DISNEY: POLÍTICA DE LICENCIAS. RESTRICCIONES. PARTE 2.

DISNEY: POLÍTICA DE LICENCIAS. RESTRICCIONES. PARTE 2.


CONOCE LA POLÍTICA DE LICENCIAS DE DISNEY. 

En la continuación del anterior artículo referente a la política de licencias en Disney, comentaremos algunas de las principales restricciones que los licenciantes no deberán sobrepasar para no verse sometidos a un conflicto judicial.

Estas se corresponden con:

 

LICENCIAS DEL CONSUMIDOR O USUARIO DE DISNEY.

 

En esta restricción se muestran algunas de las posibilidades que se ofrecen a un posible licenciante de Disney con el fin de poder llevar a cabo un minucioso trabajo. Entre estas, destacan la prestación de uso de un software, contenido, elementos virtuales u otros materiales concretos que son propiedad de Disney. Estos deberán ser destinados a un uso personal que no comercial, siempre y cuando el acuerdo con el licenciante siga vigente y los términos que se explicaban anteriormente relacionados con la elaboración de cualquier producto Disney, no se vean violados.

Esta cláusula especifica claramente que al licenciante no le está permitida la puesta en marcha de ninguno de los derechos patrimoniales recogidos en la Ley de Propiedad Intelectual, cuyo fin suele estar destinado a conseguir una posterior remuneración debida a su explotación. Estos se corresponden con el derecho a reproducir, distribuir, realizar un acto de comunicación pública o transformar, en cualquier formato. Excepcionalmente, este último punto podría variar en el caso de que se solicite por la compañía.

En el siguiente parafraseo de este acuerdo de licencia la compañía deja totalmente claro que: “ Este es un acuerdo de licencia y no un acuerdo de venta o cesión de ningún derecho sobre los Productos Disney. Salvo que se acuerde específicamente por escrito, ningún elemento de los Productos Disney puede ser utilizado o explotado de ninguna otra manera que no sea como parte del producto autorizado que se pone a su disposición. 

Puede ser propietario de los medios físicos en los que se ponen a su disposición los elementos de los Productos de Disney, pero conservamos la propiedad total y completa de la propiedad intelectual de Disney. No le transferimos la propiedad de ninguna parte de los sitios web, software, aplicaciones, contenido, elementos virtuales u otros materiales y / o servicios de Disney” (The Walt Disney Company, 2020)[1]

Para entender estas líneas adecuadamente, es necesario conocer la gran diferencia entre una cesión y una licencia. Cuando hablamos de cesión, todos los derechos del bien o servicio concreto se transmiten a otro titular a cambio de una remuneración pactada. En cambio, en el caso de una licencia, es el titular de ese bien o servicio el que autoriza su uso a cambio de unos beneficios. Es debido a su gran diferencia, la importancia de un contrato en el que esto se especifique de una forma precisa. También, deberían ser bien concretados otros aspectos que señalen cuáles son los límites que el licenciatario no puede sobrepasar, pues de este modo se evitarán confusiones.

DISNEY POLÍTICA DE LICENCIAS

Personajes más legendarios de Disney – Fuente: https://disney.es/mickey-mouse

EL USO DE PRODUCTO DE DISNEY. 

 

Dicha cláusula constituye que a través de la firma de dicho contrato el licenciatario acepta que, como condición de su licencia, no podrá:

  • “ Eludir o deshabilitar cualquier sistema de protección de contenido o tecnología de administración de derechos digitales utilizada en relación con el Producto Disney;
  • Copiar el Producto de Disney (excepto según lo permitido expresamente por nosotros)
  • Retransmitir, transmitir o ejecutar el Producto Disney;
  • Crear obras derivadas del Producto Disney o de cualquier parte del mismo, excepto en la medida en que y solo en la medida en que las restricciones anteriores estén prohibidas por la ley aplicable;
  • Mover, descompilar, realizar ingeniería inversa, desensamblar o reducir a un formato legible por humanos los Productos Disney y / o los reproductores de video, la tecnología subyacente, cualquier mecanismo de administración de derechos digitales, dispositivo u otra protección o acceso al contenido medida de control incorporada en el (los) reproductor (es) de video;
  • Modificar los Productos de Disney, lo que incluye, entre otros, la eliminación de la identificación, los derechos de autor u otros avisos de propiedad de los Productos de Disney, o enmarcando, reflejando o utilizando técnicas similares;
  • Acceder o utilizar los Productos Disney de una manera que sugiera una asociación con nuestros productos, servicios o marcas;
  • Usar los Productos de Disney para cualquier uso comercial o comercial o construir un negocio utilizando los Productos, ya sea con o sin fines de lucro;
  • Eludir, modificar, anular, manipular o eludir cualquiera de las funciones o protecciones de los Productos Disney;
  • Acceder, monitorear o copiar, o permitir que otra persona o entidad acceda, monitoree o copie, cualquier elemento de los Productos Disney utilizando un robot, araña, raspador u otro medio automatizado o proceso manual sin nuestro permiso expreso por escrito;
  • Dañar, inutilizar, sobrecargar o deteriorar los Productos Disney;
  • Usar los Productos de Disney de manera ilegal, para cualquier propósito ilegal o de cualquier manera incompatible con este Acuerdo
  • Permitir que terceros violen las restricciones anteriores.“ (The Walt Disney Company, 2020)[2].

En resumen, Disney a través de todas estas restricciones, quiere venir a decirnos que la marca que decida obtener una licencia de esta compañía debe tener muy claro que la seguridad del producto y el reconocimiento de la autoría en este mismo son irrevocables.

Por ello, es muy importante que aquellos que quieran trabajar con Disney estén dispuestos a respetar los derechos patrimoniales entre otros. También, Disney advierte de que ninguno de estos derechos puede ser violados por un tercero que haya tenido acceso a ciertos datos a través de los licenciatarios.

En cuanto a la seguridad que Disney promete del producto, podemos decir que es uno de los mayores porcentajes que componen la reputación de la compañía, pues es una de las formas que Disney tiene de asegurarnos la calidad de sus productos. Además, también se advierte sobre la realización de modificaciones que puedan poner en duda el escalón de calidad en el que se encuentra Disney. Como ya vemos, esta compañía prevé todo tipo de supuestos.

LA VIOLACIÓN E INCUMPLIMIENTO DE LA POLÍTICA DE LICENCIAS DE DISNEY. 

 

En este punto del acuerdo, Disney quiere dejar totalmente claro que cualquier intento de realizar cualquiera de las acciones que han sido enumeradas anteriormente, es una violación de los derechos de Disney y / o del titular de los derechos de propiedad intelectual (The Walt Disney Company, 2020).

 

CONTROLES DE EXPORTACIÓN DE LOS PRODUCTOS DISNEY.

 

Este punto comenta que no se puede acceder ni utilizar ningún Producto de Disney que infrinja los requisitos de sanciones económicas y de control de exportaciones de los Estados Unidos. Pues, al aceptar cualquier servicio, contenido o software a través de los Productos Disney, el licenciante certifica, confirma y garantiza que el acceso que su empresa pueda realizar y el uso de los servicios, contenidos o software no saldrá del margen de estos requisitos (The Walt Disney Company, 2020).

Como conclusión de este breve comentario de la política de licencias en Disney, tanto de sus requerimientos como de sus restricciones podemos extraer un principio muy evidente: Disney no da ningún paso en falso.

Con esto, principalmente queremos hacer referencia al hecho de que, en la compañía, cada decisión que se toma o cada norma que se establece, queda constatada por escrito. En especial, esto ocurre en los casos en los que después de un meticuloso proceso de selección, se concede una licencia a otra empresa. Al ser esa empresa una entidad que no pertenece a la plantilla oficial que forma la corporativa de Disney la que accede a contenido de propiedad intelectual, se mide bastante aquello a lo que se le da acceso.

Este punto es tan importante como el hecho de tener en cuenta como este licenciatario trata ese contenido al que a partir de la firma del contrato se le permite acceso. Y es que, como hemos podido ver, es parte del ADN de la compañía Disney el seguimiento de una serie de valores que respeten al trabajador, al producto y, sobre todo, al cliente. Por ello, Disney redacta tantas cláusulas en referencia a aquello que el licenciatario puede y no puede hacer. De este modo, como veníamos diciendo atrás, Disney no deja un cabo suelto.

Una buena prueba de ello sería uno de los últimos puntos que el informe comentado puntúa. La compañía redacta que en el caso de que se necesario tratar algún asunto concreto de no entendimiento, se llevará a cabo en los tribunales estatales o federales ubicados en Los Ángeles (California) o en el condado de Manhattan (Nueva York) sometiéndose así a la jurisdicción personal de estos tribunales, es decir interpretándose así con el conflicto en base al marco jurídico establecido por las leyes de Nueva York y las leyes de Estados Unidos.

También, se advierte que en el caso de que alguna disposición del acuerdo sea ilegal, nula o inaplicable, ello no afectará a la validez del acuerdo y cláusulas restantes (The Walt Disney Company, 2020).[3]

Quizás, en parte esto es debido a la lección que Disney aprendió en sus inicios con aquel contrato de licencia que no revisó bien, y que resultó ser una estafa. No obstante, Walt aprendió del error y volvió pisando aun más fuerte. La mejor prueba de ello está en la gran compañía que dejo como legado y que aún en nuestros días sigue siendo una de las más valoradas.

BIBLIOGRAFÍA:

Walt Disney Company. Condiciones de uso de Disney. Ultima actualización junio 2020.  Estados Unidos. Recuperado 19 abril 2021 de: https://disneytermsofuse.com/english/#License-Grant-and-Restrictions

[1] Walt Disney Company. Condiciones de uso de Disney. Ultima actualización junio 2020.  Estados Unidos. Recuperado 19 abril 2021 de: https://disneytermsofuse.com/english/#License-Grant-and-Restrictions

[2] Walt Disney Company. Condiciones de uso de Disney. Ultima actualización junio 2020.  Estados Unidos. Recuperado 19 abril 2021 de: https://disneytermsofuse.com/english/#License-Grant-and-Restrictions

[3] Walt Disney Company. Condiciones de uso de Disney. Ultima actualización junio 2020.  Estados Unidos. Recuperado 19 abril 2021 de: https://disneytermsofuse.com/english/#License-Grant-and-Restrictions

 

 

SI QUIERES CONOCER MÁS SOBRE EL MUNDO DISNEY, TE RECOMENDAMOS:

DISNEY: EMPRESA.

DISNEY BIOGRAFÍA.

DISNEY Y LA MODA.

DISNEY Y LA MODA.

DISNEY STORES.

DISNEY: LICENCIAS.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Tags:


0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas