María Pombo 2

María Pombo 2


En esta entrada continuaremos analizando la vida personal y empresarial de María Pombo, su impacto social, especialmente en las mujeres jóvenes, como influencer y creadora de tendencias en la moda.

 

María Pombo, en cifras: 1,3 millones de seguidores y 4.000 euros por publicación

Fuente https://www.lecturas.com/famosos/maria-pombo

 

En el último año, la ‘instagramer’ ha creado todo un imperio en torno a ella, con contratos con grandes firmas, su línea de ropa y hasta su propio festival.

María Pombo (26 años) se ha convertido en la nueva influencer española de oro.

La joven empresaria ha conseguido hacer de su imagen un rentable negocio en torno al cual ha creado un imperio en el que gana miles de euros con sus publicaciones, su firma de ropa y su propio festival con ella como único reclamo publicitario.

Por ejemplo, a inicios de 2020,  la instagramer daba a conocer a sus más de 1,3 millones de seguidores que los días 27, 28 y 29 de marzo iba a tener lugar la primera edición del Suavefest 2020.

Una fiesta que se celebraría en Formigal y que iba a reunir dos de las mayores aficiones de Pombo: la música y el esquí.

El festival, en el que sus seguidores pueden estar de fiesta con su ídola (que interacúa con ellos desde el escenario) tiene un precio al alcance de pocos bolsillos: desde más de 50 euros la entrada de solo un día (con Forfait incluido) hasta 155 euros por poder disfrutar de la experiencia durante tres días.

 

La influencer no daba los detalle de lo que ofrecería en este evento.

Lo único que desvelaba es que el artista principal era King África (con quien incluso había compartido una divertida fotografía subidos en un telesilla en una tienda de esquís).

Fuente https://www.lecturas.com/famosos/maria-pombo

 

Instagram, su negocio principal

El negocio principal de María Pombo son sus redes sociales, en concreto su Instagram.

En el último año, la joven ha visto cómo sus seguidores se han disparado hasta alcanzar más de 1,3 millones de seguidores gracias a su boda y a las polémicas en las que se ha visto envuelta que la han convertido en protagonista de diversas titulares.

Como consecuencia, esto también ha repercutido en los ingresos que recibe por cada publicación, que en la actualidad ascienden entre 2.484 y 4.140 euros por post, según Influencer Marketing Hub, empresa de referencia en este sector.

Hay que tener en cuenta que esto lo pueden ganar gracias a su trabajo con grandes firmas como Springfield o Agatha, que realizan con ella campañas íntegras con patrocinios tanto fuera como dentro de las redes.

 

María Pombo puede ganar más de 2.000 euros por cada publicación.

La gran cuantía de sus publicaciones se debe también al alto engagement de su perfil, un 6,19 por ciento, porcentaje que muestra hasta qué punto los seguidores están involucrados con las redes de los influencers.

La mayor parte de sus fans, más del 92 por ciento, se fijan en ella por ser un referente en belleza y moda.

Razón que explica, además, por qué colabora principalmente con firmas relacionadas en este sector.

Sin embargo, todos estos datos pueden variar ya que cuando un influencer supera el medio millón de seguidores el precio no se marca según unas métricas (que sí pueden ser orientativas.

En estos casos, el personaje público negocia de forma personal con cada marca y entre las dos partes se estipula un precio.

 

Nuevo cambio de imagen

Además, María Pombo ha desvelado que se ha sometido a rinoplastia que llevaba “mucho tiempo sabiendo que iba a tener que volver a hacer”, según ha anunciado la propia influencer.

María Pombo en un montaje de JALEOS. Fuente https://www.elespanol.com/corazon/famosos/20200121/maria-pombo-cifras-millones-seguidores-euros-publicacion/461204225_0.html

 

María Pombo explica los motivos de su operación

La joven ha decidido pasar por quirófano porque, tras haberse roto la nariz en varias ocasiones a lo largo de su vida, el tabique se le había desviado.

A los 23 años decidió someterse por primera vez a una rinoplastia, pero le pidió al doctor que su gesto no cambiara para que no quedara “la típica nariz perfecta de Barbie”, entre otras exigencias que dieron como resultado una nariz imperfecta.

El problema es que con el paso de los años el resultado de la operación ha ido cambiando: se le fue cayendo la punta, un cartílago mal colocado… “Yo estaba rayada pero no se lo decía a nadie“, hasta que en agosto conoció a un cirujano (amigo de su esposo Pablo Castellano) que le aconsejó sobre cómo y qué debía retocarse.

“Esto ya era estéticamente y por mi salud mental”, ha explicado la influencer.

El médico “me dio toda la confianza del mundo” y “con eso me valía porque al verme a mí hablar con él abiertamente, supe que estaba cómoda”.

Finalmente, se sometió a la operación.

 

María Pombo: «El fenómeno influencer era un pasatiempo hasta hace 5 años»

María Pombo cuenta, a día de hoy, con más de un millón y medio de seguidores.

Puede que no sea la influencer española que más suma, pero sí la que mejor representa un estilo de vida aspiracional y la que mejor expresa lo que es ser una joven empresaria del siglo XXI, capaz de desarrollar esa faceta en un ámbito (casi) absolutamente digital.

María Pombo y King África, en una fotografía de las redes sociales de la joven. Fuente https://www.elespanol.com/corazon/famosos/20200121/maria-pombo-cifras-millones-seguidores-euros-publicacion/461204225_0.html

 

La comunicación es algo que María Pombo lleva impreso en su ADN.

Tataranieta de la periodista y escritora Concha Espina (tres años consecutivos candidata al Nobel de Literatura, en 1926, 1927 y 1928), en el árbol genealógico familiar de María Pombo figuran muchos más escritores y periodistas, como los hijos de la autora de Altar mayor (novela por la que Concha Espina recibió el Premio Nacional de Literatura en 1927), Ramón de la Serna Espina y de Víctor de la Serna, del que María es bisnieta directa.

Es también sobrina-nieta de los hermanos periodistas Víctor y de Jesús de la Serna Gutiérrez-Répide (este último fue subdirector de El País y presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid).

Y Víctor de la Serna Arenillas, cofundador del periódico El Mundo, donde sigue ejerciendo de crítico gastronómico, con su nombre y con el alias de Fernando Point, es también tío segundo suyo…

María, en cambio, no ha seguido de momento esa especie de tradición familiar, pero eso no significa que no domine la comunicación.

Al contrario: ella es una de las máximas influencers españolas de moda.

El jueves 24 de septiembre de 2020 a las 10:00 de la mañana, cuando visitaba la redacción de un medio para realizar una entrevista, contaba con 1.585.616 seguidores en su cuenta de Instagram.

El martes 29 de septiembre 2020, a las 14:00, se enviaban esas páginas a imprenta, ya eran  1.587.830 y subiendo.

Internet y las redes sociales no son sólo la gran revolución de la comunicación, son un invento de importancia similar a la del fuego, el arado, la rueda, la imprenta, la máquina de vapor, el automóvil, la lámpara incandescente o los ordenadores.

María Pombo puede ganar más de 2.000 euros por cada publicación. Fuente https://www.elespanol.com/corazon/famosos/20200121/maria-pombo-cifras-millones-seguidores-euros-publicacion/461204225_0.html

 

Una revolución absolutamente disruptiva, por la capacidad de convertir en obsoletas a las tecnologías anteriores, y de la que ella, a sus veintiséis años (que cumplirá el 17 de octubre), lleva casi seis sacándole partido profesional.

Instagram es esa red social de fotografías que la mayoría usamos para mostrar momentos más o menos divertidos (autorretratos en la playa, atardeceres o fotos de los platos que vamos a comer) sin saber aprovechar su gigantesco potencial comunicador.

Ahí ella deja ver algunos aspectos de su vida privada: fotos con su padre, Víctor Pombo de la Serna –expublicista y restaurador, actual propietario de Camino Food & Drinks y que anteriormente tuvo los restaurantes Candela, La Tertulia y La Beata.

También con su marido, el empresario inmobiliario Pablo Castellano.

O el seguimiento de su embarazo o una rinoplastia a la que se tuvo que someter recientemente.

Pero sus post –cada imagen con texto que publica en Instagram– le sirven, fundamentalmente, para generarle grandes cantidades de dinero, fruto de sus contratos como “embajadora” o imagen de diversas marcas.

En belleza llevo cinco años con Bobbi Brown; en moda lleva más de dos con marcas como Mango y Springfield y luego hay marcas como Agatha Paris que confían en ell, incluso, para diseñar colecciones.

De hecho, en octubre pasado lanzaba la quinta.

Su estancia en Estados Unidos y Canadá le abrió los ojos de las redes sociales

María Pombo luce su embarazo en la playa Fuente https://www.elcorreo.com/bizkaiadmoda/moda/influencer-maria-pombo-20200830202252-nt.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

 

Todo echó a rodar hace diez años. Justo antes de acabar el colegio, entre 2010 y 2012, María se marchó a estudiar a Canadá y a Estados Unidos, un año en cada país.

De allí se trajo un teléfono móvil en el que se había descargado Instagram.

Su primera foto es un autorretrato muy sencillo publicado el 25 de octubre de 2012.

“Ahí ya era una red social –recuerda–, mientras que en España ni siquiera existía y la gente no sabía lo que era. Mi gran pasión era hacerme fotos y hacerme looks de moda y les pedía a mis amigas que me hicieran fotos. Los viernes, después del colegio, el mayor planazo era irnos al Retiro a hacernos fotos. Luego las editaba en Instagram para dejarlas bonitas, porque ahí ya tenías filtros, y luego las subía a Tuenti, que en aquellos momentos era la red social por excelencia en España. Con el paso del tiempo Tuenti pasó a la historia e Instagram ya pasó a ser “la red social”.

Pasión por las redes sociales

A su regreso a Madrid comenzó a estudiar Turismo y Protocolo, sin tener un objetivo muy claro.

“Si te soy sincera –comenta–, lo último que tenía en mente era dedicarme a algo de turismo. Me metí en turismo porque tenía que elegir algo. Tenía 18 años y mi hermana mayor, Lucía, que ahora es piloto comercial ya había hecho Turismo, y me metí ahí sin estar realmente motivada y sin verme trabajando en ese sector. En esos momentos no sabía todavía qué quería hacer. Pero si me planteara ahora qué carrera estudiar creo que haría Marketing, Empresariales o, incluso, Magisterio, que puede que sí fuera mi gran pasión. Si no lo hice fue por la presión de encontrar salidas laborales”.

El desconocimiento generalizado de buena parte de la sociedad –cuando no, desprecio– sobre lo que eran las redes sociales fue algo contra lo que María también tuvo que pelear.

“Enseguida tuve dos mil seguidores, que en aquel entonces era una brutalidad, y los tres años siguientes fui acumulando seguidores y eso supuso un problema en casa –admite–, porque mis padres me decían que quién era toda esta gente que me seguía. De hecho, no entendían por qué me seguía. Me preguntaban: ‘¿de qué te conocen?’ o ‘¿por qué enseñas tu vida?’. Fue un problema bastante grande y querían que me borrase de las redes sociales o que, por lo menos, las mantuviera privadas, con mis cuatro amigos íntimos metidos ahí y nada más. Obviamente, no les hice caso y poco a poco seguí creando mi comunidad”.

El crecimiento del fenómeno influencer ha sido desde entonces paulatino, progresivo y constante. María reconoce que “hasta hace unos cinco años era un pasatiempo: subía mis fotos y, de vez en cuando, alguna marca me regalaba una pulserita o un collar. Pero de repente empecé a ver que las marcas entraban en contacto conmigo a través de correo electrónico para hacer ‘unas campañas’, entre comillas: lo que querían decir es ‘te regalo esto y tú…’. Ahí empecé a descubrir que las marcas ganaban dinero por mis publicaciones, porque yo me había generado una comunidad cada vez más amplia, con un público que confiaba en mis recomendaciones. En el momento en que veo que las marcas empiezan a hacer negocio gracias a lo que yo publico es cuando intento contactar con alguien que me ayude a manejar mis redes sociales”.

Fue más o menos en ese mismo momento concreto, en 2015, cuando

Instagram podía ser, además, la herramienta en la que apoyarse para lanzar la marca

“En ese momento no tenía muchos seguidores –advierte–, no sé si llegaba a los treinta mil. Eso lo digo con la perspectiva de ahora, porque entonces, hace cinco años, treinta mil eran, objetivamente, muchos seguidores. Pero sí es cierto que, pensando en mi futuro, tenía que aprovechar de alguna manera que tenía una comunidad que confiaba en mis recomendaciones y a la que le gustaba cómo comunico y cómo soy. Lo que, sin embargo, no podía ni imaginar era que después de Tipi Tent iban a venir marcas a contratarme y a pagarme por mis recomendaciones. Porque Tipi Tent surgió antes de que las marcas confiaran en nosotros”.

Ahora es cuando las cosas se ponen realmente interesantes y entran de lleno en el siglo XXI, porque la María Pombo empresaria se apoya en exclusiva en la María Pombo influencer para el crecimiento y desarrollo de sus sucesivos negocios, sin necesidad de recurrir a otras estrategias de comunicación y marketing y sin necesidad, siquiera, de contar con tienda a puerta de calle para mostrar sus productos.

Cada proyecto puede llevar aparejado socios nuevos, como es el caso de Suave Fest

“¡Detrás de un festival hay tanto trabajo! –explica–

Para este negocio se asoció con un gran amigo, Javier Alonso Sistac, que tiene muchísimos contactos en el mundo de la música.

Es el responsable de la agencia Viaja Wäy y está muy acostumbrado a este tipo de eventos musicales, porque ya los organiza dentro de los viajes para gente joven que tiene en su agencia. Él se encargó de entrar en contacto con los representantes artísticos de los músicos, los djs, la infraestructura técnica e, incluso, localizar el sitio donde celebrarlo. Y María, como siempre, me encargué de la comunicación”.

Festival Reguetón

No hace falta recalcar que esa primera edición de marzo de 2019 se convirtió en un éxito absoluto.Las dos mil quinientas entradas de la primera fecha del festival se vendieron en veinticuatro horas –comenta con satisfacción–. Por eso tuvimos que añadir una segunda fecha, que también se agotó por completo. Lo hicimos porque sabemos lo que la gente necesita y la respuesta de nuestros seguidores. En ese momento vimos que todavía no había en España un festival exclusivamente de reguetón; siempre aparecía en otros festivales, mezclado con diferentes géneros de música, pero no había ninguno que fuera sólo de reguetón. Nosotros nos centramos en eso y en complacer a nuestro público”.

María Pombo viste blazer de cuello y solapa, con manga larga con bolsillos delanteros y bajo con abertura en espalda, de
Pedro del Hierro; pantalón largo con bajo acabado en línea evasé, de
Pedro del Hierro; reloj Panthère MM de oro rosa y acero con diamantes, de Cartier y botas altas con abertura maxi superior de piel, de Manolo Blahnik.

“Gracias a Dios, casi todos mis negocios están dirigidos al mundo digital y a internet –reconoce–, y la pandemia nos ha afectado muy poco.

Con Tipi Tent los meses del estado de alarma han sido los meses en los que más han vendido, históricamente.

Además, también ha podido centrarse más en generar contenido para interesar a los seguidores.

En cuanto al Suave Fest tuvieron que cancelarlo a dos semanas de que se celebrara el festival, con todo contratado. Pero tiene muchas ganas de recuperarlo y lo tiene previsto para junio del 2021, aunque no vaya a ser en la nieve.

Nos parecía muy precipitado hacerlo esta Navidad o en los primeros meses de 2021, porque no podemos saber qué va a pasar. Ahora podemos trabajarlo más, incluso, y hacer, con más tiempo, un Suave Fest más grande”.

Si se rastrea por internet, las referencias a Suave Fest son casi inexistentes. Para los medios convencionales, tanto de prensa, como de radio o televisión, no se hicieron eco (o ni siquiera sabían) de su existencia.

“Si un medio convencional viene y me ayuda a llegar a otro público al que yo no llego, estaría muy bien: siempre es bueno contar con esa ayuda y leer un titular que diga que ‘María Pombo vende 5.000 entradas 24 horas”.

Pero para vender las entradas lo principal es llegar a su público y conocerlo, y eso lo hace directamente a través de las redes sociales.

El 67% de su millón y medio largo de seguidores se concentra en España. Eso es más de un millón.

Y es, de momento, suficiente para mantener su estructura, aunque sus planes futuros de crecimiento estén abiertos a esas otras posibilidades más “convencionales” que hasta ahora no ha explotado.

No piensa mucho en el público del exterior, porque vive en España y su público es, básicamente, de aquí.

Si quieres leer más artículos de nuestro portal sobre influencers puedes entrar en los siguientes enlaces

Identificación de la publicidad e influencers

https://enriqueortegaburgos.com/identificacion-de-la-publicidad/

El Código de Conducta de Autocontrol: Las Marcas y Los Influencers ya tienen una nueva herramienta para la publicidad.

https://enriqueortegaburgos.com/marcas-influencers-herramienta-publicidad/

Francia se anticipa con el fenómeno de los “pequeños influencers” abrazando una nueva regulación.

https://enriqueortegaburgos.com/francia-se-anticipa-con-el-fenomeno-de-los-pequenos-influencers-abrazando-una-nueva-regulacion/

CÓDIGO DE CONDUCTA PARA “INFLUENCERS”

https://enriqueortegaburgos.com/codigo-de-conducta-para-influencers/

Influencers de moda

https://enriqueortegaburgos.com/influencers-de-moda/

 



error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas