El grupo Condé Nast en cifras. Parte I

El grupo Condé Nast en cifras. Parte I

Abarca publicaciones de todo tipo

Condé Nast es propietaria y opera una empresa de medios que publica revistas sobre deportes, viajes, comida, estilo de vida y entretenimiento.

La sede de Condé Nast se encuentra en Wilmington, Delaware.

Las oficinas de Condé Nast en el 1 del World Trade Center de Nueva York

 

Condé Nast genera 370.400 dólares en ingresos por empleado, si se tiene en cuenta que con 2.700 empleados produce ingresos anuales de 1.000 millones de dólares.

El principal competidor de Condé Nast es Advance, dirigido por Robert Sauerberg, quien es su CEO. Condé

A lo que se enfrentaba el grupo en los últimos tres años

Enfrentándose a pérdidas, Condé Nast tenía planificado poner a la venta 3 revistas de su capacidad editorial.

En agosto de 2018 se producía un primer seísmo en el grupo, que provocó que las noticias corrieran como la pólvora. El New York Times lo decía con claridad:

“Anna Wintour se queda, pero la compañía que alguna vez estuvo detrás de Vogue y The New Yorker perdió aproximadamente 120 millones de dólares el año pasado”.

Condé Nast, la compañía detrás de Vogue, Vanity Fair y The New Yorker, se convirtió en una de las editoriales de revistas más exitosas gracias a encantadores lectores y anunciantes con una fórmula basada en el glamour del viejo mundo y el dinamismo estadounidense.

 

Pero llegados a 2018, incluso después de haber tomado medidas para recortar el gasto y hacerse más conocedora de lo digital, se esperaba que la empresa adoptara una estrategia más radical para asegurarse de que no se desvaneciera.

Robert A. Sauerberg Jr., director ejecutivo de Condé Nast, se dirigió a los miembros del personal senior el 8 de agosto de 2018.

La opinión de Boston Consulting Group

Una reunión que se producía a raíz de una visita prolongada de Boston Consulting Group, que había concluido un examen de un mes.

No prometía ser una reunión alegre.

Según más de una decena de ejecutivos de ese momento de Condé Nast, que hicieron declaraciones al New York Times bajo condición de anonimato para discutir asuntos internos, se referían a las medidas instituidas en la empresa durante la última década, entre ellas los detalles de cierre y las versiones impresas de Self y Teen Vogue; también el despido 80 empleados en 2017; combinar los departamentos de fotografía e investigación de diferentes revistas; en fin, todos estos puntos tratados no habían sido suficientes para detener el sangrado financiero y económico.

Unas portadas se salvaban y otras no

La compañía perdió más de 120 millones de dólares el año pasado y planea poner a la venta tres de sus 14 revistas, Brides, Golf Digest y W, dijeron tres ejecutivos.

Portadas que marcaron un estilo de hacer periodismo

 

Los títulos de marquesina, incluidos Vogue, Vanity Fair y The New Yorker, estaban a salvo, según la opinión de esos mismos directivos.

Soluciones alternativas

La editorial pronto iniciaría el proceso de arrendamiento de al menos seis de sus 23 pisos en 1 World Trade Center, con la finalidad de ahorro de costes.

Esta ubicación es la de la torre del Bajo Manhattan que ha sido su sede desde 2015.

El New Yorker y Vanity Fair ibana a ser las revistas que eventualmente se trasladarían para dar cabida a nuevos inquilinos.

Un arte que quedó anticuado

Condé Nast construyó su negocio, y su mística, sobresaliendo en el ahora anticuado arte de hacer revistas.

Eran costosos de producir pero muy rentables, en general, y editores como Diana Vreeland, Tina Brown, Anna Wintour y Graydon Carter se convirtieron en árbitros culturales que viajaban en los mismos círculos que las personas a las que narraban.

Si bien los problemas de la compañía no eran tan graves como los que afectaron a otras organizaciones de medios en por esos días (el Daily News, propiedad de Tronc, perdió la mitad de su sala de redacción en el mismo período), resultan inquietantes para los veteranos de una compañía donde los principales editores alguna vez tuvieron oficinas espaciosas diseñadas para los suyos.

 

El lujo  no podía sostenerse

Además del uso diario de automóviles con chofer y, para unos pocos favorecidos, préstamos sin interés para facilitar la compra de casas de piedra rojiza de Manhattan e incluso segundas residencias.

Pero el boom de las revistas que duró décadas y que hizo posible este tipo de adornos es cosa del pasado.

Un cambio en los hábitos de consumo de medios ha elevado a Instagram, Snapchat y YouTube por encima de la página impresa.

Antes de que Time Inc. fuera vendida a Meredith Corporation, experimentó fuertes caídas en los ingresos anuales.

La firma de compra de anuncios Magna proyectaba en 2018 que las ventas de anuncios en revistas impresas caerían en una tasa de dos dígitos ese año.

Algunos empleados de Condé Nast desde hace mucho tiempo se preguntan qué parte del declive de la empresa se puede atribuir al deterioro de los medios impresos y cuánto es el resultado de heridas autoinfligidas.

Llegó el momento de la baja moral

En ese momento se esperaba que Robert A. Sauerberg Jr., el director ejecutivo de Condé Nast, se dirigiera a los miembros del personal senior el 8 de agosto.

Contribuir a la baja moral en 1 World Trade fue la sensación de que el liderazgo de la compañía estaba cambiando, lo que resultó en parte de una serie reciente de artículos y columans que especulaban sobre el futuro de la Sra. Wintour, editora de Vogue desde 1988 y directora artística de la compañía.

Se rumoreaba que estaba buscando salir de Vogue después de publicar su próximo número de septiembre, con Beyoncé en la portada.

 

Más que una alta ejecutiva y editora, la Sra. Wintour, con sus gafas de sol estilo flapper y chanel, sirve como avatar de la empresa.

Meryl Streep interpretó una versión exagerada de ella en “El diablo viste de Prada”, y la Sra. Wintour se interpretó a sí misma en la reciente “Ocean’s 8”, una película centrada en gran medida en la Met Gala, el evento benéfico anual de Nueva York con el que dirige la escena con la asistencia de 175 empleados de Vogue.

Sauerberg trató de reprimir la charla en ese momento, cuando emitió un comunicado de que la Sra. Wintour “acordó trabajar conmigo indefinidamente en su papel de editora en jefe de Vogue y directora artística de Condé Nast”.

Sin embargo, se necesitará algo más que estabilidad corporativa para revertir la caída de la empresa.

La pérdida de 120 millones de dólares en 2017 se debió a una fuerte disminución en los ingresos publicitarios generados por las revistas impresas.

Rentabilidad digital vs. impresa

Las ganancias en el ámbito digital han ayudado a compensar la pérdida, pero no lo suficiente para que la empresa sea rentable.

Condé Nast tomó su decisión de considerar las ofertas para Brides, Golf Digest y W en parte por recomendación de Boston Consulting Group.

John Wagner, que supervisaba el gasto publicitario con los editores en la agencia de medios PHD, cuestionó la estrategia de la empresa y dijo que Condé Nast puede ser “rápido para cerrar las cosas, en lugar de tratar de encontrar una solución”. Añadió: “Me gustaría verlos continuar invirtiendo, mantener vivas las marcas, incluso si tiene que cambiar su base de tarifas o frecuencia de publicación”.

La noticia del despido de 100 empleados en Estados Unidos

La noticia la daba el pasado 13 de mayo la CNBC con estas palabras:

“El gigante de las revistas Conde Nast despedirá a unos 100 empleados estadounidenses”.

La pandemia cobrara sus primeras víctimas del grupo en el primer semestre del año.

Algunos aspectos claves a destacar:

  • Conde Nast está despidiendo a casi 100 empleados estadounidenses y al mismo tiempo dando permisos especiales (licencias) a 100 más a medida que la pandemia del coronavirus continúa golpeando la industria de los medios.
  • La empresa también reducirá las horas de trabajo para algunos departamentos y personas de la compañía.
  • El presidente ejecutivo Roger Lynch dijo que los empleados afectados iban a ser notificados inmediatamente, cuidando las formas para que no se incrementen las especulaciones sobre la situación de la empresa.

El CEO Lynch dijo con preocupación que “Estas decisiones nunca son fáciles, y no es algo que me tome a la ligera. Quiero ser transparente sobre los principios y el enfoque que usamos”.

Conde Nast posee varios títulos de revistas de alto perfil, incluidos Vogue, The New Yorker, Wired, GQ y Vanity Fair, y publicaciones solo en línea como Ars Technica, Glamour y Pitchfork.

¿El último será el último de verdad?

Condé Nast es el último entre una gran cantidad de editores que se han visto afectados por una fuerte disminución en los ingresos publicitarios provocada por la pandemia Covid-19, que ha reducido drásticamente la demanda de viajes, entretenimiento y otras áreas.

Vox Media, Group Nine Media y Buzzfeed han anunciado por separado licencias, despidos o recortes salariales en un esfuerzo por reducir los costes.

 



error: Este contenido esta protegido !!