KARL LAGERFELD EN CHANEL: ADAPTARSE A LOS NUEVOS TIEMPOS1
43714
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-43714,theme-bridge,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,columns-3,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_non_responsive

Por Anna Alegret.

 

“Conseguir que exista lo eterno en lo inmediato y hacer que lo efímero renazca perpetuamente: esos son los secretos profundos del estilo de Chanel.” No hay nada más eterno que aquello capaz que cambiar constantemente. Y eso es lo que hizo Karl en Chanel, adaptar la casa a los nuevos tiempos sin perder la esencia de Coco y de los clásicos. Introdujo novedades vanguardistas, desde minifaldas, pantalones repletos de paillettes, las perlas, el plástico en los complementos, así como una línea más urbana pensada para la generación millennial.

EL CHANEL DE KARL

La casa Chanel atravesó la década de 1970 sin grandes innovaciones respecto a los estilos propios de su fundadora. El continuo cambio de diseñadores resultaba sintomático de la dificultad para encontrar un heredero acorde con el legado de Coco. Hasta 1983, cuando Karl Lagerfeld fue nombrado director creativo para la alta costura, el prêt-à-porter y los accesorios, Chanel no volvió a generar titulares en el mundo de la moda. Por cierto, el término de director creativo se creó para él en 1983, el año que se hizo cargo de la maison Chanel aunque él mismo ya había pedido esa definición para sí en 1958 cuando se hizo cargo de la alta costura Jean Patou.

 

Cuando entré en la Maison nadie quería ponerse su ropa ni llevar sus accesorios. Nadie vestía Chanel. Así que me lo tomé como un reto, es lo que explicaba Karl cuando tomó las riendas en 1983. Lagerfeld se hizo cargo desde el minuto uno de todo, desde las fotografías y compañas publicitarias al diseño de prendas y complementos, a la adaptación del diseño gráfico de la firma e incluso intervino en la manera de comercializar todo lo que saliese de sus talleres. Supo cómo rejuvenecer un estilo sin faltar a la memoria histórica de una firma, un legado y las claves de su esencia. También fue el primero en convertir la moda en un negocio puramente aspiracional para las grandes masas no aristocráticas ni de la alta burguesía. Inventó un modelo de comunicación y expansión de la moda como hecho cultural y objeto de deseo de los mercados hasta hoy.

 

La colección con la que Lagerfeld debutó en la alta costura de Chanel fue presentada en enero de 1983 – en dónde ya participó una de sus musas, Inès de la Fressange – en donde diseñó vestidos y accesorios que recordaban a la ropa de Chanel de los años treinta. Las referencias a los diseños originales de Chanel fueron abundantes y explícitas: para el día había sombreros de paja de estilo marinero ribeteados en negro, camisas de seda que se abotonaban a pantalones de estilo marinero, corbatas de lazo en seda negra y trajes de chaqueta con adornos de perlas. Para la noche, los diseños evocaban los románticos trajes creados por Chanel en los años treinta: largos vestidos negros, con siluetas esbeltas o de reloj de arena, realizados en organza o encaje, adornados con capas de tul de seda. Los collares y las pulseras de estrás llevaban motivos de lazos que hacían referencia a la colección de diamantes de Chanel de 1932.

Bernardine Morris apuntaba en su crónica del 21 de enero de 1983 para el New York Times que “su misión era actualizar Chanel pero sin cambiar el carácter. Y para sorpresa de muchos, lo ha conseguido.” En definitiva, Karl había conseguido restar rigidez a las prendas de tweed, a los vestidos negros y a las elegantes propuestas de noche.

 

Con tan solo dos temporadas, Karl había conseguido el estilo impecable y refinado de la casa pero conectándolo con los tiempos actuales. Además de atender a los gustos sofisticados y maduros consiguió interesar a una generación de clientes más joven con sus minifaldas de tweed, sus chaquetas que dejan los ombligos al aire y su logomanía. A finales de los ochenta Karl dejó de inspirarse en la ropa masculina o en las prendas profesionales para hacerlo en las numerosas subculturas urbanas de las calles londinenses y neoyorquinas. En la colección primavera/verano de 89-90 presentó bolsos riñonera; para la primavera/verano de 1991 conjuntó chaquetas de lentejuelas estilo surf con leggins elásticos negros y culottes de ciclista; en la colección otoño/invierno 91-92 presentó, por primer vez, chaquetas con la típica piel acolchada de los bolsos (las cuales no tardaron en agotarse).

La colección de prêt-à-porter de primavera/verano de 1994 fue posiblemente la más atrevida y una de las más recordadas: uno de los conjuntos lucidos por la top Cindy Crawford constaba de un top estilo sujetador y anchos pantalones de tela vaquera pespunteado en blanco y tirantes de estilo B-boys. Karl también llenó la pasarela de trajes de tweed color pastel con accesorios que evocaban el estilo rapero como son las cadenas, los tirantes o los pantalones anchos. A los estilistas de las revistas les interesó la yuxtaposición de ropa de la calle – como los pantalones tejanos – con la moda de lujo.

 

A finales de los noventa impuso el monograma de la firma como detalle deseable en prácticamente todos los productos de la casa. Fue quién creó el monograma de Chanel, el cual empezó a imprimir en todos los diseños. El logo de firma lo era todo, y qué mejor estrategia de marketing que ésa. En la década de los dosmil destacaron sus increíbles puestas en escena para presentar sus colecciones y sus complementos, a la vez que iba también reescribiendo todas las prendas clásicas icónicas de la firma para adaptarse a la nueva era.

LOS COMPLEMENTOS

Como se ha comentado, Karl fue un visionario y lanzó Chanel a todos los públicos, a aquellos que se podían permitir sus bolsos y sus chaquetas de tweed y a aquellos clientes aspiracionales que únicamente podían adquirir gafas de sol o maquillaje estampado con la doble C entrelazada. Se centró mucho en los complementos, sobretodo en los bolsos, los cuales trajeron un éxito económico pasmoso a la Maison: desde las actualizaciones de mitos como el Gabrielle a las creaciones de iconos como el Timeless (el Timeless es una reinterpretación del 2.55 que realizó Chanel, Karl lo cerró con un broche en forma de doble C y añadió una tira de cuero entre los eslabones de la cadena) o el Boy; también la alta bisutería de Chanel dio un cambio radical en los ochenta creando un nuevo lujo lleno de estética.

Algunos de los bolsos más locos que ideó Karl fueron, por ejemplo, una bolsa de agua caliente forrada con el mítico matelassé de la Maison, un bolso peluche en rosa neón, un bolso específico para llevar la botella de agua, un bolso en forma de corazón en colores pastel, un bolso en formato casette, un bolso tobillera, un clutch en forma de concha y otro en forma de Lego, el bolso hula-hoop, un clutch en forma del mítico envase del perfume nº 5, el bolso Timeless dentro de un embalaje, un bolso a modo brick de leche o de cesta de la compra (éstos últimos pertenecen al icónico desfile presentado en un supermercado). A través de estos accesorios, Karl se ha permitido una cierta dosis de ironía que contrastan con las siluetas clásicas de las prendas; además todos ellos han actuado como herramientas de marketing y publicidad.

 

Siempre supo atreverse y mirar hacia delante, un ejemplo de ello es la vez que calzó con zapatillas de deporte a todas las modelos del desfile de Alta Costura primavera/verano 2014. En un primer momento toda la gente se escandalizó pero ahora a nadie le sorprende llevar zapatillas con un vestido sofisticado.

Durante años el desfile de moda fue un evento celebrado ante poca gente: en ateliers privados se presentaban las colecciones ante las mejores clientas sin acceso de la prensa, únicamente la más relevante a efectos comerciales. En los ochenta, con la llegada de las semanas de la moda, fue uno de los primeros en ver el interés que generaba la moda a nivel mundial. Quiso crear a través del show una identidad única, algo que le diferenciase del resto de cara a clientes en una semana en la que se concentraban todas las presentaciones de todas las firmas, todas ellas luchando por la misma clientela y por el mismo titular de una revista. A finales de los años noventa llegaron sus grandes puestas en escena y con la llegada de los dosmil y su entrada en el Grand Palais parisino sus shows fueron cada vez más increíbles. Vamos a recordar algunos de ellos.

Uno de los más recordados es la creación de un supermercado, en donde se presentó la colección RTW otoño/invierno 2014, el cual estaba lleno de productos de todo tipo firmados por Chanel y celebrities de la talla de Rihanna o Cara Delevingne paseaban a sus anchas por los pasillos del mismo. Fue un éxito y más en redes sociales.

La Brasserie Coco fue el set que Karl ideó para presentar la colección RTW otoño/invierno 2015: platos con el símbolo de la firma, sillones de piel y otra vez, Cara Delevingne (no cabe decir que fue otra de sus musas).

El casino que Karl ideó para presentar la colección Alta Costura otoño/invierno 2015, tragaperras y ruletas incluidas. ¿Lo mejor? Ver a Julianne Moore, Kristen Stewart, Lily Collins, Lily Rose Depp y a Lara Stone, todas musas de la firma, jugar a los dados.

Una terminal de un aeropuerto: Chanel Airlines surgió para presentar la colección RTW primavera/verano 2016 y contó con pasajeros como Cara Delavigne o Lily Rose Depp.

Cinecittà fue el escenario elegido por Karl para presentar su colección Metièrs d’Art en Roma. Los estudios, donde filmaba obras el mismo Federico Fellini, transportaba a los invitados a una época italiana de oro donde la sofisticación Made in Italy se fusionó con el estilo parisenne de la Maison.

 

Otros sets han sido, por ejemplo, una manifestación feminista en las calles de París. El káiser le dedicó una colección completa a esas mujeres que protestan para defender sus derechos. O una estación espacial con el lanzamiento ficticio de una nave con la canción de Rocket Man de Elton John de fondo. O la escenificación de la monumental Torre Eiffel dentro del Grand Palais. O transformar la pasarela en los ateliers de la maison, o en un gran teatro abandonado. Y así un sinfín de localizaciones espectaculares que ideó Karl para presentar sus colecciones.

 

Y hablando de desfiles no puedo dejar de mencionar el emotivo último desfile de Karl en Chanel, él ya no estaba presente pero había realizado, junto a la nueva directora creativa de la firma Virgine Viard (y mano derecha de Karl durante muchos años) toda la colección. El Grand Palais se transformó en un pueblo nevado para presentar la colección de otoño/invierno 19-20 en presencia de Caroline de Maigret, Marion Cotillard, Kristen Stewart y Penélope Cruz, entre otras. Unos esquís clavados en un suelo cubierto de nieve del cual nacen una serie de bonitas casas y una pequeña estación de esquí fue la localización elegida, un lugar de ensueño, como todas las otras localizaciones que ideó Karl. Todos los asistentes llevaban prendas confeccionadas por Karl durante estos años: trajes de tweed, zapatillas, todo tipo de bolsos, etc. Un pequeño homenaje. Cerró el show la mismísima Penélope Cruz, embajadora de la marca y con la que había estado muy unido los últimos meses de su vida, al son de Heroes de David Bowie y con una flor blanca en la mano.

karl-lagerfeld data-src=
Scrolling Image Frame

La manera que tenía Lagerfeld de abordar la alta costura fue, y sigue siendo, poco común. Mientras que Coco Chanel trabajaba con la tela directamente sobre el cuerpo, Lagerfeld dibujaba con precisión sus ideas sobre papel. Son líneas sencillas pero transmiten instrucciones precisas y son leídas con facilidad por oficiales modistos que los traducen en toiles. Entonces Karl realizaba las correcciones necesarias antes de confeccionar la prenda de muestra en materiales de mayor calidad. La rígida jerarquía profesional de las plantillas ha permanecido intacta desde los tiempos de Chanel, dividida entre el taller de confección (atelier talleur) para abrigos y trajes y los talleres de modistería (ateliers flou) para blusas y vestidos. Los talleres de alta costura de Chanel siguen estando situados encima del salón de la rue Cambon tal y como estaban en la época de Coco.

 

En un intento para salvaguardar el futuro de los oficios especializados auxiliares de la alta costura, en el mes de diciembre de 2002 Chanel hizo pública la adquisición de las empresas Lesage (bordados), Maison Michel (sombreros), Massaro (zapateros), Lemarié (aplicaciones con plumas y camelias) y Desrues (adornos y joyas de fantasía), las cuales, juntas, constituyeron la Paraffection Company. Su trabajo combinado se presentó aquel mismo mes en una colección llamada Satellite Love; fue el mismo Karl el que creó estos acontecimientos anuales conocidos como Métiers d’Art, alejados de calendarios oficiales, a través de los cuales todos los meses de diciembre se presentan conjuntos prêt-à-porter enriquecidos con detalles asociados con la alta costura con el objetivo de destacar la labor de los artesanos que colaboran con la compañía.

 

El último Métiers d’Art en el que participó Karl tuvo lugar en diciembre del año 2018 y la casa francesa recreó el Tempo de Dendur en el Museo Metropolitan de Nueva York (MET) para presentar una colección en la que se mezclaron señas de estilo faraónico con el carácter urbano de Nueva York. Este año, el primer espectáculo con el sello exclusivo de Virgine Viard tras la muerte de Karl, regresa a tierras parisinas.

En 2004 saltó una noticia que iba a revolucionar la industria de la moda: Karl iba a diseñar una colección especial a muy bajo precio (en comparación a Chanel y Fendi) para H&M, de esta manera sería el primer diseñador de lujo en aliarse con una empresa dedicada al fast fashion. Karl no dudaría en describirlo como un proceso de democratización de la moda: la mayor operación de la historia para dar accesibilidad a las masas a una idea de lujo sustentada no ya en la calidad, sino en la imagen. Pero la relación entre ambos no terminó de buena manera, Karl afirmó en el mismo año 2004 que no haría una segunda colección para H&M, molesto por la edición limitada que se lanzó de sus modelos, agotados nada más salir a la venta en cerca de 500 comercios de todo el mundo. “No produjeron suficientes prendas y no se pusieron a la venta ni en la mitad de sus tiendas“,  comentaba Karl.

 

Dos años más tarde, en 2006, lanzaría K by Karl Lagerfeld, su propia línea de ropa denim y camisetas para los consumidores de clase media. “Hoy todo el mundo puede parecer chic con prendas baratas (hasta los ricos las compran). Hay una gran calidad de diseño hoy, a todos los niveles”, comentaba.

Seguramente fue el diseñador más influyente del siglo XX y de principios del siglo XXI, y es una paradoja el hecho de que supo crear una identidad para otras firmas pero no para la suya propia ya que su firma, Karl Lagerfeld, fue la que menos éxito tuvo de todas en las que trabajó. Su firma partió de la premisa de “el sexy de la intelectualidad” aunque no lo terminó de desarrollar como es debido; precisamente una idea muy similar fue la que Tom Ford introdujo en Gucci  (imposible olvidar la campaña que coronó el estilo del pornochic) gracias a la cual se catapultó como diseñador. O quizás es porque centraba todos sus esfuerzos en Chanel, después en Fendi y finalmente el poco tiempo que le quedaba lo centraba en su propia marca. Todo son suposiciones porque ya nunca lo sabremos.

 

Lo que sí supo crear es su propia imagen, reconocible en un instante, un icono. En los años dosmil, como he comentado, cambió radicalmente su imagen al bajar de peso para poder enfundarse en unos pitillos de Hedi Slimane combinados con una bota rockera, una blazer, cuellos grandes, proliferación de anillos e incluso guantes de motorista. Una imagen que reproduce y genera ganancias económicas elevadas.

 

Tras el fallecimiento de Karl, al igual que pasa con las obras de famosos artistas, muchas de sus obras se revalorizan con su muerte. Esto es lo que ha pasado con sus tres marcas, las cuales han aumentado sus ventas hasta un 34%.

¡Larga vida al Káiser!
WEBGRAFÍA

WEBGRAFÍA

Agencia EFE. Karl Lagerfeld rompe con H&M (https://elpais.com/diario/2004/11/18/agenda/1100732404_850215.html). Publicado por El País, 18 de noviembre de 2004.

Agencia EFE. El modisto Karl Lagerfeld presentará su nueva colección en Barcelona (https://elpais.com/elpais/2006/12/18/actualidad/1166428132_850215.html). Publicado por El País,  18 de diciembre de 2006.

Álvarez, Paloma. El efecto Karl Lagerfeld: Chanel duplica las ventas tras su muerte (https://www.telva.com/moda/noticias/2019/03/06/5c7fd54201a2f1458a8b45e9.html). Publicado por Telva, 6 de marzo de 2019.

Bowles, Hamish. Karl LAgerfeld, según Hamish Bowles (https://www.vogue.es/moda/news/articulos/karl-lagerfeld-muere-hamish-bowles-obituario/39144). Publicado por Vogue, 20 de febrero de 2019.

Caballero, Javier. Chanel: los 10 mejores desfiles de la “Maison” (https://www.tmagazine.es/diseno/chanel-los-10-mejores-desfiles-de-la-maison/). Publicado por T Magazine, 7 de marzo de 2017.

Casero, Cecilia. Karl Lagerfeld y Chanel: 36 años de amor y 15 hitos (https://www.vogue.es/moda/news/galerias/hitos-karl-lagerfeld-en-chanel/13222). Publicado por Vogue, 19 de febrero de 2019.

Charlie. Los 18 bolsos más locos creador por Karl Lagerfeld en la era Chanel (https://www.trendencias.com/complementos-ellas/18-bolsos-locos-creados-karl-lagerfeld-era-chanel-que-coleccionista). Publicado por Trendencias, 19 de febrero de 2019.

Espinosa, Guillermo. Lagerfeld: todo aquello que cambió en la moda con la llegada del káiser (https://www.mujerhoy.com/moda/pasarelas/201902/19/muerte-karl-lagerfeld-trayectoria-moda-20190219180051.html). Publicado por Mujer Hoy, 20 de febrero de 2019.

Mérida, María. Las localizaciones más espectaculares de los desfiles de Chanel (https://www.vogue.es/moda/news/articulos/los-decorados-sets-mas-espectaculares-de-los-desfiles-de-chanel/24183). Publicado por Vogue, 4 de octubre de 2016.

Merino, Luis Javier. Comienza la nueva era de Chanel sin Karl LAgerfeld en la Alta Costura (https://www.hola.com/moda/pasarelas/20190702145075/alta-costura-chanel-virginie-viard-debut/). Publicado por Hola, 2 de julio de 2019.

Pérez Méndez, María José. El último desfile de Karl Lagerfeld para Chanel es el invierno en el que queremos vivir siempre (https://www.vogue.es/moda/news/articulos/chanel-ultimo-desfile-karl-lagerfeld-penelope-cruz-invierno-2019/39374). Publicado por Vogue, 5 de marzo de 2019.

Redacción Vogue. Los desfiles icónicos de Chanel (https://www.vogue.mx/moda/estilo-vogue/galerias/pasarelas-iconicas-chanel/3591?pagina=4#gallery-body-anchor). Publicado por Vogue México, 19 de febrero de 2019.

S Moda. Chanel Métiers d’Arts: 6 cosas que recordarás del desfile que viajó a Egipto (https://smoda.elpais.com/moda/desfile-chanel-metier-arts-new-york-show-2018/). Publicado por S Moda – El País, 5 de diciembre de 2018.

Ullate, Sara. Chanel regresa a casa: la firma francesa volverá a París para su desfile Métiers d’Art 2019-2020 (https://www.harpersbazaar.com/es/moda/noticias-moda/a27650758/chanel-paris-desfile-metiers-dart-2019-karl-lagerfeld/). Publicado por Harper’s Bazaar, 30 de mayo de 2019.

Vogue. Así fue el memorial en honor a Karl Lagerfeld en París (https://www.vogue.es/moda/articulos/karl-lagerfeld-memorial-paris-2019-tributo). Publicado por Vogue, 21 de junio de 2019.

Vídeos

Inside Chanel’s Subsidiary, Lesage, Embroider | The Business of Fashion: https://www.youtube.com/watch?v=_mnhs4oHfzo

 

The Fall-Winter 2019/20 Show — CHANEL: https://www.youtube.com/watch?v=dmL2lTC4oto

 

The Paris-New York 2018/19 Métiers d’art Show — CHANEL: https://www.youtube.com/watch?v=M7c4d9061V0