EL LEGENDARIO MONOGRAM DE LOUIS VUITTON.

EL LEGENDARIO MONOGRAM DE LOUIS VUITTON.

El nacimiento de un estampado icónico para el mundo de la moda.

 

Cuando hablamos de Louis Vuitton es inevitable mencionar su icónica lona Monogram, que nació en 1896 de la mano de Georges Vuitton, hijo de Louis Vuitton, y que se ha convertido en toda una insignia de la maison francesa.

La idea nace con la intención de Georges Vuitton de crear un estampado icónico con el que se reconociera la marca y, al mismo tiempo, con el deseo de homenajear a su padre, que había fallecido cuatro años antes. El diseño del Monogram utiliza las iniciales de Louis Vuitton y se inspira en emblemas japoneses, de donde surge el famoso círculo alrededor de una flor de cuatro pétalos y entrelaza las iniciales de su padre.

Primer Monogram de Louis Vuitton

 

En 1996, cuando los aires innovadores rigen la maison, se celebra el centenario del nacimiento del famoso Monogram y, con este motivo, la firma selecciona a seis diseñadores, concretamente a Azzedine Alaïa, Romeo Gigli, Helmut Lang, Manolo Blahnik, Vivienne Westwood, Isaac Mizrahi y Sybilla, para que crearan piezas únicas usando el icónico patrón de la firma, y fueran expuestas en las grandes capitales internacionales.

 

Mochila/paraguas diseñada por Sybilla

 

Monogram Multicolor Louis Vuitton

 

El Monogram hoy.

En la actualidad, ha sido rediseñado por el famoso creador de tipografías Claudie Mediavilla, quién redefinió los motivos florales y ornamentos del Monogram, para que fueran impresos como patrón en bolsos y maletas, de tal modo que podemos observar en la mayoría de estos artículos el renovado y mítico estampado.

Del mismo modo, a día de hoy podemos encontrar el Monogram en todas sus variantes. Así, en 2003 surge el colorido Monogram Multicolor de la mano del artista japonés Takashi Murakami, se crea el Monogram Cherry Blossom, también en colaboración con Takashi Murakami. En 2019 surge la versión más “pop”, con la colección Monogram LV pop, e igualmente podemos apreciar la última interpretación del mismo, en la que aumenta el motivo con nuevas proporciones, y que podemos encontrar tanto en cinturones como en el ya mítico bolso Speedy, entre otros.

Estas son solo algunas de las reinterpretaciones que ha hecho la maison a lo largo de la historia de su Monogram.

 

 

 

La protección del Monogram: su registro como marca figurativa.

Esta lona tenía –irónicamente- la finalidad de evitar imitaciones, y la firma, después de proteger sus patentes, en 1905 registra el Monogram como marca. Actualmente el estampado monograma está registrado como marca europea (1996), y protegido como marca internacional con extensión a España.

En este sentido, debemos hacer referencia al sistema de marcas específico de la Unión Europea, creado por el Reglamento (CE) nº 40/94 del Consejo, que estableció la protección de las marcas a escala de la Unión, de forma paralela a la protección que se ofrecía a nivel de los Estados miembros por los sistemas nacionales de marcas, armonizados por la Directiva 89/104/CEE del Consejo [actualmente el Reglamento (UE) 2017/1001 regula la marca de la Unión Europea].

Al mismo tiempo, está en vigor el Sistema de Madrid de registro internacional de marcas, que se rige por el Arreglo de Madrid, adoptado en 1891, y el Protocolo adoptado en 1989. Este sistema permite proteger una marca en gran número de países, mediante la obtención de un registro internacional que surte efecto en cada una de las Partes Contratantes que hayan sido designadas.

 

Louis Vuitton en defensa de su Monogram.

Pese a la protección marcaria, es muy habitual encontrarnos con copias del estampado Monogram en el mercado y cabe destacar al respecto que Louis Vuitton ocupa el tercer puesto a nivel mundial como marca más falsificada, y sus signos distintos son objeto de permanentes intentos de imitación.

Entre otros muchos ejemplos similares, tiene interés citar la solicitud de registro de un dibujo industrial español, en concreto el 27688, cuyo objetivo era utilizarlo en prendas de vestir, marroquinería, calzado, bisutería, así como en artículos de regalo. Frente a esta solicitud Louis Vuitton Malletier S.A. decidió oponerse, basándose en su marca de la Unión Europea 15602, que protege su icónico Monogram, y como resultado y tras el correspondiente proceso ante la OPEM, la solicitud fue denegada.

Por otra parte, en relación con el registro del famoso estampado resulta de especial interés el diseño comunitario 00359724-0001, que constituye una combinación de las marcas de la Unión Europea 15602 –Louis Vuitton-, y 66753 –Calvin Klein-.

Diseño comunitario 00359724-0001

 

Ambas firmas se opusieron conjuntamente a una solicitud de inscripción que les afectaba por igual como titulares del citado registro comunitario, y presentaron una solicitud conjunta de declaración de nulidad ante la EUIPO contra el diseño en cuestión, que finalmente resultó anulado.

 

Louis Vuitton ante nuestros tribunales.

Es suficiente con realizar una simple consulta a las bases de datos que recopilan las sentencias de nuestros tribunales, para advertir la permanente labor de vigilancia legal que desarrolla la firma francesa de moda en defensa de su preciado activo inmaterial, su reconocido Monogram.

Así, por citar algún ejemplo, la Audiencia Provincial de Vizcaya, en sentencia nº 194/2007, de 4 de Mayo, partiendo de los hechos declarados probados por el Juzgado de lo Penal, entre los que se afirmaba que “Louis Vuitton Malletier S.A. es titular, entre otras, de las siguientes marcas internacionales registradas con extensión a España: marcas nº 360.016, 447.980 (motivo “Monogram”), nº 416.052 (denominación “Louis Vuitton”) y nº 447.981 (logotipo “LV”)“, confirmaba la condena por un delito contra la propiedad industrial, por la venta de productos falsificados de la marca.

 

A modo de conclusión.

Los bienes intangibles en las empresas del sector de la moda tienen un importantísimo impacto en el valor de las firmas y son decisivos en su posicionamiento en el mercado. Un claro ejemplo de este valor lo constituye el reconocido Monogram de Louis Vuitton. Es por ello que resulta vital para las compañías definir su estrategia de desarrollo y defensa de estos valiosos activos y, en el caso de Louis Vuitton, justifica el importante equipo de que dispone la firma a nivel internacional para la protección de los derechos de Propiedad Industrial (marcas, diseños, modelos, nombres de dominio, copyrights), así como los importantes recursos que destina anualmente a investigación y acciones jurídicas, como expuse en mi anterior entrada en este blog.

 

Recursos:

Enlaces a imágenes: