HISTORIA DE HARRODS

HISTORIA DE HARRODS


CONOCE LA HISTORIA DE LOS ALMACENES HARRODS.

Los grandes almacenes Harrods tienen los orígenes de su historia en el Reino Unido, durante el comienzo del reinado de la Reina Victoria, en el siglo XIX. De un pequeño negocio familiar creado por un humilde matrimonio, Harrods ha crecido a pasos agigantados hasta convertirse en uno de los símbolos de la ciudad de Londres.

 

CHARLES HENRY HARROD: LOS INICIOS DE LOS ALMACENES HARRODS.

Charles Henry Harrod nació en Lexden, en la ciudad de Colchester, en Inglaterra, el 16 de abril de 1799. Durante su infancia, Charles y su familia se mudaban continuamente a causa del trabajo de su padre, que se encargaba de recaudar impuestos, inspeccionar mercancías y prevenir el contrabando. Debido a las hostilidades del pueblo frente a estos profesionales, no podían permanecer viviendo en el mismo lugar durante un largo período.

Tras el fallecimiento de su madre cuando Charles contaba con doce años, y el de su padre sólo un año más tarde, éste y sus hermanos fueron trasladados a un orfanato. Se desconoce con total seguridad que ocurrió después, aunque se cree que los hermanos fueron adoptados por una familia conocida de los padres, gracias a la que Charles comenzó a trabajar en su juventud como molinero en Clacton. Sin embargo, años más tarde decidió trasladarse a Londres.

Charles Harrods contrajo matrimonio con Elizabeth Digby, diez años más joven, que pertenecía una importante familia del condado de Essex. Cuando el mercado del té comenzaba a expandirse en Inglaterra, Charles y Elizabeth decidieron trasladarse al este de la ciudad de Londres, donde la construcción de nuevos muelles permitía descargar mercancías con mayor facilidad, y posteriormente, abrieron una tienda de comestibles.

Sin embargo, un contratiempo sorprendió al matrimonio. Tras una investigación policial, Charles fue detenido al ser descubierto recibiendo bienes robados, y trasladado como prisionero hasta Australia, en donde permaneció tan solo siete años gracias a las diversas apelaciones que Elizabeth, familiares y amigos hicieron para pedir que fuera traído de vuelta a Inglaterra, dónde solo cumplió un año más de prisión.

Tras este suceso, Charles continuó con su negocio y, con el crecimiento de la ciudad londinense, tomó las riendas de una tienda de comestibles localizada en Brompton Road, en el mismo edificio dónde actualmente están situados los grandes almacenes Harrods. Gracias a esto, y tras la incorporación de su hijo, Charles Digby Harrod, el desarrollo de la tienda aumentó rápidamente.

Los primeros pasos de los grandes almacenes comenzaron con la adquisición de tiendas vecinas, que permitieron que la tienda inicial aumentase de tamaño, y la estrategia de venta, consistente en ofrecer productos de buena calidad a bajo precio a cualquier persona dispuesta a comprar. En esta etapa de la vida del negocio, Charles Digby ya se encargaba de todo.

Otro revés volvió a sorprender a los Harrod. En el periodo de las compras navideñas, un incendio destrozó la tienda. Sin embargo, el incansable esfuerzo de Charles Digby permitió que todos los pedidos llegasen en el plazo marcado, pues utilizó de manera temporal locales cercanos a la ubicación inicial que se encontraban disponibles para poder desarrollar su trabajo. Es más, la catástrofe sufrida le permitió remodelar y aumentar la tienda.

A finales del siglo XIX, y a pesar de que Charles Digby tenía nada menos que ocho hijos, ninguno decidió continuar con el negocio. Esto dio lugar al fin del control del mismo por parte de la familia Harrod, pasando ser propiedad de una sociedad de responsabilidad limitada que transformó los grandes almacenes en esta forma social, y siendo ahora su denominación “Harrod’s Stores Limited”. En 1891, fue contratado como director general Richard Burbidge, encargado de la misma hasta 1917.

 

RICHARD BURBIDGE: EL GRAN CRECIMIENTO DE LOS ALMACENES HARRODS.

 

 

Otro hito en la historia de los almacenes Harrods, viene dado por la época de la dirección de Richard Burbidge. Burbidge nació en 1847 y fue un personaje que formaba parte de la aristocracia inglesa, al cual se otorgó el título de barón. De su matrimonio con Emily Woodman nació su hijo Richard Woodman Burbidge, el mayor de los hermanos, el cual se unió a su padre en la dirección de Harrods. En el año 1912 se adquirieron las propiedades colindantes y se construyó la estructura del edificio que a día de hoy conocemos.

Richard comenzó siendo aprendiz de un tendero de la ciudad de Londres y fue tras trabajar en William Whitely, tienda que posteriormente sería un gran centro comercial, cuando comenzó su vida profesional en Harrods.

Durante su gestión de los grandes almacenes, Burbidge hizo una serie de cambios fundamentales. Es de destacar la reducción de jornada para los trabajadores, que se llevó a cabo antes de que fuera obligatorio por ley. El horario de apertura de la tienda tenía lugar a las 7.00 de la mañana de lunes a sábado, y el horario del cierre se producía a las 21.00, de lunes a jueves, a las 22.00 los viernes, y a las 23.00 los sábados. Siendo esto así, Burbidge estableció una jornada laboral de 12 horas y decidió que el horario de cierre de los jueves sería a las 13.00.

También bajo su dirección se produjo la incorporación a los mismos de las primeras escaleras mecánicas en 1898, un revolucionario avance de la época que se vivió con asombro por todos los presentes a la inauguración, y los que posteriormente comenzaron a utilizarlas en sus visitas a los almacenes. Las ganancias con Richard Burbidge dirigiendo la sociedad crecieron de manera asombrosa.

En 1914, se produjeron varios acontecimientos destacados para la sociedad limitada Harrods. En primer lugar, la adquisición de Dickins & Jones, un gran almacén de lujo de la ciudad de Londres, siendo la primera adquisición de Harrods al margen de la tienda original.

Además, se llevó a cabo la construcción de un depósito de muebles sobre una antigua fábrica de jabón, a orillas del río Támesis, con la finalidad de almacenar en el mismo los artículos que, por gran su tamaño, no podían mantenerse en el edificio de Knigthsbridge.

También tuvo lugar la apertura de los grandes almacenes en Buenos Aires, Argentina, siendo la única vez que Harrods tuvo una sucursal fuera de Londres. La arquitectura del edificio fue una clara inspiración de los grandes almacenes originales y un gran símbolo de la ciudad argentina.

Sin embargo, esta sucursal se independizó de la original en 1998, tras un largo proceso judicial que tuvo lugar entre los propietarios de dicho gran almacén y el de la tienda londinense en dicho momento, Al-Fayed, pasando a tener plena autonomía, pese a que ese mismo año fue el último de actividad de la tienda de Buenos Aires.

La adquisición de diversas empresas por parte de Harrods fue continua desde la década de los años 20. Los grandes almacenes Kendals, en Manchester; la tienda Swan & Edgar, en Londres; el comercio Henderson & Co, en Liverpool, o el gran almacén Rackhams, en Brimingham, son solo algunos de las incorporaciones que la sociedad realizó.

Harrods recibió en el año 1938 una autorización real, la primera de ellas, por parte de la Reina Isabel, concesión que los miembros de una Familia Real otorga a las compañías que proveen de mercancías y servicios a los individuos de la misma, permitiendo que el proveedor muestre públicamente ser proveedor de la familia real. En concreto, la reina otorgó esta condecoración por ser Harrods proveedor de porcelana, vidrio y artículos elegantes para la casa real.

Posteriormente, recibió otras ordenes reales por parte del Príncipe de Gales, el Duque de Edimburgo, y la Reina Isabel II. Sin embargo, en el año 2000, tras el fallecimiento de la Princesa Diana y Dodi Al-Fayed, hijo del por aquel momento propietario de los lujos almacenes, en un trágico accidente automovilístico, el Duque de Edimburgo decidió no renovar dicha autorización. El resto de autorizaciones reales que Harrods poseía fueron retiradas por Mohammed Al-Fayed, que declaró en el año 2010 al periódico “The Daily Telegraph” que las había quemado.

 

LA CASA FRASER ADQUIERE LOS ALMACENES HARRODS. 

 

 

En el año 1959 se produjo la adquisición de los grandes almacenes por la Casa Fraser, sociedad de la industria del retail fundada en 1849 en Glasgow por Hugh Fraser y James Arthur. La tienda comenzó a expandirse y a agregar nuevas tiendas antes de la incorporación de Harrods.

A pesar de ser propietarios de un gran número de empresas, la Casa Fraser entró en un período de crisis tras cambiar de propietario. Hugh Fraser, miembro distinto del fundador, se vio inmerso en una serie de deudas y comenzó la venta de acciones de la Casa Fraser, estando cerca Rowland, amigo de la familia, de hacerse con el control de la empresa con la compra de las mismas, aunque sin éxito.

Sin embargo, Rowland vendió el 30% de acciones adquiridas a los hermanos Fayed, que posteriormente, se hicieron con el 65% de la Casa Fraser tras alcanzar un acuerdo con los propietarios, y eliminaron a ésta de la cotización en la Bolsa de valores de Londres. Tras una serie de disputas entre Rowland, que declaraba haber sido engañado por los hermanos Fayed, y estos últimos, la Casa Fraser acabó siendo propiedad de los hermanos en 1985.

Durante este periodo, los grandes almacenes fueron objeto de un atentado por parte del IRA, el primero de los tres sufrido. En 1974, una bomba incendiaria fue colocada en el primer piso del edificio, en la esquina más cercana a la estación de metro. Posteriormente, en 1983, tuvo lugar otro de los atentados, uno de los más graves de todo Reino Unido, utilizándose para ello un coche bomba colocado en las cercanías de Harrods. El tercero, en 1993, tuvo lugar con la explosión de una bomba.

La Casa Fraser comenzó a resurgir, siendo Harrods la propiedad que más inversión recibió, consistente en la ampliación y renovación de los almacenes y la estructura del edifico, así como la introducción de nuevos cambios, como el código de vestimenta para la clientela. Los nuevos propietarios llevaron a cabo también la apertura de diversas tiendas en aeropuertos, duty-free, siendo la primera de ellas en el aeropuerto de Frankfurt en 1986.

 

MOHAMMED AL-FAYED: EL MAGNATE EGIPCIO QUE ADQUIRIÓ HARRODS. 

 

En 1994, se rompe la relación entre la Casa Fraser y Harrods. Así, los Fayed sacaron la empresa Harrods a Bolsa, renombrada como Harrods Ldt, y cotizando al margen de la Casa Fraser y todas las empresas que ésta englobaba. La idea inicial de los propietarios era aumentar el desarrollo de la marca Harrods en todo el mundo, pero finalmente esto no se produjo.

Mohammed Al Fayed, propietario, sufrió una gran pérdida familiar, la muerte de su hijo Dodi con la princesa Diana en un accidente de coche en el año 1995. A partir de este momento, el magnate egipcio comenzó a conspirar en torno al trágico accidente, perdió la batalla judicial por el control de la sucursal de Harrods en Argentina y Harrods dejó de cotizar en Bolsa. Sin embargo, la marca Harrods no se detuvo en sus intentos de expansión.

Harrods Energy, Harrods Aviation o Harrods Casino fueron algunas de las empresas en las que Harrods Holding, dirigido por Mohammed Al-Fayed, invirtió. En 2002, mientras crecía la idea de que Harrods volviera a cotizar en Bolsa, hubieron negociaciones para la apertura de una tienda Harrods en Chicago. Finalmente, esto no llegó a suceder y, poco a poco, la estabilidad económica de Al-Fayed con Harrods comenzó a decrecer.

 

UN FONDO DE INVERSIÓN DE QATAR ADQUIERE ALMACENES HARRODS. 

 

Para llegar a la situación actual desde el análisis histórico de los eventos que han configurado la trayectoria de los almacenes Harrods, es preciso llegar al momento actual, donde Harrods se encuentra gestionado por un Fondo de Inversión qatarí.

En mayo de 2010, Mohammed Al-Fayed vendió Harrods al Fondo de Inversión de Qatar, perteneciente a la Familia Real de dicho Estado, y a partir del mismo año, el director gerente de Harrods, Michael Ward, confesó la intención de Harrods de abrir una nueva tienda en Shanghái, China, pues las compras de los ciudadanos de este país son fundamentales en los ingresos de Harrods. Esta idea se ha visto finalmente plasmada con la creación de Harrods Residence, un nuevo concepto de los famosos grandes almacenes con un servicio diferente y más exclusivo al ofrecido en la ciudad inglesa.

Actualmente, el Grupo Harrods continúa siendo propiedad de este Fondo, el cual no está compuesto únicamente por los lujosos almacenes, formando parte del mismo otras compañías como Harrods Aviation o Air Harrods.

 

Tags:


error: Este contenido esta protegido !!
0
    0
    Tus descargas
    No tienes descargasVolver a descargas