INTROPIA ANTES DE TENDAM

INTROPIA ANTES DE TENDAM

ADQUISICIÓN DE INTROPIA POR PARTE DE TENDAM, PARTE I

(Historia y concurso de acreedores de Intropia)

Mucho se habló del rescate que ha hecho Tendam a la firma de moda española Intropia. Esta última había cerrado sus puertas el año pasado al no poder hacer frente a sus deudas y cansada de buscar compradores. Pues bien, gracias a la adquisición por parte de Tendam, Intropia logró resurgir de sus cenizas.

HISTORIA DE INTROPIA

Intropia, como se la conoce a día de hoy, no se fundó con ese nombre, sino que fue bajo el nombre Homeless el elegido para crear la compañía en el año 1994.

Homeless (hoy Intropia) es una firma española de ropa femenina fundada  Constan Hernández Durán. Según éste “a principios de los noventa existía en España un nicho de mercado enorme en ropa de mujer. Sólo se vendían prendas vaqueras, Zara o marcas carísimas, así que un día decidí crear esta empresa”. Fue así como nació Homeless, dirigida a mujeres de clase media-alta.

 

  • De Homless a Hoss Intropia

La compañía no paraba de crecer y Constan, que se define a si mismo como una persona que va en contra de las estadísticas, decide expandirse internacionalmente. Tenía en su punto de mira a Japón y Estados Unidos, pero el nombre de su firma le suponía un problema ya que su traducción al inglés es “hombre sin techo” (y los registros, no lo aceptaban) es por ello que tuvo que cambiar el nombre a Hoss Intropia.

Dentro de Europa, presentaba dos potenciales clientes, que eran Portugal e Italia, pero a pesar de ello, en 2007 decidió abrir su primera tienda de ropa fuera de España y no fue en ninguno de estos dos países. Londres fue la ciudad elegida, ciudad que califica como “ecléctica, original y variada, los mismos atributos que tiene nuestra marca”.

  • De Hoss Intropia a Intropia

Constan notaba que habían perdido su seña de identidad y decidió dar un giro a la compañía, en lo que a estrategia se refiere. “Nos dimos cuenta de que nos habíamos despistado y habíamos escuchado demasiado a nuestros distribuidores; ahora hemos decidido dar un giro a la compañía y al producto”.

Históricamente nos situamos en el año 2015. El año anterior habían cerrado el ejercicio con una facturación estimada de 50 millones, y con el cambio que van a dar a la firma, pretenden llegar a 2020 habiendo crecido un 52%.

El primero de los cambios fue, una vez más, el nombre de la compañía. La firma pasaría a denominarse Intropia. Con ello pretenden seguir dirigidos a mujeres con poder adquisitivo medio-alto pero de una manera más contemporánea.

El segundo de los cambios se trata de una estrategia de marketing denominada rebranding y que se encarga del rediseño de la identidad de la marca. A parte del nombre, se verán cambios en el logotipo, en el etiquetaje y en el diseño de las tiendas. Cabe destacar que su equipo creativo también sufrirá modificaciones.

No cabe duda que es un cambio totalmente radical y cuanto menos arriesgado, puesto que esto puede suponer ganar clientes, o por el contrario, perderlos. Pero como afirma el creador de la empresa: “en estos años me he dado cuenta de que los miedos son lo peor en esta industria, a veces hay que ser valiente”.

La tercera modificación tiene que ver con los productos y las colecciones. La compañía seguirá en su línea de precios pero ofrecerá, además, vestidos por debajo de los 200 euros, cambiando una parte de su producción de China e India a España y a Turquía, puesto que en los dos primeros países había subido la mano de obra.

En referencia a las colecciones, se duplicarán. Su idea es pasar de dos a cuatro colecciones al año, habiendo tres servicios de primavera-verano, y otros tres de otoño-invierno. Este cambio significa que entrará nueva ropa a la tienda seis veces al año.

Como cuarto cambio, Intropia se atreverá con el llamado e-commerce, es decir, venderá sus productos a través de internet. No obstante, seguirá ofreciendo las prendas a través de tiendas multimarca, en tiendas propias o en corners de diferentes establecimientos comerciales, como venía haciendo hasta el momento.

Se trata, sin duda, de una gran oportunidad para llegar a un mayor número de consumidores en diferentes países y de darse a conocer más internacionalmente.

El último de los cambios, y seguramente uno de los más importantes, es que Constan, el fundador de la compañía, va a ponerse al frente de la misma liderando tanto la gestión de la empresa como los productos en sí, lo cual prevé seguir haciendo durante el proceso que dure esta metamorfosis. No descarta en un futuro contratar a un directivo para que se una a la empresa, pero con un requisito: éste ha de ser experto en moda.

  • Previsiones a largo plazo

Intropia depende de su empresa matriz denominada “At Least”, la cual por el momento presentaba un capital estable, repartiéndose el 70% de los beneficios entre Constan, Jaime Bergel (experto en moda y capital riesgo) y Ricky Fuster. El 30% restante se dividía entre pequeños accionistas.

Una de las cosas que más claras tenía el fundador de la firma era que no dejaría entrar en la empresa a entidades de capital riesgo. En palabras del empresario: “El capital riesgo ha terminado con empresas porque las ha hecho crecer muy rápido”

También afirma que el tamaño ideal de Intropia, debido a su marcado carácter y a su volumen, sería de entre 120 y 200 millones de euros. Sus previsiones para el año 2020 son alcanzar los 76 millones de facturación y los 10 millones de EBITDA.

INTROPIA, EN CONCURSO DE ACREEDORES

Intropia, como ya sabemos, es una firma de moda española fundada en los años noventa bajo el nombre de Homless, denominación que cambió por Hoss Intropia cuando dio el salto al extranjero. La compañía tiene presencia en cuarenta países en todo el mundo, tanto como en tiendas individuales como en multimarca. Cabe destacar que también se encuentra en puntos especializados de venta como el Corte Inglés en España y Portugal.

  • Problemas financieros

At Least, matriz de la compañía, llevaba acarreando dificultades económicas varios años puesto que es sabido que en el año 2017 había renegociado su deuda con los bancos, lo cual volvió a hacer en el 2018. Todo apuntaba a que la compañía se encontraba en una situación de pre-concurso. En dicha situación, la Ley Concursal en su famoso artículo 5 bis, otorga un plazo de 4 meses a la empresa para que negocie con sus acreedores y así, poder evitar el concurso.

El pasivo de la compañía a cierre del ejercicio de 2016 era de 25 millones, presentando un año antes 20 millones, por lo que había aumentado su deuda en 5 millones, correspondiendo mayoritariamente a obligaciones crediticias.

Alguna de las medidas que tomó Intropia fue la de prescindir de su consejo de administración, sustituyéndolo por su fundador Constan Hernández, y reubicar sus oficinas centrales.

  • Búsqueda de comprador

La previsiones de Intropia para 2020 era alcanzar los 76 millones de euros de ventas y 10 millones de EBITDA. Pero nada más lejos de la realidad, dichas previsiones fallaron. La compañía tenía graves problemas económicos.

Tras haberse planteado llevar a cabo una ampliación de capital, decidieron buscar compradores en un intento más de evitar el concurso de acreedores. Fuentes cercanas apuntan que uno de los interesados en la misma fue Andrés Tejero, ex-presidente y ex-consejero delegado de la también firma española Pronovias.

  • Fase de liquidación

El fracaso en las negociaciones fue más que evidente dado que no logró culminar ninguna transacción, lo que le obligó en noviembre de 2018 a acogerse a un concurso voluntario de acreedores. Este tipo de concurso se caracteriza por instarse por el propio deudor y no por socios de la compañía. Una vez el deudor conozca su estado de insolvencia, tiene la obligación legal de solicitar en el plazo de dos meses la declaración de concurso de acreedores.

Finalmente, el 30 de enero de este mismo año, y tras no superar el concurso de acreedores, el Juzgado Mercantil número 10 de Madrid comunicó lo que desde hace unos meses se veía venir: la liquidación de Intropia. Dicho Juzgado nombró como administrador concursal al despacho Ventura Garcés López Ibor Abogados, el cual se encargaría de obtener los mejores beneficios para todas las partes. El 5 de marzo de 2019, esta administración concursal presenta el plan de liquidación de la matriz: At Least (procedimiento concursal Nº1081/2018).

Noelia Reguera

Correo de la autora noe.reguera.vazquez@gmail.com