FINANCIERO Y BANCARIO

Nos encontramos ante una crisis sanitaria sin precedentes con un intenso impacto negativo en la economía mundial y local que ha obligado a nuestro Gobierno a decretar el estado de alarma, en virtud del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, hecho excepcional que no ocurría desde el año 2010, cuando se produjo la huelga de controladores aéreos. Ahora las circunstancias son diferentes, se trata de una emergencia de salud pública, una pandemia de alcance internacional, tal y como así ha decretado la Organización Mundial de la Salud.

 

La crisis sanitaria provocada y las medidas restrictivas adoptadas por el Gobierno han afectado profundamente al sector de la moda. Un sector, no lo olvidemos, esencial para la economía de nuestro país que según las últimas cifras, representa el 2,8% del PIB nacional y  un 4,1% del mercado laboral.

 

Que las empresas y empresarios puedan contar con la financiación bancaria es clave en estos momentos en los que a pesar de la ralentización de la actividad en sectores como el de la moda, siguen teniendo que hacer frente a numerosos costes fijos (nominas, salarios, pagos de impuestos trimestrales, alquileres de instalaciones, suministros, etc.); por eso es fundamental que su financiación se mantenga en vigor y que las empresas puedan contar con nuevas fuentes de financiación que les aporten liquidez suficiente que le permitan su continuidad a pesar de la menor entrada de ingresos.

 

En los siguiente epígrafes analizamos las novedades en materia financiera introducidas por el legislador como consecuencia de la COVID 19 en los últimos meses para que las empresas y empresarios puedan afrontar la situación actual y permitir su viabilidad y continuidad.