de Alta Moda por la Chambre Syndicale, son:

  • El empleo de telas y materiales exclusivos y de la mejor calidad.
  • La confección de prendas a mano por artesanos expertos en cada área.
  • La presentación de, al menos, 35 diseños por temporada con piezas de día y noche, presentados en enero y junio.
  • El establecimiento de al menos un atelier en París donde trabajen un mínimo de 20 artesanos a jornada completa, dedicando entre 100 y 1000 horas a cada prenda.
  • La elaboración de diseños a la medida de cada cliente, realizando un mínimo de tres pruebas previas a la entrega del diseño final.
  • El coste mínimo de 16.000 € y máximo de 60.000 € por diseño.

La protección y representación legal de la Alta Costura en Francia

Partiendo del exhaustivo objetivo por promover la excelencia de la Alta Costura parisina, la entidad encargada de la protección, consolidación y evolución de la Alta Costura en Francia es la misma Fédération de la Haute Couture et de la mode.

Para cumplir la misión principal, la Federación cuenta con otras misiones secundarias, las cuales quedan remitidas a cinco:

  • Compromiso en cuanto a la representación de sus miembros y la coordinación de estos. Representación de una visión estratégica, económica, tecnológica, cultural y política de la moda. Constituir como elemento central de cualquier cambio o desafío en la industria de la moda.
  • Proporcionar servicios legales, sociales, económicos, tecnológicos, de márquetin y comunicación a los miembros de la Federación.
  • Coordinar la Semana de la Moda de París, incluyendo el calendario oficial de espectáculos de las diferentes 150 marcas reconocidas participantes. Las solicitudes de marca son examinadas por un comité de selección que garantiza la calidad y diversidad requeridas para la participación en la PFW.
  • Promover el desarrollo de marcas emergentes proporcionando apoyo financiero y todo lo necesario para estructurar y facilitar su desarrollo.
  • Promover la formación tanto de habilidades tradicionales como innovadoras a través de la École de la Chambre Syndicale de la Haute Couture, fundada y gestionada por la propia Federación.

A través de su presencia en diferentes autoridades de gobierno y sus misiones, la Federación colabora de manera constante y cercana con todo el ecosistema francés e internacional.

A través de su presencia en diferentes autoridades de gobierno y sus misiones, la Federación colabora de manera constante y cercana con todo el ecosistema francés e internacional.

En su misión por promover la cultura francesa en la moda y la creación, y la Semana de la Moda de París, la Federación se involucra en una serie de operaciones de cabildeo a nivel nacional e internacional con relación a las autoridades públicas. Se compromete en el desarrollo de la cooperación europea a través de relaciones bilaterales con sus homólogos como Camera Della Moda en Italia, y el intercambio formal con la Comisión Europea.

La Cámara Nacional de la Moda Italiana (Camera Della Moda), fundada en 1958, es la asociación sin fines de lucro que regula, coordina y promueve el desarrollo de la moda italiana. Representa los valores de la cultura de la moda italiana y tiene como objetivo proteger, coordinar y mejorar su imagen tanto en el país como en el extranjero.

Hoy en día diseñadores mundialmente conocidos como Alexander McQueen, Agatha Ruiz de la Prada o Tommy Hilfiger, son miembros de la Cámara.

Esta Cámara es el punto de referencia y el interlocutor para aquellas iniciativas nacionales e internacionales destinadas a mejorar y promover el estilo, la vestimenta y la moda italiana.

El Memorando de Entendimiento con la Federación Francesa de la Alta Costura, firmado en París el 26 de junio de 2000 ha otorgado a Milán y a la Cámara Nacional de la Moda Italiana un papel protagonista en el escenario de la moda internacional, contribuyendo también a las alianzas con Londres y Nueva York.  El 17 de enero de 2005, este acuerdo fue confirmado de vuelta en Milán con la firma de un nuevo protocolo, con la presencia del Ministro de Comercio Exterior de Francia, François Loos y el viceministro, Adolfo Urso; supervisado a su vez por el presidente de la Región de Lombardía, Roberto Formigoni. (Camera Nazionalle della Moda Italiana, 2016) Se pactaron nuevas iniciativas con el fin de gestionar el nuevo escenario del comercio internacional, centrándose en el Acuerdo Multifibras (AMF), establecido en 1974 para regular el comercio global de productos textiles y confecciones. (Red de Solidaridad de la Maquila, 2015).

En cuanto las misiones secundarias, entre ellas se encuentra la coordinación de la Semana de la Moda de París y la promoción del desarrollo de marcas emergentes, proporcionando apoyo financiero.

Para llevar a cabo su misión de desarrollo de habilidades en Francia, se han fijado dos objetivos. Por un lado, establecer un liderazgo académico en Francia apoyando a escuelas de moda como la mismísima Chambre Syndicale de la Couture Parisienne y, por otro, fomentar el liderazgo de las nuevas tecnologías que impactan en la industria de la moda para establecer vanguardias innovadoras.

Para estructurar las decisiones y acciones de la Federación, se cuenta con un comité ejecutivo. Este se refiere al órgano encargado de la toma de decisiones de la Federación, administrado por seis miembros entre los que se encuentran dos miembros legales: el presidente y el vicepresidente ejecutivo, y cuatro miembros elegidos por la junta directiva.

Miembros del comité de la federación

  • Ralph Toledano (presidente de la Federación de Alta Costura y de la Moda)
  • Francesca Belletini (presidenta y Directora Ejecutiva, Saint Laurent)
  • Guillaume de Seynes (vicepresidente ejecutivo, Hermès International)
  • Bruno Pavlovsky (presidente de moda, Chanel)
  • Sidney Toledano (presidente y CEO de LVMH Fashion Group)
  • Pascal Morand (presidente ejecutivo, Federación de Alta Costura y Moda)

En cuanto a las acciones específicamente administrativas, se creó un consejo administrativo de la Federación. Este se encuentra compuesto por dieciocho miembros, además de miembros legales, como presidentes y vicepresidentes de los órganos centrales, y miembros designados por la Asamblea General de la Federación. Didier Grumbach, presidente de la Federación desde 1998 hasta 2014, es el Presidente Honorario y, por consiguiente, miembro de la junta directiva.

La Federación se compone por tres Cámaras Sindicales que manejan el Programa Oficial de la Paris Fashion Week, estas son:

  • La Cámara Sindical de la Alta Costura (presidida por Ralph Toledano).
  • La Cámara Sindical de la Moda Femenina (presidida por Bruno Pavlovsky).
  • La Cámara Sindical de la Moda Masculina (presidida por Sidney Toledano).

A lo largo de 1960 surgió el movimiento de diseñadores de moda que unieron fuerzas con los grandes modistos. Como consecuencia, el 8 de octubre de 1973 se fundó la Cámara Sindical de Modistos y Creadores de Moda (Chambre Syndicale du Prêt-à-Porter des Couturiers et des Créateurs de Mode); el mismo día se creó la Cámara Sindical de la Moda Masculina (Chambre Syndicale de la Mode Masculine) y el impulso generado por estas tres Cámaras Sindicales, condujo también a la creación de la Federación Francesa de Alta Costura de Prêt-à-Porter, Modistos y Creadores de Moda (Fédération Française de la Couture, du Prêt-à-Porter des Couturiers et des Créateurs de Mode).

El 29 de junio de 2017 se convirtió en la Federación de la Alta Costura y de la Moda (Fédération de la Haute Couture et de la Mode).

A día de hoy, la Federación cuenta con 96 miembros internacionales incluyendo marcas como Versace, Valentino, Saint Laurent, Chanel, Louis Vuitton y Elie Saab. La Chambre Syndicale cuenta con tan solo 14 miembros incluyendo firmas como Chanel o Dior, 17 invitados como Schiaparelli e Iris Van Herpen y solamente 5 miembros extranjeros incluyendo a Armani y Valentino.

En el mundo existen dos tipos de concepción de originalidad: uno de ellos mide de acuerdo con un criterio subjetivo, mientras que el otro utiliza un criterio objetivo. Dentro de la Unión Europea, Francia es la principal valedora del criterio subjetivo de originalidad. La jurisprudencia francesa entiende la originalidad como “un atributo inescindible de la persona del autor; una obra es original cuando sea propia de su autor, cuando lleve impreso su sello o refleje, de algún modo, la personalidad y atributos de aquél.” Por el contrario, los sistemas que emplean un criterio objetivo exigen a la obra algo más aparte de ser de su autor y de no haber sido copiada. La obra ha de ser singular y novedosa en relación con las obras ya existentes. La aplicación de un criterio objetivo exige un análisis comparativo con el universo de creaciones con las que coexisten, algo que en teoría no sería necesario para medir la originalidad de una obra de acuerdo con un criterio subjetivo.

Una de las principales implicaciones, y más evidente, de las diferentes concepciones de originalidad es el distinto alcance que tiene la protección por Derecho de autor en unos y otros sistemas. En principio, un sistema de derecho de autor que no somete las creaciones a un análisis comparativo con el resto de obras preexistentes tenderá a cubrir un más amplio espectro de creaciones que aquel que exija cierto grado de novedad y de altura creativa a una obra para dotarla de protección por Derecho de autor.

En Francia, la protección por Derecho de autor tiene una vis expansiva que no se aprecia en otros ordenamientos, como el español, donde la protección por Derecho de autor es más restrictiva e incluso residual. (Mariscal, Garrido-Falla, P.)

            Los miembros pertenecientes a la Chambre Syndicale, son aquellos cuyas obras reciben la titulación de Haute Couture y que clasifican como elementos protegibles por ley. Para poder entender esto a mayor detalle, se debe mencionar los puntos generales que marcan la protección de la Alta Moda en Francia.

En primer lugar, el factor legal más esencial para la protección en la alta moda es la propiedad intelectual. Esta fue creada en 1992 y su objetivo principal es permitir que el autor de diversas creaciones pueda beneficiarse de las ventajas de reconocimiento y financieras de las mismas. Según la ley francesa, esta se compone por dos secciones. La primera es la propiedad industrial, y la segunda la propiedad literaria y artística.

La diferencia esencial entre la propiedad literaria y artística y la industrial es que la industrial trata de proteger el origen empresarial de un bien o servicio, sus características y su calidad; mientras que el Derecho de autor tiene el fin de otorgar el reconocimiento a quienes, a través de una creación, contribuyan al desarrollo cultura en este caso la moda. Es por ello que, dada la naturaleza de esta investigación, nos centraremos sobre todo en esta última.

El derecho a la propiedad literaria y artística forma parte de la declaración universal de los derechos del hombre de la UNESCO donde se declara que “todos tienen derecho a la protección de interés moral y material derivado de todos los productos científicos, literarios o artísticos del que sean autor” (artículo 27 línea 2). Este derecho se subdivide en dos asambleas jurídicas: los Derechos de autor y los Derechos vecinos.

En Francia, cualquier obra literaria o artística que cumpla con ciertos requisitos, haya sido publicada o no, puede merecer la protección por Derechos de autor. Su definición se rige por el artículo L111-1, expone que “el autor de una obra tiene, por el mero hecho de su creación, un derecho exclusivo y oponible a todos de propiedad intelectual”. Este derecho depende tanto de una orden intelectual y moral, como de una patrimonial. Los requisitos para gozar de la protección por Derecho de autor es que la obra muestra un carácter original y que este se encuentre manifestado sobre un soporte material, como puede ser un vestido. Las obras a poder ser seleccionadas son propuestas por el artículo de propiedad intelectual L.112-2, el cual menciona como elemento décimo cuarto la pertenencia de elementos de indumentaria a elementos literarios y artísticos junto con obras de arte, libros y partituras musicales, a continuación, se mostrarán dichas obras, según la Ley nº 94-361 de 10 de mayo de 1994 art. 1 Diario Oficial de 11 de mayo de 1994:

  • Los libros, folletos y cualesquiera otros escritos literarios, artísticos y científicos
  • Las conferencias, alocuciones, sermones, alegatos y cualesquiera otras de la misma naturaleza
  • Las obras dramáticas o dramático-musicales
  • Las coreografías, los números y pases circenses, las pantomimas, cuya realización
  • Las composiciones musicales con o sin letra
  • Las obras cinematográficas y cualesquiera otras obras que integren una secuencia de imágenes animadas, con o sin sonorización incorporada, denominadas en conjunto obras audiovisuales
  • Las obras de dibujo, pintura, arquitectura, escultura, grabado, litografía
  • Las obras gráficas y tipográficas
  • Las obras fotográficas y aquéllas realizadas con técnicas análogas a la fotografía
  • Las obras de artes aplicadas
  • Las ilustraciones, los mapas geográficos
  • Los planos, croquis y obras plásticas relativos a la geografía, a la topografía, a la arquitectura y a las ciencias
  • Los programas de ordenador, incluyendo el material de preparación de diseño de los mismos
  • Las creaciones de las industrias de temporada de la confección y de la fabricación de joyas y aderezos personales. Se considerarán industrias de temporada de la confección y de la fabricación de aderezos personales, las industrias que por exigencias de la moda, renuevan con frecuencia la forma de sus productos y, especialmente, la fabricación de prendas de vestir, la peletería, la lencería, el bordado, la moda, el calzado, la guantería, la marroquinería, la fabricación de tejidos de gran novedad o especiales para la alta costura, la producción de joyas y calzado a medida, así como las fabricaciones de tejidos para la decoración de interiores

A su vez, este derecho, puede cubrir también el diseño particular de un tejido, un patrón o un estilismo que refleje la personalidad del autor, así como complementos, zapatos y accesorios. Por lo tanto, se puede derivar que la alta costura es considerada una obra artística y defendida como tal.

Las obras de costura también pueden protegerse por el Derecho de propiedad industrial, en el caso de Francia, el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI) se encarga del registro, de la publicación de marcas y de examinar y mantener las solicitudes de registro de patentes.

Según el artículo L511-1, “se puede proteger como diseño la apariencia de un producto, o parte de un producto, caracterizado por sus líneas, contornos, colores, formas, texturas o materiales; siendo estas características las del producto en sí o las de su ornamentación”.

Según los artículos:

  • L511-2, “sólo se puede proteger el diseño que es nuevo y tiene su propio carácter”.
  • L511-3, “un diseño se considera nuevo si, en la fecha de presentación de la solicitud de registro o la fecha de prioridad reclamada, no se ha revelado un diseño idéntico. Los diseños se consideran idénticos cuando sus características difieren sólo en detalles insignificantes”.
  • L511-4, “un diseño tiene un carácter específico cuando la impresión visual general que crea en el observador, difiere del a producida por cualquier diseño divulgado antes de la fecha de presentación de la solicitud de registro o antes de la fecha de prioridad reivindicada”:

El Derecho de autor asegura una protección de hasta 70 años tras la muerte del autor, el cual se ejercería por sus herederos. Si su naturaleza era colaborativa, el derecho se ejerce hasta la muerte del último de los colaboradores, y de ser póstuma, la protección es de 25 años. Estas amplias protecciones enfatizan la percepción de las prendas de Alta Costura como arte y no como moda efímera, ya que este período de derecho exclusivo pretende ir más allá de la protección de simples tendencias. Según el artículo L113-2, la obra puede ser considerada como colaborativa si su creación deriva de diversas personas, compuesta si ésta incorporó un elemento preexistente de relación establecida con el autor de esta y colectiva si la iniciativa surgió de diversas personas con un mismo nivel de colaboración. Así, artículo L113-3, la obra sería propiedad común de los coautores cuyos beneficios se deben establecer por medio de un acuerdo común. Sin embargo, en cuanto obras colectivas, la propiedad pertenece a la persona moral o física a cuyo nombre esta es atribuida.

Se pueden ceder los Derechos de representación y reproducción de la obra, según la orden patrimonial, para brindar beneficios socioeconómicos a terceros, pero siempre se debe respetar la mención del autor original como creador. Este contrato de transmisión debe indicar obligatoriamente el elemento a ceder, la destinación, la duración y el lugar de explotación con consenso de tanto el autor como el tercero. En caso que haya alguna alteración en este, se debe indemnizar al autor, artículo L131. Si la cesión fuese al estado francés, se cede el pleno derecho de la obra al estado.

En Francia, el diseñador también puede obtener Derechos de autor por el boceto del diseño. Ello ocurre siempre y cuando se muestran detalles de la prenda, incluyendo diferentes perspectivas de la misma, donde no haya ningún elemento externo que pueda ser confundido con el protagonismo de la prenda, si sus dimensiones son de mínimo 8×8 cm y máximo 15 x 18,5 cm y si incluye una descripción. La gestión se realiza por el BOPI, Boletín Oficial de la Propiedad Industrial. En cuanto a diseño, el BOPI puede retener las propuestas de 3 a 4 meses, o hasta 3 años si se realiza un aplazamiento. También cuenta con una excepción francesa llamada el diseño simplificado, regulado por la ley 512-2 artículo 4-1 el cual establece que se pueden mantener registrados cuantos diseños quieras, a ‘granel’, hasta un plazo de 36 meses. A partir de 30 meses, se deben escoger los diseños a publicar y lo que no se eligen son eliminados permanentemente. De estas formas, los diseñadores y casas de moda cuentan con la posibilidad de aplazar la publicación de sus diseños ya registrados y protegidos, posiblemente, por el Derecho de autor para mantener la exclusividad con el mercado y el factor sorpresa (Pousson, A., 2018).

Finalmente, si el caso fuese que el autor de la obra no cumple los requisitos para conseguir un Derecho de autor, puede recibir los Derechos vecinos definidos por el artículo L211-3. Estos protegen las obras por cincuenta años post la publicación de la creación, la explotación del elemento debe ser definida por el titular del derecho entre otros elementos. Aunque sean distintos que los Derechos de autor, los Derechos vecinos también se rigen por la orden moral.

Algunos factores afectan la posibilidad de Derecho de autoría. Por ejemplo, basados en la ley 112-2, previamente mencionada, se detalló que sólo es posible obtener los Derechos de autoría si es que el elemento está sujeto a constante cambio o no pasa de moda. La Chambre Criminelle declaró que un diseñador puede invocar las disposiciones de esta ley siempre que el modelo siga siendo original (Pousson, A., 2018).

Como se ha podido apreciar, la alta costura es, sin lugar a dudas, considerada un arte, pero hay ciertos requisitos que se deben cumplir para su protección. Es así como la federación de la alta costura y la Chambre Syndicale juegan un papel esencial definiendo las casas de moda a ser reconocidas como creadoras de esta disciplina artística y facilitando el posible reconocimiento de sus obras como dignas del Derecho de autor. En caso ello sea otorgado, las vías presentadas son aquellas que actuarían como métodos de protección. España y Francia, al ser países vecinos, podrían presentar ciertas similitudes en estos métodos, aunque sustancialmente la historia de ambas naciones haya sido notablemente diferente, llevando a posibles medidas distintas.

[yith_wc_productslider id=33673]



error: Este contenido esta protegido !!