ISABEL MARANT, una historia de pasión, esfuerzo y plagios.

ISABEL MARANT, una historia de pasión, esfuerzo y plagios.

Isabel Marant es el claro ejemplo de una diseñadora que ha empezado desde cero y ha crecido a base de esfuerzo y amor por la moda, veremos como a lo largo de su trayectoria ha tenido que superar varios obstáculos, ¿será a consecuencia de la fama?

 

Isabel Marant nace en París a mediados de los 90, y su carrera esconde una historia de trabajo duro y pasión por la moda. Isabel era una joven con ambiciones, y después de haberse recorrido el mundo, quería mostrar al público los objetos exóticos que se había encontrado en Asia y África, motivo por el que comenzó a diseñar joyas. Con los beneficios de la joyería, decidió dedicarse a lo que fue su pasión desde pequeña, la moda, y así empezó a crear prendas.

 

En 1989, Isabel lanzó Twen, su primera marca de prendas de punto y jerséis, con 22 años.

 

Isabel siempre contó con el apoyo de su madre, muy vinculada al mundo de la moda. Ella proponía desde sus inicios una moda sencilla, cálida y realista. Su primera colección de pasarela fue mostrada en primavera-verano de 1995, en el patio de una casa okupa en la que desfilaron sus amigas. Tres años más tarde, abrió su primera boutique en Rue de Charonne, en el barrio de Batille, París, y allí sigue situada una de sus boutiques.

 

Boutique de Isabel Marant en Rue de Charonne, 13, París

En el año 2000, Marant expandió su marca al añadir la línea “Etoile” que se enfocaba en ser más accesible y casual que la marca principal. En los años siguientes, continuó con su expansión y el afianzamiento de su estética, inaugurando tiendas en Nueva York y en España. Actualmente, además de sus tres tiendas parisinas, cuenta con otras 49 boutiques.

 

Isabel sigue teniendo la misma visión sobre la moda, se centra en los materiales con vida propia y en vestir a mujeres en su día a día, ya sea para caminar por la calle o ir en moto. Nunca saca ninguna prenda del taller sin probársela ella misma.

 

Con su crecimiento, llegaron las imitaciones de sus diseños, que hoy en día consiguen convertirse en las prendas más deseadas. La diseñadora Isabel Marant es conocida por ser artífice de prendas revolucionarias dentro de la moda femenina como es el caso de las conocidas “Sneakers”, una especie de deportivas con cuña en su interior que se han convertido en imprescindibles para muchas mujeres pudiendo combinarse con cualquier tipo de prendas. El indiscutible éxito de este diseño fue la avalancha de copias que tuvo en muchas de las firmas “Low Cost” que las lanzaron en sus colecciones en diversos colores y acabados.

 

Uno de los casos más sonados lo protagoniza Steve Madden, quien comercializó una versión muy similar a las zapatillas “Willow” de Marant. Las zapatillas de Steve Madden tenían un precio de alrededor de 140 dólares y el modelo de Isabel Marant costaba 650 dólares.

 

A la izquierda, el Willow sneaker de Isabel Marant, y a la derecha, la versión de Steve Madden.

 

Un caso más reciente y muy parecido al anterior es el de Isabel Marant vs Mango, en el que acusa a la multinacional catalana de plagiar sus famosas botas Scarlet.

 

A la izquierda, las botas Scarlet de Isabel Marant, y a la derecha, la versión de Mango.

 

 

Los jueces han valorado que ambas botas son lo suficientemente similares como para darse una situación de infracción de copyright, ya que, aunque la combinación de texturas y el tacón de la bota ya existía previamente, no hay otro tipo de zapato que una estos elementos.

 

Los tribunales decretaron que las botas de Mango presentan la misma imagen que el modelo Scarlet. Mango fue finalmente condenado a pagar 37.800 euros, basándose en las ventas de Mango y la pérdida de Marant, aunque únicamente tuvieron en cuenta las ventas hechas en Francia, ya que el asunto estaba limitado a la jurisdicción francesa.

 

 

Sin embargo, Isabel Marant también se ha visto involucrada en varias ocasiones en la otra posición. Uno de los casos más sonados en el mundo del Derecho de la Moda es en el que se acusó a Isabel Marant de plagio por la reproducción de una blusa tradicional indígena mexicana.

 

Esta polémica surgió tras el desfile de su colección primavera-verano 2015 de su segunda línea, Etoile.  Los demandantes afirmaban que Marant había plagiado una serie de elementos gráficos creados por su comunidad y los había estampado en la blusa Tlahuitoltepec.

 

A la izquierda, la blusa de Isabel Marant, a la derecha una blusa Tlahuitoltepec original de Oaxaca.

 

¿Plagio o inspiración? Finalmente, Isabel Marant ganó el caso, los tribunales consideraron que la diseñadora no había robado el diseño a la tribu mexicana y tampoco a Antik Batik, una marca francesa que había demandado también a Isabel Marant, considerando que ellos habían producido una blusa muy similar unas temporadas antes. Antik Batik fue condenado a pagar 3.000 dólares a Marant para cubrir los gastos legales.

 

Otro caso en el que la diseñadora es acusada de plagio involucra al gigante Adidas, con su diseño Stan Smith.

 

A la izquierda, las zapatillas Bart de Isabel Marant, y a la derecha, las zapatillas Stan Smith de Adidas.

 

Tras un primer vistazo, podemos observar similitudes obvias, ambas zapatillas blancas, suela plana, líneas similares en los laterales, sin embargo, ese tipo de similitudes en los zapatos en su totalidad no son lo que provoca una infracción de copyright, es la lengüeta de color en el tobillo el elemento común que es más cuestionable y que puede ser objeto de sanción. Isabel Marant fue condenada a pagar una indemnización a Adidas por plagio.

 

Recordemos que el plagio es una infracción a los Derechos de Autor que se caracteriza por “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Los derechos que se vulneran a los autores con este tipo de acciones, en España se protegen en los preceptos de la Ley de Propiedad Intelectual aprobada por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril. El plagio además está tipificado como delito en nuestra legislación penal en la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en el apartado 1 del artículo 270.

 

Este tipo de sucesos son una polémica constante en el mundo de la moda actual, y diseñadores tan reconocidos como Vivienne Westwood afirman que la copia es parte del proceso creativo de la Moda.

 

Tras analizar la trayectoria de la gran diseñadora Isabel Marant, no podemos dejar de afirmar que ha conseguido crecer en el mundo de la Moda a una velocidad asombrosa, y que en la actualidad se encuentra entre una de las marcas de lujo más respetadas de su gremio. Por lo tanto, quizá su gran lista de demandas sea una consecuencia de su éxito.

 

Coco Chanel dijo: “si quieres ser original prepárate para ser copiado”.

Enlaces externos:

Yanire, E. B. (2017, 5 julio). LA DISEÑADORA ISABEL MARANT ACUSADA DE PLAGIO. Recuperado de http://framous.es/la-disenadora-isabel-marant-acusada-de-plagio/

https://www.isabelmarant.com/es/maison/

https://www.boe.es/eli/es/rdlg/1996/04/12/1/con



error: Este contenido esta protegido !!