DOLCE & GABBANA VS. DIET PRADA 2021

DOLCE & GABBANA VS. DIET PRADA 2021


CONOCE EL CASO DE DOLCE& GABBANA VS DIET PRADA.

 

Una de las controversias más polémicas en el mundo de la moda y que constituirá uno de los casos de Fashion Law del año 2021, más relevantes,  estalló al inicio de marzo de 2021 y uno de sus protagonistas, una vez más, es la conocida marca italiana Dolce & Gabbana.

A diferencia de otras veces en las que los diseñadores Stefano Gabbana y Domenico Dolce han estado bajo el reflector (y no por sus diseños precisamente), esta situación parece ser más seria para la grande italiana. Tanto es así, que en el 2019 decidieron interponer una demanda por difamación al dúo bloguero estadounidense, Diet Prada.

 

LAS PARTES

 

Como fue mencionado líneas arriba, la parte demandante está conformada por Domenico Dolce y Stefano Gabbana, directores creativos de su propia marca de moda de lujo italiana, Dolce & Gabbana (D&G en adelante). En el ámbito de la moda, D&G es considerado como la marca pionera en el estilo mediterráneo y siempre ha resaltado por sus maravillosos diseños llenos de color y arte. En las pasarelas busca mostrar una imagen de mujer provocativa, austera y orgullosa, ya que ese tipo de mujer es la principal inspiración para los diseñadores.

 

Así como en el mundo de la moda, D&G son conocidos por las varias controversias en las que han estado inmersos. Es así que, en el 2007 fueron duramente criticados por la Autoridad en Materia Publicitaria del Reino Unido por la emisión de una campaña que mostraba a varios modelos quienes portaban armas blancas y lucían heridos. Frente a quienes consideraban que la publicidad incitaba la violencia, el dúo detrás de la marca afirmó que la campaña fue inspirada en la época napoleónica. Ese mismo año, D&G tuvo que retirar un anuncio publicitario que ilustraba a un hombre ejerciendo fuerza sobre una mujer que se encontraba en el suelo. Ello debido a que organismos como el Comité de Control de Autodisciplina italiano, el Instituto de la Mujer y Amnistía Internacional señalaran que este hacía apología a la violencia contra la mujer, y en algunos casos, llegaran a censurarla[1]. A diferencia de las ocasiones anteriores, esta vez D&G decidió llevar su caso hasta los tribunales de justicia italianos.

 

Por otro lado, Diet Prada es una cuenta de Instagram creada en el 2014, administrada por Tony Liu y Lindsey Schuyler. La cuenta del dúo bloggero alcanzó fama mundial por ser una plataforma que vigila de cerca a las celebridades, pequeñas y grandes firmas de la industria, y a personalidades allegadas a la industria de la moda, en general. Se caracterizan por ser un espacio de transparencia que tiene como fin condenar públicamente las actitudes poco éticas en la industria. Para sus 2.5 millones de seguidores en Instagram, Diet Prada se ha convertido en un aliado, una fuente amiga que pone en evidencia que el mundo de la moda no es siempre brillo y glamour como quiere aparentar serlo.

 

Uno de los escándalos publicados más sonados de los últimos años fue el protagonizado por el conocido diseñador Alexander Wang. Todo inició cuando modelos que habían trabajado en el pasado con la firma del conocido diseñador, contaron sus experiencias por la red social TikTok. Coincidentemente, la mayoría de modelos que publicaron estos videos expresaban su malestar por el poco profesionalismo del diseñador, ya que, en muchos casos, este abusaba de su poder para hostigarlos sexualmente. Ante esto, Diet Prada usó su plataforma para hacer un llamado a todos aquellos que hubieran pasado por una situación similar con el diseñador. Poco a poco, llegaban más testimonios, lo cual provocó que usuarios alrededor del mundo buscaran “cancelar” a Wang haciendo uso de las redes sociales. Si bien al principio el diseñador negó las acusaciones, recientemente a través de Instagram, mencionó que había aprendido su lección, aparentemente haciendo referencia a este episodio.

 

En este sentido, en la cuenta de Diet Prada se han publicado escándalos que van desde el abuso del Photoshop en las modelos y publicidades, y la forma en la que influyen negativamente en el público, hasta plagios entre marcas de la industria. Es claro que empatizar con las personalidades de la industria no es precisamente un asunto de especial relevancia para los bloggeros, ya que además de hacer la labor que muchos medios del sector no hacen, buscan defender causas sociales; y es justamente por esta razón que actualmente se encuentran enfrentados legalmente a la firma italiana Dolce & Gabbana.

 

Ilustración 1: Domenico Dolce y Stefano Gabbana – Google

Ilustración 2: Tony Liu y Lindsey Schuyler – Elle

INICIOS

 

La problemática se remonta al año 2018 cuando D&G lanzó tres videos[1] como parte de su campaña previa a un desfile que tendría lugar en el país asiático a finales del mismo año. El spot publicitario está ambientado en un restaurante chino y tiene como protagonistas a una modelo china y al narrador, quien supuestamente graba la escena dándole un corte casero.

Durante los tres videos, el narrador le presenta a la modelo distintos platillos italianos y ella intenta comerlos con los tradicionales palillos chinos, situación que le genera mucha dificultad y los termina utilizando de manera “incorrecta” (en uno de los spots, como si fueran cuchillo y tenedor). Por su parte, el narrador al ver la situación de la modelo, emite comentarios como “¿el plato es muy grande para ti?” y hace referencia a los palillos como instrumentos pequeños y poco útiles para la “deliciosa” y “grandiosa” comida italiana.

Jing Daily[2] reportó mediante un informe que múltiples cibernautas del grande asiático manifestaron su disgusto al respecto, resaltando no solo lo mencionado anteriormente como ofensa a la cultura china, sino también el aspecto sucio y desordenado bajo el que habían creado el restaurante chino y el look estereotipado de la modelo. Es en este punto, en el que Diet Prada se suma al malestar de los usuarios y comparte su disconformidad mediante su cuenta de Instagram.

Frente a esto, Dolce & Gabbana se vio forzado a retirar la campaña de Weibo, una de las redes sociales más populares en China; sin embargo, ello no detuvo las críticas y hashtags como “#BoycottDolce” se hicieron tendencia rápidamente.

En paralelo, se daba una conversación entre Stefano Gabbana y Michaela Tranova, una modelo y seguidora de Diet Prada, por medio de mensajes directos en Instagram. En la conversación compartida por la modelo en su cuenta y posteriormente publicada en la cuenta de Diet Prada, se puede evidenciar como el diseñador insulta al país asiático alegando que son “un país ignorante, mafioso y que huele mal”, entre otros comentarios racistas.

 

La publicación en la cuenta de los demandados alcanzó 58K “me gusta” y cientos de comentarios provenientes de usuarios de países de todo el mundo, provocando que el escándalo alcanzara cobertura mediática global. Ante la estrepitosa caída en la aceptación del público, Dolce & Gabbana publicó en sus redes sociales que su cuenta y la de Stefano Gabbana habían sido hackeadas y estaban tomando las medidas pertinentes. Asimismo, reiteró su respeto por la comunidad china.

 

Ilustración 3: Diet Prada – Instagram

Ilustración 4: Diet Prada – Instagram

 

Pocas horas después, D&G lanzó un comunicado en el que cancelaba el show #DGLovesChina, debido a la controversia. En el documento, la casa italiana menciona que su intención con los spots publicitarios y el desfile era presentar en Shanghái un tributo a la cultura china.

En la misma línea, agradece el apoyo a sus amigos, invitados y a quienes trabajaron en la planificación del evento. Si el tema era polémico antes, a partir de la cancelación la cobertura mediática creció exponencialmente, ya que no solo cibernautas sino también empresas y modelos del grande asiático, con los que trabajaban, decidieron darle la espalda a D&G y desligarse completamente de la marca. Días después, Domenico Dolce y Stefano Gabbana, en su lenguaje natal, pidieron disculpas a la comunidad china y a quienes hayan podido sentirse ofendidos, dando por finalizado el episodio a ojos del público.

 

LA DEMANDA

 

A inicios del 2019, pocos meses después de la controversia, la casa italiana interpuso una demanda civil por difamación contra Tony Liu y Lindsey Schuyler, blogueros de Diet Prada, en la Corte Italiana. Con la demanda buscan se les indemnice por los daños ocasionados a raíz de las publicaciones referentes a la campaña #D&GLovesChina; el monto asciende a 3 millones de euros para la marca y 1 millón adicional para Stefano Gabbana.

En marzo del 2021, los blogueros presentaron una respuesta, que posteriormente hicieron pública en redes, amparándose en el derecho a expresar su disconformidad que la libertad de expresión les otorga. Así, mencionaron que la plataforma de Diet Prada fue creada con el propósito de elevar los estándares éticos en la industria de la moda y por ello no dudaron en denunciar este caso de racismo.

 

ORDENAMIENTO JURÍDICO ITALIANO

 

En Italia, el delito de difamación se encuentra estipulado en el artículo 595 del Código Penal. El delito, para el ordenamiento jurídico italiano, se consuma en el momento en el que una persona ofende a la reputación de otra frente a terceros de manera dolosa (con conocimiento y voluntad)[1] y se agrava si el sujeto activo (quién emite la ofensa) es un medio de publicidad, supuesto en el que encajaría el caso de Diet Prada.

 

595 Diffamazione.

“Chiunque, fuori dei casi indicati nell’articolo precedente, comunicando con più persone, offende l’altrui reputazione, è punito con la reclusione fino a un anno o con la multa fino a euro 1.032.

[…]

Se l’offesa è recata col mezzo della stampa o con qualsiasi altro mezzo di pubblicità, ovvero in atto pubblico, la pena è della reclusione da sei mesi a tre anni o della multa non inferiore a euro 516.”

 

Respecto al daño por difamación en materia civil, el ordenamiento jurídico italiano, mediante la interpretación del artículo 2059 del Código Civil, ha concluído que es resarcible tanto el daño pecuniario (consistente en daño emergente y lucro cesante), como el daño moral (consistente en daño biológico, moral y existencial) sin la necesidad de haber incurrido en el delito per sé, siendo suficiente el perjuicio a los valores constitucionales intrínsecos a la persona (en este caso, el honor y la reputación).

Bajo la misma óptica, el delito puede consumarse en base al interés público, sin tener en cuenta si la información divulgada era veraz.

 

DECLARACIONES DE LAS PARTES Y SUS DEFENSAS

 

Hasta el momento, no se ha obtenido ninguna declaración de parte de los abogados de Dolce & Gabbana; sin embargo, ese no es el caso de la defensa de Diet Prada, constituida por Susan Scafidi, fundadora de Fashion Law Institute de la Universidad de Fordham, el propio Fashion Law Institute y la firma italiana AMSL Avvocati.

Scafidi, quién defiende a Diet Prada pro bono, criticó que D&G haya interpuesto la demanda en la Corte Italiana cuando, los hechos en cuestión se dieron en los Estados Unidos, donde residen los demandados, o en China, donde la casa de modas tuvo que cancelar el show; de modo que, presiente que buscan una ventaja por tratarse de su país natal.

Asimismo, mencionó que buscar silenciar a una cuenta de Instagram por una crítica veraz, mediante la demanda interpuesta, no solo no hubiera sido declarada infundada en las cortes estadounidenses, sino que hubiera sido motivo de burlas; debido a que en EEUU la veracidad de las declaraciones exime de responsabilidad y no permite que se consuma el delito, protegiendo así la libertad de expresión.

La siguiente audiencia tendrá lugar en mayo de 2021. Para cubrir los gastos propios del proceso, Diet Prada, a inicios de marzo, creó una página en GoFundMe, la cual a la fecha ya recogió más de $9000 dólares.

 

Si quieres descargar y conocer algunos de los casos más relevantes de la industria de la moda, conoce nuestras guías.

 

 



error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas