LA HISTORIA DE LA CASA DIOR
56693
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-56693,theme-bridge,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,unselectable,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,columns-3,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

LA HISTORIA DE LA CASA DIOR

Analizamos la historia de la Casa de Christian Dior (conocida como Dior) fundada por el célebre diseñador francés.

Por Anna Alegret Rodeja

 

Christian Dior presentó su primera colección tras la II Guerra Mundial y fue toda una revolución, él marcó un antes y un después en la historia de la moda. El legado de Dior empezó con la presentación del famoso New Look en el 1947 y continuó con el estampado pata de gallo, el cannage o las flores, todos estos elementos componen el ADN de la firma. Una década le bastó a Christian Dior para revolucionar toda la industria y dejar su huella. Tras su repentino fallecimiento fue su pupilo Yves Saint Laurent quien lo sustituyó y el legado de la firma continuó con otros directores creativos como Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galliano, Raf Simons y Maria Grazia Chiuri. Vamos a repasar la trayectoria de la casa Dior y las aportaciones que realizaron todos sus protagonistas… ¡Empezamos!

 

Christian Dior nació el 21 de enero de 1905 en Granville (Francia) en el seno de una familia dedicada a los negocios y estudió en la prestigiosa Escuela Libre de Ciencias Políticas de París – Instituto de Estudios Políticos – aunque su verdadera pasión era la moda. Dior desde pequeño ya entró en contacto con la elegancia al ver las señoras que acudían a veranear en su pueblo natal, Granville, epicentro de veraneo de la burguesía francesa. Como apuntó en sus memorias – Christian Dior y yo- , el lugar favorito de su casa era la habitación de las costureras en donde pasaba horas hablando con las costureras y aprendiendo a confeccionar prendas. También pasaba muchas horas en los jardines de la villa, allí hizo acopio de las notas estéticas y olfativas que más tarde entrarán en la composición de sus creaciones.

foto3

Durante varios años trabajó realizando bocetos de moda para diferentes empresas hasta que en 1938 el diseñador Robert Piguet lo incorporó en su equipo. Posteriormente también colaboró con Lucien Lelong, una de las casas de moda parisinas más prestigiosas del momento. En el año 1946 Dior abrió su casa de alta costura en Paris, en la Avenue Montaigne, con el apoyo del financiero Marcel Boussac y un año más tarde, en febrero de 1947, presentó su primera colección llamada Corolle. Esa primera colección lanzó al estrellato a Monsieur Dior. La redactora jefe de Harper’s Bazaar, Carmel Snow, la bautizó como New Look porque suponía un soplo de aire fresco tras la II Guerra Mundial, la vuelta a la feminidad y a la elegancia. Dior se convirtió en uno de los mayores emblemas de Francia e hizo que toda la industria de la moda volviera a centrarse en Francia – durante la Guerra había perdido protagonismo y la industria se centró en Estados Unidos -. Ese mismo año también creó la empresa Parfums Christian Dior y lanzó su primer perfume, Miss Dior. “Una mujer Dior no está completa sin su perfume” comentaba.

En la colección Corolle se encontraba el famoso traje Bar, icono del New Look, integrado por la chaqueta bar de color crema, de hombros redondeados, cintura ceñida y vuelo en las caderas que se combinaba con una falda plisada negra larga hasta las rodillas. El estilo creado por Dior fue una vuelta al optimismo mermado por la II Guerra Mundial, el modisto supo resaltar la feminidad y recuperó el gusto por el glamour que se había perdido durante el conflicto bélico. Sus cinturas de avispa entusiasmaron; realmente era un look nuevo y renovado.

 

“La moda durante la ocupación era increíblemente horrible y no podía esperar para hacer algo mejor. Reviví el busto marcado, el talle de avispa y las hombreras, moldeándolas a las curvas naturales del cuerpo femenino. Fue un nostálgico viaje de vuelta a la elegancia” dijo Dior al respecto.

 

En el 1950 Dior realizó el vestuario de Marlene Dietrich en la película de Hitchock Pánico en la escena. Un año más tarde fue la princesa Margarita de Inglaterra quien llevó un diseño de la firma en la fiesta de su 21 cumpleaños. Durante los años siguientes no paraban de llegar pedidos así que Dior y Boussac establecieron una potente red de contactos por todo el mundo para explotar las licencias de la firma y convirtieron a Dior en una verdadera marca global. Abrieron tiendas en Nueva York – en la Quinta Avenida –, también en Latinoamérica e incluso en Australia. En el año 1953 Roger Vivier comenzó a encargarse del diseño de la nueva línea de calzado de Dior. En el 1955 un joven Yves Saint Laurent entró a trabajar como asistente de Christian Dior y rápidamente se ganó la confianza del modisto hasta el punto que Dior veía en Yves la persona perfecta para sustituirle al frente de la firma. Trabajaron codo con codo hasta que en el año 1957 Dior murió repentinamente de un ataque cardíaco. Una década le bastó a Dior para revolucionar toda la historia y la industria de la moda y dejarnos un inmenso legado lleno de piezas fabulosas: el vestido Chérie, el vestido Dioroma, el vestido Zaire, el modelo Eugénie o el icónico modelo Junon son algunas de las joyas que elaboró el modisto.

LA ETAPA DE YVES SAINT LAURENT Y MARC BOHAN

En 1958 Yves Saint Laurent se puso al frente de la maison Dior con tan sólo 21 años pero supo mantener la elegancia de la casa creando nuevas siluetas como la trapecio. En 1959 Roger Vivier creó unos zapatos cubiertos con el mítico estampado de gallo de la maison. Los años sesenta llegaron con aires de revolución y el trabajo de Saint Laurent no encajaba con la conservadora clientela de Dior. En el 1961 presentó su última colección, un homenaje a los estudiantes del París más bohemio, en el que introdujo chaquetas de cuero y minifaldas. Aprovechando que Yves fue llamado a filas – su Argelia natal estaba inmersa en la Guerra de la Independencia – la casa Dior sustituyó al creativo por Marc Bohan que era más conservador. Cuando Yves se enteró que lo habían despedido demandó a la casa por incumplimiento contractual y solicitó el abono de una indemnización en concepto de daños y perjuicios. El Tribunal le dio la razón a Saint Laurent y gracias a dicha indemnización pudo abrir su casa de modas; no hay mal que por bien no venga.

Volviendo al caso, en 1961, Marc Bohan sustituyó a Saint Laurent al frente de Dior y estuvo ahí casi treinta años. En el 1967 se presentaron las líneas de prêt-à-porter y Baby Dior y en el 1970 apareció la línea masculina Dior Monsieur. El trabajo de Bohan consistió en adaptar el legado que dejó Christian Dior y mantenerlo vivo. Una de sus grandes aportaciones fue la creación del famoso estampado Oblique; lo ideó en el año 1967 pero lo presentó al público en la colección primavera verano de 1969 en donde se estampó en los bolsos. En el 1971 el estampado decoraba la mayor parte de la colección e incluso se usó para cubrir el suelo y las escaleras de la boutique Dior.

LA ETAPA DE GIANFRANCO FERRÉ, JOHN GALLIANO Y DIOR HOMME

En el 1984 el magnate Bernard Arnault compró la casa Dior a Boussac y ha estado vinculado a la maison desde entonces – en el 2019 adquirió finalmente el 100% de la firma francesa -. En el año 1989 Gianfranco Ferré fue nombrado director creativo de la firma, era la primera vez que un italiano se ponía al frente de la casa francesa.  En el año 1995 Ferré creó el icónico bolso Lady Dior: dicho año se inauguraba una exposición en el Grand Palais de Paris patrocinada por LVMH y Christian Dior y la princesa Diana de Gales presidía la cena. La, por aquel entonces, esposa del primer ministro Bernadette Chirac pidió a la casa Dior un regalo único para la princesa. Ferré decidió reeditar un pequeño bolso de mano de cannage en piel inspirado en el estilo de Napoleón III y en las sillas Luis XV que fueron usadas en el primer desfile de Dior. A Diana le encantó el regalo y fue fotografiada en muchas ocasiones llevándolo causando tal éxito que la maison le preguntó a la princesa si podía bautizar el bolso como Lady Dior. Ella aceptó y desde entonces es uno de los iconos de la casa.

Caras conocidas como Claudia Schiffer y Carla Bruni desfilaron para él con sus glamurosos diseños, durante ocho años concibió colecciones inolvidables y transformó Dior en algo popular sin necesidad de renunciar al lujo. Abandonó la casa francesa en 1996 con el objetivo de centrarse en el desarrollo de su propia compañía. Ferré dejó también un buen legado a la casa francesa.

 

En los años noventa y tras la marcha de Ferré, Arnault siguió una estrategia de tres pasos para renovar la firma: primero escogió a John Galliano para que rejuveneciera la casa y provocara a la prensa para generar titulares, recuperó las licencias para controlar de nuevo la imagen de la marca y eliminar así productos perjudiciales para la marca al mismo tiempo que controlaba la distribución de sus productos y por último abrió tiendas propias situadas en los mejores emplazamientos del mundo. Aquí empezó la era Galliano, una de las más recordadas.

En el 1997 Arnault se la jugó y eligió a un joven y excéntrico diseñador para sustituir a Ferré: John Galliano. John venía de Givenchy y se había graduado en honores en la prestigiosa Central Saint Martins. En su primera colección para Dior actualizó el legado con suntuosos trajes de gala, corsés y mezcla de culturas. Uno de los aspectos más destacados de la era Galliano fue la lujosa extravagancia de sus desfiles: prendas que parecían sacadas de otra época y sets casi teatrales, maquillajes extremos y peinados y tocados imposibles. Galliano era fantasía, imaginación desbocada y creatividad infinita. Junto a su equipo creó grandes desfiles de pret-à-porter que se superaban año tras año, antes sólo se había visto algo parecido en las presentaciones de las colecciones de Alta Costura. El dinero no era un problema para la casa Dior así que le dieron total libertad para crear: sus desfiles eran narrativos y de inspiración historicista, un estilo a veces criticado por no reflejar los deseos de la calle, pero que lograban un gran efecto dramático y mediático. A través de ellos supo acercar Dior a las masas y se convirtió en todo un personaje que llenaba portadas, justamente lo que quería Arnault.

 

El trabajo de Galliano, como he comentado, siempre ha tenido tintes historicistas – su colección de graduación llamada Los increíbles estaba inspirada en la Revolución Francesa – pero también supo introducir una corriente de modernidad haciendo referencias a la cultura pop. Galliano estudió los archivos de la firma y reinterpretó el New Look y otros diseños clásicos de la casa con una mirada diferente y acabó marcando un antes y un después en la moda contemporánea. Tras diez años de grandes éxitos en la casa fue despedido debido a unas desafortunadas declaraciones antisemitas que el modisto hizo en un bar parisino. Estuvo unos años apartado de la industria y en el año 2015 lo contrataron como director creativo de la casa Margiela.

 

De manera paralela a Galliano, que se encargaba de la línea femenina, es muy importante destacar el debut de Dior Homme en 2001 de la mano del diseñador Hedi Slimane. La línea masculina de Dior fue toda una revolución, el nuevo hombre Slimane se caracterizaba por una silueta slim y andrógina, muy ceñida al cuerpo y muy emparentada con la estética rock. Slimane tiene un estilo muy característico e imprime su sello ahí donde va (Yves Saint Laurent y actualmente Celine). Slimane redefinió por completo el vestir masculino con Dior Homme pero en el año 2007 decidió abandonar la casa. ¿Su mayor fan? Karl Lagerfeld.

LA ETAPA RAF SIMONS Y MARIA GRAZIA CHIURI

Volviendo a la las colecciones femeninas de la casa de Christian Dior, en 2012 Raf Simons sucedió a Galliano. Simons se centró en actualizar el legado del maestro, por ejemplo, se centró en las siluetas corolla o tulipán y las reinventó; también le dio mucha importancia a las flores ya que Christian Dior era un apasionado de ellas. El Dior de Galliano estaba lleno de drama pero Simons se centró en el lado más intelectual, minimalista y delicado. Raf también quiso trasladar sus desfiles a otras partes del mundo y en el 2014 trasladó la firma a Tokio. Durante su dirección creativa Jennifer Lawrence, imagen de la marca, recogió un Oscar como Mejor Actriz enfundada en un delicado Dior en color rosa palo y escote bustier con una falda voluminosa – con ese vestido se tropezó cuando subía a recoger el premio así que ya ha pasado a la historia -.

En 2015 Raf Simons anunció que no renovaría su contrato con Dior porque se quería centrar en otros intereses como su propia firma. Raf consiguió elevar las ventas un 60% desde su entrada y además propuso un refinado lenguaje para la maison que fue bien recibido por el público. Seis meses después de la marcha de Simons se anunció el fichaje de Maria Grazia Chiuri como directora creativa de Christian Dior, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar este puesto en la historia de la casa. Chiuri venía de ser co-directiva creativa de Valentino junto a Pierpaolo Piccioli y desde su primera colección en Dior ha reivindicado el feminismo en sus creaciones: We Should All Be Feminists, se leía en una de las camisetas de su primera colección. Todo lo que presenta se convierte en elemento de deseo, muchas veces criticada por ser demasiado comercial, lo cierto es que los beneficios avalan su gestión. Ella ha sabido acercarse a los jóvenes a través de las redes sociales, trabaja mucho con las mejores influencers y las invita a sus desfiles. Ellas lo comparten todo en las redes sociales y el contenido llega rápidamente al público.

Uno de los iconos que rescató Chiuri en 2018 fue el Saddle Bag, creado por Galliano en el año 1999, un modelo que causó sensación entre las celebrities como Beyoncé o Sarah Jessica Parker. Maria Grazia lo ha reinventado con nuevas pieles, colores y tejidos y actualmente es uno de los bolsos del momento, uno de los más deseados. Para Maria Grazia Chiuri: “este bolso icónico de la casa es una accesorio perfecto para lucir en el día a día, como si se tratara de una camisa o una chaqueta. Por eso he querido crear un tamaño más grande, de manera que te permita llevar todo lo que necesites y así se pueda adaptar a todas las situaciones. Además, con la correa larga es muy cómodo de lucir.” También ha rescatado el estampado Oblique creado por Marc Bohan, como antes también hizo Galliano, y lo ha estampado en multitud de productos creando todavía más devoción por la marca. El logo de Dior está en todas partes.

La casa Dior ha sabido rejuvenecerse y reinventarse manteniendo siempre vivo el espíritu del maestro Christian Dior. De alguna forma u otra todos los diseñadores que han pasado por la casa han mantenido la estética inicial de la maison y aunque la época de Galliano es la más recordada los otros también han dejado su huella.

Imágenes y vídeos de apoyo han sido tomados de la página oficial de Dior  y el canal de Youtube Dior

WEBGRAFÍA

WEBGRAFÍA

IMÁGENES DE APOYO:

https://www.youtube.com/channel/UCu16y62LPCwTknfV5_7Zalg

EL ARTE DE CARTIER: http://madridluxurydistrict.com/el-arte-de-cartier-la-historia-de-una-leyenda/

error: Este contenido esta protegido !!