QAYA: Historia de una marca de moda sostenible y ecoamigable.

QAYA: Historia de una marca de moda sostenible y ecoamigable.

Efraín Alva y Keyla Polo son una pareja de esposos cuyos primeros negocios pertenecían al rubro gastronómico.  Gracias al trabajo en sus negocios de comida comenzaron a familiarizarse con los insumos naturales que servirían para un nuevo emprendimiento.

La marca QAYA nace en el año 2015 con la idea de utilizar la piel de pescado para confeccionar diferentes accesorios de moda. Esta es una palabra de la lengua quechua que significa “El Mañana” o “El Futuro”, un nombre original para un emprendimiento de moda novedoso y original.

Recién en 2016, empiezan la producción, luego de haber perfeccionado un proceso de curtido y teñido 100%  natural de las pieles. QAYA se convierte así, en una empresa de triple impacto: ambiental, social y económica.

A raíz del confinamiento social obligatorio y los efectos económicos de la pandemia, incorporaron a su gama de productos, las mascarillas de piel de pescado.

 

Piel de pescado: el nuevo “Python”?

 

La piel de pescado es super resistente, se estima que es de tres a nueve veces más fuerte que la piel común de vacuno, y a diferencia de esta, posee texturas únicas y variadas, tal cual, como la piel de serpiente. Al igual que con aquélla, es posible crear todo tipo de accesorio o calzado de formas y colores inimaginables.

 

 

Los procesos “ancestrales” de curtido y teñido….

 

Las pieles de pescado son curtidas y teñidas íntegramente con productos naturales, lo que vuelve a QAYA  en una marca de moda sostenible y ecológica. Los procesos de curtido y teñido han sido desarrollados por los dueños de la marca.

Al utilizar productos naturales en el proceso de curtido de las pieles, este es más largo que para las pieles vacunas, las características propias del insumo hacen que se requiera al menos 30 días para obtener la piel lista para la confección de los productos.

Para teñir las pieles de pescado, también utilizan productos naturales, como como la cúrcuma, el palillo, el maíz morado (producto típico peruano), achiote, betarraga, espinaca, alfalfa, raíces y cortezas, de la Amazonía y de los Andes.

Ambos procesos son 100% sostenibles pues no utilizan productos químicos.

¿Qué productos se pueden confeccionar con piel de pescado?

 

 

QAYA ofrece  bolsos, billeteras, zapatos, cinturones y mochilas confeccionados con pieles de pescado. Utilizan las pieles de peces amazónicos como el paiche, doncella, gamitana, paco pero, también de peces marinos, como corvina, perico, liza y algunos peces de agua dulce provenientes de granjas piscícolas, como trucha y tilapia.

Como para no desentonar con el accesorio de moda necesario, en estos tiempos de pandemia, lanzaron al mercado sus mascarillas faciales confeccionadas íntegramente de piel de pescado. Estas mascarillas están reforzadas con un filtro de algodón orgánico con micropartículas de cobre y dos capas de Notex de 80 gramos. Las mascarillas son lavables y reutilizables.

Sus productos pueden ser elaborados con 100% pieles de pescado o combinadas con otras pieles, como la piel de oveja curtida sin productos químicos.

 

 

QAYA una marca sostenible.

 

QAYA  es una marca socialmente responsable y ecoamigable, los insumos para la confección de sus accesorios de moda: las pieles de pescado, son productos que, normalmente, se desechan. Al ser compradas directamente, a los vendedores de carne de pescado o a piscicultores, estos “deshechos” ingresan nuevamente a la cadena productiva. Pero, para no desperdiciar este preciado insumo, QAYA les ha brindado una formación especializada en el corte y tratamiento de las pieles para evitar que se destruyan. Sus proveedores son vendedores de paiche de diferentes regiones de la Amazonía peruana.

QAYA es la única empresa en el Perú que exporta pieles certificadas de paiche. Cuentan con la certificación CITE que garantiza la procedencia de las pieles de granjas piscícolas.

Es socialmente responsable, pues desde el 2017, QAYA realiza una labor orientada al empoderamiento de la mujer, dan trabajo a las internas en las cárceles formándolas para que traten la piel del pescado y la dejen apta para la confección. Las internas elaboran con estas pieles diferentes productos que son comprados por la empresa a precio justo, y las venden a través de redes sociales y en sus portales web. De esta manera, las apoyan en su resocialización.

Hacen un proceso de economía circular: sus productos reciclan los desechos, son naturales, no contaminan y capacitan a las internas para que puedan confeccionar diferentes productos con los retazos de las pieles utilizadas. Como es un producto ecológico es no contaminante.

 

Marca premiada.

 

La marca QAYA ha recibido premios y ganado concursos. Así, por ejemplo, la piel de pescado ha sido designada como el Segundo producto más vendido después de la lana de Alpaca en el Perú.

Esta empresa forma parte de los Eco y Bio Negocios adscritos al Ministerio del Ambiente.

Ha obtenido el Segundo Premio a las empresas sostenibles de la Cámara de Comercio de Lima, así como el concurso INNOVATE: Reto bio 2019.

 

 



error: Este contenido esta protegido !!