JLM COUTURE DENUNCIA A HAYLEY PAIGE 2021

Hayley Paige

JLM COUTURE DENUNCIA A HAYLEY PAIGE 2021


Origen de la marca Hayley Paige: su ascenso a la fama. 

 

Te presentamos un nuevo caso de Fashion Law que involucra a la diseñadora de trajes de novia Hayley Paige.

¿Quién es Hayley Paige? La famosa diseñadora de moda nupcial Hayley Paige, siempre tuvo un gran interés por el dibujo y la moda, aprendiendo a ilustrar y coser a temprana edad.

Confeccionó sus propios vestidos para los bailes del colegio y graduaciones, pero dudaba sobre poder ser exitosa en el ámbito creativo, por lo que, además de estudiar diseño de moda y ciencia textil en la Universidad, también decidió inscribirse en facultad de medicina.

Durante su formación académica, hizo prácticas durante un tiempo para la revista Elle, donde aprendió mucho sobre la industria de la moda y afianzó su pasión por las prendas y el estilismo. Esta oportunidad laboral y curricular le ayudó a darse cuenta de lo mucho que le gustaría diseñar, y tras crear una colección de vestidos de novia como proyecto para su último año de Universidad, decidió que era eso a lo que quería dedicarse el resto de sus días.

Posteriormente, trabajó un tiempo para Jill Stuart (que había asistido a su desfile de presentación) y para la marca “Melissa Sweet” de Priscilla de Boston durante 5 años (donde aprendió mucho sobre negocios y producción).

No obstante, sus sueldos en ambos puestos no eran muy cuantiosos, de modo que en 2010 empezó en una compañía de alquiler de accesorios de novia llamada “Something Borrowed” con una amiga de la Universidad.

Gracias a este último trabajo encontró la determinación para luchar por crear su propia marca de vestidos de novia, por lo que renunció a sus acciones de la empresa y se puso en contacto con JLM (con quien estaba en contacto desde sus primeros trabajos como diseñadora), buscando trabajar para alguien especializado en fabricación, distribución y economía.

Finalmente, después de entrevistarla, la entidad decidió apostar por ella y con su ayuda lanzó una primera colección bajo su nombre en 2011 para, con posterioridad, adentrarse en la indumentaria de las damas de honor y vestidos para la alfombra roja.

Tal fue su éxito que, desde entonces, ha trabajado para famosas como la actriz de Disney Channel, Sabrina Bryan, y sus vestidos han aparecido frecuentemente en la televisión gracias a programas como “Say Yes to the Dress”(en el que novias buscan el vestido ideal para su boda) e incluso en el suyo propio, donde trata de realizar un diseño nupcial que impresione a una celebridad prometida.

 

Análisis del caso 

 

Sin embargo, a pesar de la década que les une, un desacuerdo entre ella y el CEO de JLM Couture, ha desembocado en un batalla legal. La razón está estrechamente ligada al uso de las Redes Sociales de la marca, llevadas hasta el momento, por la diseñadora; aunque no de una forma estrictamente consensuada, ya que ella deseaba darle un uso más privado que la compañía considerada como poco profesional.

Las disidencias que causaron que esta situación tuviese que ser solucionada llevándose a juicio comenzaron en 2019 cuando Hayley creó una cuenta en la red social Tik Tok llamada igual que el perfil de su marca en Instagram, colgando en ella diversos vídeos que no estaban muy relacionados con la imagen y propósitos del negocio que JLM llevaba a cabo con ella.

Al ver lo sucedido, Joe Murphy (el presidente de la empresa) contactó con su diseñadora afiliada sobre el contenido disruptivo que estaba colgando, pidiéndole que se ajustase al aprobado por ambos. No obstante, él asegura que tras mantener esta conversación, ella cambió la contraseña de su página de Pinterest, Tik Tok e Instagram y escribió en su biografía que esta era de carácter creativo y personal, eliminando toda referencia a JLM. Además, continuó colgando imágenes y videos que no guardaban relación con la marca, entre los que se encontraban algunos destinados a promocionar productos ajenos al sector de la moda.

Esto desembocó en una discusión acerca del dinero que Hayley estaba recibiendo como consecuencia de realizar estas colaboraciones, ya que JLM opinaba que estas surgieron, en gran medida, gracias a la influencia y los seguidores de la marca (destacando la gran inversión monetaria que la entidad realizó para publicitar su Instagram en diversos medios).

Así pues, estas ganancias económicas de la diseñadora y el uso del perfil de Instagram no consensuado, llevaron a Murphy y Paige a organizar nuevas reuniones en octubre y noviembre del año pasado, en las que no lograron ponerse de acuerdo acerca de quién era el propietario de la cuenta y qué clase de contenido debía colgarse en la misma; no pudiéndose redactar un nuevo contrato con condiciones que se adecuasen a las exigencias de ambos implicados.

 

 

Sin embargo, esta versión sobre lo acaecido, desde l a perspectiva de JLM Couture, dista mucho de la compartida por Hayley a través de varios vídeos publicados en sus redes sociales, en donde asegura que no podía compartir nada en ellas sin contar con el permiso por escrito del director ejecutivo de la empresa, afirmando que lo que pretendía era explotar su perfil para así publicar contenido comercial en su nombre.

Evidentemente, Hayley cuenta con el apoyo de la mayor parte de sus fans,  quienes  al  seguir los avances en el caso desde que JLM presentó la denuncia contra ella, el 15 de diciembre, han reaccionado de una forma bastante negativa hacia la entidad. De hecho, esto último se ha puesto de manifiesto en un comunicado de la empresa en la cuenta oficial de la compañía, al pedir públicamente que el asunto y las correspondientes  negociaciones  quedasen  en  el  ámbito  privado  entre  los  dos  afectados.

Probablemente, como consecuencia de las duras críticas y opiniones de los usuarios, haciendo referencia a los vídeos sobre el caso que Hayley comparte en su nueva cuenta de Instagram.

 

-Vídeos y comunicados 

 

Como era de esperar, la diseñadora a raíz de todos estos sucesos con la compañía, comenzó a publicar vídeos contando su experiencia para mantener a sus seguidores informados sobre los avances de los juicios y de las acciones que plantea tomar contra JML Couture. Lo que nos ha permitido conocer de primera mano su versión de los hechos.

 

Eje Cronológico de los Vídeos de Hayley Paige Sobre el Caso

 

1.  Primer Vídeo (21 de diciembre de 2020) 

 

El 21 de diciembre de 2020, Hayley Paige anuncia que ha dimitido como diseñadora bajo la compañía JLM Couture después de una larga batalla legal de un año y medio buscando la redacción de un nuevo contrato que ha desembocado en una denuncia por parte de la entidad.

En el mencionado vídeo, hace referencia a que por le momento, el Tribunal le ha cedido el control y el acceso a sus cuentas de Instagram y de Pinterest a la mencionada entidad y, además, señala que no se le permite borrar de sus respectivas redes sus conversaciones y fotografías personales.

De este modo, anuncia a sus seguidores que, desde el 16 de diciembre, los mensajes, links y comentarios por parte de la cuenta no provienen de ella, y comunica que JLM está reclamando los derechos y propiedad sobre su nombre para la denominación de sus productos, lo cual implicaría que ella sería incapaz de volver a utilizarlo para cualquier tipo de negocio de manera indefinida.

Posteriormente, explica que cuando firmó el primer contrato con la entidad, carecía de asesoramiento legal y que, tras esperar a que venciese para redactar uno nuevo acorde a sus exigencias, al intentar cambiar las condiciones, la compañía intentó manipularla. Por ello, debido a que no compartía con ellos los mismos valores y ética, decidió que lo mejor era renunciar.

Asimismo, también hace alusión el hecho de que cuando ella abrió su cuenta, lo hizo con la intención de compartir con sus seguidores diferentes aspectos de su vida privada, ajenos a su carrera como diseñadora. De tal manera que fue una iniciativa propia que en ningún momento iba destinada a tener una vinculación con su labor en JML.

De hecho, en sus respectivas cuentas compartió ámbitos personales de su vida, tales como su divorcio y diversas reflexiones y pensamientos profundos relacionados con la salud mental. Hecho que pone de manifiesto que su principal objetivo con estas plataformas era utilizarlas como un medio para expresarse y conectar con su comunidad.

Al final del vídeo, agradece el apoyo recibido a sus seguidores y les pide que lo compartan para que más personas comiencen a seguir su nueva cuenta (donde les seguirá informando de sus avances) y puedan escuchar su versión de los hechos.

 

2.  Segundo Vídeo (30 de Diciembre de 2020)

 

En este segundo vídeo, comienza dando un sin fin de gracias, tanto a las tiendas que han vendido sus diseños como a sus fans por el apoyo recibido hasta el momento, a la vez que desmiente las afirmaciones realizadas sobre ella por JML.

Asimismo, hace referencia a las intenciones por parte de la empresa de zanjar el asunto en buenos términos. Razón por la cual, exterioriza que si la finalidad es llegar a un  acuerdo amistoso, para ello deberán de cesar las acciones legales que le impiden usar su nombre y redes sociales.

Por otra parte, aclara que el acuerdo que tenían no incluía ninguna cláusula sobre las redes sociales y que, privarla de utilizar su nombre para cualquier negocio de manera permanente, le parece un abuso tanto en términos éticos como legales. No obstante, en el vídeo asegura que ha disfrutado y trabajado al 100% durante la etapa laboral que ha coincidido con ellos y, añade, que siempre respetó los términos de su acuerdo; hasta que las nuevas condiciones profesionales crearon una situación intolerable.

Finalmente, menciona los casos de otros artistas que también se vieron implicados en casos similares, como Taylor Swift, e informa a JLM de que, para detener toda esta batalla legal, solo necesita retirar la denuncia y llegar a un acuerdo amistoso con ella.

 

3.  Tercer Vídeo (13 de enero de 2021)

 

En esta ocasión, la diseñadora de vestidos nupciales vuelve a hacer hincapié en que el inicio de sus redes sociales, tanto de Facebook en 2004 como de Instagram, se basó en la publicación de su vida personal. Además, señala que ha estado preparando su declaración oficial con su abogado, defendiéndose de las acusaciones de JML. Muestra de ello es la publicación en su biografía de dicho documento, buscando con ello demostrar su transparencia, así como compartir su trayectoria con todos los que la apoyan (aunque actualmente ésta ya no está disponible).

En el mismo vídeo, comparte que ha estado revisando los mensajes intercambiados con JLM y que en  esa búsqueda  encontró un  email en  el que  Murphy ponía  de manifiesto  que él  no reclamaba la propiedad de nada exceptuando sus vestidos o categorías relacionadas (pero que, sin embargo, reclamaban su nombre y cuentas en redes).

También añade que había guardado correos en los que los empleados de la compañía contradecían las declaraciones de la misma sobre el uso de su cuenta, diciendo que la de Instagram era personal y nadie podía usarla sin su permiso. Por ello, ha reflejado en la declaración mencionada que no tenía la obligación de colgar siempre imágenes de sus vestidos y que no había ninguna prohibición sobre la publicación de fotos personales.

Para concluir, señala que JLM ha cambiado la cuenta de un personaje público a una marca de ropa, pero que está agradecida porque al menos, gracias a esta experiencia, ha aprendido qué cosas no debe tolerar nunca durante el resto de su carrera como emprendedora.

 

4.  Cuarto Vídeo (8 de Marzo de 2021)

 

En este último vídeo, Hayley, anuncia que JLM sigue teniendo el control sobre sus redes y nombre, circunstancias que le impiden seguir realizando el trabajo que le apasiona. Consecuentemente, manifiesta su intención de dejar atrás el pasado y pide a sus seguidores que dejen de seguir todas las cuentas relacionadas con JLM, al igual que ha hecho ella, mencionando que en ellas muchos comentarios de diversas publicaciones han sido borrados porque la compañía no puede gestionar la opinión pública ni las consecuentes críticas por su conducta.

Finalmente, destaca que al comprar un producto no solo es importante la calidad del mismo, sino también como trabaja la empresa que lo vende y cómo trata a sus  trabajadores,  haciendo mención al hecho de que ella siempre ha antepuesto su comunidad a las ganancias económicas. Asimismo, añade que toda esta experiencia no se la va a tomar como una derrota, sino que tiene intención de empezar de nuevo. Pero no lo quiere hacer sola, quiere que en esta nueva etapa le acompañen sus seguidores; de ahí que les haya pedido que le ayuden a escoger su próximo nombre profesional.

Todos estos vídeos se pueden reproducir en la nueva cuenta oficial de Hayley Paige, llamada “allthatglittersonthegram”.

 

– Primera Sentencia

 

Así pues, la primera medida que ha tomado el Tribunal como consecuencia de este caso judicial, ha sido prohibir a la diseñadora de manera temporal el uso de las cuentas que tenía en redes sociales mientras aún trabajaba con JLM, así como el del nombre de su marca (tanto en el ámbito público como en el profesional).

De este modo, todos los perfiles con mensajes y fotografías personales de Hayley han pasado a ser propiedad de la entidad que llevaba su línea de prendas. Circunstancias que han propiciado que la diseñadora de vestidos nupciales no solo se sienta cohibida, sino que ni siquiera pueda usar su propio nombre.

Esta decisión ha sido tomada a partir de que los representantes de Joe Murphy alegaran que la propiedad de las cuentas en redes sociales y el permiso para manejarlas y acceder a ellas venía estipulado en el contrato que los dos individuos implicados firmaron en el año 2011. Además, cabe destacar que, según estas fuentes, dicho contrato fue firmado por Hayley sin recurrir a ningún tipo de asesoramiento legal.

No obstante, esta información ha sido desmentida en los vídeos de la nueva cuenta de Instagram de la diseñadora (resumidos anteriormente), donde asegura que ni en el acuerdo de 2011 ni en su renovación de 2014 figuraba ninguna condición relacionada con el uso de las redes sociales o la propiedad de las cuentas.

 

– Posible resolución del caso

 

Así pues, ambas partes seguirán luchando por demostrar que lo que defienden es lo más justo hasta que el juzgado se decante por una sentencia definitiva, cuyo resultado dependerá de lo que los contratos y pruebas presentadas reflejen.

 

Por lo que, en el supuesto de que se demuestre la existencia del mencionado acuerdo, Hayley se verá obligada a renunciar a los derechos de sus redes sociales y marca mientras que, por contra, si se demuestra que JLM Couture no tenía la propiedad sobre ninguna de las anteriores, la diseñadora podrá disponer de ellas de nuevo y emplearlas en su nuevo negocio como autónoma.

 

No obstante, parece que la victoria en este caso será para JLM, ya que el nombre “Hayley Paige” está registrado compro propiedad de la entidad y la conocida diseñadora ya está en la búsqueda de un nuevo nombre para su firma. En cualquier caso, no se conocerá la resolución final hasta probablemente el 2 de Abril de este año, fecha en la que la acusada tendrá su audiencia.

 

– Curiosidad relacionada con el caso: entrevista a hayley paige

 

 

Durante este proceso, se intentó contactar con la diseñadora a través de su nueva cuenta de Instagram con la intención de obtener una pequeña entrevista escrita. Y, tras explicarle que la entrevista figuraría en un proyecto para la carrera de Diseño y Gestión de Moda de la Universidad de Madrid, accedió a contestar a unas preguntas.

 

 

Sin embargo, tras enviarle una serie de  preguntas relativas a su trayectoria en la industria y a sus experiencias en los distintos sectores de la misma a la dirección de correo electrónico facilitada, la diseñadora nunca llegó a contestar.

 

 



error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas