ROBÓTICA Y RETAIL

ROBÓTICA Y RETAIL

¿Cuál es la relación de robótica con el retail?

Uno de los grandes errores es pensar que la Industria 4.0. es solo y únicamente aplicable para el sector de la industria . La intuición y los conceptos nos llevan a pensar que si nuestra empresa no trabaja la tornillería o los motores reductores eso de la Industria 4.0. no va con nosotros y nos coge muy lejos: que es para otro tipo de empresas o para el futuro cuando nuestros hijos hereden la empresa tengan que aplicarlo.

 

Sin embargo, la Industria 4.0. es una realidad que está hoy y aquí y naturalmente el retail no es ajeno a ésta. Y aquella empresa -sea del sector y del tamaño que sea- que después de la pandemia no esté pensando en cómo revolucionar su negocio estará abocada a subsistir a base de ayudas públicas: la sociedad ha cambiado y la tecnología es más que nunca parte de nuestras vidas.

 

Si bien en anteriores artículos se han tratado algunas tecnologías clave (como por ejemplo la realidad virtual), en este caso toca hablar de las aplicaciones que la robótica tiene en el retail tanto para empresas familiares como para marcas de lujo.

 

“Aquella empresa que después de la pandemia no esté pensando en cómo revolucionar su negocio estará abocada a subsistir a base de ayudas públicas”.

 

ANATOMÍA DE UN ROBOT

 

En primer lugar, toca definir de qué hablamos cuando usamos la palabra robot. Afortunadamente la ciencia ficción literaria y audiovisual nos ayuda a imaginarnos y clasificar los diferentes tipos de robot. Es más, incluso cabe plantearse si no es debido a la ciencia ficción y a la influencia que esta tiene en el imaginario colectivo que los robots se han hecho realidad de esa cierta manera y de esa concreta forma y estética.

 

“Por sí solo un robot no va a aportar beneficios a nuestra tienda”

 

Estamos ante un concepto muy amplio. Dentro de la robótica caben desde los brazos mecánicos articulados hasta los robots con apariencia casi humana (al más estilo de Blade Runner o West World). Las funciones también abarcan un amplio abanico de posibilidades: desde realizar trabajos mecánicos y repetitivos más propios de una cadena de montaje industrial, hasta ser capaces de aportar un valor añadido realizando propuestas basadas en las interpretaciones de las emociones del humano con el que interactúa.

 

Lo más importante, antes de entrar con los diferentes usos y aplicaciones, es no deslumbrarnos pensando en el robot como un ente aislado que por sí mismo soluciona todos los problemas y  visualizar al robot dentro de un contexto: entender que el robot debe estar en red con otras tecnologías digitales.  Dicho en otras palabras: por sí solo un robot no va a aportar beneficios a nuestra tienda ya que necesita de una visión más amplia y un plan general en el que se contextualicen sus funciones en base a nuestros objetivos y el resto de las tecnologías ya desplegadas(que aunque no lo creamos, son muchas) y que en un futuro se quieren desplegar en nuestro negocio.

 

APLICACIONES DE UN ROBOT

 

Son muchas las grandes empresas que utilizan robots para agilizar, rentabilizar y mejorar sus procesos:

 

  • Gestión de pedidos online: en los últimos años, y más aún desde la pandemia, las ventas online han aumentado. Como Inditex ha demostrado, la robótica ayuda a organizar las compras online y coordinar las entregas, permitiendo de este modo que los trabajadores puedan realizar tareas de mayor valor añadido.

  • Control del inventario: Amazon, además de utilizar la robótica para el reparto por medio de drones y para las tareas industriales de gestión de paquetería dentro de la fábrica, también la aplica en el control del inventario: contando, ordenando y pronosticando la futura necesidad de sus productos.

 

  • Reorganización de productos: al hilo de la utilidad anterior, tal y como hace Walmart, la robótica permite reducir el stock no solo por el control del almacén si no por el orden correcto a la hora de colocar cada producto dentro de la tienda.

  • Promoción y Marketing: una anécdota lo ilustrará mejor que cualquier otra explicación: el CEO de una importante cadena de restauración que opera en Cataluña y Baleares me comentaba como el uso de un robot básico para tomar nota de los postres hizo que las ventas se dispararan: hasta los comensales que ya no tenían hambre pedían postre solo por poder hablar con el robot.

 

  • Supervisión y vigilancia: no olvidemos que un simpático robot que transita la tienda promocionando productos, recogiendo quejas de clientes o resolviendo dudas también puede disponer de cámaras de video vigilancia que podrían ayudar a reducir las pérdidas y los extravíos.

 

(DES)VENTAJAS DE UN ROBOT

 

Por supuesto, al igual que no hay que caer en la tecnofobia tampoco hay que caer en la tecnofilia: lo importante, una vez más, es tener claro qué necesidades vamos a cubrir mediante la robótica y cómo vamos a enlazar está tecnología con el resto de las tecnologías ya desplegadas.

 

A continuación se presentan tres criterios más que básicos que pueden ayudar a decantarnos por la (no) elección de un robot como tecnología que facilite, mejore y beneficie a nuestro negocio.

 

  • Artesano vs. Industrial: como ya comentábamos en un artículo anterior dedicado a la cuestión artesanal, si el objetivo es crear algo único difícilmente lo podrá realizar un robot; sin embargo, para la producción masiva puede resultar una herramienta muy útil. Por lo tanto, la elección dependerá de la necesidad de la tienda y del producto que se trabaje.

  • Inversión inicial alta vs. Poco mantenimiento: si bien es cierto que la compra de un robot del tipo que sea puede resultar un gasto considerablemente alto para nuestro negocio, el poco mantenimiento que este requiere hace que la inversión se amortice en un tiempo relativamente corto. Por lo tanto, dependerá del margen y del balance de cada empresa decidir si el robot será un gasto o una inversión.

 

  • Baja especialidad vs. Multitarea: si bien es cierto que la tecnología avanza a pasos agigantados, no es menos cierto que todavía queda un gran camino para que la robótica llegue a realizar muchas tareas no muy concretas con un grado de especialidad muy alto. Por otro lado, un mismo robot puede realizar diferentes tareas identificadas anteriormente (vigilar, contar y atender). Por lo tanto, la ayuda de un robot puede resultar de gran utilidad para pequeñas empresas donde las tareas se multiplican y las manos de los trabajadores no abarcan todas las necesidades.

 

¿SUEÑAN LOS ROBOTS CON DERECHOS MECÁNICOS FUNDAMENTALES?

 

Partiendo de estas premisas no cabe duda de que cada negocio es un mundo y necesita de un estudio previo y personalizado. De todos modos, a modo de guía, las preguntas más frecuentes que realizan desde los negocios suelen ser:

 

  • Sobre las horas de trabajo repetitivo y de poco valor añadido de las que libera al humano.

 

  • Sobre las ventas analizadas desde el trato con la clientela.

 

La respuesta a ambas preguntas es satisfactoria, es decir, permiten que el trabajador realice tareas de mayor valor añadido y donde el toque humano es necesario y, además, aumenta las ventas del negocio. Sin embargo, la decisión final suele variar ya que a veces el uso de la robótica de otro modo puede resultar todavía más beneficioso.

 

Lo que sí parece obvio es que la tecnología va ocupando un lugar cada vez más importante en el retail, y más desde la pandemia. Es un dato objetivo que el nivel tecnológico en España es bajo comparado con otros países europeos: la Industria 4.0. apenas es utilizada incluso en PYME del sector industrial, aunque las ayudas públicas para su implantación e implementación van en aumento (lo cual en sí mismo puede ser otro motivo para apostar en nuestro negocio por estas tecnologías).

 

Pero no hay que olvidar que en la era global y digital la competencia ya no está en la tienda situada al otro lado de la calle: la competencia está todavía más cerca, a un simple click de botón. Con lo que el compararnos con lo que hace la tienda de al lado, o incluso a nivel más general, compararnos como País en lo que hacen los países de al lado no es un ejercicio ni honesto ni adecuado para nuestro negocio. La comparativa ha de ser con cualquier otra tienda de nuestro tamaño, sea del lugar que sea.

 

Ya que aunque para nosotros resulte casi ciencia ficción e incluso pueda sacarnos una sonrisa por la curiosidad del asunto, es ya una realidad el hecho de que se estén planteando, por un lado, la necesidad de departamentos de RRHH que sepan gestionar todos los robots que forman parte de la empresa. Y, por otro lado, se esté debatiendo desde un nivel ético e incluso legal sobre los posibles derechos laborales de los robots.

 

No es broma, es una realidad. Estando el listón tan alto, toca pensar en qué nivel tecnológico estamos en nuestros negocios e identificar las buenas prácticas que se realizan en otros lugares y que puedan ser aplicables en nuestro negocio para poder así crear nuestro modelo de negocio propio ayudado por la robótica y la Industria 4.0.

 

 



error: Este contenido esta protegido !!