APROPIACIÓN CULTURAL Y COPYRIGHT: DE VUELTA CON EL CASO DE MYTHERESA

APROPIACIÓN CULTURAL Y COPYRIGHT: DE VUELTA CON EL CASO DE MYTHERESA

 

 

En abril de 2020 se acusó a MyTheresa y al grupo al que pertenece, Neiman Marcus Group de apropiación cultural, por vender en su canal online un suéter amarillo y negro “oversized” de la marca de moda italiana Alanui que se encuentra en venta desde agosto de 2019[1].

 

La organización sin ánimo de lucro Sealaska Heritage Institute, Inc. (en adelante, SHI), que tiene sede en Juneau, Alaska, declaró que el jersey vulneraba la ley de artes y oficios indígenas por apropiarse de diseños característicos de grupos nativos americanos como los Tlingt, Haida y Tsimshian.

 

El suéter en cuestión es de tejido Jacquard de punto geométrico hecho de lana, alpaca y fibras de cachemira, con acentos de adornos de flecos cuidadosamente tejidos, que se describe en la web como “objeto de arte usable”. Este abrigo de punto de Ravenstail se vende por 2.500 dólares y viene directamente del taller del fundador de Alanui, Nicolò Oddi en Milán.

 

 

SHI declaró que los patrones objeto de apropiación se encuentran protegidos por derechos de autor, y por ello, se han vulnerado las leyes de artesanía indígena. Y no solo eso, si no que el uso del nombre “Ravenstail” en la descripción del producto contraviene de igual manera la legislación, por cooptar el nombre de un “estilo específico, definido y famoso de tejido y patrón”.

Ante esta situación, el 20 de abril de 2002 SHI presentó una demanda ante un tribunal federal de Alaska contra MyTheresa y Neiman Marcus, por infracción de los derechos de autor de un patrón indígena copiado por la marca Alanui. No obstante, resulta destacable que la propia marca italiana que ha fabricado el suéter objeto de litigio, Alanui, no fue inicialmente incluida en la demanda presentada.

 

La demanda se basa en la infracción de la Ley de Artes y Oficios Indígenas (Indian Arts and Crafts Act). Concretamente, alegan que se vulnera la prohibición contenida en la citada ley relativa a la venta directa o indirecta o exhibición para la venta de un bien “de una manera que sugiera falsamente que es producido por la India, un producto de la India o el producto de una tribu india o indígena en particular o de una organización de artes y artesanías indígenas…”.

 

Ello se debe a que los demandados (MyTheresa y Neiman Marcus Group) han participado en la venta, oferta y exhibición para la venta de un producto que reproduce sustancialmente la apariencia de una auténtica bata de Ravenstail de los nativos de Alaska bajo el nombre “Ravenstail Knitted Coat”, lo que sugiere falsamente que el producto es producido por nativos de Alaska un producto nativo de Alaska o un producto de los pueblos Tlingit, Haida o Tsimshian, lo cual ha producido un profundo daño irreparable en la cultura que se ha visto afectada, así como en la demandante como representante de los intereses indígenas.

 

 

El 29 de agosto de este año, SHI amplió la demanda para incluir a la marca de moda con sede en Milán Alanui y su fundadora Caroltta Oddi, así como a su propietario, New Guards Group, y su empresa matriz Farfetched como acusados.

Hasta ahora ni el Grupo ni MyTheresa se habían pronunciado sobre la demanda. Sin embargo, los abogados de ambos han contestado a la demanda el pasado 14 de septiembre alegando falta de legitimación pasiva.

 

Así, Neiman Marcus Group y MyTheresa MyTheresa afirman que las “etiquetas huecas y los alegatos grupales vagos” de SHI que tienen como objetivo establecer la legitimación pasiva sobre ellos fracasan. “Es revelador que [SHI] alegue que los demandados están sujetos a legitmación pasiva en Alaska porque “se apropiaron indebidamente de propiedad intelectual y de otro tipo directamente de los demandantes que se encuentran en este partido judicial””. Pero los representantes legales de Neiman Marcus Group sostienen que las alegaciones posteriores de SHI tendentes a incluir en la demanda a Alanui, la Sra. Oddi, New Guards y Farfetch, excluye a los primeros (Neiman Marcus Group y MyTheresa de la supuesta copia, atribuyéndosela en exclusiva a los nuevos demandados.

SHI sigue defendiendo la que el Grupo y MyTheresa violaron no solo la ley federal de derechos de autor, sino también ha entrado en conflicto con la Ley de Protección al Consumidor y Prácticas Comerciales Desleales de Alaska, y también se ha involucrado en una Denominación de Origen Falsa, gracias al uso del nombre “Ravenstail”, y todo ello por ser el medio que vendía y exhibía para la venta el producto objeto de litigio.

 

 

Neiman Marcus se defiende argumentando que “los demandantes en realidad no alegan que [el Grupo] robó, publicitó, ofreció o vendió abrigos”, afirma el minorista. “De hecho, es indiscutible que Neiman Group es una sociedad de cartera que no realiza operaciones de venta minorista de ningún tipo”, sentencian.

Con eso en mente, Neiman Marcus afirma que el tribunal carece de “jurisdicción específica” sobre él y MyTheresa porque fue SHI quien “envió órdenes a Neiman Marcus Group y MyTheresa para enviar [los] abrigos infractores a este Distrito”. E incluso si SHI hubiera “alegado plausiblemente que Neiman Marcus Group llevó a cabo cualquiera de los actos específicos descritos en la demanda enmendada”, Neiman Marcus y MyTheresa afirman que las “alegaciones no justifican la jurisdicción sobre el Grupo o MyTheresa porque ellos dependen únicamente de la conducta de los demandantes”.

Por último, los demandados argumentaron que, en el supuesto de que el Tribunal no desestime el caso, el tribunal federal de Alaska no es competente para llevar el pleito, debiendo transferir este al Juzgado de lo Mercantil del Distrito Sur de Texas, ya que es el tribunal competente para conocer de las reclamaciones que se realicen contra Neiman Marcus, ya que este se acogió el pasado mayo a concurso de acreedores.

Efectivamente, la pandemia mundial que nos asola ha afectado a todos los sectores, incluido el de la moda. Así, en mayo de 2020, el Grupo Neiman Marcus presentó el chapter 11 bankrupctcy, el cual es el equivalente al concurso de acreedores español, en el Juzgado de lo Mercantil del distrito sur de Texas.

 

No obstante lo anterior, el Juez dio el pasado septiembre el visto bueno al plan de reestructuración presentado por la compañía estadounidense, saliendo así del concurso. En un comunicado emitido por la empresa, se ha declarado que pasa a manos de sus acreedores Pimco, Davidson Kempner Capital Management y Sixth Street, reduciendo su deuda en 400.000 millones de dólares y con un plan de refinanciación “proveerá de una significativa liquidez adicional al negocio”. Asimismo, el Grupo Neiman Marcus ha designado un nuevo consejo de Administración.

Estando así las cosas, se deberá esperar para tener nueva información respecto al caso de apropiación cultural que sigue en manos de los Tribunales alaskeños.

 

 

 

[1] Este caso fue analizado en un post previo que se puede consultar en el siguiente enlace:

APROPIACIÓN CULTURAL Y COPYRIGHT: MYTHERESA VULNERA LAS LEYES DE ARTES Y OFICIOS INDÍGENAS

 

Fuentes:

https://www.mytheresa.com/en-de/service/aboutus/

https://www.arctictoday.com/wp-content/uploads/2020/04/SealaskaNeimanComplaint.pdf

https://www.thefashionlaw.com/mytheresa-neiman-marcus-are-being-sued-for-sell-a-sweater-that-allegedly-violates-indian-arts-crafts-act/

https://www.thefashionlaw.com/neiman-marcus-wants-out-of-lawsuit-over-2500-coat-copied-from-alaskan-natives/

https://www.law360.com/articles/1265804

https://www.modaes.es/empresa/neiman-marcus-sale-de-concurso-tras-pasar-a-manos-de-sus-acreedores.html

 

 

 



error: Este contenido esta protegido !!