El Suicidio de Roy Raymond

El Suicidio de Roy Raymond

Todo suicidio es una tragedia

Hay que tener en cuenta que toda persona que decide quitarse la vida es un acto trágico, sin más.

Pero cada vez que ocurre el trágico suicidio de una persona que es conocida, sea en los negocios, en el espectáculo o en cualquier otra actividad, se empieza a especular respecto a cuáles habrán sido los factores que llevaron a ese famoso/a, a cometer el suicidio.

 

Pero, ¿puede afirmarse que la historia de Roy Raymond y Victoria’s Secret en cuanto a la evolución positiva de crecimiento, beneficios y valor demarca después de que la vendiese, tiene alguna relación directa con su decisión de terminar con su vida?

En realidad, no se sabe, aunque su mujer Gaye siempre había manifestado que entraba en depresiones cuando las cosas no salían bien.

Entra en juego Leslie Wexner

El hombre con la visión de negocio que llevó a la compañía a un valor jamás pensado para una empresa dedicada a la ropa interior femenina, también en la actualidad está pasando, a pesar de ser multimillonario, un momento de incertidumbre.

Según algunos analistas, Wexner “vendiendo Victoria’s Secret podría ser lo mejor que le puede pasar”.

Es la venganza de Roy Raymond o sencillamente un cambio de época

Una tienda que fuera no sólo cómoda para los hombres, sino en la cual también las mujeres se sintiesen cómodas también

 

Después de años de rastrear el lento declive de Victoria’s Secret, parece que se está produciendo un cambio radical en la marca de lencería.

No son los fantasmas de Roy sino los cambios de escenario en el que deben operar las empresas adaptándose a las exigencias del mercado.

En enero de 2020 el Wall Street Journal informaba que Leslie Wexner, el multimillonario de 82 años que ayudó a construir la marca y continúa sirviendo como su CEO, estaba en conversaciones para hacerse a un lado y quizás incluso venderlo, según personas familiarizadas con el asunto.

“Las discusiones están en curso y podrían resultar en una venta total o parcial de Victoria’s Secret, dijeron algunas de las personas”, escriben los periodistas Khadeeja Safdar y Corrie Driebusch.

Desde la dirección de Victoria’s Secret un portavoz dijo que no iban a comentar nada sobre este tipo de rumores.

Según lo que creen muchos analistas, Victoria’s Secret debe acometer un cambio drástico para sobrevivir.

La marca debutó en 1977, en un momento muy diferente de la cultura estadounidense y la historia del comercio minorista.

Recordando la historia de la empresa

 

La historia de origen de la empresa fue que Roy Raymond se sentía incómodo comprando lencería para su esposa en el contexto de los grandes almacenes.

Fue cofundador de Victoria’s Secret con su esposa, Gaye, como un lugar donde los hombres se sentirían como en casa.

En 1982, Raymond vendió la empresa a Leslie Wexner, quien creó L Brands, una empresa paraguas que incluye Bath & Body Works.

El espíritu y la idea de Roy siempre estuvieron presentes

Mientras Wexner supervisó la marca durante las décadas siguientes, siguió estando definida por la mirada masculina que imaginó Roy Raymond.

Los catálogos de Victoria’s Secret, y más tarde, el espectacular desfile de modas, presentaban a las supermodelos en poses hiper-sexualizadas.

 

No era la sexualidad en sí lo que era el problema. Fue que mucha gente sintió que las mujeres se objetivaban a lo largo de este marketing; no parecían ser figuras empoderadas que controlaban su propia sexualidad.

 

 

Fue un enfoque retrógrado en un momento en que estaban surgiendo nuevas empresas de ropa interior fundadas por mujeres como Cuup, Lively y Thirdlove, con un mensaje centrado en la comodidad y el autoempoderamiento.

Todo esto se agravó a raíz del movimiento #MeToo, que llamó la atención sobre cómo los lugares de trabajo en los que los hombres estaban en el poder y las mujeres eran subordinadas facilitaban el abuso sexual.

En el contexto de Victoria’s Secret, surgieron revelaciones de que Jeffrey Epstein, el delincuente sexual convicto y traficante sexual acusado que se suicidó en prisión, también era el administrador de patrimonio de Wexner.

Según informes del New York Times, Epstein supuestamente utilizó su proximidad a Wexner para atraer a las mujeres con promesas de que podría ayudarlas a convertirse en modelos para Victoria’s Secret. (Wexner dice que terminó su relación con Epstein hace más de una década y no sabía sobre su presunto comportamiento criminal).

Caída en los ingresos

Los ingresos de Victoria’s Secret han estado en caída libre durante los últimos cinco años.

The Journal informa que las ventas comparables de Victoria’s Secret cayeron un 12% durante la última temporada navideña, y el valor de mercado de L Brand se redujo a menos de 6.000 millones de dólares desde 29.000 millones en 2015.

Parte del cálculo de Wexner en la posible venta de la marca simplemente puede deberse a la economía: la marca está perdiendo dinero.

Pero Victoria’s Secret sigue siendo un leviatán en la industria de la ropa interior, generando 7.000 millones en ventas anuales.

Por tanto, sigue siendo un activo valioso. La marca ahora tiene la oportunidad de reinventarse para la era actual.

La mirada de la mujer no del hombre

Esto implicaría colocar mujeres en roles de liderazgo, diseñar productos cómodos y de alta calidad y, lo que es más importante, dejar en claro que la marca está dirigida por y para mujeres, no hombres. Esto es un giro respecto a la visión de Roy Raymond.

No está claro si una marca de 40 años alguna vez podrá deshacerse de su feo pasado. Pero será un desafío interesante para quien sea lo suficientemente valiente para afrontarlo.

El suicidio no borró jamás el gran legado de Roy Raymond

El Golden Gate de San Francisco

 

Al crear una marca completa que vendía lencería femenina en torno a los hombres, no entendió que, en última instancia, el grupo demográfico clave seguían siendo las mujeres.

Irónicamente, terminó creando tiendas donde las mujeres se sentían tan incómodas como él en las tiendas en las que él se sentía incómodo.

Pero Wexner rápidamente se dio cuenta del potencial del concepto y de la mala implementación del mismo.

Modificó la estrategia de marketing de la empresa y se aseguró de que fueran las mujeres las que compraran los productos mientras los hombres seguían mirando las revistas.

Su implementación de la visión de Raymond estaba funcionando y continúa funcionando hasta el día de hoy. La compañía que estuvo casi en bancarrota en los 80 valía 7.700 millones de dólares en su punto máximo en 2006.

 

¿Y qué le pasó a Roy?

Es evidente que hubo algunos hechos que sucedieron que pudieron afectarle en el plano emocional, tal el caso del increíble crecimiento de la compañía desde su creación que no parece que le cayera muy bien a Roy.

Después de vender Victoria’s Secret, creó otra empresa, que nuevamente fracasó debido a una mala orientación combinada con una mala ubicación de la empresa.

A esto le siguió otro negocio fallido que lo llevó a divorciarse en 1993.

 

El fracaso, la depresión y la soledad se habían convertido en constantes en su vida y, lamentablemente, en agosto del mismo año, saltó a la muerte desde el puente Golden Gate en San Francisco.

.

A pesar de todos sus negocios fallidos, su visión de deshacerse de la vergüenza asociada con comprar “lo que los hombres no deberían comprar” es algo por lo que todos los hombres y, de hecho, las mujeres deberían estar agradecidas.

Un factor desencadenante de su depresión

Dada la cantidad de suicidios que se producen por año en el Goden Gate, un teléfono para ayuda

 

Se indica que dan soporte psicológico gratuito en ese número, pero además le que aún hay esperana

 

La manera de cómo le fueron sucediendo las cosas a Roy, sumando fracaso tras fracaso, contiene un elemento emocional que cuando se toma consciencia de la pérdida que para él significaba no poseer más la empresa, además de los éxitos que estaba obteniendo, era como ver con claridad una oportunidad perdida y comprender lo fácil que es aprovechar y luego perder rápidamente esa gran oportunidad que se nos presenta una vez en la vida.

Caminando en las proximidades del Golden Gate

El 26 de agosto de 1993, Roy Raymond, el auténtico fundador de Victoria’s Secret, se llevaba con él alguno de los secretos mejor guardados de la historia de la empresa que ya no tenía.

Ese día fue visto caminando en las cercanías del Golden Gate y lo que se sabe después es que su cuerpo sin vida fue encontrado en las orillas de Martin County.

Los investigadores concluyeron que había sido un suicidio.

Tampoco había dejado ni carta ni testamento de negocios ni ningún elemento que echara luz sobre el trágico final de Raymond.

Por qué el creador de Victoria’s Secret toma esta trágica decisión

A medida que crecía el mito de Victoria, el fundador original, Roy Raymond, comenzó a encogerse.

Usó el dinero de la venta de Vicky’s para abrir una nueva tienda para niños, pero también quebró. Debido a que Roy enredó sus finanzas personales y comerciales, la pareja también perdió dos casas y un automóvil.

El estado anímico definido por su mujer y su admiración por él

“Pasó por un par de fracasos comerciales y creo que sufrió depresión”, dijo Gaye. “Le pidió prestado mucho dinero a su madre. Estaba tratando de iniciar otra empresa, pero las cosas no salieron bien y sólo vio una salida”.

“Es muy triste, porque era joven, creativo, realmente un brillante hombre de negocios, pero sufrió reveses y parecía que no podía recuperarse de ellos. Sentía que no podía seguir”,

En ese momento Roy dejó dos niños.

Así se anunciaba en medios en Mail Online News en Gran Bretaña el suicidio de Roy Raymond

 

Los contrastes que nos presenta la vida

El mismo año en que Roy se suicidó, Victoria’s Secret se estaba convirtiendo en el minorista de lencería número uno en Estados Unidos.

A pesar de su éxito monumental, Roy y Gaye sintieron que la marca se había desviado de sus intenciones originales.

“Ya no es una moda de alta gama centrada en el ajuste, la calidad y la fibra, sino que ahora es más popular, con un precio más bajo y dirigida a un público mucho más joven”, afirmaba Gaye.

“Roy y yo solíamos arrepentirnos de cuánto había cambiado desde nuestra visión original. Sin embargo, han hecho un gran trabajo convirtiéndolo en un éxito comercial”.

Así daba cuenta el Standard Times Press

 

Comprender la idea original de negocio de Roy

Para comprender cuán novedosa era la idea de Raymond, es útil tener un poco de contexto.

En las décadas de 1950 y 1960, la ropa interior tenía que ver con la practicidad y la durabilidad.

Para la mayoría de las mujeres estadounidenses, la lencería sensual estaba reservada para el ajuar de luna de miel o la noche de aniversario.

 

Cuando el movimiento de mujeres de finales de los años sesenta y setenta pidió que las mujeres se liberaran de la esclavitud de los sujetadores, la industria de la ropa íntima respondió con nuevos diseños que, según afirmaban, darían a las mujeres el aspecto natural que deseaban sin la vergüenza de un busto caído. Pero en su mayor parte, la ropa interior siguió siendo funcional, no divertida.

 

 

Al centrarse en una tienda y un catálogo que atraían a los hombres, Raymond no había logrado atraer un gran número de seguidores entre las mujeres.

Según Trading Up, Wexner supuso que las mujeres se sentían tan incómodas en Victoria’s Secret como lo había estado Raymond en esa tienda departamental con luces fluorescentes.

Su primer paso, escribieron Silverstein y Fiske, fue estudiar las boutiques de lencería europeas, cuyas clientas se acercaban a la lencería como algo esencial para el día a día.

Wexner regresó a casa convencida de que si las mujeres estadounidenses tuvieran acceso al mismo tipo de lencería sexy y asequible que sus contrapartes europeas, ellas también querrían usarla todos los días. También vio un enorme agujero en el mercado de la ropa íntima, casi ningún producto que llenara la brecha entre las marcas de lujo y Maidenforms y Cross Your Hearts.

Wexner imaginó “una La Perla para el mercado masivo”.

Por último, un nuevo entorno de compras, que fuera atractivo para las mujeres y cumpliera una fantasía alcanzable de glamour y lujo, ayudaría a crear una mayor demanda.