Thomas Cook Group plc. Empresa que fue familiar durante 80 años cierra sus puertas tras 178 años operando en el sector turístico

Thomas Cook Group plc. Empresa que fue familiar durante 80 años cierra sus puertas tras 178 años operando en el sector turístico

La madrugada del lunes 23 de septiembre de 2019 nos hemos encontrado ante una noticia impactante, según la cual, se prevé que durante un largo periodo de tiempo la misma va a afectar a las economías europeas, se trata de la liquidación obligatoria de Thomas Cook Group plc, estamos ante el cierre de las puertas del touroperador más antiguo del mundo, han sido 178 años de historia (1841-2019). El comunicado se hizo público por el grupo anunciando “Se procede a liquidación obligatoria de Thomas Cook, a pesar de los esfuerzos realizados en los últimos días”.

Es preciso, para mostrar el éxito y expansión de la compañía durante su trayectoria, hacer una breve referencia histórica:

Thomas Cook, nacido en 1808, era un ebanista carpintero y pastor baptista, más conocido mundialmente por ser un empresario inglés que hizo historia, por ser la primera persona del mundo que se encargó de “organizar viajes”.

En 1841 Thomas cook, queriendo ofrecer a un grupo de personas un entretenimiento que los alejase del exceso de la bebida en tiempos difíciles, consiguió un tren e involucró, a más de 500 personas, en un viaje que los llevaba a un congreso de alcohólicos anónimos. En 1845 fundó la empresa que lleva su nombre Thomas Cook & Son,

la primera agencia de viaje del mundo, con el fin de trasformar el turismo artesanal existente en esos tiempos, empezó vendiendo un recorrido de 19 kms al módico precio de un chelín por persona, equivalente hoy a 3 €, el Sr. Cook al observar el éxito repetía los viajes e incluso extendió los recorridos, hasta el punto de que, en 1855, cruzó el Canal de la Mancha, visitando así París y, posteriormente en virtud de ese logro, extendió las ofertas de visitas a otros destinos, tanto europeos como asiáticos o estadounidenses. Thomas Cook, se encontraba ante una gran expansión de su empresa, y cada vez más, había un mayor deseo de conocer mundo.

El hijo de Thomas Cook y Marianne Mason, John Mason Cook, fue el heredero del legado tras la muerte del Sr. Cook en 1892. Esta empresa estuvo en manos de la familia hasta principios del siglo XX, ya que fue a finales de 1920 cuando los nietos del fundador decidieron vender el legado que, su abuelo y su padre, les habían otorgado, es decir, estamos ante una empresa que ostento el carácter de empresa familia, aproximadamente, durante 80 años a contar desde sus inicios y, no tenemos conocimiento si, el motivo de perder esta importante característica fue intencionado o producido porque la empresa no tenía compromiso familiar establecido; o bien, fue una situación dada por una decisión de venta no expuesta en el núcleo familiar.

La venta se hizo a los propietarios belgas del Orient Express, en 1992 se procedió de nuevo a su venta, esta vez, ostentando la figura de comprador el banco alemán Westdeutsche Landesbank. En 2001 la adquiere otra compañía alemana C&N Touristic AG y, Thomas Cook & Son, cambió su nombre a Thomas Cook AG. Entre una venta y otra hubo un año, bastante marcado, 1999, año en el que operó a través de sus propios vuelos con una aerolínea de su propia marca, ésta se denominaba Thomas Cook Airlines y operaba con modelos de Airbus, posteriormente se fueron añadiendo más aerolíneas que operaban desde diferentes zonas de Europa, la última fue creada en 2018 y operaba desde Alemania, llamada Thomas Cook Aviation.

2007 fue otra fecha señala para la compañía por dos razones, en primer lugar, se procedió a la fusión entre Thomas Cook AG y el Grupo My Travel, resultando de la fusión la NewCo “Thomas Cook Group plc, ahora en liquidación obligatoria, como se anunciaba el pasado 23 de septiembre de 2019, algunos periodistas lo están denominando el “ 11-S del turismo”. Y, en segundo lugar, esta NewCo resultante empezó a cotizar en las bolsas de Londres y Frácfort.

Dejando atrás la referencia histórica y, retomando la noticia, estamos ante el cierre del segundo touroperador global, una compañía con una plantilla de 22.000 empleados y 560 sucursales, que vendía paquetes turísticos a 19 millones de personas en el mundo, concretamente a España, cada año traía alrededor de 7 millones de personas.

Los motivos del gran declive de la compañía están siendo estudiados por los profesionales, pero algunos de ellos ya saltan a la luz. La compañía no estaba pasando por su mejor momento y, un cúmulo de obstáculos la ponían en peligro en los últimos años, han ocurrido determinadas situaciones que la han ido llevando a este triste desenlace, como las siguientes: la revolución digital y el auge de las compras de vacaciones y vuelos por internet; el aumento de líneas aéreas con paquetes de billetes LowCost; o la incertidumbre generada por el “brexit”, la cual mucha gente ha evitado viajar al extranjero. Por ello y más, en los últimos años Thomas Cook Group plc, acumuló una elevada deuda.

Aún con más fuerza en los últimos meses, las dificultades de la compañía han aumentado, llegando a anunciar el jefe del grupo una pérdida por valor de 1.500 millones de euros, indudablemente sus acciones bajaron de precio a escasos céntimos de euro.

La mañana del pasado domingo, acreedores y accionistas, intentaban dar con la solución, la misma consistía en obtener 200 millones de libras, esto 227 millones de euros, con el objetivo de poder llevar a cabo una recapitalización de la deuda, que iba a efectuarse a final de mes con la aportación del accionista principal, Grupo Fosun, de 900 millones de libras, 1.000 millones de euros aproximadamente, es decir, el mayor accionista de Thomas Cook había planteado hacerse cargo de un paquete de refinanciamiento de más de 1.000 millones de euros. A principios de la tarde los reunidos se disgregaron sin dar detalles.

Posteriormente el Consejo de Administración de la compañía británica tuvo una reunión de emergencia, en la que se acordó cesar en las actividades y, en esa misma madrugada del lunes, manifestó Peter Fankhauser, CEO de la compañía, “Es un profundo pesar para mí y para el resto de la junta que no hayamos tenido éxito. Me gustaría disculparme con nuestros millones de clientes y miles de empleados, proveedores y socios que nos han apoyado durante muchos años”. Entendemos con ello finalmente que, las negociaciones con el accionista principal de la empresa habían fracasado y que, ante la imposibilidad de obtener la refinanciación pretendida de 227 millones de euros para capitalizar la deuda y seguir operando con normalidad, la empresa ha declarado su suspensión de pagos, es decir, situación en la que el activo de la empresa no es inferior al pasivo, pero ese activo no es lo suficientemente líquido para atender al pago de sus obligaciones a la fecha de su vencimiento, es decir, existe una falta de liquidez y, en el presente caso, esta situación lleva aparejada la disolución de la compañía en cuestión.

Analizando el impacto de este cese en la actividad de Thomas Cook, concretamente, para España va a suponer un “agujero financiero”, especialmente en las islas Canarias y Baleares.

Entre los afectados por la noticia, además de la multitud de viajeros y trabajadores, encontramos como gran afectado al Grupo Fosun, con su inversión de más de 200 millones de euros, desde que ingreso en el accionariado de la compañía en 2015, en busca de captar el creciente mercado turístico chino. Por el contrario, el mayor beneficiario de esta noticia será el Grupo TUI, el primer touroperador mundial, es decir, el mayor competidor directo de la compañía en quiebra. Sin embargo, la participada alemana Condor, por el momento, se salva de la quiebra, por lo que aún no debemos catalogarla como afectada de la noticia.

Para la multitud de viajeros afectados sin posibilidad de regresar a sus hogares, se calculan unos 600.000 por todo el mundo, el gobierno británico de Boris Johnson ha creado un plan de repatriación, a manos del Ministro de Transporte Británico, Grant Shapps, y tiene prevista la mayor operación de repatriación de la historia británica, aunque el Sr. Shapps alertó que “la tarea es enorme y, existirán problemas y retrasos, así que haya calma”.

Finalmente, podemos afirmar que el emblema del turismo ha caído.

[yith_wc_productslider id=33673]