GIVENCHY: SUS DISEÑOS. PARTE 1.

GIVENCHY DISEÑOS

GIVENCHY: SUS DISEÑOS. PARTE 1.


CONOCE ALGUNOS DE LOS DISEÑOS MÁS ICÓNICOS DEL DISEÑADOR DE MODA FRANCÉS HUBERT DE GIVENCHY.

 

En esta entrada haremos un recorrido sobre los diseños más icónicos de uno de los célebres diseñadores de la industria de la moda como lo fue Hubert de Givenchy. Es imposible desligar la trayectoria de Hubert de Givenchy (Beauvais, 1927) de la historia de la moda de los últimos 60 años.

Abrió su casa en 1952, en la era dorada de la alta costura, y se retiró en 1995. Estuvo entre los primeros en probar suerte con el prêt-à-porter -donde se aventuró ya en 1954- con un diseño fabuloso y brilló gracias a la silueta saco y a prendas sueltas como la blusa Bettina, que anticipaban el deseo de escapar al dictado del atuendo completo.

Tras vender su compañía al mayor grupo de lujo del mundo, Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), aguantó siete años al frente. Después de su retirada, John Galliano, Alexander McQueen y Julie Macdonald le sucedieron para tratar de rejuvenecer la compañía desde 2005 Ricardo Tisci con 15 años de éxito escalado, luego le sucedieron Clare are Waight Keller, y actualmente está al frente  Matthew Williams.

El estilo de Givenchy,

 

Hubert de Givenchy destaca por su refinado sentido del gusto. Nació en una familia que combinaba lo aristocrático con lo creativo y su trabajo proyecta la clase de familiaridad con la belleza que permite bordar un traje de novia con pedazos de plástico y que el resultado sea exquisito.

Eso explica por qué su estilo fue tan del agrado de mujeres como Audrey Hepburn, Grace Kelly o Jackie Kennedy. Con la primera mantuvo esa legendaria relación entre musa y creador que todavía es uno de los matrimonios favoritos del cine y la moda.

Se conocieron en 1954 cuando ambos eran jóvenes y extraordinariamente atractivos y su amistad continuó durante cuarenta años, hasta que la actriz murió en 1993.

Ha sido una ´pregunta reiterada en la prensa de la moda para la marca Givenchy  «¿Qué es la elegancia? La respuesta unificadora: Audrey Hepburn”, afirma.

Pero no solo lo define el archifamoso vestido negro de la película Desayuno con diamantes (1961) lo que mejor cuenta la fuerte carga sentimental de este pregunta, sino lo que proyecta la  gran fotografía de la actriz vestida de Givenchy que acompañan las láminas publicitarias de la firma.

“No es una imagen perfecta, tiene ruido y la calidad no es suficiente para una reproducción de este tamaño”, admite Martínez de la Pera. “Pero su mirada explica la perfecta sintonía que existía entre ellos y de eso va esta exposición”.

 

Los diseños más Icónicos de Hubert de Givenchy

 

Cuando Hubert de Givenchy lanzó su primera colección, en 1952, lo hizo con una línea de ‘separados’: blusas elegantes y faldas livianas que combinaban líneas arquitectónicas y simplicidad. Defendía la idea de que una mujer podía crear su propio estilo en vez de seguir con sumisión los dictados de la moda, un concepto revolucionario

En cuanto a la relación de Monsieur De Givenchy con Balenciaga podemos decir, que conoció al maestro español de la alta costura en 1953. Se convirtió en su discípulo y de él recibió una enorme influencia estética. Sobre todo, en lo que respecta a los volúmenes y cortes.

Ese mismo año, conoció a Audrey Hepburn. Él era el encargado de vestirla para la película Sabrina, que se estrenó en 1954. Del look final de Audrey Hepburn, el de la escena donde Sabrina cena con Linus Larrabee, se popularizó la forma del cuello, bautizado como escote ‘Sabrina’ Diseño que se caracteriza por esconder la clavícula y dejar los hombros al descubierto.

Al mismo tiempo que  triunfaba la silueta bar (ceñida a la cintura y con amplio vuelo en la falda), el modisto francés defendió en 1957 una silueta que envolvía de misterio la figura femenina: no se ajustaba, sino todo lo contrario. De manera inevitable, nos recuerda al vestido babydoll, creado por su maestro, Cristóbal Balenciaga.

 

Un par de años más tarde, introdujo la silueta sirena que se estrenó al presentar una colección de 1959. Se componía de un cuerpo ajustado y una amplia falda con vuelo. Fue adoptada de inmediato por las novias de la realeza europea.

Otro de los diseños de impacto, fue el elaborado a Jaqueline Kenedy, primera dama americana,  durante su visita oficial a Francia en 1961, con un vestido de satén bordado con abrigo y guantes a juego. Este vestido satinado rojo fue otra de sus obras para la primera dama.

 

Bajo este orden de ideas, Hubert diseñó un vestido histórico en 1963 para el estreno del éxito cinematográfico Desayuno con Diamantes. El traje negro que lució Audrey Hepburn como Holly Golightly al principio del filme es historia de la moda. Se conserva, desde 2006, en el Museo del Traje madrileño.

 

También es importante resaltar, que Hubert extendió sus delicados cortes para la línea masculina y se aventuró por estas ramas, tras un un consolidado público femenino. No conforme así Givenchy osó por trabajar para el público masculino. Su primera colección de diseños para caballeros, Gentleman Givenchy, vio la luz en 1973. Desde entonces, la firma ha mantenido el menswear con gran éxito.

El conde Givenchy no dejó de sorprender a su propio linaje y también vistió con espléndidos diseños a la alta aristocracia europea.

El duque de Windsor y su esposa, Wallis Simpson, fueron sus clientes. Según relató el modisto en una entrevista, Eduardo VIII del Reino Unido no solo le felicitó por los magníficos vestidos que elaboraba para la duquesa de Windsor: en una ocasión le preguntó “por qué sus precios eran tan elevados”.

 

 

El director Billy Wilder necesitaba un vestuarista de lujo cuando comenzó a rodar Sabrina en 1954. Así que le pidió ayuda a Hubert de Givenchy. Éste, ya cotizado en el mundo de la moda, se dio el lujo de cuestionar al casting en el filme. Debido a una distracción, sólo escuchó el apellido de la protagonista: Hepburn.

Enseguida, el modisto pensó en Katharine Hepburn, por lo que se negó rotundamente. Ante ello, el director le pidió que lo hiciera aunque tuviera que aumentar la cantidad de dinero. Nada lo hacía cambiar de opinión hasta que, gracias a la insistencia del creador, decidió hacerlo; eso sí, algo lejos de la producción, para no tener que ver a la actriz con quien no se llevaba nada bien. Su sorpresa fue que Katharine no era la protagonista, sino Audrey Hepburn.

Aunque no la conocía, vio en ella todo lo que necesitaba para convertirla en su musa; y ése fue el principio de una amistad que duró cerca de 40 años, hasta que Audrey murió en 1993. Hoy, recordamos cada uno de los diseños que inspiró la diva y otras personalidades que hicieron del legado de Givenchy un hito dentro de la moda.

 

O el Little Black Dress, en lenguaje Chanel. Claro, Coco lo puso en la mira, pero sin duda, si alguien lo mejoró, fue Hubert de Givenchy. El diseñador fue pieza clave en la historia de esta prenda, ya que tuvo el acierto de hacerlo a su manera, usando a Audrey Hepburn como su principal musa. Así creó el clásico vestido negro que la actriz hiciera parte de su imagen.

La musa de Givenchy le dio la mejor inspiración para crear uno de los vestidos más bonitos en la carrera de la actriz. Aquel rosa con caída en campana y sin mangas. Ella lo acompañó con guantes blancos y las clásicas perlas de la actriz. Es por ello que se considera uno de los mejores diseños del artista, puesto que tiene una maravillosa figura y un diseño que marcó paradigmas.

 

El traje prêt-à-porter.

 

Si bien no creó el concepto del ready-to-wear, sí lo impuso agregando a estas colecciones detalles de alta costura que, en realidad, pocas veces se había visto. Fue un nuevo concepto bien recibido por la crítica.

Breakfast at Tiffany’s

 

Emblemático, sublime y único. Sólo así podemos definir el vestido de Audrey en su película más icónica. No sólo es un vestido largo con escote en la espalda; sino que estaba decorado con perlas, mismas que fueron la adoración de la actriz; nunca quiso quitárselo en el rodaje, por el amor que le tuvo. La entendemos.

Es un vestido de noche en satén negro azabache. Su falda tubo es larga hasta los pies y tiene una abertura lateral. El cuerpo del vestido aparece cerrado en el delantero y abierto en la espalda, con un corte que deja al aire los omóplatos y luego se cierra con una pieza semicircular. Se complementa con una larga boquilla negra, plegable y adornada en su parte media con un anillo color ámbar con dos filas de brillantes, una en cada lado de la boquilla.

 

En la película Desayuno con diamantes Audrey Hepburn lleva con este vestido un chal de seda blanco y un collar de perlas. Usa también unos guantes largos, gafas de sol negras y lleva el pelo recogido por una tiara de diamantes.

Es un vestido en la línea de los clásicos trajes negros de noche. Chanel en los años 30 había puesto de moda el “fourreau” negro, también llamado “litlle black dress” por los americanos, pero con la diferencia de que estos eran cortos, por debajo de la rodilla, mientras que Givenchy opta por el largo hasta los pies.

Hubert de Givenchy dejó el mundo en 2018, luego de más de 20 años retirado del diseño como tal. Aún con ello, la marca ha sido una de las más importantes. Cedió su testigo a John Galliano. Cuando el conglomerado de lujo LVMH compró su firma en 1988, Hubert de Givenchy se retiró. En 1995, el gibraltareño ocupó su puesto. Duró menos de dos años, pues lo ficharon en Dior.

Le sucedió Alexander McQueen en la Maison Givenchy y hoy la marca luce con esplendor los diseños más futuristas pero sin  dejar un ápice de la elegancia que lo caracterizaba en los años dorados de la moda, bajo la dirección creativa de su actual diseñador Matthew Williams. Que hoy asume el reto de colocar en uno de los estándares más alto de la moda europea pese a los embates que ha sufrido la industria por las consecuencias nefastas debido a la emergencia sanitaria mundial por los estragos sufridos a causa la pandemia mundial del covid-19.

Sin embargo esta prestigiosa casa de moda de lujo, ha mantenido un criterio de sostenibilidad que ha encarado el desplome económico ocasionado por la pandemia y en el 2022 las ventas de sus sofisticados diseños han superado las expectativas de mercado.

A modo de conclusión, nos complace haber hecho este recorrido por los diseños más icónicos de este gran diseñador en la historia de la moda universal y agradecemos haber conocido e indagado sobre el legado de un hombre cuya visión siempre fue la elegancia y la solemnidad.

 

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE HUBERT DE GIVENCHY.

BIOGRAFÍA PARTE 1

BIOGRAFÍA PARTE 2

BIOGRAFÍA PARTE 3.

HUBERT DE GIVENCHY Y PHILIPPE VENET.

TE RECOMENDAMOS LOS SIGUIENTES LIBROS DEL MAESTRO BALENCIAGA O DE HUBERT DE GIVENCHY QUE PODRÁS ADQUIRIR EN AMAZON.

Balenciaga (Formato grande)
Cristóbal Balenciaga.: Mitos de la moda. (Libros de Autor)
Balenciaga's Craft: Shaping Fashion
Balenciaga: mi jefe
Balenciaga luxury notebook 110 ruled Pages 6x9
Little Book of Balenciaga: The Story of the Iconic Fashion House (Little Book of Fashion) (English Edition)
Balenciaga (Formato grande)
Cristóbal Balenciaga.: Mitos de la moda. (Libros de Autor)
Balenciaga's Craft: Shaping Fashion
Balenciaga: mi jefe
Balenciaga luxury notebook 110 ruled Pages 6x9
Little Book of Balenciaga: The Story of the Iconic Fashion House (Little Book of Fashion) (English Edition)
-
-
-
Precio no disponible
12,30 EUR
36,18 EUR
25,65 EUR
5,03 EUR
6,18 EUR
Balenciaga (Formato grande)
Balenciaga (Formato grande)
-
Precio no disponible
Cristóbal Balenciaga.: Mitos de la moda. (Libros de Autor)
Cristóbal Balenciaga.: Mitos de la moda. (Libros de Autor)
12,30 EUR
Balenciaga's Craft: Shaping Fashion
Balenciaga's Craft: Shaping Fashion
-
36,18 EUR
Balenciaga: mi jefe
Balenciaga: mi jefe
25,65 EUR
Balenciaga luxury notebook 110 ruled Pages 6x9
Balenciaga luxury notebook 110 ruled Pages 6x9
5,03 EUR
Little Book of Balenciaga: The Story of the Iconic Fashion House (Little Book of Fashion) (English Edition)
Little Book of Balenciaga: The Story of the Iconic Fashion House (Little Book of Fashion) (English Edition)
-
6,18 EUR

 

 

Tags:


error: Este contenido esta protegido !!