APROPIACIÓN CULTURAL: CASO DE TORY BURCH Y EL ABRIGO RUMANO

APROPIACIÓN CULTURAL: CASO DE TORY BURCH Y EL ABRIGO RUMANO

APROPIACIÓN CULTURAL: CASO DE TORY BURCH Y EL ABRIGO RUMANO

 

 

 

LA FIRMA TORY BURCH[1]

Tory Burch es una marca de estilo de vida estadounidense que encarna el estilo personal y la sensibilidad de su presidenta ejecutiva y directora creativa, Tory Burch. Lanzada en febrero de 2004, la colección, conocida por su color, impresión y detalles eclécticos, incluye ropa lista para usar, zapatos, bolsos, accesorios, belleza, hogar y relojes. Así es definida la famosa marca americana en su página web oficial.

 

La compañía recibe el nombre de su fundadora, Tory Burch. La diseñadora, que nació y creció en Philadelphia, tras terminar sus estudios en la universidad de Pennsylvania, trabajó para Vera Wang, Ralph Lauren y Harper’s Bazaar antes de comenzar su propia línea de moda.

En 2004 se inauguró su primera boutique en el barrio Nolita de Manhattan. La estética clásica pero bohemia de la marca cautivó de inmediato. Y más tarde, en 2005 lanzó toryburch.com con una línea “preppy-boho” que hizo que las camisetas volvieran a estar de moda otra vez.

El negocio de Tory Burch despegó hacía lo más alto en 2005 cuando la internacionalmente famosa presentadora Oprah Winfrey la apoyó en directo refiriéndose a ella como la “próxima gran novedad en la moda”[2].

 

Desde ese momento, la compañía de moda no ha parado de crecer: Tory Burch es un negocio global con más de 150 boutiques independientes y presencia en más de 3.000 tiendas departamentales y especializadas. Desde su lanzamiento, Tory Burch ha entrado en nuevas categorías con gafas en asociación con Luxottica en 2009, fragancia y belleza con Estée Lauder en 2013, y relojes con Fossil en 2014.

 

Además, la marca ha sido reconocida por la industria de la moda con varios premios, incluido el CFDA para Diseñador de accesorios del año; Lanzamiento de Marca Accesoria del Año del Consejo de Excelencia de Accesorios; y el premio Rising Star de Fashion Group International. Tory fue nombrada una de las mujeres más poderosas de Forbes en el mundo.

 

 

 ACUSACIÓN DE APROPIACIÓN CULTURAL: EL ABRIGO RUMANO

 

En 2017, la firma Tory Burch generó gran polémica en la presentación de la colección resort 2018. La colección se caracterizaba por las formas simples, limpias, dando un aire de frescura y las piezas incluían “adornos” inspirados en países y culturas de todo el mundo, consiguiendo dar textura a la colección[3].

 

Desde hace varios años, y especialmente al inicio de la década, se ha generado un creciente interés en el mundo de la moda por los diseños culturales y étnicos, siendo el caso de Tory Burch otro de lo muchas firmas que han caído en la apropiación cultural. Concretamente, Tory fue acusada de apropiarse de un abrigo rumano que data de inicios del siglo XX.

 

La crítica no tardó en surgir dado que el abrigo era fácilmente reconocible. Pero, además, el enfadado generalizado de la cultura romana se acentuó debido a que en la descripción del controvertido abrigo se hacía referencia a que era una inspiración basada en la cultura africana.

Ante esta situación, La Blouse Roumaine, que promueve la visibilización de los trajes tradicionales rumanos, denunció los hechos en las redes sociales, mostrando una comparativa del diseño de la colección de Tory Burch con un abrigo rumano prácticamente idéntico que se encuentra expuesto en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York[4]. Asimismo, La Blouse Roumaine pidió amablemente a la firma estadounidense que se diera el correcto reconocimiento a la cultura rumana por su “inspiración”[5].

En vista de todo ello, Burch realizó la siguiente declaración: “en nuestro esfuerzo por resumir la colección, nos perdimos una referencia a un hermoso abrigo rumano que inspiró una de las piezas”. Y cambió la descripción que hacía referencia a la cultura africana por el correcto reconocimiento del diseño tradicional rumano. La firma se pronunció en un comunicado en Facebook en el que estableció “la colección Resort 2018 trata sobre la amistad única entre dos mujeres inspiradoras, Jacqueline Kennedy Onassis y la princesa Isabel de Toro. Ambas eran íconos de estilo, viajeras globales y amantes del arte. En nuestro esfuerzo por resumir la colección, nos perdimos una referencia a un hermoso abrigo rumano que inspiró una de las piezas. Ya sea Rumania, Uganda o Francia, somos una marca que se esfuerza por celebrar, honrar e incluir a las mujeres de todos los países y culturas, de la manera más amplia posible”[6].

 

LA APROPIACIÓN CULTURAL DE DISEÑOS RUMANOS

 

La apropiación cultural es muy notoria en la industria de la moda de lujo, y se produce temporada tras temporada. La alta costura es conocida por su exclusividad y asombro por establecer las mejores tendencias y estampados cada temporada, atrayendo clientes de todo el mundo. Con eso, viene la inspiración de colores, patrones y culturas de todo el mundo. Sin embargo, dicha apreciación, en muchas ocasiones, traspasa la delgada y difusa línea que provoca que se trate de una apropiación[7].

 

Como sabemos, la apropiación cultural hace referencia a la adopción como propios de íconos, rituales, estándares estéticos y comportamientos de una cultura o subcultura de otra. Por lo general, se aplica cuando la cultura del sujeto es una cultura minoritaria o de alguna manera subordinada en el estatus social, político o económico a la cultura apropiada. Esta apropiación a menudo ocurre sin una comprensión real de los significados detrás de estas actividades.

 

En este sentido, los diseñadores se apropian de elementos tradicionales de las culturas minoritarias bajo el pretexto de la inspiración y las marcan como populares, si bien no llegan a dar el reconocimiento a los diseños originales por los cuales están obteniendo grandes beneficios económicos.

Como ya se ha analizado en posts anteriores, no es el primer caso de apropiación cultural que sufre la tradición rumana. Así es, el último artículo sobre apropiación cultural versaba sobre el caso de Dior y la región rumana de Bihor, en el que Dior en su colección Couture se “inspiró” en un chaleco rumano tradicional de la región de Bihor[8]. Asimismo, la blusa más típica y característica de Rumania, conocida como “ie”, fue objeto de apropiación cultural por grandes firmas como Tom Ford y Jean Paul Gaultier[9].

 

Ante las numerosas apropiaciones por grandes casas de la moda, Rumania llevó acabo varias declaraciones y solicitó la protección de sus bienes culturales tradicionales por medio de su declaración como Patrimonio Inmaterial de la UNESCO[10]. Además, debido a una iniciativa de la embajada de Rumania, el entonces alcalde de Washington, proclamo el 24 de junio como el día universal de la Blusa Rumana en Estados Unidos[11]. A ello se debe añadir la creación de BIHOR COUTURE y La Blouse Roumaine, para la difusión y defensa de las prendas características y tradicionales de la cultura rumana.

 

 

 

 

OTRAS ACUSACIONES DE APROPIACIÓN CULTURAL

 

No obstante, no es la primera vez que Tory Burch es acusada de apropiación cultural. En 2017 recibió un aluvión de críticas por el vídeo que contenía el anuncio de la campaña primavera-verano 2017. El video, titulado #ToryStory: An American Road Trip, fue dirigido por Giovanna Battaglia Engelbert y presenta a Poppy Delevingne y otras dos modelos cantando Juju On That Beat de Zay Hilfigerrr y Zayion McCall, además de interpretar el baile que lo acompañó[12].

 

Los usuarios de Twitter inmediatamente se indignaron con el hecho de que, a pesar de que la canción y el baile habían sido creados por artistas negros, el video no presentaba un modelo de color y rápidamente se acusó a la marca de apropiación cultural.

 

La diseñadora emitió una declaración formal en respuesta a las acusaciones diciéndole a Vogue US: “El video estaba destinado a celebrar la música que amamos junto con nuestra colección de primavera. Nunca se tuvo la intención de que fuese insensible de ninguna manera. Hemos eliminado el video de nuestros canales. Yo personalmente me siento muy mal si esto ha dañado a alguien y realmente lo siento”.[13]

 

La directora del vídeo también se pronunció al respecto en una entrevista sobre la elección de la canción: “Quería que el vídeo fuera juguetón y lo más elegante posible y que te pusiera de muy buen humor. Juju On That Beat es una canción alegre; me gusta el hecho de que también es una canción muy fácil. Las chicas aprendieron los movimientos muy rápido y se divirtieron mucho. La mejor parte fue verlas ensayando y haciendo la canción porque se divirtieron de verdad, lo que hizo que todo este proceso fuera muy divertido”[14].

 

De este modo, queda latente que la controversia de la apropiación cultural en el ámbito de la moda no se ciñe estricta y únicamente a los diseños étnicos, sino también a la música, los complementos o los peinados.

[1] https://www.toryburch.eu/about-us/about-us-main.html

[2] https://www.businessinsider.com/tory-burch-bio-and-success-story-2014-2?IR=T

[3] https://www.vogue.com/fashion-shows/resort-2018/tory-burch

[4] https://www.metmuseum.org/art/collection/search/126983

[5] https://www.romania-insider.com/designer-tory-burch-romanian-coat-2017

[6] https://www.facebook.com/toryburch/posts/resort-2018-is-about-the-unique-friendship-between-two-inspiring-women-jacquelin/10154939626135910/

[7] https://enriqueortegaburgos.com/la-apropiacion-cultural-en-el-ambito-de-la-moda/

[8] https://enriqueortegaburgos.com/caso-de-dior-y-la-region-rumana-de-bihor/

[9] https://rolandia.eu/en/blog/romanian-culture-traditions/the-romanian-blouse-the-most-fashionable-item-in-the-romanian-clothing

[10] https://www.romania-insider.com/iasi-mayor-wants-traditional-romanian-blouse-in-unesco-patrimony/

[11] https://www.romania-insider.com/washington-mayor-proclaims-june-24-universal-day-romanian-blouse/

[12] https://www.facebook.com/watch/?v=1510739872303569

[13] https://www.vogue.co.uk/article/tory-burch-removes-poppy-delevingne-campaign-video

[14] https://www.vogue.co.uk/article/tory-burch-removes-poppy-delevingne-campaign-video

 



error: Este contenido esta protegido !!