DIA, desarrollo de una empresa

DIA, desarrollo de una empresa

Primera tienda en Valderodrigo

Todos conocemos muy bien la cadena de supermercados DIA, y como ha estado presente a lo largo de nuestras vidas desde su fundación en el año 1979 con su primera tienda situada en la calle Valderrodrigo en la madrileña urbanización de Saconia.

Sin embargo, no comenzaría su despegue promocional hasta el año 1984 cuando decidieron elegir su actualmente conocida imagen corporativa con esos llamativos colores rojo y blanco que tiñen todas las tiendas situadas por España, Portugal, Argentina o Brasil. Países a los que dieron el salto internacional después de que en el año 1989 comenzara su andadura como franquicia.

Supermercado DIA en Portugal

 

Pues la situación actual de la cadena de supermercados ha ido dando tantas vueltas durante los últimos años, que ha sido foco de los medios de comunicación durante innumerables horas. Incluso en este momento, con el estado de alarma en a nivel nacional, la cadena encabezada por el magnate ruso Friedman, está sabiendo aprovechar la situación originada por el virus Covid19 desde la ciudad china de Wuhan.

A lo largo de este trabajo, analizaremos los últimos pasos desde el año 2016 que han hecho cambiar de manos dicha compañía que actualmente está haciendo los preparativos para mudarse a Luxemburgo.

Un supermercado DIA en Argentina

 

Durante los últimos años los resultados de DIA han dejado bastante que desear llevando a la multinacional española incluso a la quiebra técnica. Las ventas terminaron cayendo un 11,3% llegando hasta los 7.288,8 millones en contraposición a los 8.217,6 del año anterior.

En 2018 cerro su peor año con diferencia, con unas perdidas de 352 millones y con unos beneficios de 101,2 el año anterior, cerrando con un patrimonio negativo de 166 millones. Con estos resultados, la cadena se vio empujada a despedir a mas de 2000 trabajadores en España cerrando 600 tiendas.

 

 

Entonces, la cantidad de empleados repartidos por España, Portugal, Argentina y Brasil era de 40.384 empleados, debiéndole sumar los trabajos contratados a través de franquicia.

 

La cadena capitaneada entonces por Borja de la Cierva al frente del Consejo de Administración se enfrenta a una crisis financiera y de negocio a corto y medio plazo del que salir se plantea como una tarea ardua y disciplinaria. Se abre entonces una brecha de mando dividida en dos secciones, por un lado el actual Consejo de administración y por el otro lado el fondo Letterone del magnate ruso Mijail Fridman que se dispuso a lanzar una OPA voluntaria.

El magnate ruso Mijail Fridman

 

Los dos planes incluyen sendas ampliaciones de capital de 600 y 500 millones respetivamente, además de realizar un cambio drástico en el sistema estratégico de negocio.

Sin embargo, es preciso apuntar algunos sucesos que tuvieron lugar, que llevaron a la situación de nuestra cadena de supermercados.

HECHOS RELEVANTES

Tras las revisiones a la baja de las perspectivas economicas (profit warning) se observaron cómo los resultados económico de 2018 fueron tal y como lo anticiparon malos, se desencadenó una caída en bolsa, observándose unas pérdidas de 352,6 millones de euros, mucha diferencia si tenemos en cuenta los 109 millones que comunicaron haber ganado en el año 2017.

El resultado de explotación (ebitda) final en octubre fue de 337,9 millones de euros, un 34,8% menos respecto al anterior año.

Después de estos resultados sospechosos, la cadena anunció una investigación forense de las cuentas del año 2017, la cual halló indicios bastantes notables de fraude contable valorado en miles de millones. Tras ello la empresa anunció que lo llevaría ante la fiscalía continuando con el ejercicio de diligencia, responsabilidad y transparencia desde el primer momento en que se obtuvieron tales indicios.

 

DIA comunicó una caída de ventas del 11,3% respecto del año anterior valorado en 7.288,8 millones. Ciertamente, aunque entre España y Portugal se registraron pérdidas valoradas en 161 millones y 34,4 millones, la mayor parte de la caída de las ventas se vieron afectadas por el efecto divisa en Argentina y Brasil donde la reducción de los ingresos fue del 30,3% en Argentina y del 18,1% en Brasil.

 

Por tanto, los efectos de las pérdidas acumuladas, la caída de los ingresos junto con las provisiones que se debieron realizar debido al deterioro de los activos, más el aumento de la deuda que en un año había aumentado en un 53,5% de 945 a 1451 millones de euros, situando a la cadena de supermercados en una proporción de 4,3 veces entre el ebitda y la deuda ajustada. Por tanto, la situación era de una quiebra de manual, la cual requería urgentemente de una inyección de liquidez y financiación.

Por tanto, tras las peores cuentas de la historia de la cadena alimenticia, el 8 de febrero de 2019 anunció despidos colectivos para DIA y su filial Twins mediante la extinción de un máximo de 2.100 contratos de trabajo sujetos a los procesos legalmente previstos. La mayor parte de los trabajadores están situados en España puesto que en Hispanoamérica operan principalmente a través de franquicias.  sumándose también el despido de su equipo directivo, principalmente su director financiero Amando Sánchez y su CEO Ricardo Currás, la partida de remuneraciones del Consejo de Administración debió multiplicarse (entre otras razones) por las correspondientes indemnizaciones por despido y las retribuciones por incumplimiento del periodo de preaviso del despido; sumándose a estos los gastos sucesivos por el nombramiento de Antonio Coto, el cual, solo duró en el cargo hasta diciembre cuando fue relevado por Borja de la Cierva.

Por lo tanto, a pesar de que la DIA contaba con el apoyo de los bancos acreedores, los cuales comunicaron que les otorgarían oxigeno durante un periodo de tiempo con la condición de que la crítica situación se solventara. El aumento de capital es la mejor
medida para ello.

Es aquí donde comienza el enfrentamiento entre dos vías de relanzamiento del negocio, por un lado nos encontramos con un plan de ampliación de capital por valor de 600 millones de euros, secundada por Morgan Stanley, la cual debería aprobarse para marzo de ese año en la junta de accionistas; y por el otro lado, el Fondo Letterone que en su haber tiene el 29,001% del capital social del grupo plantea una ampliación por valor de 500 millones de euros condicionada al éxito de una OPA voluntaria por el 70,9% de las acciones que no tiene.

El Fondo Letterone, propiedad del magnate ruso Mijaíl Fridman ha ido aumentando paulatinamente su peso dentro de la empresa desde el primer momento en que llegó. Cuando DIA presentó los resultados del año 2017 marcados por una caída de las ventas y de las acciones en el mercado bursátil, Mijaíl Fridman consiguió hacerse con el 25% de las acciones de la cadena de supermercados. Logrando ampliarla hasta el 29% después de que despidieran al consejero delegado Ricardo Curras.

Tras la dimisión del presidente interino, Stephan DuCharme, y los ajustes de las cuentas en octubre, los problemas iban acrecentándose hasta que finalmente la cadena Dia abandonó el Ibex, dejando de estar entre las 35 empresas mas cotizadas del mercado español.

OPA VOLUNTARIA

Finalmente, a fecha de 5 de febrero de 2019, El consejo de administración de la sociedad Letterone Investment Holdings S.A. con sede social en Luxemburgo y presidida por Lord Davies de Abersoch, con la compañía de D. Mikhail Fridman, D. Petr Aven, D. Richard Burt,, D. David Gould, D. German Khan, D. Andrey Kosogov, D. Alexey Kuzmichev, D. Jonathan Muir y D. Wulf von Schimmelmann, comunica en virtud de lo previsto en el Real Decreto 1066/2007, de 27 de julio, sobre el régimen de las ofertas públicas de adquisición de valores, el anuncio previo de la solicitud de autorización de la oferta pública voluntaria de
adquisición de L1r invest1 Holdings sobre las acciones de distribuidora internacional de alimentación, S.A. (Supermercados Dia) la espera de autorización de la Comisión Nacional Mercado de Valores, para enviar el folleto explicativo.

Es preciso añadir, que LTS Investment S.A había adquirido dentro de los 12 meses previos al anuncio de la solicitud de autorización a la CNMV de la OPA voluntaria un total de 87.143.913 acciones representativas del 14% del capital social de la Sociedad. Del 29,001% de acciones de LTS Investment S.A había adquirido, un total de 93.374.781 acciones representativas del 15,001% de DIA se pagaron a un precio de 5,52 dólares americanos, y un total de 87.143.913 acciones representativas del 14% de DIA se pagaron a 4,29 dólares americanos.

Las mencionadas 87.143.913 acciones fueron adquiridas el 19 de octubre de 2018 y los precios pagados por estas acciones rondaban un rango de entre 3,42 euros por acción y 3,73 euros por acción, por lo que en aplicación de lo dispuesto en el artículo 9.1 del Real Decreto 1066/2007 el precio equitativo que correspondiente a una OPA obligatoria (No es este caso puesto que en el caso de DIA se trata de una OPA voluntaria) sería el precio mayor pagado por las sociedades del grupo al que pertenece en el plazo de 12 meses previos a la fecha del anuncio, sin contar las transmisiones intragrupo realizadas dentro de
este periodo, es decir, 3,73 euros por acción.

El capital social actual de la Distribuidora Internacional de Alimentación, S.A., comercialmente conocida como DIA asciende a EUR 62.245.651,30, dividido en 622.456.513 acciones de 0,10 euros de valor nominal por cada una, y de una única clase y serie, totalmente desembolsadas y suscritas.

La OPA se dirige a la totalidad de las 622.456.513 acciones (incluyendo 10.310.633 acciones en autocartera) emitidas en que se divide el propio capital social de DIA, excluyéndose evidentemente de estas las propias acciones de las que ya disponía la entidad oferente, por tanto, quedarán inmovilizadas 180.518.694 acciones representativas del 29,001% del capital social de DIA.

En conclusión la OPA se dirige de forma directa a la adquisición de las restantes 441.937.819 acciones representativas del 70,999% de su capital social.
El precio del importe de la oferta fué de 0,67 euros por cada acción de DIA. Por tanto, la cantidad total máxima que desembolsará el Oferente LTS Investment S.A será de 296.098.339 euros. Este precio representa una prima de 56,1% respecto del precio de cotización de las acciones de la Sociedad Afectada al cierre de mercado del 4 de febrero de 2019 (0,43 euros la acción); y una prima de 52,5% respecto del precio medio ponderado por volumen (volume weighted average price) para el periodo de un mes finalizado el 4 de febrero de 2019 (0,44 euros la acción); y una prima de 19,4% del precio medio ponderado por volumen (volume weighted average price) de las acciones de la Sociedad Afectada para el periodo de tres meses finalizado el 4 de febrero de 2019 (0,56 euros la acción).

Los beneficios que un inversor que haya entrado a partir del mes de diciembre son notablemente palpables y suculentas, sin embargo, la mayoría de los inversores se sitúan a precios superiores. Sin embargo, la oferente añade una condición a la efectividad de la OPA, que esta sea aceptada por un mínimo del 50% de las acciones a las que se dirige la Oferta, (apartado f. del artículo 8 del Real Decreto 1066/2007, en el caso de que se cumpla esta condición, el
Oferente no tendrá que formular una oferta pública obligatoria) lo que supone, al menos 220.968.910 acciones representativas del 35,499% del capital social de la sociedad afectada que junto al 29,001% que ya es titular le permita una participación mínima del
64,50%.

“Cuando el control se haya alcanzado tras una oferta voluntaria por la totalidad de los valores, si se da alguna de las siguientes circunstancias: que la oferta haya sido formulada a un precio equitativo, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 9; o bien, que haya sido aceptada por titulares de valores que representen al menos el 50 por ciento de los derechos de voto a los que se hubiera dirigido, excluyendo del cómputo los que ya obraran en poder del oferente y los que correspondan a accionistas que hubieran alcanzado algún acuerdo con el oferente relativo a la oferta.”

Esta condición supone una jugada bastante acertada teniendo en cuenta que al evitar que la oferta sea obligatoria, puede permitirse ofrecer el precio a 0,67 euros la acción, esquivando el precio de 7,73 euros la acción al que le obligaría la CNMV. En el supuesto de que no se llegara al 50% de aceptación lo único que tendría que hacer (e hizo) sería lanzarla a un precio mas elevado para convencer a ese 35,499% de acciones que haya podido. En conclusión, en la medida de que no sobrepase el 30% de las acciones, no tendría que lanzar una OPA obligatoria a 3,73 euros la acción.

 



error: Este contenido esta protegido !!