MODA Y SOSTENIBILIDAD

MODA Y SOSTENIBILIDAD


¿Qué es la sostenibilidad? – orígenes

 

Debemos ubicarnos en 1987, con la confección del informe Brundtland, llevado a cabo por Naciones Unidas, en donde se proporciona una primera aproximación respecto al concepto de sostenibilidad, en el cual se abordan por primera vez las consecuencias medioambientales relacionadas con la globalización y el consecuente desarrollo económico. En dicho informe se tratan de establecer diversas soluciones al fenómeno de la industrialización, y su exponencial crecimiento en detrimento del medioambiente.

Tal es así que entendemos hoy en día a la sostenibilidad como la necesidad de garantizar y preservar los recursos naturales para las futuras generaciones, mediante un uso responsable. Aquí nos encontraremos con tres pilares fundamentales que van de la mano en este nuevo concepto que irrumpe la industrialización. Debemos tener en cuenta que la sostenibilidad implica reconocer la limitación y escasez de los recursos naturales y su consecuente e imperiosa protección, así como velar por su uso racional.

Ahora resulta primordial poder entrecruzar o relacionar dicho concepto junto con el desarrollo social y económico, a fin de obtener un equilibrio entre estos diferentes pilares, lo que conlleve a desarrollar una actividad que no dañe el medioambiente. Este es el origen de la concientización respecto al uso inadecuado y excesivo de recursos que no son ilimitados.

La preocupación llega de forma lenta, pero de a poco podemos observar cómo se introduce en el actuar de la actividad empresarial.

Estas esferas o pilares interrelacionadas deben confeccionarse y adecuarse desde el desarrollo sostenible, con una mirada global y una acción internacional e inmediata. A fin de lograr este cometido, Naciones Unidas dispuso un plan en marcha denominado Agenda 2030 donde se establecen objetivos (globalizados y comunes) conducidos a obtener y lograr un mundo más sostenible, mediante la determinación de unas metas a fin de frenar el negativo impacto que estamos generando día a día y que impera y avanza sobre el calentamiento global y el medioambiente.

 

 Agenda 2030

 

Las medidas establecidas implican grandes desafíos. En este caso, se establecen 17 objetivos que resumimos a continuación, a saber:

  •  Agenda 2030erradicar la pobreza y el hambre;
  • garantizar la salud y bienestar general, así como una educación de calidad con oportunidades de desarrollo e inclusión;
  • reducir las desigualdades, garantizando especialmente la igualdad de género;
  • garantizar agua limpia y saneamiento de la misma así como la energía sostenible;
  • fomentar el trabajo decente y el crecimiento económico;
  • fomentar la innovación en la infraestructura y producción de consumo sostenible y responsable así como generar ciudades y comunidades sostenibles;
  • generar acción y protección por el clima, la vida submarina como de ecosistemas y terrestres;
  • promover la paz, justicia y confección de instituciones sólidas;
  • promover alianzas para llevar a cabo los objetivos.

La revisión y seguimiento de la misma repercute en el Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible, creado en la Conferencia de 2012 de sobre el Desarrollo Sostenible, donde se renueva el compromiso a los diez años después de consagrarse la “Cumbre de la Tierra” de 1992. Este corolario surge a fin de entender la relevancia del tema y poder comprender que deriva de diversas conferencias y reuniones realizadas a fin de establecer objetivos que logren el cambio necesario.

Es así que surge entonces la necesidad imperante de poner la acción en marcha, buscando la forma de poder acercarnos cada día más a los objetivos sostenibles. La intención es generar una transformación en las sociedades de hoy día así como en la economía para poder ofrecer mejores soluciones a la problemática de la contaminación, el cambio climático y el mantenimiento de la biodiversidad.

Volviendo a la definición de sostenibilidad, nos encontramos entonces con los diferentes pilares que deben acoplarse a la misma. Es decir, no sólo hablamos de la sostenibilidad ambiental, sino también de la sostenibilidad social y económica.

Cuando hacemos referencia a la sostenibilidad ambiental debemos considerar la necesidad de preservar la biodiversidad a fin de garantizar el cuidado del medioambiente, como la promoción y fomento del uso de energías renovables que a su vez generen un uso responsable, un ahorro del agua, como también la innovación sobre el reciclaje, entre otras cuestiones.

Ahora bien, cuando hacemos referencia a la sostenibilidad social, debemos comprender la necesidad de garantizar el desarrollo de las personas como de las comunidades para mejorar la calidad de vida, generar un bienestar social con acceso universal a la salud y educación y garantizarlo de forma equitativa.

Por último, al establecer la sostenibilidad económica, debemos entender al crecimiento económico desde una perspectiva ecológica, es decir, minimizando el daño al medioambiente, confeccionando formas de negocios más sostenibles, con una distribución de recursos naturales equitativos.

 

 Moda sostenible

 

 Moda sostenible

Todos estos antecedentes señalados y resumidos, vienen a hacernos comprender la relevancia en cuanto al tema y la necesidad de comenzar a aplicarlo en todos los ámbitos posibles. Hemos visto en artículos anteriores el punto de inflexión de las industria textil por ser una de las más contaminantes.

De acuerdo con un informe desarrollado por la ONU, en la Conferencia sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) se sitúa a la industria de la moda como la segunda más contaminante. Se utilizan más de 93.000 millones de metros cúbicos de agua para su producción y confección para luego, al finalizar el ciclo arrojar en el mar medio millón de toneladas de microfibra. De ahí la urgencia de modificar el sistema y avanzar en una industria más sostenible y sustentable.

Asimismo, esto se encuentra relacionado con un informe presentado por EURATEX, estableciéndose que ya en el 2019, en la Unión Europea se produjo aproximadamente 5,8

millones de toneladas de textiles, de los cuales se estima que solo se recolectaron alrededor de 2,8 millones de toneladas, mientras que el resto termina en gran medida en incineradoras o vertederos junto con otros residuos, generando una gran contaminación y perdiendo la posibilidad de reciclar dichos residuos y poder generar materiales destinados a ser reutilizados (ver artículo https://enriqueortegaburgos.com/reciclaje-textil-rehubs/).

Ahora bien, cuando hacemos referencia a la moda sostenible debemos entender el negocio y la estructura desde otro ámbito. Así como conocemos la denominación fast fashion -moda rápida, pasajera- debemos familiarizarnos con la nueva definición del slow fashion -moda duradera, sostenible-.

La intención de cambiar de una estructura a la otra implica un nuevo enfoque apoyado en la concientización. Se está pensando e iniciando un camino hacia una industria que vele por el cuidado del medioambiente, los derechos humanos de los trabajadores textiles y la utilización de materias primas que reduzcan la contaminación. Esto deriva en configurar una nueva forma de consumo moderado.

La nueva estructura y visión que se proyecta al hablar de moda sostenible implica sujetarse a estos nuevos principios y objetivos en búsqueda de minimizar el impacto negativo que se produce en cada etapa de producción.

En este sentido, se configura la necesidad imperante de poner en marcha nuevas medidas a fin de entender la repercusión que se genera y así buscar la forma de evitar un uso abusivo de los recursos naturales utilizados para la fabricación de las prendas.

El gran problema del fast fashion radica en la elaboración de prendas en exceso, que son pasajeras y no implican una duración al consumidor quien finalmente decide desecharla ante una nueva moda la próxima temporada. Bien es cierto que se requiere de una inversión por parte de las empresas en llevar a cabo este gran cambio, con la finalidad de utilizar sistemas que eviten por ejemplo el uso del agua desmedida.

En definitiva, la moda sostenible repercute e irrumpe en la propia estructura de la industria, como en el proceso de fabricación. Se requiere de una moda que confeccione prendas sin comprometer los recursos de las futuras generaciones, implementando materiales que puedan luego ser reciclados y evitando la utilización de componentes tóxicos, así como luchar por garantizar mejores condiciones laborales de los trabajadores de la industria, todo esto con el fin de generar una transparencia y trazabilidad en cada prenda.

De todas formas considero que también deberíamos hablar de la posición que debe tomar la empresa ante el consumidor, y las formas de captar al consumidor, evitando así un marketing que conlleve a un consumo temporal, descuidado y desmedido.

Como hemos hecho alusión en anteriores artículos este inicio de cambio casi repentino proviene de diversos informes respecto a las cifras alarmantes de contaminación y sobreconsumo imperantes en la industria de la moda. Tal es así que en el 2019 se lleva a cabo la firma del Fashion Pact, por el cual diversas compañías de moda y otros sectores relacionados se comprometen al cumplimiento de tres objetivos bases: detener el cambio climático,    restaurar    la    biodiversidad    y    proteger    los    océanos.    (ver    artículo

 https://enriqueortegaburgos.com/fashion-pact-que-es-sus-3-claves/),aunque aún sin consecuencias directas si no se llegan a alcanzar los estándares requeridos para que el cambio realmente funcione. Esto proviene como respuesta a una problemática que se hace eco cada vez más insostenible. El cambio es ahora.

La idea principal es poder generar prendas que perduren en el tiempo, mediante nuevas técnicas ecológicas, con materiales reutilizados y reciclables cuando finaliza su ciclo de utilidad, buscando a su vez una solución a la necesidad de reducir la huella de carbono y el gran problema que generan los residuos de la confección y desecho de las prendas.

 

 Responsabilidad social empresarial

 

Esto significa que la acción no debe esperar. Siguiendo entonces con lo explicado, es que surge la responsabilidad social empresarial, es decir, la configuración de acciones más sostenibles en la empresa desde la intención de mejorar la calidad de condiciones de los trabajadores hasta la capacidad de reducir un impacto negativo al medioambiente con la actividad transformada.

 Responsabilidad social empresarial

Este nuevo punto de vista pretende optimizar los procesos de producción, agregando e incorporando en la misma métodos más sostenibles en el día a día, como podría ser la implementación de sistemas de reciclaje que disminuyan la contaminación, así como poder brindar un nuevo mecanismo de actuación encausando socialmente el negocio.

Esto deriva en una nueva posición de la compañía, es la obtención de una mejor imagen pública y eventualmente en la posibilidad de conseguir mayor acceso a ayudas públicas o reducciones fiscales gracias a su compromiso con el medioambiente.

 

 Instrumentos y/o herramientas en la industria textil

 

En la actualidad no existen normas jurídicas vinculantes respecto a la conversión de las industrias textiles a una industria circular, pero sí podemos observar diferentes mecanismos legales que conducen y encaminan la acción hacia la sostenibilidad.

Podemos observar mayor movimiento respecto a normativas sobre reciclaje, lo que constituye uno de los pilares más importantes respecto al impacto negativo que produce la producción en masa de la industria textil. Cobra relevancia la Directiva Europea EU 2018/851 que obliga a los Estados Miembros a empezar la recogida selectiva de los residuos textiles antes del 1 de enero de 2025. Aunque aún es un problema que -en estudio- no se encuentra por completo resuelto, pues se desperdician millones de toneladas de prendas que no pueden reubicarlas para reutilizarse.

 

herramientas en la industria textil

 

Por otro lado, uno de los mecanismos con los que cuentan las empresas son la posibilidad de utilizar materia prima ecológica. Actualmente, podemos observar cómo algunas compañías se encuentran prestando atención a dichos detalles, llevando a cabo incluso investigaciones o mejor dicho financiando diversos proyectos para poder aportar nuevas técnicas de producción. Asimismo, resulta relevante el poder generar y publicar la trazabilidad de los productos/prendas, y que el consumidor pueda llevar a cabo su propia investigación respecto al origen de la prenda, su confección y demás. Podemos observar cómo  diversas  marcas  se  encuentran  lanzando  al  mercado  cápsulas  o  una  serie de selección  de  artículos  exclusivos  más  sostenibles.  La  inserción  de  la misma también depende de la visibilidad y oportunidad que se le dedica en su estrategia comercial.

No podemos dejar de indicar que los consumidores hoy en día tienen una mirada mucho más exigente respecto a la confección y proceso de producción, que constituyen nuevos hábitos. Y es que la necesidad de revertir el impacto negativo repercute en cada uno de nosotros. La concientización se puede ver desde la necesidad de la empresa en comprender los cambios de paradigma, acoplarse y preocuparse en modificar el sistema industrial en el que nos encontramos aún al día de hoy.

Por último, podemos apreciar como ejemplo de esta nueva realidad en la que se encuentran inmersas las empresas de la industria de la moda es la necesidad de buscar soluciones, y poder innovar a la hora de continuar llamando la atención del consumidor. Es así como H&M puso en marcha diversas acciones, llevando a cabo una colaboración con el Instituto de Investigación de Hong Kong, para la confección de una maquinaria que recicla la prenda en el momento, pudiendo el consumidor proporcionar una prenda que ya no usa y transformarla en una nueva. Se recicla y reutiliza el material (ver   artículo).

 

Bibliografía

 

https://sustainabledevelopment.un.org/index.php?menu=1556

https://www.unep.org/explore-topics/sustainable-development-goals/about-sustainable-development-goals#ourw   ork

https://www.sostenibilidad.com/desarrollo-sostenible/que-es-la-sostenibilidad/

https://www.acciona.com/es/desarrollo-sostenible/

https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/objetivos-de-desarrollo-sostenible/

https://www.responsabilidadsocial.net/sostenibilidad-que-es-definicion-concepto-tipos-y-ejemplos/

https://www.un.org/spanish/conferences/cumbre&5.htm

https://blog.oxfamintermon.org/moda-sostenible-otra-forma-de-entender-el-negocio-textil/?gclid=Cj0KCQjw4ImEBhDFARIsAGOTMj8ymq04QhRiQcqgnhZX3T1BylzJX-1ZFJbWWLHmGGmosvXOyEzfBb4aAmwOEALw_wcB

https://www.ellenmacarthurfoundation.org/publications/a-new-textiles-economy-redesigning-fashions-future

https://slowers-shoes.com/blog/que-significa-moda-sostenible/#:~:text=Una%20buena%20definici%C3%B3n%20 de%20moda,que%20intervienen%20en%20el%20proceso%E2%80%9D

 

 



error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas