La Industria textil en el Ecuador

La Industria textil en el Ecuador

El origen de la industria textil ecuatoriana, se remonta a la época colonial, en el siglo XX donde se testificó un renovado auge en la producción textil, que había sufrido un declive desde el siglo XVIII.

Pasamanería Tosi, fue una de las primeras industrias textiles, luego con ciertos incentivos económicos, se fue insertando en la industrialización. (Rocano, 2016)

Rocano, M (2016). Diario el Tiempo.

 

Fabrica Imbabura (s/f). Obtenido de: https://fabricaimbabura.gob.ec/salas-de-la-industria-textil/

Si bien al principio este renovado auge de la producción textil pudo tratarse de una reactivación de la manufactura más tradicional, durante la década de 1910 se observa una conversión hacia un modelo más empresarial, con innovaciones técnicas, un aporte financiero de bancos o comerciantes y expansión hacia nuevas zonas.

La expansión de la industria textil ocurrió desde Ibarra hasta Cuenca y coincidió con el crecimiento de las capitales provinciales serranas; las fábricas de estas ciudades, bien articuladas gracias al ferrocarril, llegaron a representar el 90% de las industrias textiles del país en 1930[1] y en 1950 es cuando se consolida la utilización de la fibra como tal.(Cuvi, 2011)

 

 

Fábrica La Industrial, maquinaria de la sección Cardas, en Archivo Histórico del Guayas.

 

LA INDUSTRIA EN LA ACTUALIDAD

 

Hoy en día, la industria textil ecuatoriana fabrica productos provenientes de todo tipo de fibras, siendo las más utilizadas el algodón, el poliéster, el nylon, los acrílicos, la lana y la seda. Con el pasar del tiempo las empresas textiles se ubicaron principalmente en las provincias de Pichincha, Imbabura, Guayas y Azuay, generando varias plazas de empleo en el Ecuador, el cual llega a ser el segundo sector manufacturero con más mano de obra. (Ley Acuña, 2013)

 

El diario (2017). El sector textil genera empleo. Obtenido de www.eldiario.ec

Cabe destacar que el desarrollo de la industria textil está directamente relacionado con las exportaciones, siendo un factor imprescindible para la economía ecuatoriana frente a la economía globalizada. Es, por ende, que fortalecer los vínculos comerciales con los países andinos cumple un papel importante para expandir las exportaciones a otros países latinoamericanos, norteamericanos y europeos.

En efecto, la industria textil y confección es la tercera más grande en el sector de la manufactura, aportando más del 7% del PIB Manufacturero nacional. (Asociación de Industriales Textiles del Ecuador AITE, 2012). Visto que a lo largo del tiempo la industria ha recibido buenas críticas respecto a la calidad de su materia prima con la que fabrican sus prendas y tejidos, sin embargo, existe una desventaja que es el elevado costo de producción lo que aleja a los futuros compradores o socios para las empresas textiles ecuatorianas, pero eso no quiere decir que la calidad y las ganas de producir disminuya.

 

CRISIS EN EL SECTOR TEXTIL      

 

Por otro lado, la falta de apoyo e incentivos para la industria, la competencia desleal por actos contrarios a los usos y prácticas honestas con los países vecinos y las importaciones procedentes de China que muchas de ellas se desvían al contrabando, da lugar a que la balanza del sector comercial no esté equilibrada.

Otro factor, son las cifras que maneja el sector textil ya que las pérdidas son realmente alarmantes, en el año del 2019, hubo una pérdida de alrededor 73 millones y en el sector de la confección de 106 millones gran parte debido al contrabando, con 529000 unidades de prendas de vestir, principalmente provenientes del continente asiático y en específico de China. (Ramos, 2020)

Plan V. (2019). Contrabando en el Ecuador. Obtenido de www.planv.com.ec

¿Pero qué es el contrabando? Tomado del diccionario de la Real Academia Española (RAE), la palabra contrabando hace referencia a la introducción en un país o exportación de mercancías sin pagar los derechos de aduana a que están sometidas legalmente. Y que en el Código Integral Penal del Ecuador en su artículo 301, también la define como la persona que, para evadir el control y vigilancia aduanera sobre mercancías cuya cuantía sea igual o superior a diez salarios básicos unificados, haya realizado uno o más de los actos que manifiesta la misma ley, será sancionada con pena privativa de libertad de tres a cinco años, asimismo, la SENAE lleva a cabo investigaciones, cuando se presenten casos que atentan contra la administración aduanera.

 

Tampoco se debe que olvidar que, en estos momentos la industria de textil y confección se encuentra paralizada debido a la declaratoria de la pandemia producida por el virus Covid-19, desde el mes enero de 2020 las ventas en el país cayeron un 10% con relación al mismo mes en el año 2019. A causa de la paralización, la mayoría de las empresas textiles no están produciendo, por lo que los ingresos bajaron un 85% y muy difícilmente retornará su producción de forma inmediata, se espera que la actividad fabril y comercial retome en no menos de tres meses extendiéndose hasta seis meses a más tardar, luego que se levante la cuarentena, dado que las preferencias del consumo se volcarán principalmente a otros productos. (Astudillo, 2020)

 

LAS EMPRESAS TEXTILES & ACCIONES DE CONTROL

 

La aparente solución está en manos del Gobierno Nacional y del sector privado, manifiesta la AITE, (Asociación de Industriales Textiles del Ecuador), siendo una entidad gremial sin fines de lucro que representan y defienden los intereses del sector textil y de confección ecuatoriano.

Para las principales compañías textiles del Ecuador tales como ALMACENES DE PRATI S.A, COMERCIAL ETATEX CIA. LTDA, ALEXA TEJIDOS CIA. LTDA, FRANCELANA S.A, TEXTIL SAN PEDRO S.A.P, ENKADOR S.A, TEXTILES TEXSA S.A, VICUNHA ECUADOR S.A, CONFECCIONES RECREATIVAS FIBRAN Cía. Ltda, EMPRESAS PINTO S.A, TEXTILES LA ESCALA S.A, TEXTIL SANTA ROSA C.A, INDUSTRIA GENERALES ECUATORIANAS S.A, ENNOTEX S.A, CARLOS ÁLVAREZ SÁA S.A entre otros, la integración, el desarrollo y el posicionamiento de la cadena textil en los mercados nacionales e internacionales son los objetivos que tienen muchas de las empresas mencionadas anteriormente, para la generación de riqueza, empleo y bienestar a favor de la comunidad en armonía con el medio ambiente. No obstante, estos objetivos se cumplirán una vez que los esfuerzos institucionales se encaminen a fomentar una cultura de prevención en contra del contrabando, apoyo e incentivos para la industria textil.

 

Por consiguiente, es preciso señalar que el Ecuador ha avanzado en el tema de prevención y de cooperación binacional en los últimos años. Los esfuerzos de cooperación entre países deben ser priorizados, pues con el ejemplo de los países de la Unión Europea que además de controles coordinados en las fronteras trabajaron en el tema de la uniformización de impuestos y precios, en los que se puede observar que los resultados en el mediano plazo son positivos.(Salazar, 2015)

Todo para mejorar las exportaciones e incrementar los envíos al exterior como en años pasados en que el crecimiento del sector textil superó las ventas en prendas de vestir, materias primas y productos textiles como tejidos e hilados.

Por último, hay que destacar que, si existiera este aumento para el sector textil y confección, la industria de moda en el Ecuador cambiaría drásticamente y hoy más que nunca tiene el reto de salir a delante por la crisis ya mencionada, sumada la paralización de la industria mundial ocasionada por la pandemia, este es el momento del cambio, ahora más que nunca la industria ecuatoriana tiene que estar unida para invitar a todos a reconocer su impacto cultural, económico y humano. El Ecuador está preparado para producir y consumir sus propios productos, tal como lo menciona Fashion Revolution Ecuador en su página de Instagram.

 

#lookdeprati. Instagram @aleechblog

#lookdeprati. Instagram @aleechblog

 

[1] Jean-Paul Deler, “Transformaciones regionales y organización del espacio nacional ecuatoriano entre 1830 y 1930”, en Juan Maiguashca, edit., Historia y región en el Ecuador. 1830-1930, pp. 343-346.