LAS FRANQUICIAS EN EL SECTOR DE LA MODA

LAS FRANQUICIAS EN EL SECTOR DE LA MODA

El sector de la Moda es uno de los más importantes en el sistema de franquicias nacional, junto con la Alimentación y la Hostelería/Restauración. No en vano, y según refleja el último informe de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), “La Franquicia en España 2020”, con datos cerrados a 31 de diciembre de 2019, esta actividad estaba integrada por 242 redes de franquicia, de las 1.381 que componen la totalidad de esta fórmula de colaboración empresarial, lo que supone el 17,5%; por subsectores, las enseñas dedicadas a la Moda Femenina son las que mayor número de redes suman, con un total de 60, seguidas por Moda/Complementos, con 56, y Moda/Infantil-Juvenil, con 36. A continuación quedan Moda Genérica Mixta, con 33; Moda Masculina, con 21; Moda Íntima, con 20; Moda Nupcial, con 9, y por último Moda/Arreglos, con 7. Estas 242 centrales franquiciadoras suponen cinco menos que al finalizar 2018, evidenciando un ejercicio de descensos para este sector en todas sus variables, sin que todavía le afectase la crisis provocada por el coronavirus.

 

En relación con el número de tiendas que sumaba este sector a finales de 2019, también se aprecia un descenso de 126 respecto a 2018, contabilizando un total de 9.297, cifra que significa el 12% del total del sistema de franquicias español. En este caso, el subsector que más establecimientos tiene abiertos es el de Moda Genérica Mixta, con 2.004, seguido por el de Moda Femenina, con 1.885 y Moda/Complementos, con 1.656 locales en funcionamiento. Después les siguen Moda/Infantil-Juvenil, con 1.566; Moda Íntima, con 1.200; Moda Masculina, con 646; Moda Nupcial, con 184, y Moda/Arreglos, con 156 tiendas.

 

franquicia.net

En el apartado de los empleos que genera este sector, al concluir 2019 había un total de 27.036 personas que trabajaban en el mismo, 360 menos que a finales de 2018. Teniendo en cuenta que el global de la franquicia da trabajo a 294.231 personas, la Moda supone el 9,1% de los empleos generados en este sistema de negocio. Por subsectores, el que más empleados contabiliza es nuevamente el de Moda Genérica Mixta, con 8.899 trabajadores, seguido por el de Moda Femenina, con 5.345 y Moda/Complementos, con 3.852. A continuación quedan Moda/Infantil-Juvenil, con 3.210; Moda Íntima, con 2.953; Moda Masculina, con 1.861; Moda Nupcial, con 561, y Moda/Arreglos, con 355 trabajadores.

 

A su vez, en el capítulo del volumen de ventas global que alcanzó el sector en 2019, la cantidad facturada fue de 2.202,3 millones de euros, 114,1 millones menos que en 2018, lo que supone el 8,4% del total de los 26.154,3 millones que facturó el conjunto de la franquicia. Por subsectores, el que más facturó en 2019 fue el de Moda Genérica Mixta, con 813,3 millones de euros, seguido por la Moda Femenina, con 467,8 millones y Moda /Complementos, con 298,8 millones: A continuación quedan Moda/Infantil-Juvenil, con 275,8 millones; Moda Íntima, con 166,5 millones; Moda Masculina, con 101,9 millones; Moda Nupcial, con 59 millones, y por último Moda/Arreglos, con 18,8 millones de euros.

 

ABANDERANDO LA SALIDA AL EXTERIOR

Si hay un aspecto en el que realmente destaca el sector de la Moda en franquicia, es en el liderazgo que ostenta a la hora de salir a mercados exteriores. Los datos extraídos del informe de la AEF, “La Franquicia Española en el Mundo 2019”, así lo corroboran.

 

En este sentido, de las 353 empresas franquiciadoras de nuestro país que ya están implantadas en otros países, 92 de ellas pertenecen al sector de la Moda, lo que representa el 25,3% del total, que suman la importante cifra de 9.529 tiendas abiertas, el 43,4% de los 21.916 establecimientos de franquicias españolas que funcionan en el extranjero, que están repartidas por 125 países.

 

LA MODA EN LA CRISIS ACTUAL

@stradivaius

Sin embargo, la crisis provocada por la propagación del coronavirus en todo el mundo, que se ha convertido en una pandemia, ha provocado que en nuestro país el sector de la Moda sea uno de los más afectados, junto con el de Hostelería/Restauración.

 

En el tiempo que se lleva prolongando el estado de alarma, decretado por el Gobierno el pasado 14 de marzo, la Asociación Española de Franquiciadores fue requerida por la Secretaría de Estado del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, para desempeñar su papel de interlocutor y referente del sistema de franquicias, haciendo llegar a esta Secretaría informes semanales sobre la incidencia que el Covid-19 está teniendo en todos y cada uno de los 42 sectores que integran el modelo de la franquicia.

 

En el caso concreto de la Moda, el informe remitido por la AEF, basado en los testimonios de las propios franquiciadores, revelaba lo siguiente sobre su situación en el mercado:

 

  • Cierres: cerradas el 100% de las tiendas. El 25% está intentando una venta online, pero no confía mucho en este sistema.

  • Medidas: todas las enseñas del sector están estudiando ya la toma de medidas, en lo que a líneas de financiación se refiere.
  • Franquiciados: la mayoría han hablado con sus franquiciadores desde el inicio de la crisis.
  • Acciones alternativas: las enseñas tienen libertad absoluta para acometer acciones que permitan seguir manteniendo la marca en los diferentes soportes.
  •  

    Es evidente que ante la coyuntura actual, todas las marcas dedicadas al sector de la Moda han tenido que cerrar sus tiendas y solo los grandes grupos están más preparados para poder seguir vendiendo a través del canal online, como otra línea de negocio alternativa, si bien con escasos márgenes de rentabilidad, en una época en la que el consumo ha quedado claramente resentido y se dirige mayoritariamente a bienes de primera necesidad, como la alimentación.

     

    Por tanto, la situación del sector es muy complicada y las centrales franquiciadoras están promoviendo, por un lado, un contacto más fluido con sus franquiciados, incluso tomando medidas de choque como la exención del pago de los royalties, al no generarse ingresos; por otro, renegociando a la baja el pago de los alquileres con los arrendadores, al tener los negocios cerrados, y, finalmente, promoviendo acciones solidarias de apoyo al personal sanitario, fabricando mascarillas, batas…

     

    @Stradivarius

    Para acercarse a la realidad que el coronavirus ha provocado en el sector de la Moda, y según se explica en un informe elaborado por Ernst & Young –líder mundial en servicios de auditoría, fiscalidad, asesoramiento en transacciones y consultoría−, hay que partir de la base de que esta actividad representa un pilar económico y social básico en nuestro país, puesto que las empresas del sector son un dinamizador económico fundamental, al generar el 2,8% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional y contribuir en un 4,1% al mercado laboral. Además, toda la cadena de valor contribuye a generar este nivel de actividad: desde la producción textil y de la confección, hasta la comercialización de las prendas, pasando por otros agentes vinculados, como logísticos o intermediarios, que dependen en gran medida de la actividad generada por el sector de la Moda. Asimismo, su relevancia traspasa nuestras fronteras, ya que suponen el 9% de las exportaciones y atraen el 13% del turismo mundial de compras.

     

    Pero, sin duda, el efecto de esta crisis en el sector está siendo inmediato, con tiendas y empresas cerradas y empleados temporal o estructuralmente fuera del mercado laboral. En este contexto de cierre de tiendas, las empresas del sector de la Moda aún tienen que hacer frente a sus costes operativos (alquileres y salarios representan alrededor de un 28%-40% de la facturación de las compañías del sector), con un elemento adicional muy relevante: la compra ya realizada de un inventario al que no se le puede dar salida en tienda y que pierde su valor en un mercado en el que la tendencia es clave. La práctica totalidad de las empresas no tiene caja suficiente para hacer frente a sus gastos operativos, durante este periodo de confinamiento.

     

    Por otra parte, desde ACOTEX, la patronal del comercio textil, reclaman un paquete de medidas y ayudas para afrontar la apertura de los negocios cuando se supere esta crisis sanitaria. De este modo, las tiendas de ropa reclaman un escalado en las rentas de sus alquileres y pagos de impuestos y tasas, al menos hasta fin de año, ya que España no va a recibir turismo y las previsiones de ventas son alarmantes. De hecho, desde esta organización apuntan a que el primer mes de apertura las tiendas facturarán un 70% menos respecto al mismo período del año anterior; un 60% menos, el segundo mes, y solo llegarán a alcanzar el 50% de sus ventas los meses posteriores hasta que se alcance la recuperación.

     

    No obstante, es tal la necesidad que hay de volver a abrir los negocios que los establecimientos dedicados al sector de la Moda, franquicias en su mayor parte, están preparados para garantizar la seguridad de los clientes, de los empleados y de todos los productos que se vendan. En este sentido, se recomienda extremar los procesos de limpieza y desinfección de los establecimientos a diario; controlar el aforo en las tiendas; mantener la distancia de un metro y medio entre las personas; que el personal de tienda tome las medidas necesarias, como protección facial y el uso de guantes, y poner a disposición de los clientes gel desinfectante y guantes.

     

    Así pues, las empresas del sector de la Moda se preparan para volver a la actividad y para recuperar la normalidad cuanto antes, aunque con un descenso considerable de sus ventas. En el caso de las cadenas franquiciadoras, no quedará otra que seguir apostando y potenciando más aún si cabe las ventas online, consolidar la red con un apoyo tota y continuo a los franquiciados y volver a expandirse, nacional e internacionalmente, cuando se den las condiciones adecuadas para ello; entonces, la Moda volverá a tener su papel protagonista en el sistema de franquicias.

     

    @EFE