LA SOSTENIBILIDAD EN LA MODA ÁRABE: ¿TENDENCIA O NECESIDAD?

LA SOSTENIBILIDAD EN LA MODA ÁRABE: ¿TENDENCIA O NECESIDAD?

 

La industria de la moda es la tercera industria más contaminante del mundo, al mismo nivel que las industrias del agua, la energía y la química.

Cada año se producen 100.000 millones de prendas en todo el mundo y tres quintas partes de la ropa enviada al incinerador en solo un año después de su producción.

La mayoría de nosotros todavía hacemos la vista gorda ante los impactos ambientales, sociales y éticos de nuestras elecciones individuales y realmente puede verse como una amenaza para el planeta: desde la cantidad de ropa que termina en los vertederos hasta sus emisiones de gases de efecto invernadero, con cifras que están actualmente en niveles récord y que no paran de aumentan cada año.

En los Emiratos Árabes Unidos, las ventas de ropa ascendieron a 12,3 mil millones de dólares con una tasa de crecimiento anual del 4,8 por ciento según la Cámara de Comercio e Industria de Dubai.

Y en una región como los EAU dónde la industria desempeña un papel tal importante en su economía e interés nacional, es fundamental que en el sector de la moda se implemente un sistema sostenible de manera efectiva, para evitar los efectos potenciales que puede tener en una región en la que ya escasea el agua. El sector privado tiene un papel crucial en esta industria, ya que es predominantemente dirigido por ellos.

La buena noticia es que los diseñadores y empresarios árabes son cada vez más conscientes del impacto desastroso de la moda en la tierra, y están a la vanguardia de la creación de ropa consciente para el mundo.

La industria finalmente está comenzando a asumir la responsabilidad y tanto los titanes de la moda como las pequeñas casas de moda, ahora están buscando formas de hacer que su trabajo sea sostenible.

Si bien algunas casas de lujo europeas han estado tratando de abordar este problema durante los últimos 15 años, las marcas de moda rápida como Zara solo han estado considerando seriamente la sostenibilidad durante el último año. Eso también es cierto para las marcas de moda regionales.

En los EAU, los consumidores han pasado a ser más selectivos y enfocados en la calidad. La multiculturalidad de las personas que trabajan y viven en los EAU ha sido uno de los motores que impulsaron la adopción de métodos sostenibles en la moda. Estas personas tienen gustos muy internacionales en lo que se refiere al design, al arte, a la gastronomía y por supuesto, a la moda. Siguen patrones diferentes y la variedad de nacionalidades en el punto de encuentro entre Oriente y Oeste, tanto por viajes de negocio como por turismo, influyen en marcar tenencias en las creaciones de los designers árabes.

 

Pero ¿es posible la moda sostenible?

 

La respuesta es sí. La moda sostenible es posible. El camino para lograrlo va a ser costoso pero sin duda alguna es posible y necesario. Solo tiene que comenzar con ser consciente de la segregación de desperdicios, más esfuerzos de colaboración entre individuos y más voluntad política.

 

¿Cómo surgió la sostenibilidad?

 

Remontémonos un poco al pasado para ver cómo surgió la sostenibilidad.

 

Este termino ha estado en el pasado muy vinculado a la responsabilidad corporativa (RSC) y tenía un componente más de comunicación que estratégico. Hasta el siglo XXI, las compañías financiaban y elaboraban proyectos detallando sus avances en materia social o medioambiental pero era puro marketing.

El sistema de la moda basado en el volumen, con grandes fábricas ubicadas en países con un nivel de vida precario y normativa laboral casi inexistente, dónde los salarios son ínfimos y las normas medioambientales brillan por su ausencia, se ha visto tambaleado por dos acontecimientos muy polémicos de los que todos hemos escuchado hablar: la catástrofe del Rana Plaza en Bangladesh y la campaña Detox de Greenpeace. Ambos resaltaban las carencias de un sistema basado en el hiperconsumo.

Estos acontecimientos fueron responsables de la concienciación del sector, dando lugar a lo que  hoy se conoce como moda más ecológica, saludable y socialmente responsable.

En 1915 ya había hecho sonar las alarmas un psiquiatra alemán llamado Emil Kraepelin al afirmar que el trastorno de compra compulsiva iba a afectar hasta niveles inimaginables nuestra sociedad. Y así fue. Nuestra adicción a la novedad junto a una obsesa idea de que el materialismo puede traernos la felicidad, ejercen una presión insuperable sobre los recursos naturales de la Tierra, recursos, recordemos, que no son ilimitados.

 

Slow Fashion o moda lenta

 

En un mundo dónde todo se mueve, se consume y se desecha muy rápido, debemos reflexionar sobre lo que es bueno para nuestro medio ambiente. El consumismo es la base del modelo del fast fashion, que ha imperado en la industria de la moda desde principios de siglo.

Esta crisis de recursos y de reputación, ha tenido un papel clave para que en la última década los grandes nombre de la moda, se podría decir, los titanes del sector, incluyan entre sus prioridades la sostenibilidad. Y ésta ya no es una cuestión ética sino de supervivencia dado que el mercado (y el Planeta) los reclama a gritos.

Esto nos lleva a la noción de slow fashion o moda lenta. El movimientos slow fashion que se encuentra en pleno auge, se inspiró en el slow food, que se centra en la calidad, los precios justos y la salud ambiental como pilares del consumo. La moda lenta implica comprar diseños que tienen valor cultural y emocional, promoviendo la desvinculación de comprar y desechar a la velocidad que lo hacemos actualmente y se basa en ropa fabricada conscientemente que alarga la vida de las prendas: alpargatas de fibras 100% naturales, camisetas fabricadas con tejidos reciclados, joyas libres de agentes químicos perjudiciales para el entorno, etc.

Los consumidores centran su atención no solamente en la parte estética de su ropa sino también en el cómo y el dónde se fabrican las prendas. Y esto no significa renunciar a la innovación y a las últimas tendencias, sino hacer un pequeño esfuerzo para lograr la conservación de los recursos naturales y el bajo impacto ecológico de los materiales empleados.

 

 

 

 

¿Cuáles son los designers árabes que adoptaron la moda sostenible?

 

Los desechos producidos por la industria de la moda y su impacto en el medio ambiente son una preocupación real, especialmente porque, según los informes, algunas marcas están recurriendo a prácticas nocivas, como quemar el exceso de productos.

Por suerte, la tendencia a diseñar prendas respetuosas con el medio ambiente está despegando con éxito e incluso atrayendo a diseñadores árabes, cada vez más conscientes de las consecuencias que su trabajo puede dejar en el ecosistema, en términos de emisiones de carbono, consumo de agua y gestión de residuos.

La voz creciente de los jóvenes empresarios árabes del diseño que representan una gran parte del mercado de consumo y que aspiran a construir un futuro sostenible para los consumidores, sienten la necesidad de hacer algo por la sociedad, por hacer del mundo un lugar mejor.

Al mismo tiempo, los diseñadores con conciencia ecológica, en su mayoría mujeres jóvenes, se dedican a producir atuendos éticos y ecológicos, recurriendo a tejidos reciclados y orgánicos que son fáciles y rápidos de disolver, haciendo que el lujo y la sostenibilidad vayan de la mano.

En los desinfles de moda de Dubai como el Fashion Forward Dubai, la sostenibilidad ya empieza a florecer y cada año hay más designers que exhiben y presumen de colecciones sostenibles.

Un ejemplo de innovación y sosteniblilidad son las creaciones de Shahd Al Shehail, fundador de Abadia, conocido por reinventar el abrigo tradicional saudí farwa.  Las versiones modernas de la artesanía ancestral son lujosas, atemporales y versátiles, y ganaron credibilidad cuando la reina Rania de Jordania usó un Abadia farwa en la graduación de su hija de la Real Academia Militar de Sandhurst.

 

 

Esto es sostenibilidad cultural en su máxima expresión, ya que Boutros integra antiguas tradiciones artesanales, transmitidas de padres a hijos en las aldeas locales, y utiliza fábricas que contratan refugiados sirios y artesanos egipcios, libaneses y armenios con años de experiencia.

Lo que inspiró su reciclaje fue su colaboración con el galardonado diseñador de moda libanés Roni Helou.

 

 

Roni Helou es un nombre que destaca ya entre los diseñadores más vanguardistas con creaciones sostenibles. Ésta presentó una de sus colecciones de ropa confeccionada con tejidos excedentes y grabó la campaña de su colección en un vertedero, para enfatiza la cantidad de desechos generados por la industria. Algunas de las prendas de su colección tenían múltiples propósitos, por ejemplo, una falda que se puede convertir en una camisa. La ropa de abrigo es su fuerte, y un abrigo de su colección es realmente una pieza que puede usar para toda la vida.

 

“Se trata de hacer moda que deje un impacto positivo”, dice la joven diseñadora.

 

Sadeem es una marca de moda Pret-a-Couture de la diseñadora saudí Sadeem Alshehail.

Sadeem ha estado diseñando colecciones sostenibles durante tres años y reivindica las múltiples vidas que se le pueden dar a un producto teniendo un fuerte convencimiento de que el consumidor de esa zona empieza a entender la moda sostenible, convirtiéndose en una parte importante de la región.

Cubre todos los ámbitos de la moda, utiliza sólo tejidos respetuosos con el medio ambiente, trabaja solo con fábricas textiles que son ecológicas y nunca se dedica a la producción en masa. Así se asegura de que no haya desperdicio.  Es un designer que no sigue las estaciones y prefiere crear ropa que las mujeres puedan usar durante años.

En una de sus colecciones llamada “Awaab” (Puertas), se inspiró en su tierra natal: “(Arabia Saudita) es una nación que avanza sin dejar atrás el pasado” dice. En sus diseños de estilo minimalista, usa bordados y aplicaciones como un punto culminante y el patrón geométrico tradicional de Sade es una característica recurrente.

Crea ropa para la mujer moderna, haciendo homenaje a Manhattan y a su versatilidad, que se podría usar en cualquier lugar, desde la sala de juntas hasta una cena.

 

Otro nombre con relevancia es  Reema Al-Banna, con sede en Sharjah. Reema también está trabajando para hacer que su etiqueta, Reema, sea 100% sostenible al observar como la sostenibilidad se está convirtiendo en una tendencia en la región ya que los compradores del Oriente Medio están muy interesados en el proceso de producción de la ropa que visten.

Sus diseños son extravagantes. Le gusta jugar con el color, los patrones y los cortes, diseñando para mujeres a las que les gusta una versión gráfica y atrevida de la moda y para todo tipo de cuerpo.

Muchas de las telas que obtiene Al-Banna se reciclan y ella se asegura de que los patrones se corten de una manera que garantice que sus telas estén completamente optimizadas, al usar lo que sobra para hacer accesorios.

 

Rawan Maki, un ingeniero ambiental procedente de Bahrein, está bastante interesado en la investigación que gira en torno a la moda sostenible, sus métodos y sus aplicaciones. Rawan ya ha lanzado seis colecciones de alta costura diferentes, todas hechas de materiales reciclados como algodón orgánico, lino, además de botones de vidrio y coco.

 

Norhan El Sakkout, fundadora egipcia de la moda sostenible Saqhoute, anima a sus clientes a consumir menos. Por muy contradictorio que esto pueda parecer, ella se centra en ropa de calidad a un precio más alto que dura más que la tarifa rápida.  Ella enfatiza la necesidad de un cambio de gasto, “Es imperativo que nos esforzamos por lograr una participación más significativa del sector privado que vaya más allá del patrocinio o la donación.  Esto podría generar el efecto y el impacto de bola de nieve necesarios, al tiempo que se mantiene el crecimiento económico y la prosperidad “.

 

Sally Sarieddine es una diseñadora de bolsos libanesa con sede en Dubai que ha creado la exitosa colección LaLaQueen, que mostraba diseños contemporáneos pero atemporales hechos de cuero de origen ético.

 

Rania Refei y Yara Yassin son las confundadoras de la tienda Up-Fuse, respetuosa con el medio ambiente. Las dos diseñadoras egipcios se han comprometido a crear y promover carteras, bolsos de mano y mochilas geniales, todos hechos de plástico reciclado, mostrando un fuerte compromiso con las prácticas de vida ecológicas.

Además de diseñar moda estéticamente atractiva, estos diseñadores también aprovechan todas las oportunidades posibles para concienciar sobre la producción y el consumo responsable de ropa.

La diversidad de gustos y estilismos atrae a los compradores pero la alta calidad y el diseño atemporal son aspectos importantes de la moda sostenible al igual que la moda a medida y vintage.

 

La sostenibilidad ha venido para quedarse

 

Lo que está claro es que el área de la moda necesita un ajuste. El lujo consciente nos invita a consumir menos y creer en el proceso de producción tanto como en el producto final; de lo contrario, seguiremos siendo engañados por los sistemas destructivos y agotables de recursos de la novedad y los productos de la moda desechable.

La moda sostenible se puede lograr pero necesitamos ser educados. Es un sector muy costoso debido a la ética del comercio justo y se requiere una estrecha colaboración entre los fabricantes, los sectores de transporte, los consumidores y los organismos regulados. Es imprescindible un cambio significativo hacia un paradigma económico basado en sosteniblidad y un propósito de los negocios en lugar de ganancias. Sin duda, el mundo de la moda está prestando atención.

 



error: Este contenido esta protegido !!