EL AUGE DE LAS VENTAS DE SEGUNDA MANO

EL AUGE DE LAS VENTAS DE SEGUNDA MANO

La moda actual es cambiante. Prácticamente cada mes las marcas promocionan nuevas colecciones lo cual provoca que la industria textil sea la segunda más contaminante del planeta después de la petrolera.

Durante los últimos años la naturaleza especulativa ha conllevado a una sobreproducción y un aumento de la contaminación agravados por el fenómeno de la moda rápida.

Frente a este crecimiento desproporcionado poco a poco se ha ido instaurando una conciencia social de consumo más responsable y sostenible.

Es así como se produce el auge de la compraventa de segunda mano. Esta consiste en el intercambio de productos adquiridos tras haber sido utilizados por una o más personas a cambio de un porcentaje reducido de su precio respecto al original.

Hoy en día , aproximadamente el 38% de la población española se ha unido al apogeo de este patrón. Situándose el rango de edad de los consumidores entre los 18 y 24 años.

El incremento en la demanda de este modelo se debe principalmente a los numerosos beneficios que comporta tanto para el vendedor como para el comprador.

En primer lugar, vendiendo reduces espacio en tu armario eliminando aquellas prendas a las que no das salida y a su vez recuperas parte del dinero que invertiste en ellas. Además fomentas un consumo consciente y por lo consiguiente respetuoso con el medio ambiente.

Por otra parte, la posición de comprador también destaca por sus múltiples ventajas ya que ahorras dinero, optas a prendas que nuevas escapan de tu presupuesto, encontrarás piezas únicas que ya no están a la venta y darás una segunda vida a numerosos productos.

 

Sin embargo, pese al resplandor de la compraventa de segunda mano sigue habiendo una parte de la ciudadanía que no termina de fiarse por posibles problemas derivados de los usos anteriores. Aún así,  no debería ser un impedimento para impulsar este modo de adquisición ya que los compradores se encuentran protegidos legalmente.

 

Cabe distinguir entre la compra en tiendas y a particulares. En el primer caso el consumidor se encuentra protegido al amparo de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (RDL 1/2007).  En cambio a nivel particular la protección se limita al Código Civil (Libro IV).

Igualmente, la protección en ambos casos será de seis meses salvo pacto entre las partes.

Esta es una de las principales diferencias frente a la compra de productos nuevos, ya que en estos la garantía por regla general es de dos años.

No obstante el establecimiento de precios es libre siempre que se respete la libre competencia y la protección de los consumidores. Por lo que si el bien no se corresponde con lo esperado podrá solicitarse su devolución o sustitución.

 

Si tenemos en cuenta las numerosas ventajas de la compra de segunda mano y además sumamos las nuevas necesidades surgidas a raíz de la crisis económica y el desarrollo de las tecnologías nos encontramos con el término re-commerce. Haciendo referencia por tanto a la venta de segunda mano de manera digital, principalmente de artículos de moda.

Como ya he mencionado anteriormente, los consumidores buscan realizar un consumo sostenible y proteger su economía sin renunciar a las últimas tendencias lo cual explica de manera resumida su prosperidad. Tal es así que se calcula que en 2023 el mercado de segunda mano alcanzará los 51.000 millones de dólares.

Este ascenso es constante puesto que en 2008 representaba un 3% de las prendas y en 2010 un 6% por lo que se calcula que en 2028 rondará el 13% superando así a la moda rápida.

 

Todo este clima se ha visto beneficiado por el confinamiento a consecuencia de la COVID-19 que ha causado una reducción de la capacidad económica de muchas personas lo cual ha conllevado a la búsqueda de ingresos extra. Principalmente por internet. Es por ello por lo que aplicaciones como wallapop han aumentado más de un 10% sus búsquedas y en torno al 40% la subida de artículos.

Es tal el fulgor de este modelo que diversas empresas como H&M o Zalando ya preparan sus plataformas para unirse al re-commerce.

 

Atendiendo a lo expuesto podemos resaltar el perjuicio que genera en el planeta la sobreproducción. Nosotros como ciudadanos tenemos la obligación de intentar en la medida de lo posible consumir de manera responsable para reducir los efectos nocivos sobre el medio ambiente. Por lo que la venta de segunda mano es el equilibrio perfecto entre la conciencia ambiental y el seguimiento de las últimas tendencias.

Por ello considero que es el futuro.

¿Y tú? ¿Te animas con este nuevo modelo de compra?

 

 



error: Este contenido esta protegido !!